16 de Diciembre de 2018
Nov
22

HE COPYPASTEADO: Ocean Software (1º parte)

Hace 20 años, en los cuarteles generales de la principal compañía de software de Reino Unido, Ocean, sonaba en la radio de un diseñador los inconfundibles acordes de “Like a Prayer” de Madonna. Ocean estaba en pleno apogeo, contaba con las mejores licencias de televisión y cine, así como la exclusiva para conversionar las  recreativas más punteras. Todavía era respetada y temida por sus competidores. Así es como yo intento recordarla, no como la lamentable desarrolladora que se arrastraba en las consolas de 32bits  / 64bits y que acabaría quebrando tras el sonoro batacazo de GT64.

Me propongo hacer una serie de entradas relatando la historia de la compañía británica que nos trajo joyas del calibre de: Head over heels, Movie, Parallax, Where the time stood still y Platoon. Espero que sean unas 4 en total: el nacimiento, esplendor en 8 bits, el salto a los 16 bits y la decadencia.

 

 

Antes de empezar a leer te aconsejo que ajuste los altavoces, te relajes y pinches la  primera de las cinco magnificas melodías que se crearon para amenizar la espera de la carga en C64.

¿Hecho?, pues ya podemos comenzar.

 

1982-1984. El nacimiento.

 

Ocean, nació en Manchester en 1982. Todavía era la época de los inventos de garaje y de las grandes empresas de un solo hombre. Donde una buena idea y ganas podían suplir grandes infraestructuras e inversores potentes. Especialmente en el emergente y en permanente ebullición mundillo de la informática. David Ward, que ahora tiene un cargo importante para la compañía de juegos para móviles Glu mobile, y Jon Woods, desparecido del mundillo, fueron sus creadores. Aquella empresa pequeña sería vendida en el 2000 a Infogrames por 100 millones de libras.

 En aquel momento, los derechos de autor sobre los videojuegos estaban muy verdes. Aparecían docenas de clones de juegos de maquinas arcade sin ningún tipo de licencia, simplemente cambiando el nombre. Lo que ahora nos parece extraño era el pan de cada día. Así, muchos de los primeros juegos de Ocean fueron copias de éxitos arcade creados por un solo programador, a veces apoyado por algún artista en el apartado gráfico y/o la música. Los primeros juegos fueron programados internamente. También empezaron en estos años la distribución de juegos de otras compañías, como la mítica Vortex.

 

Algunos de los títulos de esa primerísima primera etapa serian:  Pogo (un clon fallido de Qbert) y Royal Birkdale Championship Golf. Pero los primeros con los que empezaron a gozar del éxito fueron Hunchback, la versión c64 de Android 2 (de vortex), Cavelon, High Noon, Gilligan's Gold y Moon Alert.

Detengamos ahora un instante y pasemos de enfocar a Ocean para centrar nuestra atención en Imagine, pues hablar de la una es, inevitablemente, hacerlo de la otra. Fundada también en 1982 por los miembros de Bug byte: Mark Butler, David Lawson y Eugene Evans. Tuvieron unos comienzos realmente prometedores, llenando el mercado del reino unido de grandes juegos. En los primeros años de su creación, la compañía compitió cara a cara con Ocean pero finalmente cayo en bancarrota y Ocean compró el sello Imagine; que utilizaría principalmente para conversiones de maquinas recreativas.

 

 

 La historia de la bancarrota de Imagine es muy curiosa y está relacionada con sus ambiciosos proyectos “megagames”: Bandersnatch para Spectrum y Psyclapse para C64. Juegos tan ambiciosos que tenían previsto un precio de 30 libras, cuando 7 era la norma, y que pretendía romper los límites conocidos tanto jugablemente como a nivel técnico, con un equipo de desarrollo muy superior a lo visto. Se llegaron a anunciar en las revistas de la época pero solo años más tarde, en otras plataformas muy distintas, verían la luz. Una historia realmente curiosa que merece una entrada para ella.

 

 

El ingente esfuerzo económico de la creación de los megagames hizo que algunas revistas dejaran de cobrar por publicidad. El primer paso que llevaría a la suspensión de pagos y a que Ocean comprara el logo de la compañía, así como algunas licencias, pero no los derechos de sus juegos antiguos. Bajo este sello darían el salto definitivo a la adaptación de máquinas recreativas de éxito.

