30 de Septiembre de 2014

Compartir

Desde esta página puedes compartir Análisis: Battletoads (NES) con otros usuarios en internet a través de los siguientes servicios.
Compartir página en...
Ene
31

Análisis: Battletoads (NES)

Categorías: , ,

El análisis de hoy va a servir un poco como el modelo que voy a seguir para los juegos retro. En ellos, considero que es un poco absurdo dedicarme a dividir el análisis por apartados, puesto que quedaría demasiado escueto en muchos de ellos, como historia (casi inexistente si no son RPG), o gráficos (decir que explota la máquina o algo similar me sabe a bastante poco). Por ello, para los retro-análisis voy a prescindir de las categorías habituales, pero solo en el texto, ya que tendrán su baremos final siguiendo el criterio habitual, que podéis ver a la derecha.

Respecto al juego que nos ocupa, se puede decir que es uno de los motivos que nos hace añorar a esa Rare del pasado, antes de que tuviera su explosión de talento monumental con Nintendo 64. Hay que decir que, sobre la época de salida de este juego, las Tortugas Ninja encandilaban a toda una generación de niños y adolescentes, estando en la más absoluta moda. Battletoads surgió un poco como contraparte a éstas, a modo de parodia o de replanteamiento, dando a luz un juego sobresaliente en todos sus aspectos, primero en NES, y luego dando el salto a sistemas como Megadrive o el ordenador Amiga.

Battletoads nos pone en el papel de las ranas antropomorfas Rash y Zitz (nosotros controlamos a una, y un compañero humano puede optar o no por controlar a la otra) en una misión para rescatar a su amigo Pimple, y, de paso, a la princesa Angelica, ambos secuestrados por la malvada Reina Oscura. Deberemos recorrer una serie de niveles en un intenso periplo que tendrá muchos combates con las huestes de la malvada reina, conducidos por un doctor que nos da consejos, hasta poder cumplir nuestra misión. Un argumento muy noventero y recurrente en los juegos beat´em up de la época, como Streets of Rage: excusa, y a zurrarle a todo.

Una de las grandes virtudes de Battletoads es que sabe jugar muy bien con las limitaciones del hardware de NES para ofrecer un juego bastante fluído y con una paleta de colores variada (aunque en tonos ciertamente oscuros) con unas animaciones bastante decentes. Bien es cierto que, en la futura conversión a Megadrive, el juego evidencia su origen "ochobitero" y no está a la altura de las vacas sagradas del sistema, pero, viendo de lo que era capaz la Nintendo Entertaintment System, nadie puede negar que Rare hizo un genial trabajo.

Parte de la culpa la tienen las graciosas animaciones de las que hacen gala los anfibios que controlamos, con patadas y puñetazos realmente exagerados, o incluso ataques en carrera que amplían partes de su cuerpo. Los enemigos no son un alarde de originalidad (de hecho, algunos incluso son bastante tópicos, o incluso se inspiran de manera descarada en las Tortugas Ninja) pero cumplen bien, si bien están por debajo de los propios protagonistas.

La música, viendo lo limitado de NES, podemos decir que cumple muy bien su cometido, es ciertamente pegadiza, especialmente el tema inicial, pero lo cierto es que no tiene ningún alarde significativo, en mi opinión. Los efectos de sonido también son muy básicos, pero en conjunto no desentonan en absoluto. Aunque uno de los temas es probable que lo escuchemos más de lo necesario...

Para ver este video es necesario tener JavaScript activado y el plugin Flash instalado en el navegador.


Para ver este video es necesario tener JavaScript activado y el plugin Flash instalado en el navegador.


En cuanto a su jugabilidad, es donde Battletoads brilla pues, aunque no aporte nada especialmente notorio al género beat´em up, sí que tiene un compedio de grandes ideas con lo limitado de sus movimientos. Solamente con un botón de salto y otro de ataque, es capaz de combinar combos aéreos con ataques en carrera, casi siempre devastadores, pasando por el típico combo del género. Es muy recomendable aprender a dominar los ataques en carrera o determinadas combinaciones para ciertos enemigos, porque se puede ahorrar tiempo.

Lo mejor que tiene el juego es su variedad, pues hay pocas fases que se parezcan entre sí. Podemos encontrar una fase común de un beat´em up, para dar paso a otra que es un descenso por una cuerda, mientras van apareciendo continuamente enemigos por los laterales, siendo el balanceo de un lado a otro casi fundamental para no salir mal parado. Y es que en Battletoads es sencillo perder los 6 cuadros de salud y las pocas vidas con las que se empiezan, debido a que no es precisamente un juego fácil.

