30 de Agosto de 2014

Compartir

Desde esta página puedes compartir Retro Análisis: Tumblepop con otros usuarios en internet a través de los siguientes servicios.
Compartir página en...
Mayo
19

Retro Análisis: Tumblepop

-
Tumblepop fue uno de los grandes arcades desconocidos de principios de los noventa, eclipsado por otros títulos de corte similar pero de mucho mayor éxito. Recuerdo con especial cariño a este videojuego, pues es uno con los que empecé a iniciarme en este mundillo.
-
ABRA CADABRA, MOTHERFUCKER
-
Este juego, que tiene muchas similitudes con otros grandes como Pang y Snow Bros., nos mete en el pellejo de dos hermanos que, armados con aspiradoras gigantes al más puro estilo Ghostbusters, se dedican a limpiar -literalmente- de alienígenas y otros monstruos todo el planeta.
-
Este título, como la mayoría de videojuegos de su época (y más teniendo en cuenta que es un juego de recreativas) no tiene ningún tipo de trama. Como se acaba de mencionar, los jugadores encarnan a los hermanos que deben erradicar la invasión de monstruos y alienígenas que asola el planeta. La típica excusa que da pie a que realicemos todo tipo de virguerías con el joystick y unos poquitos botones.
-
Los sprites coloridos que posee el juego tienen un aire muy cartoon, y son resultones y simpáticos. Los dos protagonistas, así como los enemigos y los jefes finales se mueven con soltura y relativa fluidez.
-
ALLAHU ACKBAR
Asímismo, los fondos de cada escenario están bastante bien detallados, las comparaciones con Pang resultan inevitables. Se nos suele mostrar un monumento representativo del nivel en cuestión (como podéis ver en las imágenes, aparecen el Cristo Redentor, la Torre Eiffel, las pirámides...).
-
La variedad de enemigos es más que decente; luchamos contra robots, momias, payasos, aliens... siendo este un punto muy a su favor. No hay ningún tipo de scroll, los niveles ocupan toda la pantalla, y de este modo tenemos visible en todo momento tanto a los enemigos como a los items y plataformas por las que movernos. 
-
La melodía principal del juego es pegadiza y no llega a aburrir en ningún momento. Esta es remixada según el nivel en el que estemos. ¿Qué quiere decir esto? Que si, por ejemplo, estamos en los niveles de Egipto, al tema principal se le añaden arreglos  «desérticos» y de música árabe; en el nivel de París, se le añade un fragmento de La Marsellesa al principio, y así. En definitiva, la banda sonora es noventera a más no poder. Los efectos de sonido también cumplen, y las vocecillas de los personajes (ese mítico «¡AAAGH!» que berrean los hermanos al morir) resultan graciosas.
-
FUCKING JAPANESE PEOPLE
-
Sin duda, la jugabilidad era el apartado más solido juego. Este título era simple a más no poder: con un botón saltamos y con otro aspiramos a los enemigos con nuestra aspiradora hi-tech de la teletienda.
Al tener mucho tiempo a un enemigo retenido en el tanque, o al retener a muchos enemigos, corremos el peligro de que esta estalle, con la consiguiente pérdida de una vida. Una vez en nuestra aspiradora, hemos de soltarlos para eliminarlos, pudiendo usarlos además como proyectiles para eliminar a más enemigos.
-
La mecánica del juego se basa en avanzar nivel tras nivel, exterminando a todos los enemigos para llegar al enfrentamiento contra el jefe final del escenario en cuestión, y así pasar a la siguiente zona. Como curiosidad, hay un contador invisible que llegado a cierto tiempo, una especie de vampiro con muy mala leche hace acto de presencia en el nivel, persiguiendo implacablemente a nuestro personaje. Si nos toca, adiós a una vida.
-
Remember: no russian
-
Podemos obtener diversos power ups como invulnerabilidad, una nueva arma que sustituye a nuestra aspiradora por una especie de láser que mata a los enemigos al tocarlos, dinero que aumentará nuestra puntuación, y letras aleatorias, que si conseguimos formar la palabra «TUMBLEPOP» que se muestra en todo momento en la parte inferior de la pantalla, hará que viajemos a una fase de bonus.
-
El número de niveles es variable. Me explico: al principio del juego podemos escoger qué mundo visitamos en primer lugar, siendo luego la transición entre los mismos en el sentido antihorario. El primer mundo que escojamos tendrá cinco o seis niveles, el segundo uno más que el anterior, el tercero otro más que el anterior... hasta que completemos todos los niveles terrestres y viajemos a la jodida luna, donde nos esperan los malos de verdad y nos enfrentaremos a todos los jefes finales del juego de nuevo, en un más que clásico y épico boss rush.
-
El juego en solitario era ya de por sí bastante entretenido, pero en cooperativo aumentaba su diversión bastantes enteros, amén de reducir la dificultad considerablemente. Así, esta opción se volvía más que recomendable si teníamos intención de completar este juego en los salones recreativos.
-
'MURICA FUCK YEAH
-
Sobre la duración, pues no diré nada que no se sepa ya. Hablamos de entre cuarenta minutos y una hora de juego, un tiempo de juego estándar para la época en este tipo de videojuegos. El juego se hacía ameno y divertido, pese a su propuesta simple y para nada innovadora.
-
Estamos ante un arcade mítico y entretenido, que nos hará pasar momentos inolvidables (más aún si jugamos junto con un colega). La jugabilidad es a prueba de bombas y es uno de esos juegos sempiternos a los que no se les nota el paso de los años. Totalmente recomendado para todo tipo de jugadores. 
-
Nota: 8
-
4
Valoración media: 4 (4 votos)