22 de Septiembre de 2014
Ago
22

Odio lo que amo: Knytt Stories

Hace no demasiado tiempo, jugar a un videojuego era sinónimo de diversión. Desde las plataformas del Reino Champiñón, hasta las vastas llanuras de “Green Hill Zone”, los mundos que pululaban por nuestras pantallas servían sólo al propósito de hacernos pasar un buen rato.

Pero entonces llegó el refinamiento jugable. Ridículas desviaciones y vueltas de tuerca que dieron al traste con muchas sagas y franquicias de renombre. En esencia, la decadencia del ocio electrónico.

Creo que por todos es sabido que cuando una disciplina alcanza cierto grado de madurez, comienza a dar muestras inequívocas de cansancio: la literatura experimental, el cine independiente, la música electrónica… claros ejemplos de basura glorificada por la masa ignorante. Cuando se pierde el talento, se recurre al absurdo.

Los videojuegos no han sido la excepción. Mecánicas cada vez más sencillas, objetivos ridículos que no llevan a nada, entramados gráficos extraños sin ningún atisbo de técnica... juegos como Zelda Wind Waker, Shadow of the colossus, o cualquier engendro de la malograda Wii, se revuelcan en esta inmundicia creativa disfrazada de evolución jugable.

Pero si algún sector del videojueguilismo actual es canónico en lo que respecta al decaimiento de la industria, es el mundo del desarrollo independiente. En él vemos a supuestas figuras de la creatividad poner en funcionamiento todos los resortes para acabar con lo poco rescatable que todavía queda en éste, nuestro hobby –un hobby que por cierto, nunca llegará a ser arte; quien diga lo contrario no es más que un listillo con ínfulas de intelectual–.

La saga Knytt, con su secuela a la cabeza, me servirá para demostraros lo bajo que puede llegar a caer un desarrollador cuando carece por completo de ideas.


Knytt Stories es, sin lugar a dudas, el peor engendro videojueguil que jamás se haya parido. Un despropósito con aspiraciones plataformeras que conseguirá borrar cualquier buen recuerdo que guardarais de los clásicos dieciseisbiteros. Nifflas, como se conoce al autor, quedará en los anales de la historia como el peor creativo que haya pisado la tierra.

Pocas cosas han sido tan terribles para los videojuegos como la búsqueda de originalidad y calidad en los guiones y argumentos. Como herramientas de diversión juveniles que son –reconozcámoslo de una vez, todos aquellos que rondamos la veintena y seguimos jugando somos una panda de inadaptados–, nunca debieron abandonar la sencillez y parquedad de sus orígenes. En este sentido, Knytt comete el peor de los errores posibles: tratar de ser original.


Knytt Stories pretende ser una historia abierta sobre las desventuras de una tal Juni, un personaje vacío y estéticamente nefasto (además, ¿quién quiere controlar a una mujer en un mundillo claramente masculino como es el de los videojuegos? Pues eso, una panda de inadaptados). En la campaña original, por ejemplo, tratará de salvar al mundo del efecto que una máquina “maligna” tiene sobre el paisaje.

Como no podía ser de otra forma, Nifflas ha querido dotar de intelectualidad a su obra, obligándonos a llevar a cabo una gesta con tintes de ecologismo estúpido.

¿Dónde quedan las memorables aventuras de ese fontanero bigotudo salva princesas? Ahora, en vez de enseñarnos sutilmente las bases del comportamiento social óptimo (los hombres debemos proteger a las mujeres; ellas tienen que dejarse capturar por seres inadaptados como los videojugadores o dinosaurios con cara de cruasán), tenemos que aceptar el estúpido cliché de que las máquinas son malas para el medio ambiente… ¿es que Nifflas es uno de esos pocos marginados que todavía cree en la patraña del calentamiento global?



Así que después del insípido prólogo, nos ponemos a los mandos de Juni. Tras pasar varias pantallas, es muy probable que nos invada un sopor inaguantable.

¿A qué mente privilegiada le puede parece una buena idea soltarnos en mitad de un mundo gigantesco completamente vacío? Nuestro único objetivo será avanzar por parajes supuestamente minimalistas (un adjetivo que no es más que otra forma de esconder la falta de talento para dibujar o diseñar mapas) mientras recogemos “poderes” que nos conceden apabullantes habilidades como correr más rápido.

Así que sí, lo habéis adivinado. Knytt Stories es un plataformas que plagia la jugabilidad de Metroid, pero metiendo la pata en todos y cada uno de los apartados.


