23 de Junio de 2018

Compartir

Desde esta página puedes compartir Batman: El Caballero Oscuro, una oscura, profunda y reflexiva Obra Maestra con otros usuarios en internet a través de los siguientes servicios.
Compartir página en...

Sabía que debía hacer una crítica de esta película, aunque soy consciente de que servirá de poco considerando la cantidad de ellas que hay por la red. La media que tiene la película entre mis amigos en Filmaffinity (6.8) me ha impulsado a escribirla y a intentar defender lo que la gran mayoría de la gente ha aceptado, y es que "El caballero oscuro" no es una adaptación de un cómic, sino una tragedia griega filmada con un nervio y un talento del que muy, muy pocos directores pueden presumir. Christopher Nolan, para variar, nos regala un film magnífico, épico, con múltiples lecturas, logrando aquí su trabajo más redondo y posiblemente ése que nunca podrá superar.

Por que “El caballero oscuro” trasciende de su propio origen y se convierte en un thriller de los que salen uno cada muchos años. Una nueva “Leon, el profesional”, una nueva “Seven”, una nueva y reflexiva aportación al género, mezclando sabiamente lo viejo con lo nuevo, cogiendo elementos del cómic y trasportándolos al mundo real, haciendo “arder el mundo”. Como decían por ahí, ‘lo más gracioso es que si pones el telediario te encontrarás lo mismo que muestra la película”.


El guión es sencillamente sublime. Condensar tantos cómics y armar un puzzle de forma lógica y coherente es complicado, pero más aún es presentar tantos personajes y hacerlo dándole profundidad y humanidad a todos y cada uno de ellos. Los tres protagonistas de la función son Joker, Harvey Dent y Batman, pero no se quedan atrás otros como el teniente Gordon o el siempre genial Alfred. Escritos con talento e interpretados con convicción por dos de los mejores actores jóvenes vivos (Bale y Eckhart), y por uno fallecido, Ledger, que destapa aquí una interpretación antológica. Nicholson estaba disfrazado de Joker en la película de Burton, pero Ledger es Joker, sin más.

Más allá de alabar las labores de dirección de Nolan, que son muchas, habiendo arreglado el principal problema de Batman Begins –las escenas de acción-, o las interpretaciones, sigo pensando que el guión es lo más destacable del conjunto. Hablaré más detalladamente de ello en el Spoiler, para no estropear detalles a nadie.

Pero en resumen –para los que no la hayan visto-, “El caballero oscuro” es una Obra Maestra del cine moderno. Es CINE con mayúsculas, está magistralmente dirigida, brillantemente interpretada, tiene uno de los mejores guiones de los últimos años y posee una BSO que pone los pelos de punta. No es la mejor película de la historia, ni lo pretende. Pero como secuela, como película comercial masiva, como film de acción, como película en general, no sólo está bastantes décimas por encima de la media, sino que marca un punto de inflexión que, al igual que ya hizo Batman Begins, será difícil superar.

A PARTIR DE AQUÍ HAY SPOILERS

Como casi siempre, cuando una película cojonuda tiene éxito, le salen varios detractores que intentan darle la vuelta a las cosas para justificar que las altas notas se deben al “hype”, a las “expectativas” o, en este caso, a la muerte de Ledger. Lo curioso que ha pasado con “El caballero oscuro” es que estos fallos encontrados no pertenecen al film, sino a la percepción de cada uno de según qué cosas, o al hecho de estar pensando en las musarañas en lugar de prestar atención a la pantalla. He visto la película dos veces en el cine, la primera disfrutando y saboreando cada minuto, y una segunda verificando si verdaderamente había algún tipo de error. Y este segundo visionado, el más enriquecedor –como pasa con El sexto sentido- ha sido suficiente para confirmar que no: Nolan no deja ningún cabo suelto, todo tiene sentido, absolutamente todo.

Para empezar, la gente se queja de que Dent le quite la pistola al tío de la mafia que le apunta en el juicio. Ok, perfecto. Antes de quitársela, el tío le dispara dos veces, y como no tiene balas, Dent se la quita de forma “heróica”. Atended a los efectos de sonido, que para algo están. Sobre Dent hay muchas más quejas, como que usa la monedita sólo cuando ya está convertido: falso. Lleva usando la moneda desde el principio, y de hecho hace alusión a que ya la utilizaba mucho tiempo antes, como cuando tuvo la primera cita con Rachel.

