30 de Mayo de 2017
Mayo
30

Bioware o la caída del rol - Degeneración del rpg, capítulo I


Evolución del rol

Evolución es una de esas palabras repetidas hasta la saciedad en discursos y propagandas varias. Curiosamente se utiliza de modo figurado, con la intención de contraponerlo al mero cambio, como si tuviesen significados opuestos. Es trístemente común vender tal o cual cosa como el paso lógico y fundamental del producto, teoría o respuesta vital x: «Lo que tiene usted ante sus ojos no sólo es diferente, además es mejor». Este comodín de la retórica tiene la virtud de funcionar siempre, ya que importa poco el contexto en el cual se juegue: los propensos mojarán las bragas, y los críticos encogerán los hombros. Puede que hasta dé pie a debates y polémicas en palestras variopintas, ahorrando trabajo a los que buscan sacar dinerillos con la nueva tendencia.

En el mundo de los videojuegos, evolución se utiliza con tanta pasión como ligereza. En estos tiempos, además, es la palabreja preferida de relaciones públicas, mandamases e iluminados del pad comprometidos con la causa de convertir en santos griales lo que no son más que copas rebosantes de heces. Véanse si no las recientes polvaredas que ha levantado la presentación de Xbox One, un caso prototípico de «así nos vendieron la moto», no tanto por el evento en sí, del cual sé poco, pero sí por las orgásmicas descripciones que nos regaló buena parte de la prensa especializada.

Give me my crpgs!

Los videojuegos de rol, los que se agrupan bajo las ambiguas siglas de crpg, han sufrido no pocas tortas de estos vaivenes semántico-evolutivos. Tras años de aparente estancamiento, con fórmulas repetidas y machacadas, se ha cambiado el rumbo a una velocidad vertiginosa: ahora abundan los juegos que tienen “toques de rol” y los que dicen pertenecer al género, suelen parecer cortaypegas de éxitos consolidados. Y mejor no hablar, claro, de ilustres sagas con más balas que espadas.

La otrora prestigiosa Bioware ejemplifica a la perfección el viraje radical del género. Los creadores del mítico Baldur's Gate han caído bajo el influjo de la todopoderosa Electronic Arts, relación de la que han surgido dos sagas relativamente rentables, pero que reniegan sin pudor de sus orígenes roleros. En el caso de los idolatrados masseffects, la mutación jugable se antoja más natural, aunque persiste parte del problema fundamental que, a mi jucio, está arrasando con cualquier atisbo de creatividad en el gremio -la mil veces mentada homogeneización-.

Evolución del rol 2: ahora con más tetas

Sin duda, Dragon Age 2 es el mejor representante de la progresiva idiotización del rol. Apadrinados por una distribuidora con posibles, y azuzados a sacar rédito del prestigio de Origins, los perpetradores de la secuela trataron de arramblar con la caterva de jugadores que se crió pegando tiros a lo call of duty. Por supuesto, semejante pirueta requirió grandes dosis de propedéutica y malabares; «no hemos abandonado el rol, lo hemos mejorado». Las declaraciones y defensas a ultranza del trabajo de Bioware provocaron una polémica bastante cómica: roleros de la vieja escuela rasgándose la vestiduras y redactores de lo políticamente incorrecto comiéndose con patatas la cantinela de la evolución; y entre medio, los que susurraban con boca pequeña que en realidad, no era tan mal juego.

En efecto, Dragon Age 2 no fue un aborto videojueguil absoluto. Los valores de producción y las tetas gratuitas suavizaron la enorme patada en la entrepierna que resultó ser. Más rápido, más bonito y más accesible; ¿el siguiente paso del género?, ¿la evolución de ciertas premisas jugables? Pamplinas: cortaypegas más o menos descarados de ideas que habían demostrado ser rentables. Dragon Age 2 es una suerte de criatura de Frankenstein cosida a correprisa, pero barnizada con el dinero de una productora poderosa.

¡Dados de 20 a mí!

Irónicamente, los más críticos con esta clase de movimientos suelen mentar ciertas alternativas más acordes con el viejo concepto del crpg. Así, los chicos de CDProjekt se han agenciado buena parte de las bajas que sufrió Bioware entre sus fans. The Witcher, como saga de videojuegos, tiene un prestigio incomprensiblemente alto. Es una tendencia que mí me sorprende, sobre todo porque The Witcher 2 es uno de los crpgs más deslavazados e idiotizados que he tenido el placer de jugar. Aunque más sólido y correcto que Dragon Age 2, el segundo periplo del brujo reniega con bastante más vehemencia de sus raíces roleras.