Siguiendo la estela de otras mentes brillantes como la de Fumito Ueda, Nifflas reduce la jugabilidad a su mínima expresión. Cualquiera de los listillos intelectualoides a los que hacía referencia al principio te dirá que el resultado es espectacular, una delicia para los sentidos, o alguna otra perla de semejante calibre.

Señores… pocas cosas son tan fáciles de comprender como ésta: si se reduce el contenido jugable, si las cosas que se pueden hacer en un videojuego se limitan al máximo, el aburrimiento crece exponencialmente. Lo contrario es, simple y llanamente, una mentira más repulsiva que los egos de sus creadores.

Otra cosa que suele leerse por la red sobre el juego son alabanzas a su aspecto técnico. Me imagino que vienen de parte de los mismos que piensan que la vuelta a los píxeles es un movimiento social de carácter artístico. Vamos, los mismos que piensan que los comics o el ocio electrónico son “formas de expresión” y otras chorradas parecidas.



Vamos a ver. Que los juegos de la primera etapa de la década de los 90 fueran mejores que los de ahora no significa que debamos volver a usar sus técnicas. ¡Venga ya! Por esa regla de tres, deberíamos sustituir el gas y las vitrocerámicas por yescas y pedernales encontrados en el bosque.

Antes los juegos eran divertidos, pero no se debía a que usaran gráficos pixelados. Si no tienes capacidad para diseñar mundos tridimensionales, no des excusas. Dedícate a otra cosa. A día de hoy, ver pantallazos como los de Knytt Stories da vergüenza ajena.

Pero si sólo fueran los gráficos… tanto la música como los sonidos están impregnados de esa pretenciosidad que atraviesa a todo el juego –y en general, a cualquier videojuego independiente, sin excepción–. Melodías que suenan cuando al autor le sale de las narices (al parecer, en teóricos momentos climáticos), ruidos ambientales estridentes y carentes de justificación… los intentos de Nifflas por engañar a los posibles jugadores no surten efecto. A no ser, claro está, que comulgues con su sarta de mentiras (en cuyo caso te recomiendo que busques ayuda profesional).



¿Cuánto tiempo seguirá sucediendo esto? ¿Llegará la industria del videojuego a tocar fondo? Si la cantera independiente sigue por este camino, no me cabe la menor duda. Cada día que pasa se multiplican los juegos como Knytt Stories; la moda de las grandes compañías de ofrecer esta clase de productos en sus bazares no augura una pronta mejoría.

En fin… ¿qué otra cosa podíamos esperar de un mundo tan vacío e intrascendente como el de los videojuegos? Al cine le ha costado muchos más años llegar a esta situación de pauperismo creativo, y no digamos ya a la literatura. Un indicativo más de que los videojuegos jamás dejarán de ser divertimentos prescindibles.



Nota importante: Esta entrada es, exactamente, LO CONTRARIO a lo que siento y pienso. Punto por punto. Es una candidata más para el concurso interblogs organizado por Logan Keller: Odio lo que amo.

Pulsa aquí para acceder a la crítica real que le hice a Knytt Stories.
4.6
Valoración media: 4.6 (10 votos)

14 Comentarios:

^^

Te ha quedado genial el análisis. Uno de los juegos Indie que más nota se han llevado en estos lares, así que en el fondo se nota que te duele decir ciertas cosas. Aún asi te ha quedado muy bien.

Pobres intelectualoides :P

Saludos!

Si es que...

Muestra perfecta de que los desarrrolladores de videojuegos son idiotas rematados.

A ver, almas de cántaro, para qué vais a ser originales? Vendednos el mismo juego de siempre con los mismos saltitos de siempre y los tres enemigos de siempre con unos gráficos a la altura de la nueva generación y vuestro juego será adorado por las masas. ¡No sus compliquéis la vida, leñe!

5 estrellas por la perfecta exposición de hechos. Si ej que hacen cada juego de ocho y medio...

Un saludo ^^

Los juegos de Nifflas son

Los juegos de Nifflas son uno de mis grandes pendientes en el mundo indi... tengo el AUS, el Nethack, Glum Buster, DROD, pero al Knytt no he jugado todavía...

Fantástica entrada. A mí me costaría una burrada hacer una crítica destructiva... no se me dan bien...

Saludos y cinco estrellas.

¿A que duele eh? Joer, es

¿A que duele eh? Joer, es que te imagino escribiendo esto con lágrimas en los ojos y todo... XD Lo mejor es que incluso hasta siendo destructivo no pierdes un ápice de tu talento y excelencias a la hora de escribir...

Muy bueno...

