17 de Octubre de 2017

Compartir

Desde esta página puedes compartir Cuasi Análisis de Batman Arkham Knight con otros usuarios en internet a través de los siguientes servicios.
Compartir página en...
Ago
16

Cuasi Análisis de Batman Arkham Knight

Nuevamente me veo en la tesitura de analizar un juego al que le he echado mis buenas horas pero que, por una razón o por otra, no he llegado a terminar. Lo que yo llamo un Cuasi Análisis. En esta ocasión vamos a echar un vistazo a Batman Arkham Knight, nueva iteración del Batman más popular de los videojuegos, después de los juegazos que fueron el original Batman Arkham Asylum, el genial Batman Arkham City y la precuela Batman Arkham Origins.

 

Este ultimo Origins no fue desarrollado por RockSteady, los creadores originales, y parece que se notó, aunque yo es el único que no he probado. Mientras  en RockSteady se dedicaron a programar este Batman Arkham Knight para volver a dar un golpe sobre la mesa de los superheroes digitales, en esta ocasión para consolas de nueva generación. Acompañadme de nuevo a una nueva aventura de Batman, el regreso a Arkham City, esta vez a bordo de nuestro Batmóvil.

 

 

 

Supongo que a estas alturas todo el mundo sabrá qué esperar de un juego como este pero por si acaso os hago un resumencillo: eres Batman, en tercera persona, tienes libertad para moverte por la ciudad, incluso con algunos interiores de edificios, y tienes dos opciones de resolver los problemas, a golpes o usando uno de los infinitos gadgets y aparatos de los que dispondrás.

 

Exploración entretenida, combate ligero pero satisfactorio y muchas horas de diversion son marca de la casa de los juegos Arkham de Batman.

 

En esta ocasión, y con el cambio de generación, gráficamente es más en todo. Más en tamaño, más en texturas, más en resolución, más en escala. Rocksteady aprovechó bien el tiempo que le dedicó con la pausa que le supuso Origins y consiguió que el juego técnicamente luciera mejor que nunca, y mejor que muchos. Hasta aquí todo bien.

 

La cuestión es que siendo la cuarta iteración en pocos años el apartado artístico, el diseño de producción, aunque sigue siendo de gran calidad, no deja de ser más de lo mismo. Si no te fijas mucho no sabes bien si es Arkham City o Arkham Knight porque el aspecto es muy similar. Hay signos de agotamiento, puede que más en mí que en los desarrolladores, a la hora de volver a una nueva iteración de Batman.

 

 

 

Resumiendo, salvo por el Batmóvil es más de lo mismo. Eso objetivamente no es un defecto, pero en mi opinión, hace que el juego resulte menos atractivo. Vale, me gusta la pasta pero ¿cuántos platos de macarrones puedo comerme? Al cuarto ya me pilla lleno. Eso sí, al que le pille con hambre le va a encantar.

 

 

 

Así que los gráficos son sobresalientes, de lo mejor que ha salido hasta la fecha, con un gran diseño de producción que no puede destacarse más por haberse utilizado ya en demasiadas ocasiones.

 

En el apartado sonoro tampoco hay nada que objetar, doblaje al casellano más que notable, efectos sonoros espectaculares con un buen sistema de sonido y una música que acompaña al juego a la perfección pero que no deja de estar un tanto exenta de carisma ya que no es precisamente la que tarearás sin darte cuenta en el super. Al revés, muy bien implementada pero para olvidar (de hecho yo ya lo he hecho…) Nuevamente de forma objetiva tenemos un apartado sonoro notable, sin nada que achacar, pero, para mí, con poco que valorar por encima de la media salvo el doblaje aunque ¿será mejor el original?

 

Jugablemente es donde el juego explota, y lo hace para bien y para mal. Wayne posee decenas de elementos que le servirán en su cruzada contra el crimen y este nuevo enemigo, el Caballero de Arkham, y dispondrá de su Batmóvil tanto para resolver el intrincado modo historia como las decenas y decenas de aún más intrincadas misiones secundarias.

 

 

 

Vagar por Gotham es una gran sensación, tanto andando, en Batmóvil o aún más de gancho en gancho (¿quién dijo Spiderman?) y planeando. Si te apetece te bajas a machacar de forma espectacular a unos malotes. Con combos sencillos y contraataques serás el más duro de la ciudad, no apto para menores dadas las altas dosis de violencia.

 

 

 

Las misiones secundarias y aún más las principales de la historia te obligan a desarrollar, utilizar y ejecutar una serie de acciones de sigilo, combate y gadgets absolutamente espectaculares. Para mí el principal problema es esa obligación, algo que ya le ocurría a Arkham City. Para avanzar en la historia tienes que hacer una parte sigilosa, combatir después, usar un gadget específico de determinada forma y ahora incluso tener que dar saltos con el Batmóvil.

 

Insisto que al que todo esto le suponga una novedad se sentirá abrumado de la cantidad de cosas por hacer y su resultado, lo malo es que para el que ha gastado ya decenas de horas como Batman empieza a tener una dura sensación de esto ya lo he hecho antes, o para qué tengo que hacerlo así si podría hacerlo de otra forma.

 

 

 

De esta manera donde más brilla el juego que sería en la libertad para poder abordar cualquier parte de la historia o misión, es donde más se ahoga al tener que realizar las misiones principales con el orden y las acciones específicas que nos impiden disfrutar de la libertad llevándonos a una rutina de ensayo y error que flaco favor le hace al juego.

 

Su jugabilidad es muy notable, encorsetada eso sí, abrumadura para el neófito, con mejoras para el gran fan, pero un tanto rutinaria para el que ya lleva tres tazas…

 

En cuanto a historia, no me he acabado el juego, ni siquiera he tenido el impulso de ver el final en Youtube, pero vamos, que Batman es muy bueno, tiene a sus viejos aliados como el Comisario Gordon, para luchar contra un nuevo enemigo, el Caballero de Arkham, así como contra la vieja pléyade de viejos conocidos del mundo del comic y de sus anteriores juegos: un auténtico sueño húmedo para el fan de Batman.

 

 

 

La historia no puede ser un Quijote, pero para mí ni siquiera supuso el impulso necesario para acabar el juego.

 

Y es que aquí llegamos a las conclusiones: Batman Arkham Knight es un juego muy notable, con un excelente apartado técnico y artístico que trata de extender las bases jugables, y su historia, un poco más allás de sus anteriores iteraciones. Ni más ni menos. Eso puede ser algo muy positivo para unos y negativo para otros.

 

 

 

Quizás sea por mi edad, por el hecho de notar pérdida en mi capacidad de sorpresa a la hora de leer un libro, ver una película o jugar un juego, pero este juego no me ha gustado. Es más tengo una sensación similar con juegos como Bloodborne, Uncharted 4 o éste Batman Arkham Knight. La industria es un negocio y aunque se hacen apuestas muy serias y competentes, la búsqueda de repetir la formula anterior, de exprimir (con sentido común incluso) a la gallina de los huevos de oro hace que los juegos sean mucho menos frescos y atractivos. Ejemplos como Gears of Wars, Mass Effect o God of War son también muestra de que aunque puedan suponer éxitos comerciales la continuación sin fin de la formula acaba agotándola.

 

Por no hablar de Fifas o Call of Duty´s y similares…

 

A veces pequeños juegos con ideas frescas me están dejando mejor sabor de boca, aunque no sean contemporáneos ni hayan tenido el mayor presupuesto.

 

Me estoy volviendo mayor, seguro, será la crisis de los cuarenta. Con deciros que lo que me voy a jugar ahora es Odin Sphere Leifhrasir… Ya os contaré.

 

 

0