Parte de la culpa de esto lo tiene una de las fases más recordadas del retro-gaming: la fase de la moto. Simple y llanamente, algo falla ahí, porque es una empresa difícil de superar (y es solo el tercer nivel) debido a la velocidad que puede llegar a alcanzar el juego al final del recorrido. Y es muy sencillo caerte en un salto mal calculado (ya que vas pasando de plataforma en plataforma). Hay obstáculos que esquivar, otros que saltar, o incluso rampas en el aire, rozando el absurdo y haciendo que se pierda la paciencia. Es una fase que aparece en juegos posteriores de la franquicia, como el Battletoads VS Double Dragon, pero mucho más suavizada.

Para ver este video es necesario tener JavaScript activado y el plugin Flash instalado en el navegador.


Quitando esta fase, el juego hace gala de una variedad de niveles absolutamente asombrosa para el género. Podemos decir que no hay un nivel que se parezca a otro, y eso ya es algo muy de reseñar para el juego. Desde carreras por el agua, a las propias motos, pasando por fases con corte plataformero. Hay una en particular en la que debemos ir saltando en plataformas móviles que, además están electrificadas en ocasiones, que me resulta una de las experiencias más complicadas de los 8 bits.

Por contra, sí debo decir que hay algunos jefes que no están a la altura del nivel al que dan fin, siendo sencillo aprender sus patrones y aún más fácil derrotarlos, ya que puedes encadenar combos de manera absurda. Por lo demás, podemos decir que Battletoads cumple su cometido a la perfección. Es un juego realmente divertido, desafiante, y muy muy variado, que logra mantener enganchado al jugador. Oculta incluso pequeños secretos, en forma de warp zones ocasionales, de esos que tenían los juegos antes y tanto se echan de menos.

No es un juego perfecto, pero es quizá, junto a Double Dragon, de los mejores Beat´em Up que tuvo NES, y un más que digno miembro del género para Megadrive. En la parte técnica, con alardes en NES, algo más corta en los 16 bits, un audio más o menos resultón, y una jugabilidad endiablada, hacen de Battletoads una propuesta que, lejos de ser un mero plagio de las Tortugas Ninja, logra aportar una personalidad propia que los hizo igualmente populares por méritos personales. La saga, como Rare, está abandonada, pero quién sabe que puede deparar el futuro. Mientras, podemos disfrutar sus múltiples entregas.

Historia: Nada que destacar, una mera excusa para empezar. Sin embargo, logra tener bastante credibilidad, con pequeñas frases entre nivel y nivel. Las ranas tienen mucha personalidad. (-)

Gráficos: Para ser de NES logra cumplir bastante bien, ya que no parece de su generación. Los enemigos no están a la altura de los protagonistas, son un poco genéricos, pero en norma general posee un buen balance en este apartado.(8.5)

Sonido: Salvo algún que otro tema, lo cierto es que no es el apartado que más destacaría de él. Tiene sus picos de brillantez, pero al menos no desentona. (7.75)

Jugabilidad: Si el juego no tuviera el problema de esa fase infernal de la moto, y los jefes tuvieran una dificultad general mayor, estaríamos ante el beat´em up perfecto, porque logra un balance perfecto entre jugabilidad simple y adictiva y variedad. Hay pocas fases que se parezcan, y, dado el género, es algo muy loable. (9)

Otros: Es de destacar como, a pesar de inspirarse en las Tortugas Ninja, se diferencian de ellas. Tiene warp zones y pequeños guiños como los Space Invaders que te sacan una sonrisa y te ayudan a ir superando un juego en el que no puedes guardar. Pocos extras, tiene cooperativo (ni se te ocurra hacer la fase de la moto así) (8.75)

NOTA: 8.6/10  

 


Y este ha sido el retro-análisis de hoy. Va a ser un poco la tónica de estos textos, más ligeros que los análisis de esta generación, generalmente analizados de acuerdo a la versión original, y no creo que muy abundantes, porque los juegos retro que he jugado, en su mayoría, necesitan de cierto tiempo para un texto realmente como quiero que quede. Battletoads es el pistoletazo de salida a estos análisis más "light" en contenido, pero iguales en intención y ganas.

 

Gracias por tu tiempo, y por leer este artículo.

Un saludo.

5
Valoración media: 5 (2 votos)