24 de Abril de 2014
Mayo
10

Mi experiencia NO homosexual con Super Mario (primera parte).

 

 

Mi historia con los videojuegos, o con las consolas, esta ligada a Súper Mario Bros, como seguramente no sea el único. A este personaje le debo horas y horas de diversión y una filosofía videojueguera y sana, si se lleva sin fanatismo (o fanboyismo, o como queráis), que es la de ser Nintendero. Aquí voy a relatar, en 2 o tres entregas, siendo esta la primera, mi experiencia con los juegos de Mario de plataformas (únicamente), mis impresiones, obsesiones y recuerdos de cuando era un enano al principio, luego un adolescente, y por último mi etapa actual, la adulta hasta el último Súper Mario Land 3D. Es por esto por lo que los Súper Mario de plataformas aquí expuestos (todos),  no están puestos en orden cronológico, sino por el orden por el cual yo los fui descubriendo. Espero que os guste y que algunos “abuelos cebolleta videojueguiles” como yo compartan incluso experiencias similares a la mía. Recordar, esta entrada está enfocada UNICAMENTE al Mario Plataformero.

 

 Súper Mario Bros.

 

 

Por entonces yo era un niño Seguero, que todavía no tenía su primera consola pero se pirraba por tener una Mega Drive. Jugaba a las recreativas cuando podía (con 7 años), sobre todo al gran juego de Asterix de Konami. Entonces mi mejor amigo se recogió una consola pirata, una de esas que imitaban a la NES japonesa pero con tropocientos juegos, y claro, no podía faltar el Súper Mario BROS. Desde el primer momento, y aunque me siguió llamando mas la atención Sonic, no pude dejar de pensar en ir a casa de este amigo a jugar a Súper Mario BROS, del cual siempre me tocaba ser Luigi, y también perder, puesto que no era el dueño de la consola y no le tenia el truco cogido como a mi amigo. Me fascinaban sus trucos, sus tuberías secretas, ítems ocultos. Me aterrorizaban los Hammer BROS, Lakitu y sus “pinchones” y los putos calamares…

Prácticamente la experiencia de Súper Mario BROS fue un punto de inflexión en mi vida (no es broma).

Esta era justamente la Family Computer.

 

Súper Mario BROS II (o Súper Mario USA).

Lo descubrí en casa de otro amigo que ya conocí con unos 8-9 años. Este si tenía la NES original, cosa que me resulto curiosa, pues todas las que había visto hasta entonces eran piratillas. Me gustó mucho el juego, especialmente jugar con Luigi y la Princesa, uno saltaba muy alto, la otra volaba. La música se me quedo en la cabeza durante un tiempo, pero también me resulto más raro y difícil que el Súper Mario original, y por supuesto no llegó a encandilarme ni obsesionarme como el primero.

Era tan raro que al final del juego Nintendo nos dice que todo era un sueño.

Súper Mario World

También descubrí esta maravilla a la edad de los 8-9 años.  Yo para entonces ya tenia consola propia, la Game Gear, que mi madre me regaló por reyes, cuando yo la que quería en verdad era la Mega Drive y encima la portátil era mas cara que la segunda (nunca comprendí por qué mi madre hizo eso, pero acepte la consola). En la casa de una también muy buena amiga mía vivía su tío, persona mayor de la edad de mi padre y curiosamente enganchado a los videojuegos. Se compró la Súper Nintendo y básicamente se compraba juegos todos los meses. Claro, el primero que vi en sus manos fue Súper Mario World. Me llamó la atención la cantidad de cosas que podía hacer Mario, y empecé a compararlo con mi idolatrado y veloz Erizo Azul. Mario corría menos y no tenia ese aspecto de chulo que tenía Sonic, pero podía hacer mil cosas más, y sobre todo, tenia un dinosaurio verde que se tragaba todo y podía volar. Alucinante, adictivo, me cautivo de una manera que con solo mirar como jugaban los demás me conformaba, aunque por supuesto cuando el tío de mi amiga no estaba jugando, jugábamos los dos.

Me encantaba los Yoshis de colores del Star Road.

