20 de Septiembre de 2018

Compartir

Desde esta página puedes compartir -Mamá, tengo miedo. -dijo él (y mamá le dió de hostias). con otros usuarios en internet a través de los siguientes servicios.
Compartir página en...
Buenas Tardes Orugitas!

Con los últimos posts estoy muy en plan remember. No quiero parecer muy viejo (quiero que me imaginéis como un jovenzuelo apolínico con melena), así que hoy voy a plasmar mis pensamientos sobre un tema de actualidad y nada polémico. El feminismo en los videojuegos.

Me ha abierto el apetito un vídeo que colgó hace poco DayoScript sobre este tema. Primero quiero decir que soy el menor de cinco hermanos (todos hombres hechos y derechos). Eso supuso un hastío (diciendo supuso digo supongo) en mi madre que la hizo abandonar toda esperanza y, sin importarle ya mi sexo, me educó de una manera mucho más femenina que de costumbre. O sea que Women Power y todo eso, pero eso si por favor, con normalidad (parezco un político, lo sé, pero no me lapidéis aún).
Tened esto claro, a los que ya somos viejóvenes, no nos van a cambiar. Si tenemos la mentalidad de guisante, aunque haya 10000 conferencias, posts, videoblogs, gente gritándote en las orejas muy fuerte y cintas de casetes que puedas escuchar en una app (guiñoguiño), diciéndote todos en sincronía a lo mantra que no tendrías que ser tan sexista, aparte de volvernos un poco sordos y un poco más locos, seguiremos sintiéndonos mal si vemos en un juego a una prota en vez de un prota, o a una mujer trabajando en algo mínimamente relacionado con los videojuegos que no sea en una feria haciendo de cebo atrayente de testosterona. Si por el contrario nuestra mentalidad ya está en paz consigo misma y no nos hace falta tanto mantra ni hostias, diremos que si está guay y eso pues venga allá que vamos (o como decía un culturista deformado pelo-pincho rubio, "Muy bien, allévoy"), que lo que quiero es diversión!

No hay otra opción. Esto tiene y va a llegar de una manera natural. Y no va a llegar con juegos tipo Assassin's Creed Odyssey (Odyssey, ya see). Va a llegar con juegos tipo Tomb Raider. No los reboots no, el original, el de las tetas que bien podían ser tipificadas como armas blancas. En el primer Tomb Raider en su día ni me planteé que el juego fuera mejor o peor por tener a una chica como prota. Lo que yo quería era que me dieran esa maldita cosa mágica con la que podía apretar un botón y empezar a mover la cabeza para ver el decorado, y lanzarme al agua y empezar a bucear por cuevas antiguas. Esas eran experiencias novedosas en ese tiempo (joder que viejo me siento) que podían atraer a cualquiera, y es ese el camino que se tiene que seguir. Se tienen que crear mecánicas innovadoras, como el Perfect Dark hizo también en su día, con las que la gente que está descubriendo este mundo sienta que quiera jugar a ese puto juego en el que ve una cosa que quizá ni sabía que estaba buscando pero que le ha explotado la puta cabeza al verlo (descripción perfectamente secuencial de sentimientos aparecidos en la persona en cuestión), y a partir de aquí, dependiendo de lo que quieras contar, en el juego de prota le puedes meter a una lesbiana, a un Marcus Fenix, a una enfermera en el turno de noche o a un puto rinoceronte de colorines, que esa gente va a lanzarse allí de cabeza y asimilar de manera natural que el protagonista es este/esta y ya. Pero no vayas a meter a un personaje femenino en el "juego de acción ahora RPG genérico número 6" porque "es lo que toca". Eso no va a llevar a nada. Ése no es el camino.

Tenemos por ejemplo a toda una Amy Hennig con casi 40 años trabajando en esto, que se dedica a hacer un Indiana Jones en videojuego. Y por qué? Porque le apetecía y es lo que le salía de dentro. Quería hacer algo que le gustaba porque es con lo que creció y le motivaba. No hay más. Si por autoimposición hubiera tenido que meter a una chica de prota, no podría haber hecho el juego que ella había imaginado, y seguramente le habría salido rana.

Como fue con Amy Hennig, de manera natural va a llegar gente inspirada con cosas que ni nos podemos imaginar, que nos va a traer su historia y sus personajes ideales para ello. Pero esto no puede, ni debe, hacerse con prisas.
Ya sé sí, ahora mismo en la mayoría de juegos se hacen cosas que se pueden considerar como "cosas de hombres" (véase matar con pistolas, hachas o espadas y a lo tonto, no a lo pensativo y con veneno). Pero ya se está viendo que esto está cambiando (desde antes de que salieran estos movimientos feministas), y esto de forzarlo tanto no creo que ayude mucho. La mujer al final va a hacer lo que quiera, pero a su tiempo (a ver si en otro blog hablo un poco de lo que muchos creen que es machismo en Japón para ejemplificarlo (darme amor y comentad si lo queréis. Después ya si eso y me sale de los cojinetes lo hago o no)). Y si no, simplemente por el crecimiento natural del medio, saturación de antiguos modelos y la diversificación de usuarios deseosos de experiencias diferentes esto va a cambiar (o sea, que puede dar dinero maldito yanqui capitalista rico! (y ya si sois un John Nash en potencia ya relacionareis a su tiempo este rollo que os he metido de lo de "manera natural" y "cuando dé pasta")).
0