31 de Octubre de 2014
Mar
1

Bully: Scholarship edition

Antes de empezar, querría recalcar que la versión que jugué fue la Scolarship, pues posee algunas clases extra y mejoras de texturas y cargas que puede que hayan influido sin que me diera cuenta en en mi opinión final.


Quizás lo sepáis, pero jamás me he terminado un GTA tridimensional. Los sandbox de rockstar tienen la extraña capacidad de hacérseme tremendamente soporíferos y repetitivos a las pocas horas de juego, reduciéndoseme a un "conduce-dispara" que no tarda en quitarme las ganas de continuarlos. Pese a ello, cuando anunciaron Bully me picó la curiosidad. Un sandbox de instituto, sin pistolas y bajo la atenta supervisión de un gran grupo de monitores dispuestos a castigarme a la primera gamberrada. Tenía que probarlo.

Aún así, el juego se hizo de rogar. Cuando salió en PS2 tenía otras prioridades, así que descarté gastar 60€ en él. Para cuando lo portearon a Wii y la 360 estaba muy entretanido con el Tales of symphonia, con lo que volví a pasar de él. La verdad, ya me había olvidado de este juego por completo, siendo total culpa de Steam que lo llegara a probar, pues sus típicamente increibles ofertas me lo sirvieron en bandeja estas navidades. Y cómo lo disfruté.

Para ver este video es necesario tener JavaScript activado y el plugin Flash instalado en el navegador.


La historia nos pone en la piel de Jimmy Hopkins, el típico gamberro de instituto al que ya han expulsado de la mitad de colegios del país. Por ello, cuando su madre se casa por tercera (o cuarta) vez y se larga durante un año de luna de miel, decide enviarle a la academia Bullworth, una de las más duras del país. Poco pasará antes de que Jimmy comience a ser víctica del acoso tanto de alumnos como de profesores, con lo que decidirá meterse de lleno en el mundo del bully (acoso escolar) a fin de ser su nuevo líder y romper definitivamente con esa cadena de abusos a los demás.

De este modo comienza uno de los juegos más atípicos que he probado nunca. En Bully no hay armas de fuego, monstruos o sangre. Simplemente somos un chaval que hará todo lo posible por convertir ese colegio en un lugar justo para todos empleando lo que tenga a mano, ya sea un tirachinas, la tapa de un cubo de basura o una cartel de "Patéame". Para esto, a lo largo de misiones al estilo GTA (veréis muchas referencias a esta saga en el artículo) plantaremos cara a todas las tribus urbanas del internado (pijos, musculitos, nerds...) y a los profesores corruptos del mismo sin dudar un momento en tomar cuantas medidas hagan falta.

Teniendo este objetivo en mente deberemos adaptarnos al sistema escolar, pues Bullworth es un centro educativo con clases diarias, a las cuales podemos faltar siempre y cuando no nos cojan los monitores del centro, pues nos enviarán directos al aula o, en caso de ser reincidentes, a una zona de castigo. Serán estos mismos monitores los que nos vigilarán de no caer en la tentación de rebajarnos al nivel de nuestros compañeros, pues en caso de agredir o acosar a alguien nos perseguirán sin descanso por toda la zona.

Gary, de los mejores personajes del juego.

Por si esto fuera poco, Bully cuenta con un sistema de combate realmente satisfactorio basado sobre todo en el empleo del cuerpo a cuerpo antes que en las armas. Así, podremos realizar agarres, patadas, derribos y mofas a cualquier estudiante o adulto que quiera medir sus fuerzas con nosotros. Es cierto que a la hora de luchar contra muchos enemigos se puede hacer algo confuso, pero en esos momentos será cuando debamos tirar de ingenio para salirnos con la nuestra, siendo algo habitual tanto el empleo de los objetos que nos rodean para atacar como el realizar estrategias defensivas de cara a recuperar el control de la situación (tirar una bomba fétida para aturdirlos y huir, lanzar canicas para que caigan y atacar a los que se mantengan en pie, pagar a algunos matones para que nos hagan de guardaespaldas, huir hacia un monitor y que él se haga cargo de los abusones...).

Pero no está ahí la grandeza de Bully. Canis canem edit (título con el que nos llegó a España) cuenta con un humor típicamente GTA (personajes alocados, situaciones absurdísimas) empleando cuanto tópico estudiantil se encuentre: partidos de fútbol americano, competiciones de popularidad, incursiones en la residencia femenina, la posibilidad de flirtear con las ocupantes de la misma... todo ello nos hará sentirnos como un chaval de 15 años que recordará se año como el más alocado y divertido de su vida.

Pero ojo, todavía me falta por decir una cosa. Sí, Bully es un juego descojonante que tiene personajes y escenas para la posteridad, pero también muestra algo que echaba en falta en muchos juegos: las consecuencias de nuestras acciones. No hablo del típico "como eres malo te persigue la policía", sino de ver cómo la gamberrada que hiciste en una misión para vengarte de ciertos alumnos le ha arruinado la vida a una persona inocente, causándonos auténtico arrepentimiento la escena y sintiéndonos los responsables de hacer algo para subsanar nuestros errores, demostrando una vez más que Bully es una durísima crítica social al acoso escolar.