Juegos de la primera época:

Hunchback 

 

 Basado en el personaje de el jorobado de Notredame, Quasimodo. Su objetivo consiste en atravesar las almenas de la catedral para tocar las campanas. Es una adaptación del original arcade de Century electronics, uno de los últimos juegos de la compañía que en sus escasos tres años de vida lleno los bares con olvidables clones de Galaga y Pac man, así como esa extraña mezcla entre Pacman y Donkey kong jr llamada Dazzler.

Hunchback cuenta con un gameplay similar al Pitfall, donde debemos atravesar las 15 pantallas independientes sorteando trampas y enemigos que los programadores han tenido a bien colocarnos para llegar a la campana que habrá al final de cada una de ellas. Para disimular su corto desarrollo, la dificultad es elevada y en ocasiones la precisión del salto ha de ser total (ni un píxel más ni uno menos) para no perder una de las vidas. Llega a hacerse frustrante en demasiadas ocasiones.

 


Es un trabajo amateur. A día de hoy los gráficos se ven pobres, incluso para tratarse de un C64 y Spectrum. Con una animaciones fluidas pero pésimas estéticamente. Quasimodo solo mueve brazos y piernas dando a su andar la sensación de ser una bailarina de ballet gorda y jorobada. Pero no olvidemos que estamos situados muy al principio de la era de los ordenadores de 8 bits y que revistas de prestigio como Crash le dieron buenas puntuaciones destacando su acabado visual.

 

High Noon

 

 

Es un juego muy simple en el que controlamos al sheriff, formado por 4 pixels mal contados, de una ciudad, representada por una única y estática pantalla. En ella cae una oleada de crimen en forma de asaltantes que intentaran robar el banco o secuestrar a doncellas de afecto negociable del Saloon. Nosotros, al ritmo de una única melodía machacona, deberemos poner freno a base de disparos mientras el enterrador se dedica a recoger los cadáveres de los bandidos.

 

 

Tiene el sellos de los primeros juegos de ordenador personal, obras de pocos programadores, cuando no uno sólo, que intentan tener una jugabilidad directa. En este caso es demasiado sencillo y acaba aburriendo demasiado pronto. Su mecánica es monótona y el cambio de fases apenas nos aporta alguna diferencia. Eso sí, destila simpatía por los 4 costados.

 

Gilligan's Gold

 


También está ambientado en el lejano oeste. En el encontramos a un minero que debe hacerse con las sacas de oros evitando que los vagones descontrolados y los forasteros le partan la crisma. En esta ocasión el juego presenta 3 pantallas, que se hacen repetitivas por una mecánica monótona y a veces desesperante por los bug que lo salpican. El control es insufrible, especialmente cuando queremos interactuar con los objetos. Es un juego influenciado por el gran Manic Miner pero carece de su carisma.

 


 

Moon Alert

 

 

Es un clon de “Moony bugie”, es decir, uno más del montón que se hicieron. Está ambientado en una supuesta exploración lunar donde debemos que recorrer la superficie del satélite con nuestro vehículo. Sus gráficos eran más que aceptables, con un buen control del coche lunar. El desarrollo del juego es similar a la primera fase de Army moves, esquivando obstáculos a base de saltos y eludiendo disparos. Tenia una sencillez adictiva.

 

La joya de esta primera etapa:

 

Android 2

 

 

Fue programado por Vortex, cuya principal figura, Costa Payani, un inglés de origen griego, simultaneó sus primeros pinitos en la programación con su trabajo en la British Aerospace. El juego estaba programado íntegramente en código máquina. Con el tiempo Vortex se convertiría en una compañía de prestigio, especialmente cuando editaran su obra cumbre: Highway Encounters, inspirado por una visita que su creador hizo a Ultimate, donde le mostrarían Knight Lore.

El desarrollo recuerda a Ant Attack pero sin vista isométrica y con mayor complejidad en los laberintos, acercándolo más a un Pac Man. Controlamos al androide en una perspectiva ligeramente isométrica por un entramado laberíntico enorme que debemos explorar. El juego cuenta con un suave scroll en todas direcciones lo que dificultará la elección del camino al no abarcar nuestra vista el conjunto total del laberinto.