Súper Mario Bros 3

 

Lo conocí más tarde que Súper Mario World con 9 años cuando me hice amigo del que luego sería uno de mis mejores amigos y mi compañero de piso en la Universidad durante 6 años. Tenía la NES original también que vendía su padre en su tienda y muchos juegos originales, pero por supuesto, jugamos al Súper Mario Bros 3. Y me di cuenta que lo único que no me gustaba respecto a Súper Mario World era que no tenia a Yoshi, pero por lo demás, los trajes, los trucos, la música y esa modalidad de dos jugadores donde podías quitarle el turno al otro si pasaba por encima de tu casilla molaba un montón. El traje de tanuki era súper cachondo y nunca me expliqué como mi colega adivinó, sin leerse revistas, trucos tales como el de agacharse en el bloque blanco para traspasar la pantalla y conseguir la flauta (nosotros le decíamos “el pito”).

 

El genial e inolvidable Mundo Gigante.

 

Súper Mario Land II.

 

Si algo tenian los Super Mario de las portatiles, es que los enemigos eran mas originales.

 

Yo seguía con mi desdichada Game Gear, que aunque me gustaba, ya me estaba dando cuenta que los juegos en bicolor de Game Boy eran bastante más divertidos… por no hablar que esta te la podías llevar a cualquier sitio, mientras la Game Gear como no tuvieras un enchufe al lado para conectarla era un suicidio en el consumo de pilas.

Me encantaba Súper Mario Land II. Jugaba en la Game Boy que me intercambiaba una amiga por mi Game Gear cuando venia a mi casa con sus padres. Era parecido a Súper Mario World y, ¡se podían guardar las partidas! Eso con Game Gear no pasaba… me llegué a pasar el juego, derroté a Wario y me lo pasé bomba. Aun estoy buscándolo en las tiendas de segunda mano para volver a tenerlo.

Casi paranoico.

 

Súper Mario All Star.

 

 El cartucho con el contenido perfecto. 

 

Una vez mas, con la edad de 9-10 años, la suertuda de mi amiga con su tío friki (posiblemente el primer geek de mi pueblo), tenia otra joya de cartuchito para, la ya por entonces deseada por mi en perjuicio de la Mega Drive, Súper Nintendo. Fue una pasada el ver como habían remodelado los gráficos de los primeros Súper Mario de NES. Un cartucho único que proporcionaba horas y horas de diversión. Increíble lavado de cara a Súper Mario Bros y Súper Mario Bros 2, renovación de colores y guardado de partida para Súper Mario Bros 3 (y para todos, en realidad), y curioso  y bastante difícil Súper Mario Bros “The Lost Level” (el único Súper Mario Bros que no me he terminado hasta la fecha).

Mierda de seta maligna...

 

Wario Land (Súper Wario Land III).

 

Wario tiene una gama mas amplia de sombreros y disfraces que el propio Mario 

 

No era exactamente un Súper Mario Bros, pero pertenecía al mismo mundillo, y me veo obligado ponerlo en esta lista porque dicho juego ponía la coletilla al final de Súper Mario Land III, que salió en el año 1994, también me dejo gratamente sorprendido. Aun seguía yo sin tener la Game Boy, pero podía jugar a este cartuchito por el mismo método que jugué a Súper Mario Land II. Wario era distinto y un cachondo. Lo suyo no era tanto saltar como destruir. Usaba distintos cascos para transformarse, y aunque el juego era corto, daba para rato completarlo. Desde entonces se convirtió en uno de mis personajes favoritos, y el dueño indiscutible de las plataformas portátiles de Nintendo hasta que apareció New Súper Mario Bros. Necesitaba una Game Boy

 

Wario cornudo. Nunca se supo si tuvo mujer, pero cuernos si. 

 

 

EPÍLOGO DE ESTA PRIMERA PARTE

 

Ya estaba claro que mi Game Gear me aburría más que darme alegrías. Los dos Sonics que tuve para esta consola, el Parque Jurásico, el Dinamite Heady, y el Sonic Drive, entre otros, dejaron de apasionarme, y ya solo me llamaba la atención la Mega Drive, pero no tanto. Por entonces me encapriche en tener mi propia consola pirata y le pedí a mi abuelo de Ceuta (ciudad pirata por excelencia) que me trajera una de allí, esperando al menos tener una consola que tuviera el Súper Mario Bros como poco. En cambio me trajeron una de 8 bits con forma de Súper Nintendo, incluido los mandos, y unos 400 juegos de los cuales casi todos eran repetidos (Popeye I, Popeye II y Popeye III… eran el mismo juego, solo que en distintos niveles, por poner un ejemplo) y para colmo no traía ningún Súper Mario Bros (solo el Mario Bros, que no es lo mismo), y el resto de juegos no ayudaban (prácticamente el juego estrella era Ice Climbers y Donkey Kong)

 

Seguí con esa consola en casa de mi padre casi un año, además de la Game Gear, cuando mi suerte cambió al romperse los cables de la misma y al meter la consola en el coche para al día siguiente mandarla a una tienda de electrónica a que le hicieran el apaño. Se llevaron desdichada consola cuando robaron esa misma noche en el coche de mi padre, junto a un abrigo y quizas la radio (no me acuerdo). Mi padre, al verme disgustado, decidió comprarme por fin la Súper Nintendo a los 11 años, en su prácticamente última etapa de vida.

