25 de Noviembre de 2017
Jun
9

Principios ideológicos y métodos de organización en los estados totalitarios (Nazi y Fascista)

Categorías: , ,

Bueno, hasta el final de curso me temo que no podré hacer entradas "normales", así que si ayer os colgaba un trabajo de TIC acerca de las 14 razones para olvidarnos por una temporadita del E-Book, hoy nos ponemos con un comentario de texto para mi profesora de historia, el cual le he de enviar antes de este viernes, pues me cuenta como positivo ante el examen ^^ Obviamente, yo NO DEFIENDO NINGUNA DE ESTAS IDEAS. Es solo que pueden ser interesantes, pues la historia siempre es entretenida de conocer.

Comencemos:

 

Educación en el estado nazi

«(…) La culminación de toda labor educacional del Estado

racista consistirá en infiltrar instintiva y racionalmente, en los

corazones y en los cerebros de la juventud que le está confiada,

la noción y el sentimiento de raza. Ningún adolescente, sea

varón o mujer, deberá dejar la escuela antes de hallarse plenamente

convencido de lo que significa la puridad de la sangre y

su necesidad. Además, esta situación desde el punto de vista

racial, tiene que alcanzar su perfección en el servicio militar, es

decir, que el tiempo que dure este servicio hay que considerarlo

como la etapa final del proceso de la educación del alemán en

general (…)».

ADOLF HITLER: Mi lucha (1925).

Este texto, escrito por Adolf Hitler en 1925, aparece en su libro Mi lucha (Mein Kampf) y es un texto político, de carácter personal y dedicado a los más altos cargos del partido, pues en él Hitler describe el ideal de la educación en Alemania: la creación de niños que, tras toda una infancia recibiendo influencias a cerca de la pureza de sangre y la raza perfecta, se vuelvan totalmente leales a la visión de “perfección racial” del partido, además de que en el servicio militar este proceso continúa.

Los ideales mostrados a lo largo de la obra son:

Culto a la personalidad del jefe o caudillo.

En la cima jerárquica se encuentran los líderes, quienes son El Duce en Italia (Mussolini) y el Führer en Alemania (Hitler). Son los líderes fuertes y de autoridad indiscutible, a quienes se debe obedecer ciegamente, además de que son infalibles. 

Cartel del infalible y perfecto líder nazi [/sacarsm mode off] 

Régimen antiigualitario y antidemocrático de partido único.

Además de jerarquía en la relación líder subditos, tambien encontramos jerarquía en el resto de la sociedad. Esta está dirigida de forma ascendente:

1. El hombre es superior a la mujer

2. El militar al civil  

3. El miembro del partido al que no lo es. 

Además, también encontramos antifeminismo, pues los nazis ben a en la mujer que cuida los hijos y del marido, cocina y va a la Iglesia a la mujer ideal.

Además, el odio que poseen a la democracia les hizo considerar los partidos únicos, dividiendo los sindicatos y enfrentándolos a la sociedad. Con esto, lograron defender la existencia de un partido único y eliminaron a todos los demás, ya fuera con ataques o amenazas. 

Falso anticapitalismo y violento anticomunismo.

Fascistas y nazis apoyaban un socialismo nacional camuflado con falsas reivindicaciones anticapitalistas para los obreros, aunque en realidad practicaban el anticomunismo violento.

Nacionalismo agresivo, expansionista, militarista e imperialista.

El nacionalismo se tradujo durante el nazismo en el objetivo de una ”Gran Alemania”, la cual abarcase a todos los miembros de esa comunidad racial con independencia de las fronteras políticas

establecidas y en la exigencia de un “espacio vital” para la supervivencia de la raza aria. 

Superioridad racial aria, antisemitismo y xenofobia.

El fin supremo del Estado nazi era preservar la pureza racial, teniendo como engranaje principal el antisemitismo, lo cual adquirió sus consecuencias más terribles con el exterminio de millones de personas en los campos de concentración alemanes. Esta xenofobia y este racismo llevaron a afirmar la existencia de razas inferiores (judíos, gitanos....) a las que había que eliminar, junto a homosexuales y deficientes físicos o psíquicos.

Primacía de lo irracional, del fanatismo, de la violencia, del dogmatismo y de la intolerancia

En contra de toda lógica, consideraban positiva la violencia, las virtudes militares y la guerra. Su dogmatismo les hace estar siempre en posesión de la verdad, lo cual junto con su irracionalismo y fanatismo no admiten la discusión libre de las ideas y se reprime violentamente a quien no piense como ellos.

 

Fue escrito durante una estancia de Hitler en la cárcel, tras el putsch de la cervecería de Munich, en el cual, ayudados por el general Lundendorff y el Comisario General de Estado para Baviera, Von Kahr, quienes trataban de imitar la marcha sobre Roma de Mussolini en Italia.  Tras su fracaso, fue encarcelado 8 meses. 

Ludenfford y varios de sus aliados 

Pero... ¿Como se llegó a esta situación?

 

Poco antes de finalizar la Primera Guerra Mundial, en otoño de 1918, la situación política y social de Alemania era muy conflictiva. El 9 de noviembre, el emperador Guillermo II se veía obligado a abdicar y la escena política quedaba en manos del partido más pujante y mejor organizado, el Partido Socialdemócrata Alemán (SPD). El socialista moderado Ebert presidió la formación de un gobierno provisional que proclamó la República y anunció la convocatoria de una Asamblea Constituyente, elegida por sufragio universal (incluidas las mujeres) para contrarrestar el movimiento revolucionario de los consejos de obreros y soldados desmovilizados que se habían formado, a semejanza de los soviets rusos de 1917, con la pretensión de instaurar una República comunista en Alemania. 