Pero, ¿qué se desprende de todo esto? ¿Por qué leches iba a ser relevante que un género videojueguil desaparezca? ¿Acaso no importa, únicamente, que acabemos teniendo buenos juegos entre manos? Por supuesto, pero al final los resultados distan mucho de ser siquiera aceptables; las compañías venden sus juegos como si fueran el alimento de los dioses, creaciones revolucionarias destinadas a fundirse en nuestras retinas; o lo que es lo mismo, como evoluciones de ideas hipotéticamente muertas. Pero los cambios, en realidad, no son más que injertos de fórmulas en boga: la creatividad queda al servicio de la rentabilidad; los riesgos son mayores, y en consecuencia, los juegos deben parecerse más.

Imagen de Dios según el jugador de rol oldschool;nótese el detalle de la almendra mística

El problema de fondo sigue siendo, cómo no, el modelo de negocio. La relación entre distribuidoras y estudios ha matado a muchas compañías, e incluso a muchos géneros. Y hoy en día, parece amenazar a la propia industria. Es por eso que muchos vemos con buenos ojos el éxito de la financiación pública, ya que en muchos sentidos es la válvula de escape que puede permitir la pervivencia de la creatividad -esto no significa, claro, que el repunte de esta práctica no tenga sus borrones; en kickstarter se han visto muchas, muchas fantasmadas y giliflauteces-.

En fin, ¿estamos abocados al desastre? ¿Caerá el mundo en una espiral de autismo babeante si no se hace algo para remediar esta situación? No es probable, pero cosas más raras se han visto. Al jugón medio de crpg estas cosas suelen aventarle muy mucho los cojones cataplines, pero al radical oldschool le sobrevienen las lágrimas de contemplarlas. Si te cuentas entre este último grupo, compra palomitas y espera la llegada de la segunda parte de este artículo. En él veremos posibles alternativas a este desolado paisaje en el paranorama comercial y la distribución digital.


5
Valoración media: 5 (3 votos)

11 Comentarios:

Coincido. Aunque la

Coincido. Aunque la homogeinización y el decaimiento de la creatividad han afectado en general a la industria videojueguil, el género RPG (ya sea oriental-final fantasy-,occidental-Bioware.etc-, del inframundo etc.) se ha llevado un vapuleo de los buenos con esta tendencia. No sé si es porque a la industria le es más fácil desarrollar rpgs tan superficiales y reciclados o un vil intento de hacerlos más accesibles en virtud de abarcar más público.
 
Ahora bien, sea cual sea el motivo, la tendencia se implementa de forma recurrente; priorizar portentosidad gráfica y combates en tiempo real cada vez más similares a shooters y beat em ups (oséase, combates de ritmo más trepidantes y de gran espectacularidad, pero que frecuentemente se simplifica en machacar botones y sin requerir devanarse mucho los sesos en urdir estrategias) en detrimento a una experiencia rolera inmersiva convergido con un mundo enriquecido con NPCs, diálogos, Quests secundarias interesantes, sistema de clases profundo, regiones del mapa amplios y heterogéneas (diseñar rpgs con tramos tan lineales como los de FF XIII y Dragon Age 2 deberia ser considerado un crimen de lesa humanidad). Es que joer, el primer Neverwinter Nights poseía una gama de clases que además permitia hacer una mezcla de ellas(multiclase) otorgando múltiples posibilidades de estilos de juego, además de un lineamiento basado en D&D, actualmente es extraño conseguir un rpg occidental que ofrezca algo similar.
 
Sin embargo, debo admitir que una evolución era necesaria para estos tiempos, los primeros rpgs (tanto por ordenador como consoleros) no eran muy "accesibles" que digamos: ritmo lento, curva de aprendizaje elevada, "grindeo"-dedicar muchas horas a una actividad en especifico, en el contexto de los rpgs consiste generalmente en derrotar hordas de enemigos para subir un par de niveles- etc. Pero tampoco esto debe implicar que reniegue de su esencia y sacrifique sustancia con el propósito de asimilar satisfactoriamente aspectos de géneros populares que se caracterizan por venderse como pan horneado.
 