...y más cuando recuerdo como era la entrada original LMAO

¿Pero sabes qué es lo más gracioso? Que conozco a más de una y de dos personas que tienen una forma de entender los videojuegos bastante parecida a esta... Bueno, en realidad eso no es gracioso Neutral

XD

Saludos!

xD

Joder con el concurso, esta sacando originlaidad por todos lados... xD Coger el artícculo e invertirlo... muy sabio y me pillas en un vacío legal... si para mí que eres un cereal de los de kellogs xDDD

Pues ya sabes, en una semana el jamón de pata negra en mi casa se iniciará el concurso ¡Suerte! ^^

juegos "indie"

Pienso exactamente como vos Zera, no deja de ser un intento vacío de hacer supuestos 'videojuegos'... Excelente crítica. Ojalá más gente se diera cuenta de la estafa que son los juegos 'indie', que no son otra cosa que copias tristes de juegos de las grandes empresas pero con gráficos más pobres y personajes detestables. ... ...jaja, es increíble pero lo logré hacer! YA mismo bajo knytt. Saludos!

"Un indicativo más de que

"Un indicativo más de que los videojuegos jamás dejarán de ser divertimentos prescindibles"

JuasJuasJuas , dios nos libre de que por algún percance espacio/temporal un típico periodista amarillista detractor de los videojuegos pase por aqui y te plagie la entrada para asegurar el curro. xDxDxD

Qué admirable fuerza de voluntad, a mi me dolerían los dedos si escribiera mal de algo que amaría con vehemencia. xDDDDDD

Y me ensimismaría diciendome: "esto me duele más a mi que a ti" Very Surprised

Bueno en fin, excelente entrada  "diametralmente opuesta" a la original.:-p 

 P.D A VER!! Quien es el machote que va a ser una entrada en plan de vituperar  Zelda OOT.

P.D2 Jhon Carca está de vacaciones, ya veo que os hace falta. xD

¿Sabes? Segun MobyGames

¿Sabes? Segun MobyGames este juego ha sido hecho con el Multimedia Fusion 2, y el I'm OK, el I Wanna Be The Guy tambien, y yo que ya he terminado el plataformas -a falta de los archivos de audio... MMmmm, saini XD- estoy practicando todo lo que puedo para poder hacerlo lo mejor posible para el RedHood.

He hecho un pong muy personalizado -y no, no he seguido ningun tuto, solo por mi cuenta para poder aprender bien como se hacen las cosas- y lo mejro de todo... en 15 minutos lo tenia terminado del todo con graficos dibujados por mi y la mecanica hecha por mi desde 0.

Tambien tengo un programa de pueba para ver cuantas colisiones puede detectar y como van, tambien esta la testroom de prueba que seguro has probado ya, y he visto que este programa mola.

En serio, en muy poco tiempo con muy pocas cosas te puedes hacer una chulada de juego en 2d. Con un poco de tiempo que le dediques te puedes hacer hasta un castlevania si quieres -acabo de estar jugando al Circle of the Moon y analizando como deberia hacerse en el Multimedia Fusion 2 y he visto que es perfectamente posible-

 

Lo recomiendo mucho a cualquiera que quiera hacer un juego pues es facilisimo de aprender, facilisimo de manejar, y si te lees los tutos de la red en un par de dias te aseguro que puedes hacerte cosas muy chulas dependiendo solo de lo bien que dibujes y la paciencia que le pongas a hacer dibujos, porque lo demas va solo y como la seda.

Un saludo.

 

PD: Espero tus opiniones de mi plataformas ;)

OK HABLA

¿Quien eres y que has hecho con el verdadero Zerael?

Muy bien hecha esta falsa critica destructiva. se nota que te esforzaste ( lo que no debio ser facil si consideramos cuanto te gusta Knytt). Hasta duele ver que destroces esta pequeña joya.

Y como estamos en el planeta bizarro donde todo es al reves: mal trabajo, mil abucheos y -5 estrellas. XD.

Casi te borro de favoritos!!

Casi te borro de favoritos!! xD

=O

Me voy a rejugar al Knytt, que llevo mas de una semana sin jugarlo.

 

Saludos ! XD

Genial análisis, estoy de

Genial análisis, estoy de acuerdo en que las 2D estan totalmente desfasadas a día de hoy, y que el mínimo exigible es que cualquier juego sea como mínimo superior a crisis. Que sea repetitivo, copiado punto por punto al juego anterior, da igual.

 

Lo triste es que eso lo piensan un 70 u 80% de los aficionados al videojuego, y así va la industría

 

PD: no habia visto tu blog en la vida, pero el proximo juego que iba a mini analizar era el glum buster¬¬

Al principio como que me enojé :D

Pero luego me dieron mas ganas de jugar el juego :D. Saludos, muy buen artículo.