18 de Septiembre de 2018

Compartir

Desde esta página puedes compartir Si es que no vamos a llegar nunca a la quinta.... (a la tumba antes!) con otros usuarios en internet a través de los siguientes servicios.
Compartir página en...
Buenas Tardes ratacas!

Perdonad el retraso con el nuevo post, estaba culminando los últimos retoques de mis magníficos y extraordinarios pensamientos sobre Metal Gear Solid V (un poco de meta aquí a lo trailer de Metal Gear), pero es que mi mujer me ha explicado unas cosas sobre una peliculita anime que las tengo que plasmar en algún sitio. Ha cambiado completamente el mensaje que tenía para mi, hasta tal punto de pasar de ser la peli más triste y que me imbuía un sentimiento de lloriqueo de bebé de 3 meses y medio con conjuntivitis y dolor de barriga con hambre y un poco de caca en el pañal, a ser la peli más maligna y con uno de los protas más maquiavélicos que he visto en mi puta larga vida.

Se trata de la Tumba de las luciérnagas. Ahora si la has visto me dirás, y cito textualmente (puedes gritarlo a la pantalla del ordenador si gustes): "pero que dices tío loco! Si los dos hermanitos pobretes son de lo más maltratado que ha pasado por la pantalla de mi televisor! Vete por allí maldito loco delirante desalmado de mierda! Sí mamá soy gay!"
Pues no amiguetes, el puto hermano mayor es la maldad pura, esencia del jugo exprimido del demonio 100% natural y concentrado. Y todo esto se confirmó por su creador Isao Takahata (bueno, lo de la maldad pura lo veo yo como conclusión lógica desde mi punto de vista de humano normal cantante y danzante del mundo).

Primero vamos a ponernos en situación con dos detalles de importancia capital y que poca gente conoce o no le da la suficiente relevancia. Uno, que el mensaje principal que Isao quería transmitir en la película era un mensaje de integridad y de nunca perderse a uno mismo pase lo que pase, y no un mensaje anti-belicista (que también lo hay por supuesto, pero no es lo principal). Dos, la familia de los dos hermanos es rica. Esto en época de guerra no importaba mucho, pero socialmente lo cambia todo. La chiquilla pequeña, Setsuko, quizá no tanto (por un tema digamos de pequeñez), pero el hermano mayor, Seita, ha sido criado como un hombre de clase social alta, y esto va ligado en el Japón de la época a un orgullo que le hace sentir superior a los demás. Esto entre muchas cosas conlleva que en ningún momento Seita pida comida. No se rebaja a mendigar. No porque sienta pena para con las demás personas (ya que en un país en guerra nadie tiene suficiente para él mismo), sino porque cree que si lo hace se perdería a él mismo, su integridad, que es lo que más valora. Esta integridad en él mismo se puede ver también cuando su madre muere. En ese momento él siente que ella la ha perdido al morir intentando escapar de las bombas de forma humillante. Se puede ver que no muestra ninguna emoción (sólo le importa como se siente Setsuko), y no necesita guardarse ningún tipo de recuerdo de ella, ni material ni nada. Incluso después cuando su tía le dice de vender los kimonos de la madre para comprar arroz, él sólo se sorprende de la cantidad de arroz que podrían conseguir y es Setsuko a la que le afecta más (en contraposición, sí que se guarda la caja de caramelos con los huesos de Setsuko dentro, aunque esto tiene un significado mucho más profundo y oscuro también).

