25 de Septiembre de 2018

Compartir

Desde esta página puedes compartir Se me caló al poner la segunda, sorry! (con sustancia) con otros usuarios en internet a través de los siguientes servicios.
Compartir página en...
Mar
7

Se me caló al poner la segunda, sorry! (con sustancia)

Categorías: 
Buenas tardes Jirafillas!

Venga! Después de poner a prueba vuestra paciencia dejando el blog abandonadísimo tal servidor de Lawbreakers durante un mes, y sembrar la duda de mi vuelta en vuestras mentes haciendo por ende que no podáis dormir y en estos momentos estéis muertos a causa del cansancio con vuestro dedo inerte presionando F5 (de aquí vienen mis visitas al blog pienso yo, de gente muerta y fría. Y mi mujer), vuelvo con las pilas cargadas con la continuación de mi repaso a la sagita esta de Metal Gear!

Seguimos pues con la segunda parte, "Metal Gear Solid 2: Sons of Liberty", o en mi caso, "Metal Gear Solid 2: Substance" porque (atención por favor no me queméis en la hoguera que seguro que huelo un poco y os da reparo) yo lo jugué en la xbox! y de mi hermano mayor, que en mi preciosa GameCube sólo salió el Twin Snakes.  
Al no tener yo Internet accesible desde casa y no tener una sobreexplotación de información ni fobia crónica a los spoliers, ya había visto alguna review y avance de la hobby (y mirando sólo las imágenes, que yo sólo leía las etiquetas de los champúes digo a Perez Reverte), por lo que todo eso del engaño master plan de Kojima que si llevabas a Snake todo el rato pero al final no jaja for the players que eres tú tonto, yo ni me enteré, y el cambio de prota lo vi como parte de la historia y me pareció muy natural. A mi me importaba bien bien un pajote y medio a quien llevabas siempre que el juego y su historia estuvieran curradas, es decir, que siguiera la estela del primer Metal Gear pero ampliándolo de maneras inexploradas y sorprendentes, tal tocamientos en zonas de tu cuerpo que parece que tuvieras que tener reparos pero coño, se siente bien, así que no mandé ninguna carta al centro de atención al cliente de Konami quejándome airosamente.
Del juego recuerdo principalmente dos cosas. Su increíble lore que me engancho completamente y de una manera obsesiva tipo conseguir una metanfetamina pura al 99.1%, y su jugabilidad que me dejó un poco pse. Pero bueno, como dijo Estopa que dijo Jack el Destripador, "vamó po partes".
Pulgar izquierdo. Movimiento a la derecha. Presionar select. Hablar con Campbell, Rose, Plisquin, Emma, Stillman, Otacon. Todo el puto mundo. Hacer otra ronda por si acaso. Avanzar dos pasos. Repetir movimiento pulgar. Obsesión. Dopamina. Abstinencia. Placer. Maldito codec... Esto fue gran parte de mi juego, y me encantó. Todos los detalles que te iban soltando los personajes me parecían super interesantes. Las cositas sobre guerras, películas, armas, tecnologías, psicología y historia mezclado todo con cositas de sus personajes me parecieron lo mejor del juego. Recuerdo incluso que en una segunda vuelta de éste, con una obsesión aún más pronunciada usando el codec, me sorprendí (e incluso me enfadé un poquitín conmigo mismo) al descubrir nuevas conversaciones, tipo que el origen del nombre de Vamp venía de que era bisexual y no de que el tío loco tuvo que sobrevivir al derrumbe de su casa (lo he buscado ahora y era una iglesia) bebiendo la sangre de su familia. Cositas del tito Koji.
La otra parte, que no es que no me gustara, sino que no me sorprendió mucho, fue eso sin importancia en lo que se basaban todos los juegos de antes, eso que te da gustico cuando tienes el mando en tus manos, eso que mira por donde comparte la raíz de su nombre con la palabra juego: la jugabilidad! No es que fuera mala ni mucho menos, simplemente no me sorprendió. Las acciones nuevas del personaje yo no las utilicé mucho excepto en las zonas que me obligaban. Y todas las otras eran herencia del primer juego. No vi una evolución en este tema y no me transmitió tanta diversión en ese sentido como en el primero, ya que la novedad es lo que tiene, que la primera vez que lo ves guay pero después ya no tanto.

Pues eso, para mi si me hubieran dado el Metal Gear Solid 2 empacado como una novela visual también me habría gustado, aunque creo eso sí que no acabaría de transmitir lo mismo sin las partes jugables que, aunque sin sorprender, también son importantes. Que eso de entrar en las taquillas y dar besicos a los posters también tiene su qué. Y sí, considero esto claramente como una acción nueva que el juego me obligó a usar en ese momento. Yo no quería dar besicos a fotos de modelos japonesas, pardiez. Bueno mi mujer es japonesa, pero no creo que venga de aquí, no?
0