 


Android 2 nos pone a los mandos de un robot encargado de destruir a los malvados Millitoids a lo largo de laberintos. Podremos utilizar un láser para aniquilar enemigos mientras esquivamos las minas de tierra. Destaca el gran control del androide, su suave scroll y lo excepcionalmente fluido que es el movimiento del personaje. Todo su acabado, en general, es sobresaliente.

 



 

NOTA IMPORTANTE: Esta entrada pertenece a la iniciativa promovida por electroduende "HE COPYPASTEADO". Si os ha parecido interesante, no me seáis roñosos y comentadla ^^ Personalmente, esta entrada me sirvió para poner en el mapa a uno de esos blogs gamefilianos impagables, el incomensurable blog del señor Falsworth. Pasado mañana, publicaré la segunda parte ;)




4
Valoración media: 4 (4 votos)

5 Comentarios:

Ahora el problema es...

que la entrada original tiene los comentarios desactivados por inactividad. Por eso creo que para que el trabajo sea completo y de sus frutos con esta buena iniciativa, seria recomendable avisar al autor del articulo copypasteado, no solo para avisarle de la iniciativa, sino también de que active los comentarios si se diera el caso ^^

Sobre la entrada...el único juego que tengo de esta empresa (que me acuerde, creo que son de ellos Very Happy) es el Misión Imposible para mi Nintendo64, gran juego que consiguió transmitir esos momentazos de la peli.

Un saludo y...bueno, 5* Very Happy

Para mi hablar de OCEAN es

Para mi hablar de OCEAN es hablar de algo grande que me trae grandes recuerdos de cuando empece en este mundillo con mi spectrum... joder, juegos como cabal, operation wolf, the great scape, f29 retaliator, platoon, parasol stars, rainbow islands, head over heels, gryzor, y yo que sé, un montón más de autenticos juegazos que te mantenían horas enganchado al ordenador. He de decir que, haciendo un uso desmesurado de una memoria de la cual carezco, creo recordar que el primer juego que me regalo mi madre fue el Hunchback, un juego malo de cojones que hizo que viera el software español como algo fuera de este mundo... XD Mira que me consideraba asiduo al blog de Falsworth y veo que esta entrada se me había escapado, le haría un copypaste de mi comentario (copypastear es un vicio, cuidado!) pero como dices ha desactivado los comentarios. Visto así, hasta creo que la idea de esta iniciativa vale la pena. Yo también he contactado con el autor de mi COPYPASTEO y me ha dado su visto bueno para hacerlo, aunque salgo de viaje y voy a ver si busco hueco para conectarme en el frío tiempo de Munich... Os mando a ambos un abrazo, que sé que estáis muy ocupados! ;) Y muchas gracias por participar en esta iniciativa que no deja de ser un homenaje al trabajo de los excelentes compañeros que tenemos el placer y la suerte de que escriban de vez en cuando por aquí, creo que tu elección ha sido muy acertada y acorde al espíritu de la propuesta... Las estrellas van para ambos, a él por redactarla y a tí por recordarla... ;)

Vaya, esto me suena de

Vaya, esto me suena de algo. Aunque ahora que lo releo veo un montón de faltas de ortografía ;).

Ciertamente es una serie de entradas que dejé colgadas, a ver si me sirve para retomar los años que falta. 

Gracias Zerael por acordarte de mi blog para esta iniciativa y gracias al duende por idearla, espero que sobrevivas en ese territorio inhospito para la vida humana que es Alemania ;).

Un saludo y espero veros en unos días en el concurso de relatos.

P.d. comentarios reactivados en mi blog.

 

Gracias a tu "copypasteo"

He descubierto que no le di en su momento su merecidísima medalla ¡Buena elección Zerael! A mí me parece que salvo que me ponga a rebuscar me va a ser imposible elegir una entrada de todas las que he comentado T_T Veremos a ver si elijo alguna que gane mi conflicto interno xD

¡Saludos!

No, no

Gracias a Falsworth por dejarme publicarla ^^ Creo que se merecía estar en esta iniciativa. Me alegro de que la hayáis descubierto ^^ (es inevitable que joyas blogueriles pasen desapercibidas, no podemos estar en todas partes). 

Tenía pensado publicar la segunda parte, pero no cumple las normas :S Y como estoy en vías de convertirme en un pseudoindividuo legal bueno, no me parece correcto :P

ejem

Gracias por vuestros comentarios y estrellas ^^ (incluso al que puso una; me imagino por qué lo hizo, y lo comprendo).