Pese al panorama, yo conservo una postura optimista, confío plenamente en que compañías como Level 5(Ni no Kuni:La ira de la bruja blanca,Dragon Quest VIII,XI), Monolith Software (Xenoblade), LarianStudio y suma y sigue orienten al género por el buen sendero en  tiempos actuales. Por mi Bioware con EA puede seguir desarrollando sus pollas en vinagre e irse a tomar por culo, al igual que Squarenix.
 
Con toda seguridad, la nueva generación que se avecina atestiguará la caida de las compañias gigantes de toda la vida, y el surgimiento de nuevas compañias con propuestas creativas que rescatarán el género.
 
Y pues eso, a esperar vuestra entrada de alternativas
 
P.D Me he quedao a gusto con estos berrinches xD.
 

 

Dragon Age 2 me lo bajé y

Dragon Age 2 me lo bajé y ahí lo tengo instalado y muerto de asco; nunca antes había jugado a uno por eso me emocioné al principio, ahora me resulta aburrido como el que más. The Witcaher me encanta, un juego con muchos defectos que lo hacen mucho más perfecto. Skyrim.... en la etiqueta pone que es de rol.

Los juegos de esta generación que he jugado como juegos de rol en sí son el Fallout 3 (no sé cómo mierdas subir las habilidades) Drakensang, The Witcher, y algunos más pero no me acuerdo del nombre XD

Esta claro que la unica forma de jugar al rol puro y duro de siempre es ponerte en serio en una partida de Dragones y Mazmorras edición del 2007, con su tablero, sus muñequitos...

 

 

http://pictures.todocoleccion.net/tc/2011/01/01/23742842.jpg
 

 

 

Pero, pero, pero The Witcher

Pero, pero, pero The Witcher 2 es un gran juego, ni siquiera intentaré defender Dragon Age 2, ni mis malos gustos, no obstante no encuentro prácticamente ningún defecto, más que virtudes en la obra de CDProjekt. Coincido en que las mecánicas jugables se han simplificado en los últimos años --en exceso-- pero creo que es simple reflejo del rito de vida actual semidesechable, en el que se busca la gratificación en el aquí y en ahora, y no hay lugar ni tiempo para andar escogiendo hasta las propiedades mágicas de los calzones que lleva tu protagonista. No obstante ello, si en algo se distingue The Witcher 1 o 2 es la profundidad de la historia que no encontrarás en ningún juego de la generación actual, y que hace que se encuentre dentro de mis juegos preferidos y que conste que nada tienen que ver las chicuelas de buen ver y mejor tocar que salen en ese juego. Gran entrada. Saludos afectuosos.

@ *

@Markov Creo que hay dos elementos fundamentales a la hora de comprender la especial repercusión de esta filosofía en el rpg: por una parte que los juegos más rentables tipo call of duty tienen "toques de rol" que los estudios piensan que pueden vender en los juegos del género per se; y por otra, la propia deriva de la homogeneización.

Recuerdo que me llevé una decepción basante grande cuando vi el reducio plantel de clases y razas de Origins... y aun así, acabé adorando el juego porque a fin de cuentas me pareció una más que digna traslación el género. FFXIII no lo he probado, así que poco puedo decir, pero la linealidad de Dragon Age 2 se debe más bien a a simpleza de su diseño; no es que Origins fuese mucho menos lineal, pero estaba diseñado de forma mucho más inteligente.

En fin, que estoy contigo en que era necesario un cambio de aires; por supuesto, siempre son bienvenidas las nuevas fórmulas. El problema, sin embargo, es que no hay nadie que aporte una miserable novedad al género; o bien cortan cosas o bien copian de otros juegos más rentables. Y al final, pasa lo que pasa.

@geralddurden El Fallout 3 lo probé hace mil años y no me entusiasmó; en general el esilo e Bethesda nunca me ha gustado demasiado. Pero entieno las humedades que genera ^_^ Sobre The Witcher tengo sentimientos encontrados: reconozco que son grandes juegos, pero a mí me aburren sobremanera, en especial el primero. Argumentalmente están muy bien, de eso no me cabe duda, pero no me siento nada motivado con el universo que muestran. Quizá la cosa cambia un poco si se tiene experiencia con los libros.

Por cierto, yo jamás he jugado al rol de mesa de toda la vida xD Lo intenté un par de veces pero fui incapaz de meterme en ello. Mi regustillo por el rol siempre ha sido puramente videojueguil.