Ahora que ya hemos visto un poquito como es este chiquillo del demonio, pasemos a recordar el principio de la peli. Podemos ver al fantasma de Seita mirando, en la estación de tren, a un Seita desnutrido a punto de morir apoyado en una columna. Pero antes de que el fantasma vea a Seita, sólo hay la columna, y en ella se puede ver un cenicero: 
Cenicero que ni ves

Cenicero que no será puesto allí hasta tiempos modernos (chanchanchanchaaaaaan). Con esto el director nos quiere decir que su espíritu está atrapado en un limbo condenado a recordar los últimos meses de su vida una y otra vez. Esto también se intuye al final de la peli, cuando los fantasmas de los dos hermanos están sentados en un banco mirando la ciudad, y esta es claramente moderna. Y porque están atrapados a repetir la historia de su muerte una y otra vez? Sí, por el hermano mayor y sus decisiones extremadamente cuestionables y de oscuro motivo que voy recordando de tanto en cuanto para manteneros enganchados cual J.J Abrams pobre.

Pero antes de saber exactamente el porque, vamos a explicar un poco cómo nos engaña Seita (o en su defecto, el director de la peli (o en su defecto, el autor original de la obra)). En el principio de la película también se puede ver que, cuando el fantasma está mirando a Seita a punto de morir, incluso en esos momentos en que casi nadie tiene para comer, una persona deja un poco de comida a su lado. Es un detalle que el director nos pone aquí para que nos demos cuenta de que la gente desinteresadamente en Japón sí quiere ayudar. Quiere así que nos cuestionemos el por qué se comportan de una manera u otra, y que descubramos por nosotros mismos que los momentos durante la peli en las que parece que todo el mundo está en contra de los hermanos, son sólo consecuencia de las acciones de Seita y su orgullo. Los ejemplos más "claros" son al principio, cuando nunca agradece ni siente humildad ante su tía, rechaza ir a trabajar para ayudar a la familia, compra sus propios utensilios para cocinar y hace su propia comida sin consultar (y deja los platos sucios claro, no los va a limpiar él), cuando ella con lo poco que tiene para su familia, los está cuidando sabiendo de donde vienen y nunca los hubiera echado de casa. Claro que es un engorro para ella y se enfada y rechina, como todos lo haríamos en su situación, pero por cómo está contado nos deja la sensación que ella es la mala malísima. Otro ejemplo es cuando ya después se ve a Seita robando a otros sin intentar pedir antes, y sabiendo que todo esta racionado por tiempos de guerra (cada família recibe su parte). Esto me hizo dar cuenta que toda la película está orquestada desde el punto de vista de Seita, haciéndonos ver en primer plano las cosas que Seita quiere que veamos, y en segundo plano pequeños detalles que Seita quiere que pasen desapercibidos o que simplemente debemos deducir. Por ejemplo, antes de morir Setsuko, él prepara una comida para intentar hacerla sentir mejor, pero ella muere después de comer muy poquito. Entonces se ve como él pasa la noche con el cadáver de la muchacha, y un primer plano de la comida sin tocar: 

Que buena pinta

Parece que nos quiere decir que ha pasado toda la noche acurrucado con ella haciéndole compañía. Pero por la mañana siguiente, en un plano general de la habitación, en el suelo se puede ver el plato vacío:

Pues ya no está!

Aquí el director quiere transmitir que Seita después de la muerte de Setsuko pudo comer porque está aliviado de no tener que cuidar más de ella (si nos damos cuenta de esto, rompe completamente esa sensación de hermano destrozado por la muerte de su hermana que parece que te deja la película). Pero claro, es un sentimiento que no quiere enseñar porque se siente avergonzado y culpable de ello, y por ende este amago del plato vacío.
Otro engaño/mensajeocultodeperturbadomevoyadejarlosojosleyendoes to de máxima importancia se da en el momento de morir Setsuko. Vemos lo que parecen ser recuerdos que tiene Seita de momentos de ella, pero uno en concreto es imposible que haya sucedido en realidad. Cuando se la ve cosiendo una prenda:

Que bonica.... Que psicópata....

