19 de Diciembre de 2014
Abr
6

Analizando: Red Dead Redemption (xbox 360)

Categorías: , ,

Se nota a leguas que, conocedores de la enorme potencia que logra poner el motor euphoria (y no solo en el plano más directamente estético) en movimiento de forma acojonantemente armónica, rockstars decidió por todos los medios dar una dimensión más madura, seria y realista a todos sus títulos aunque ello conllevara criticas acidas de sus seguidores más puristas, que pocos, lo que se dice pocos, como que no.

Para ver este video es necesario tener JavaScript activado y el plugin Flash instalado en el navegador.

El experimento (¡redoble de tambores!) no funcionó porque, siendo sinceros, sus deliciosamente polémicas propuestas van vinculadas, por narices, al concepto de sandbox cafre adolescente arcade. A atropellar abuelas porque sí. A cargarte la estética de tu vehículo con infinidad de piezas absurdamente caras para estamparlo en la primera curva y robar otro acto seguido. A saltar de un rascacielos equipados con un jet pack y armados con un bazooka, un bate de beisbol y mucho, mucho estrés acumulado.  A liarla señores, a liarla.

Prueba del fracaso lo tenemos en que gta 4, intentando trascender, queda en tierra de nadie. Con su argumento serio que queda desprovisto de total atractivo en cuanto nos da por saltárnoslo a la torera para pasar de ser un personaje con sus problemas a un dios urbano de la destrucción porque sí. Con sus rollos de internet que nadie mira y su descenso alarmante de opciones, de diversión, respecto a su predecesor. Por intentar trascender rompiendo con todo lo anterior pero asentándose, para tal hito, en las bases de siempre: Gta 4 no es ni más ni menos que una contradicción en si mismo.

Tras esto Red Dead Redemption (rdr de aquí en adelante) es el siguiente paso, y además con la lección aprendida a pesar de lo que pueda inducir a pensar el hecho de haber rescatado para tal intento una saga condenada al ostracismo. Desprovisto de las cosas que no funcionan y con todas las cosas buenas potenciadas lo que nos encontramos es el primer sandbox realmente serio y realista de rockstars. Y para que negarlo, la cosa está bastante bien.

Los méritos principales del juego son claramente narrativos: Rdr nos cuenta la historia del forajido John Marston y lo que en principio parece ser un desfile de todos los topicazos del western empieza a adquirir por si mismo una entidad sorprendente en forma de reflexión sobre como corrompe el poder, lucha de clases, de sexos y, como no podía ser de otro modo con ese título, lucha, venganza y redención. Y para ello utilizando de telón de fondo un oeste en el que todos sus valores empiezan a desmoronarse con una inminente revolución tecnológica.

La historia de rdr es compleja, madura y está repleta de matices. Su final es impactante y merece ser saboreada con paciencia y atención en el mínimo detalle. Solo así se disfruta como es debido. Sus personajes adquieren un carisma inusitado en el medio y cada uno de ellos tiene su propia razón de ser, cosa a la que hay que unir la ya de por si cinematográfica puesta en escena del título.

Llegada la hora de ponerse en faena llega la siguiente cara de rdr, muy buena aunque esta vez si, con sus inconvenientes: Mediante la típica mecánica de sandbox con sus misiones principales, secundarias, optativas y demás parafernalia estúpida lo primero que nos sorprende es la increíble naturalidad con la que todo reacciona a nuestra presencia.

El simple hecho de desplazarnos por el escenario es sumamente gratificante : para correr hay que golpear constantemente un botón a modo que el cansancio de Marston se extiende a nuestros pulgares creando un sorprendente vinculo avatar-jugador o como prefiráis llamarlo.

Para ver este video es necesario tener JavaScript activado y el plugin Flash instalado en el navegador.

No solo eso: Espolear el caballo hasta el límite a menudo implica su muerte, o que nos tire, pero más allá de lo aleatorio de este evento el simple hecho de que se agite molesto o se golpee implicará un oportuno temblequeo del pad. Rdr quiere meterte en un mundo vivo, y por todos los demonios que a base de pequeñas triquiñuelas a menudo difíciles de ver (o percibir) que lo consigue.

Aunque quizás los binomios causa-efecto que creemos a base de nuestra presencia sean lo de menos en este far west tan creíble que nos presentan: Lo realmente grande de verdad, lo que diferencia a rdr de otros burdos intentos, es sobre lo que no tenemos control de ninguna de las maneras.

Rockstars se las ha ingeniado para crear un ecosistema autentico (algún bug tocapelotas aparte), y es la primera vez que puedo decir esto de un título.