@feniwave A ver, creo que The Witcher 1 es un grandísimo juego de rol terriblemente ejecutado. Por el contrario, The Witcher 2 es un mediocre juego de rol brillantemente ejecutado. Prefiero el 2, es mucho más sólido y divertido, pero como juego de rol es francamente decepcionante. Argumentalmente, sobre todo el primero, son una maravilla; y lo digo sintiendo bastante indiferencia por el mundo del brujo. 

Si he de señalar un culpable del cambio de filosofía a la hora de desarrollar rol, sería la necesidad de rentabilidad que conduce a copiar fórmulas ya comprobadas. Los grandes estudios necesitan el apoyo de grandes distribuidoras para sacar adelante sus proyectos, y éstas no van a soltar dinero si no tienen garantías de que la inversión no caerá en saco roto. De ahí las mil copias de los sistemas de inventario a lo diablo, los mix-maxing con DPS de por medio, y los combates espectaculares más propio de una aventura de acción.

 

Disiento totalmente

Pasar de un manual de usuario de 512 páginas a uno de 8 (de las cuales 2 se refieren a instalación del juego, 2 al funcionamiento de los botones del mando de la xBox, una es una encuesta de satisfacción y otra el formulario de registro de juego) no es lo mismo que "idiotizar". Yo por el tamaño del manual no sé cuál de los dos títulos va a requerir más esfuerzo, dedicación y horas de juego para completarlo. Por otra parte, a mí no me precoupan las raíces; ni las de Kunta Kinte ni las de The Witcher 2. TW2 es un juegazo lo mires como lo mires, salvo si lo miras por lo que no es, que es tanto como decir que las películas de Bruce Lee son pobrísimas por el tratamiento superficial que hacen del desarrollo industrial en China (qué gran crítica, ¿verdad?).

Yo no soy muy aficionado a

Yo no soy muy aficionado a los juegos RPG  (o JDR como dirían los más viejos del lugar) ni entiendo mucho del tema que aquí se trata pero me he alegrado mucho al ver el blog de Zerael en portada y por eso dejo unas líneas.

 PD: Las tetas son un extra y siempre son bienvenidas... LMAO

Antes que nada tengo que

Antes que nada tengo que decir que yo soy mucho más aficionado a los JRPGs que a los CRPGs; son géneros mucho más distintos entre sí de lo que mucha gente parece estar dispuesta a admitir, así que no puedo dar opiniones fundadas sobre la evolución de CRPGs basándome en lo que veo en los JRPGs (que también están de capa caída en mi opinión). Dicho esto, tengo curiosidad por qué te parecen tan malos Dragon Age y The Witcher 2, que son juegos muy bien valorados por el público en general. ¿Es simplemente porque apelan de manera facilona a las tetas y la sangre, o porque en el apartado jugable son más simples/lineales/lo que sea que otros CRPGs? ¿Qué es lo que veías en juegos antiguos que ya no veas en los nuevos?

@ * II

@pakoloko La verdad es que estoy bastante de acuerdo contigo... es decir, no creo que TW2 sea un juegazo, pero desde luego es un juego estupendo. Me ha dado muchas horas de diversión. Lo que yo trataba de decir en la entrada, medio en broma medio en serio, es que el componente crpg de TW2 es increíblemente precario; se alude a TW2 como una buena forma de hacer crpg en oposición a Bioware y su Dragon Age 2 cuando, a mi juicio, ambos títulos reniegan de las señas de identidad del género. ¿Es esto importante? Puede que no, pero como amante del género, siento algo de lástima. Primero porque un género que me entusiasma está desdibujándose en el panorama comercial, y segundo porque se hacen pasar por innovaciones y cambios cosas que son copiadas, tal cual, de otros juegos con éxito comercial demostrado. Dicho esto, recalco lo de que TW2 me parece un buen juego, muy completo (de Dragon Age 2 no puedo decir lo mismo; no es sólo un crpg mediocre, tb lo es como juego).

@Vegaro Ostrás xD Qué raro se me ha hecho leer  tu nombre fuera del foro :D ¡Muchas gracias por pasarte, hombre! Es agradable que Meri nos vuelva a dar algo de coba a los blogs. Ya no ocupamos el espacio en portada que ocupábamos antes... pero es mejor que la enorme nada que teníamos desde hace más de un año.