Un sector minoritario y radical en torno al Partido Comunista Alemán (KPD) formó la Liga de los Espartaquistas, dirigida por Karl Liebknecht y Rosa Luxemburg. Los espartaquistas, aunque tenían poca influencia en el seno de los Consejos, estimaron que las circunstancias eran favorables para la revolución.

 

La insurrección de los espartaquistas de 1919 en Berlín y otras regiones de Alemania fue aplastada por los socialdemócratas con la ayuda del ejército y con el apoyo de los “cuerpos de voluntarios” (freikorps), unidades integradas por oficiales y soldados desmovilizados. Un grupo de oficiales de derechas asesinaron a Luxemburg y a Liebknecht. 

 

Mientras tanto, en la pequeña ciudad alemana de Weimar, se reunió la Asamblea Constituyente, que fue obligada a ratificar el Tratado de Versalles. En los medios nacionalistas y del ejército se extendía el mito de la “puñalada por la espalda”, es decir, de la traición de los socialistas, los demócratas y los capitalistas judíos, al aceptar una paz cuando Alemania no había sido vencida militarmente. La llamada Coalición de Weimar –socialdemócratas, demócratas y el centro católico– que había obtenido el 76% de los votos, aprobaba en julio de 1919 una Constitución que establecía una República democrática, parlamentaria y federal con un ejecutivo fuerte, en el que el Presidente de la República, elegido por sufragio universal directo con un mandato de 7 años tenía la facultad de nombrar el gobierno y disolver el Reichstag o Cámara de los Diputados.

 

El socialdemócrata Ebert fue elegido para ostentar el cargo de primer Presidente de la República alemana que establecía un Estado democrático y parlamentario.

El nuevo régimen republicano tuvo que enfrentarse a una gran crisis de posguerra entre 1920-1923, agravada por la inflación y las fuertes indemnizaciones de guerra impuestas por el Tratado de Versalles. En 1920, sectores del ejército organizaron, con el apoyo de la industria pesada y de partidos de derechas hostiles a la República, el golpe de Estado de Kapp, cuyo objetivo era imponer una dictadura militar conservadora, el cuál erró su objetivo por una oleada de huelgas y la insurrección obrera en la zona industrial del Ruhr apoyada por los sindicatos y los comunistas. Finalmente, el gobierno del presidente Ebert convocó una huelga general y utilizó a los “cuerpos de voluntarios” para reprimir tanto a los golpistas como al movimiento revolucionario del Ruhr. En 1923, ante el agravamiento de la situación económica (hiperinflación), el gobierno alemán decretó el cese del pago de las reparaciones. Francia y Bélgica respondían con la ocupación del Ruhr y Lituania con la de Memel. Todo ello creó un clima de exaltación nacionalista que fue aprovechado por grupos ultraderechistas para fraguar un nuevo golpe de Estado. Finalmente, sólo los dirigentes del aún minúsculo Partido Obrero Nacional Socialista Alemán (NSPAD), Hitler y Röehm, intentaron

el golpe de Estado, tras el cual Hitler escribió “Mi lucha” (pese a haber sido condenado a 5 años solo estuvo 8 meses en prisión

 

Estos hechos tuvieron una tremenda repercusión, pues ayudaron a convertir a Hitler en un mártir político, le dieron tiempo a pensar y crear su “Biblia de los totalitarismos” y ocasionó que, tras una corta estabilización en la República de Weimar, la crisis del 29 permitiera a los nazis obtener el poder tras toda clases de batallas callejeras entre las SA y las SS nazi, logrando así Hitler obtener el título de Canciller y comenzando su plan de conquista.

Creo que si Hitler hubiera sido ajusticiado en su momento como a Luxemburg y a Liebknecht en lugar de encarcelarle, Alemania hubiera tenido un futuro mucho mejor y más próspero.





Saludos y recordad, mañana mangas!!!! 

 

5
Valoración media: 5 (4 votos)

5 Comentarios:

Hmm... buen comentario de

Hmm... buen comentario de texto. A mí lo único que me atrae de los nazis, es la estética pero en ningún momento su ideología. Porque fueron unos genocidas y demás, pero he de reconocer que siempre iban inmaculados, y vestidos de forma elegante, obviamente me refiero al ejército, militares y demás.

Cinco estrellas, un saludete.

He intentado leerlo entero,

He intentado leerlo entero, pero es demasiado tocho... pero nada mas que por el esfuerzo (y la imagen de pikachu-hitler Very SurprisedVery Surprised) te mereces 5*

Una muy buena entrada, como

Una muy buena entrada, como historiador que soy, te pongo tus 5 estrellas que te las mereces. Un muy buen texto. Lo curioso es que todo totalitarismo, sea de Izquierda o Derechas, defienden las mismas pautas, de culto al lider, militarismo, falsos ideales de nacionalismo, libertad y democracia. En resumen, no son tan distintos Franco, Mao, Pinochet, Lenin, Stalin, Mussolini, Castro, Hitler, Kim Jon Il y demás compañeros mártires. Una entrada genial.

 SIC SEMPER TIRANIS.

Puros Sionistas en estas

Puros Sionistas en estas paginas, si de verdad buscan la verdad, estudien de libros propiamente opositores al capitalismo y al comunismo que son los que inventan esas historias "la historia la escriben los vencedores"

¿Sionista yo? ¿Chaval, tú

¿Sionista yo? ¿Chaval, tú eres tonto o masticas piedras? Además, me contarás qué tipo de libros dices, por que como sean "Los protocolos de Sión" o "Mi lucha" más te vale no venir de nuevo por aquí Rolling Eyes