Esto va más allá de meras disputas aleatorias en las que intervienen las fuerzas del orden: Cada ente (y hay unos cuantos, créeme) actúa respecto a su propia lógica. Y su lógica consigue ser totalmente diferente a la del resto con asombrosas consecuencias cuando choca con otra. Algo que ni siquiera stalker, gta, far cry o cualquier otro ha logrado ofrecer.

Imagina que llevas atado a tu caballo un personaje inmovilizado que te ha atacado porque tu le has atacado primero. Y que vas con el caballo a una zona nevada, montañosa, llena de osos pardos y prácticamente sin presencia humana. Allí el oso intenta atacar otra presa. De golpe apareces tu con tu caballo y tu rehén. Lo que suceda en los próximos segundos dependerá de ti, del rehén, del caballo, del oso y la presa: así de apasionante e impredecible es rdr.

Lo que tenemos aparte de eso es pura fachada, pero de primera calidad: Un modo historia insultantemente sencillo que consiste en corretear como un pollo sin cabeza en insípidos tiroteos con autoapuntado pero cuyas secuencias mantienen el interés por las nubes, una banda sonora brillante con temas de factura patria y un apartado gráfico llamado a hacer historia siendo posiblemente uno de los dos o tres juegos multiplataforma más espectaculares de la generación y dando como recompensa impresionantes estampas con atardeceres, nevadas y todas esas cosas que distinguen a los juegazos de meros blockbusters de fácil logreo.

En definitiva…

Nota: 9,5

4
Valoración media: 4 (3 votos)

2 Comentarios:

Un juegazo y una obra

Un juegazo y una obra maestra como la copa de un pino. Tanto en libertad de acción , como en libertad moral (ser un forajido o un marshall) su cuidadísima ambientación y su argumento de películón candidato a los oscar hacen uno de los mejores juegos que he tenido el gusto de probar esta generación.

Y uno de los sandboxes más entretenido. Jamás he interactuado tanto con un entorno abierto con este juego... Es todo lo contrario que GTA IV, que para mi fue la sosería más grande y el aburrimiento más descafeinado que he probado en un Sandbox. Se nota que los de Rockstar hicieron gala del título del juego y se redimieron a base de bien con esta obra maestra. 

Y decías tu del "Gun" .... JA!

Gran análisis. 

Un Saludo socio.

PD: Este finde, PX dobles en Gears 3. Ya estas arreglando la consola la conexión  o lo que sea para aprovecharlo. Además, necesito un camarada competente en el online.

 

Pese a que sabes que respeto tu opinión

No estoy de acuerdo en casi nada. Y voy a publicar una entrada en un rato con todas las razones a modo destroyer xD pero quí diré unas cuantas:

Quien dice que la historia es digna de un film de Sergio Leone lo siento, pero no ha visto una puta película de Sergio Leone en su vida. La del Call of Juarez BiB le da patadas por donde quiere. La historia esta muy mal contada y aburre por momentos por el hecho de que hay que hacer "oo" encargos para que te digan donde esta Javir Escuella o el Williamson de los cojones (Le faltó carne para recibir balas, de lo mala ostia que me tuvo dando vueltas de un lado para otro... aparte de que Marston es el hombre menos a tener en cuenta en base a sus amenazas, todos le tienen de mensajero de SEUR y todos le dan por culo y el solo porne cara de duro)

Los personajes estan currados, eso sí, y Bonnie McFarlane me cae de puta madre ^^

La BSO es inexistente... coño, que siempre que estamos en una lucha se repite la misma puta canción todo el rato. Cuando estamos de un lado para otro las mismas melodías... joder, nada de un tema de country, o algo de época de cuando en cuando para variar. Del doblaje de ciertos personajes al mexicano es sangrante para cualquier oreja que la escuche.

La jugabilidad da una de cal y tres de arena. Los desafios son un peñazo y absurdos (¿Que desafío hay en coger 8 higos chumbos?), la IA de los juegos es tramposa como pocas veces se ha visto en un juego, el control y en especial el autoapuntado son a veces mas un engorro que una ayuda, y al cabo de un rato estas hasta los cojones de ir de un lado a otro en el caballo. Y manda cojones que para hacer tránsito rapido haya que abrir el campamento ¿No podrían haber puesto el tránsito rápido seleccionando en el mapa el destino directamente?Me diréis "pero Logan ¡Eso no es realista!" Y yo os responderé: desde que en un juegonadie puede nadar porque muere instantaneamente, desde que en un juego un campamento montado por tí te regenera munición... no me habléis de realismo.

Su multijugador lo salva un poco, y la expansión Undead Nightmare esta un poco mejor resulta.

Para mí un 5, y va que chuta.

¡Saludos y buen análisis, pese a que no concordemos!