 

Mi particular lucha interna durante mis primeros años de jugador. 

5
Valoración media: 5 (3 votos)

10 Comentarios:

Fe de erratas

Me aabo de dar cuenta de la pifia ortografica del titulo. No puedo hacer login desde android para solucionarlo. Ruego disculpas,pero podeis reiros. Cuando llegue a asa esta noche se solucionara.

Excelente entrada, me ha

Excelente entrada, me ha gustado mucho. Los únicos juegos de Mario, los plataformeros, que me llegue a pasar y que me viciaron por un muy buen rato, fueron, Supero Mario Bros, Super Mario Bros 3, Super Mario Land, muy original, como dices y el último fue Super Mario 64, toda una obra maestra y uno de los mejores videojuegos que he llegado a jugar. Ya por otra parte, los que he jugado, más no terminado, son, Super Mario World, Super Mario 2, y Yoshi's Island, que vendría siendo el Super Mario World 2 y Wario Land. Nunca los terminé por uno u otr motivo, pero no porque no me gustaran, ya que son excelentes juegos. Espero la siguiente parte. Un saludo.

Me alegro que te haya

Me alegro que te haya gustado Señor Gato. Veo que sigue habiendo problemas con el Login, asi que no se te notificará siquiera este comentario XD. Que desastre de Meri4...

 

El proximo lo haré en unos dias. 

Mi primera videoconsola de sobremesa fue la Megadrive

y siempre me han gustado más los Sonic. Pero guardo gratos recuerdos del Super Mario World en casa de un colega y de los de la Gameboy sobre todo los Warioland que los tengo todos  (hasta los de la color y advance) y que enganchaban cosa mala xDD.

Buen repaso.

Yo también descrubrí esta

Yo también descrubrí esta genial saga en casa de un colega jugando a su NES clónica al genial Super Mario Bros, nos viciábamos muchísimo por aquél entonces (tendría entre 4 y 5 años). Luego yo tuve una Mega Drive y una GameBoy, por lo cual disfruté de los Mario Land (en especial el II) y los Sonics. Aún con ello, casi todos mis amigos tenían la SNES, así que vicié muchísimo el Mario All-Star y el World, mi favorito sin duda fue el Mario Bros 3.

La verdad que fue una época increíble, en parte gracias a la edad en la que la viví, y por las edades que vas añadiendo en tus comentarios, creo que te sucedió igual. Siempre se guardan recuerdos increíbles, y esque lo que te marca a esas edades te marca para toda la vida.

Un saludo y 5*! 

Yo tengo el Super Mario Land

Yo tengo el Super Mario Land 2!!!!!!!!!! Pero nunca sera tuyo! Muajajajaja.

JoseJá y demas señores,

JoseJá y demas señores, aqui esta la "agradable" de mi novia que no me quiere dar Super Mario Land II ni su Nintendo 64 NO estrenada (la mia esta un poco pachucha)... y tampoco le gusta que "haga estanteria" con mis colecciones, jajajaja. encima se cachondea... cuando me pille el Land II de segunda mano se quejara de que me he gastado el dinero en eso :P.

Esos gestos (SMLII Y N64)

Esos gestos (SMLII Y N64) son muy muy feos por su parte, ya sabes, lo mismo deshojando margaritas descubres que no te quiere X'D

Halaaaa! Pero si te iba a

Halaaaa! Pero si te iba a regalar una vitrina del Ikea para todas tus chorraditas!!! Pues ahora nada! :P Y tu, JoseJa, a deshojar margaritas al parque!

Pero mujer, déjale al

Pero mujer, déjale al muchacho el Super Mario Land II, fíjate que carita de pena, no te enternece? no te da lástima? Con un gesto tan sencillo podrías hacerle inmensamente feliz. ^^