Con todo, Bully no está ni de lejos exento de defectos: un apartado sonoro pobre (la variedad de canciones es muy baja), un final treméndamente corto e insulso (algo sobre todo doloroso de ver tras unas fases finales simplemente apoteósicas, dejándonos una sensación de "¿Cómo puede haberse terminado ya?" bastante desagradable) y sobre todo la sensación de que, una vez hecho todo, no hay nada que hacer. Esperad que me explico.

Normalmente, al acabar un juego nos quedan más cosas que hacer, ya sea repetir misiones, zonas y/o jefes secretos o simplemente hacer misiones alternativas. En Bully no. Una vez terminada la historia principal solo podremos completar las clases que nos falten (probablemente una o dos), recolectar los coleccionables (bastante fáciles y rápidos de encontrar), hacer carreras (las cuales no podremos repetir una vez hechas, solo la última de cada competición) o hacer recados de la gente (siendo la mayoría de pelea o búsqueda de objetos). Todo ello apenas alargan la vida útil del juego una o dos horas, siendo una auténtica lástima que el juego no nos de la oportunidad de repetir las fases del modo historia o las competiciones en las que hemos participado siempre que nos apetezca.

Aún así, Bully ha resultado ser una de las propuestas más divertidas que he probado en los últimos meses, reconciliándome de cierto modo con los sandbox de Rockstar, pues gracias a él he decidido ahora intentar sacarme cierta espinita que tengo clavada desde hace mucho tiempo: completar el GTA: San Andreas. ¿Lo conseguiré? Solo el tiempo lo dirá. De lo que si estoy seguro es que Bully es el juego perfecto para gente que no está acostumbrada a los sandbox, pues su pequeña ciudad se va abriendo a una realmente buena, de modo que nunca tenemos la sensación de sentirnos encerrados en la ciudad de Bullworth, algo realmente elogiable cuando esa ciudad, al final del juego, es muchísimo más pequeña que la primera zona que visitamos en San Andreas.

NOTA: 8
5
Valoración media: 5 (4 votos)

11 Comentarios:

Tengo una espinita con este

Tengo una espinita con este juego y es que siempre quise jugarlo pero nunca se ha dado la posibilidad,a ver si lo encuentro y lo bajo o algo,pero tiene pintaza desde luego.

Un dos tres... cuatro cinco

Un dos tres... cuatro cinco seis... yo me calmaré... todos los vereis...

Bully

Es un gran juego y una de las mejores cosas que a creado Rockstar. Me gusta los varios mensajes escondidos, como el facto de acabar las clases te dan bonus que te vuelven las cosas fáciles, básicamente dicen “quédate en la escuela y aprenderás cosas útiles”. Este tipo de cosas hizo que los críticos de los videojuegos se mordieran la lengua. Y el ambiente es fantástico, con cosas como la feria o el observatorio abandonado.

Mil aplausos y 5 estrellas

----tIgReTÓn-----

Es un buen juego , con humor ácido , original y muy adictivo , como sule ocurrir con todo lo que produce los chicos de ROCKSTAR

Le tuve ganas a este juego.

Le tuve ganas a este juego. Tiene pinta de ser muy divertido, pero no creo que lo compre a no ser que lo vea por 3 eurillos o así. Quiero tantos juegos y tengo tan poco dinero. ¡Que asco de vida!

Buen análisis. Un saludo y 5*

Tidus

" ver cómo la gamberrada que hiciste en una misión para vengarte de ciertos alumnos le ha arruinado la vida a una persona inocente, causándonos auténtico arrepentimiento la escena y sintiéndonos los responsables de hacer algo para subsanar nuestros errores"

Como se nota que te sentiste identificado con el juego, cariño...  

Un verdadero juegazo,

Un verdadero juegazo, preferi la version de Wii que la de 360 por el control que esta genial, la historia se me hace una critica estupenda.

@

@tiwi

En amazon está a 3 libras para PC, no digo más.

@power

 Kiss

@primus

Ya te digo. Hum.. debería haber incluido eso en el análisis xD

@tigreton

Sí, un gran juego.

|claus

Me remito a mi primera respuesta.

@liz

Ahí ahí, recordándomelo una y otra vez  LMAO

@camino

... pues yo solo probé la de PC xD 

@ Tidus

Sabes perfectamente que te lo recordaré eternamente, cielo. Pero también sabes que a pesar de todo, te sigo queriendo igual Kiss

La verdad es que me gustó

La verdad es que me gustó mucho y estoy bastante de acuerdo con tu análisis. Me fastidió mucho que la prensa lo ignorase y renunciase a analizarlo. 

Sobre lo que comentas de los sandbox de Rockstar, anímate con el San Andreas, que es un juego. El que sí me parece soporífero es el Red Dead Redemption, lo tengo desde hace un año y aún no lo he terminado. 

Ya me he puesto con el SA y

Ya me he puesto con el SA y de momento me está gustando, voy por Las Venturas y me quedé atascado con N.O.E. (que tortura las misiones de Learning to fly, su puta madre) y una de una moto por una excavación, a ver si me pongo uno de estos días y me lo termino.