Esta tarea sería imposible de hacer por una niña tan pequeña y además de clase social alta, por tener a sirvientes que lo harían. No, esas imágenes sólo están en la mente de Seita. Son un reflejo de los sentimientos de él. Y aquí empieza la parte chunga y oscura. Seita no ve a Setsuko solamente como a una hermana, sino como a una mujer. Y más, está enamorado de ella. Y más, se la quiere comer. Voy a esperar unos minutos a que volváis a abrir la pestaña para seguir leyendo después de vuestra momentánea pérdida de fe en mis palabras del averno.... Vale, vamos a ello.
Esto se sabe por una entrevista que hay con el director y el autor de la semi-autobiografía en la que está basada la peli, Akiyuki Nosaka, que es la persona en la que está basado Seita, y que también perdió a su hermana. Nosaka explica que se acabó enamorando de la dulzura de su hermana y que cuando murió, se sintió aliviado de no tener que cuidarla más. Isao intenta plasmar todo esto en la película, reflejando de una manera interesante como lo vivió Nosaka, sintiendo vergüenza de sus sentimientos e incluso no contando toda la verdad en la autobiografía (ahora semi-autobiografía). Lo de querer comérsela es ya lo que creo un sentimiento muy chungo del señor Isao que viene en consecuencia del "amor" que siente Seita, y que se puede ver al empezar la película. Cuando van en el tren se ve cómo van comiendo lo que creemos que son caramelos, pero que como hemos visto aunque no nos entre en nuestra cabeza porque no tenemos esa mente retorcida necesaria para entender el mensaje del director, son los huesos de Setsuko. Flipa.

Ya aquí yo voy a descargarme y a razonar porque es la maldad pura el Seita este. Hay dos momentos en los que Seita mira directamente a la cámara, a nosotros. Al principio cuando empieza a recordar su muerte, y al final cuando Setsuko se duerme mirando a la ciudad. En los dos Setsuko no ve lo que está pasando. Con esto, Seita nos quiere decir que él está allí por Setsuko. Y además parece que nos mira como juzgándonos, como diciendo "nos tendrías que haber ayudado", cuando toda la culpa desde mi punto de vista es principalmente suya, primero por conducirla a su muerte, y segundo por no preparar un entierro apropiado. Al estar "enamorado" de ella, hace todo lo que le pide, sin plantearse si es beneficioso o no. Es una niña de apenas 4 años con lo que aún no sabe lo que más le conviene, y él lo hace todo por ella. Eso no es amor para mi, es puro egoísmo. Está enganchado a la felicidad que siente al complacer a Setsuko, aunque de una manera subyacente sabe que esto les llevará a su muerte. Setsuko ahora que es pequeña por supuesto que no quiere separarse de su hermano al ser completamente dependiente, pero a la que hubiera crecido habría adquirido su personalidad y se habría separado de él (y ya no quiero pensar que Seita también quería evitar eso). Este afán de conservarla sólo para él hace que Setsuko quede también atrapada en este limbo y no pueda descansar en paz. Seita no hace caso cuando le ofrecen enterrarla en un templo, que es lo que recomiendan para una niña pequeña. Quema su cuerpo por su cuenta y se queda con los huesos.

Pero no son estos dos puntos los que me despiertan este sentimiento de horripilación y odio hacia Seita. Si somos muy pero que muy benevolentes (cosa que yo soy claro) los podríamos llegar a calificar como errores de juventud amplificados al máximo dada la situación en la que están. Lo que me molesta y enerva es cómo me manipuló completamente hasta llorar muy fuerte y sentir pena por ellos pensando que eran unos desvalidos y pobres huérfanos sufriendo los horrores de la guerra. Llegué a odiar profundamente a toda la gente de su entorno y pensar que todos estaban en su contra, cuando en realidad sólo debería haber sentido enfado y rabia hacia Seita. Enfado y rabia por enseñarme toda la historia desde ese punto de vista que parece objetivo pero que en realidad es subjetivo a más no poder, y engañar completamente ya no solamente a mi, sino aún hoy en día tener engañado a casi todo el mundo. Cosa que me parece magnifica y brillante. No espera, es horripilante y aterradora. Vamos que ha pasado de ser una de mis películas favoritas a ser una de mis películas favoritas. Joder.
0