@Ñbrevu Yo antes era mucho de jrpg; guardo muy buen recuerdo de algunos títulos. Pero hace ya bastantes años que descubrí el crpg a través de Neverwinter Nights y acabé decantándome por las formas occidentales. Sobre tus preguntas... veamos, Dragon Age Origins es un juego que adoro, me parece una de las mejores ejemplificaciones del crpg en la, vamos a llamarle "edad moderna" (con el paso del tiempo me va gustando cada vez más). Su secuela (Dragon Age 2), por el contrario, me parece una auténtica bazofia.  Por otra parte, The Witcher 2 es un juego estupendo, muy bien diseñado y divertido (quizá no me entusiasme como a otros, pero desde luego no lo considero mal juego). El problema con TW2 es que es más un juego de acción que un juego de rol: mucha gente lo nombra como alternativa purista al nuevo estilo que Bioware marcó con la llegada de Dragon Age 2, y es algo que me descocierta (porque, como ya te he dicho, lo considero muy flojo en lo que a elementos crpg se refiere). Por supuesto, no todos los juegos crpg antiguos me gustan (de hecho, son pocos los que me gustan de verdad), pero muchos elementos que definían al género se van quedando por el camino, ya sea simplificándolos o directamente quitándolos de en medio. Esta serie de cambios, normal y comprensible, no me molestaría tanto si no fuese porque se hace de un modo desconcertante: copiando fórmulas que en ocasiones son de otros juegos que ni siquiera son del género, o haciendo fotocopias de mecanismos jugables que están de moda o forman parte del último blockbuster videojueguil -vendiéndolos, además, como si se tratasen de evoluciones o innovaciones-.

 

No me disgusta la mezcla de

No me disgusta la mezcla de géneros y hay unos cuantos juegos de rol y acción que me han divertido, pero sí echaba en falta ese tipo de rol de juegos como Baldur's Gate, The Temple Of Elemental Evil y otros anteriores como los de la serie Ultima o los que editaban distribuidoras como SSI, por ejemplo. Por fortuna no creo que ese rol haya muerto para siempre. Puse dinero en Kickstarter para Project Eternity y hay otros como Wasteland o varios indies que están resucitando el género.

El problema con el rol

El problema con el rol parece estar ligado a su mercado. Siempre fue menos la gente que prefirió pensar a machacar el teclado, y el rol es el género dónde más hay que pensar, así que, lamentablemente, termina resultando casi “lógico” que se disfrace de “evolución” a la simple prostitución.

A esto se le suma la “moda multiplataforma” de diseñar juegos simultáneamente para PC y consolas, perjudicando siempre a la mejor plataforma. Y no se conforman con la reducción técnica: gráficos (bajos polígonos), potencia (limitación de memoria), cantidad (poca población), tamaño (zonas pequeñas), etc... además deben reducir la dificultad porque el público de consolas es casual desde el momento en que se compró una consola y optó por “no complicarse en PC” (no hablo de todos, pero la filosofía indiscutible de la consola reside en “ser un PC de juguete”), así que además vienen simplificados en jugabilidad (opciones), extensión (pocas quests), elecciones (linealidad), profundidad de personajes (menor personalización), etc... Es notable como los RPG modernos exclusivos de PC son más complejos, ricos y profundos que los multiplataforma, Drakensang es un orgasmo rolero que deja atrás en profundidad al mismo Dragon Age Origins, y aún los indies, que carecen de un sólido apartado técnico, resultan más profundos en los aspectos de “pensar”.

Un gran artículo, Saludos!

@Vikingll

No podría estar más de acuerdo contigo; analizada fríamente, la deriva del mundillo ha sido un ejercicio de lógica comercial. Cuando por fin los videojuegos se han "elevado" como algo más que un nicho de cuatro locos, sus productos se desvinculan de sus orígenes por simple inercia económica. Plusvalía, avaricia o el orgullo del libre mercado. Depende de qué pie cojees Razz

Sobre el tema de las consolas... en eso no concuerdo contigo. Es decir, es cierto que el PC tiene implícita una complejidad que no todo el mundo está dispuesto a aceptar, pero no creo que este hecho esté relacionado con la complejidad de los videojuegos que "hospedan". El tema de la simplificación y la homogeneización creo que tiene su origen en lo que hemos comentado al principio: en la necesidad de hacer productos que tengan éxito. Cuanto mayor es el pastel, cuanto más demostrado queda que al pastel puede acceder todo tipo de gente, mayor es la necesidad de programar "para todos los públicos" -es decir, con mecánicas que hayan demosrado ser efectivas-. 

En fin, gracias por el comentario y la reflexión, me alegro de que te haya gustado ;)