La progresión del personaje de Dent es otro de los “errores” comentados. Dicen que es instantánea, que se hace de golpe, que verdaderamente no hay un cambio poco a poco, sino de sopetón: falso. A los 50 minutos de película, con la muerte de Gordon, Dent se cabrea y secuestra una furgoneta con el chiflado de Arkham. Ahí ya empieza a asomarse al lado oscuro. Media hora más tarde, sucede lo de Rachel y continúa su progresión: muere Rachel, la rabia aumenta, y la libera parcialmente en la escena del hospital. Cuando un loco está… loco, y acaba de sufrir un trauma, es fácilmente influenciable. Joker lo consigue, le pone de su lado, le insta a implantar una anarquía: se convierte en Dos Caras. ¿Era necesario lo de la familia de Gordon? Sí. Con él empezó todo, con sus policías corruptos, con su muerte ficticia. El primer acercamiento de Dent a esa segunda mitad se genera con Gordon, y con él finalmente intenta pagarlo.


¿Más “errores? Pues a ver, según parece la escena de los barcos es inverosímil por que los presos son unos cabrones y no deberían tener sentimientos. Pues no sé, pero desde mi punto de vista Nolan intenta demostrar que en situaciones límites la humanidad está por encima de todo. Los presos están esposados y los policías tienen armas, es normal que no intenten un botín. Los pasajeros normales montan un lío: Se muestran dos caras de la moneda, alusión a Dent, pero a su vez ambas son la misma: nadie tiene huevos a hacer explosionar a los demás. La humanidad se superpone a la supervivencia, y es que en cualquiera de los dos casos, pulsar un botón supone la muerte. Para los presos la vida les da igual, no van a salir de la cárcel. Para los habitantes de a pie, la culpabilidad acabaría con ellos, puesto que se convertirían en lo mismo que han eliminado pulsando el botón..

También la gente se queja de que es inverosímil que un tráiler de carga pueda alcanzar a un coche patrulla en una persecución por la carretera. Pues no sé, pero me da que en un túnel, con un coche delante y otro detrás, un furgón, aunque sea un coche de fórmula 1, no podrá sacar provecho de su velocidad, dado que está entre dos vehículos más. De todas formas, en varias secuencias se ve cómo el tráiler donde va Joker se queda atrás, momentos en los que, para frenar el furgón, se carga los vehículos que tiene delante, hasta llegar al final, donde se entromete Batman con la batmoto esa.

¿La relación de Rachel y Wayne? Sí, vale, está tratada de forma superficial, eso es indudable. Pero tampoco es un error grave. Y el final, no puedo dejar de mencionar el final, un final perfecto, brutal, que deja sin aliento. ¿Por qué no culpar a Joker? Pues básicamente porque Joker estaba en otro sitio, estaba capturado en el momento en el que Dos Caras eliminó a las “cinco víctimas” (los dos polis corruptos, el mafioso –Eric Roberts-, su chófer). El quinto cadáver es el suyo propio. Culpar a Joker de eso si que sería inverosímil. Batman asume la responsabilidad, Dent pasa a la historia como un héroe, Batman como un villano. Es un sacrificio necesario, digno de lo que necesitaba Gotham. Y ya está, no hay más.

FIN DE SPOILERS


Nolan ha creado un film redondo, una película que no tiene ninguna laguna, que dura 150 minutos y parece hora y media, que enlaza perfectamente, sin agujeros por ninguna parte. Fastidia, ¿eh? Pues nada, qué le vamos a hacer. Lo mismo pasó con James Wan y su Saw, o con Fincher y su Seven, o con Singer y su Sospechosos Habituales. Algún día Nolan será reconocido, y Batman El Caballero Oscuro, será considerada la Obra Maestra que verdaderamente es, una joya en su concepción, realización, y resolución. Pero bueno, siempre habrá quien piense que Spider-Man 3 es mejor, alegando que prefiere las películas “profundas”. Ironías de la vida.
3.6
Valoración media: 3.6 (5 votos)