18 de Octubre de 2017
Mar
23

Crítica: Dallas Buyers Club

 

-Ficha Técnica

-País de orígen: E.E.U.U.

-Año: 2013

-Dirección: Jean Marc Vallée

-Producción: Robbie Brenner, Nathan Ross, Rachel Rothman

-Guión: Craig Borten y Melisa Wallack

-Fotografía: Yves Bélanger

-Edición: John Mac MacMurphy y Martin Pensa

-Reparto: Mattew McConaughey, Jared Leto, Jennifer Garner

 

Tras perderme otro peliculón como fue “El Lobo de Wall Street” hace unos meses, estaba claro que no me podía perder  la otra gran película de los Óscar de este año. Así que el otro día me dio el venazo ultragafapasta  y me fui a ver Dallas Buyers Club en Versión Original subtitulada (Dios, eso ha sonado más Hipster todavía…) y tengo que confesaros algo.

No soy un tío al que le gustan los dramones. La verdad, no soporto las típicas películas que tratan de sacarte la lagrimilla fácil para poder sonsacar los Óscar más fácilmente a los de la academia. Son prepotentes y ya es todo un topicazo. Pero Dallas Buyers Club se ha convertido en una de las mejores películas que he visto este año. No solo porque es un dramón que me ha cautivado, sino que ha sido uno de los pocos que ha conseguido hacerme reír y hacerme reflexionar a partes iguales. De los que consiguen entretenerte y sacar tu lado más reflexivo de forma ecuánime. Y todo ello acompañado con una de las mejores interpretaciones que se ha marcado Matthey McConaughey.  Si queréis saber por qué, seguid leyendo:   

 

 

La historia trata sobre Ron Woodrof (interpretado magistralmente por McConaughey) un paleto vaquero de rodeo, drogata y putero a más no poder. Un tío homofóbico, misógino  y que piensa más con su polla que con la cabeza. Pero todo cambia cuando en 1985 le diagnostican que ha sido contagiado con el SIDA. Desde ese momento, su vida da un giro de 180 Grados y se embarca en la cruzada de conseguir todas las medicinas posibles que puedan ayudarle a combatir su enfermedad pero que, por desgracia aún no han sido aprobadas por el gobierno. 

Pero poco a poco pasa de ser una cruzada personal, a una forma de ayudar a medicarse a todos aquellos que también han contraído la enfermedad, fundando el Dallas Buyers Club. Y este cambio es impresionante, pues somos testigos de primera mano como un personaje tan paleto, homofóbico e hijo de puta como Woodrof poco a poco acaba concienciándose  y respetando a la comunidad gay. Una transformación gradual que nos muestra de lo que es capaz de hacer el ser humano cuando empieza a comportarse como tal. O de cómo te cambia la perspectiva y la forma de ver las cosas, cuando te das cuenta de que tu vida podría estar a punto de acabar.

 

 

 

Pero antes de nada, en primer lugar hablemos de cómo a un espectador como yo, que es más de tiros, explosiones y 0 pensamientos, le ha conseguido entretenerle lo que a priori parecía un biopic dramático y aburrido de película. Pues bien, la razón es sencilla: Humor Negro. Pero mucho, muy bestia y totalmente descarado. Continuamente la película será un descojone total gracias a la personalidad de Woodrof y las situaciones que se le presentan. Entre que es un paleto de rodeo homofóbico, que vive como le da la puta gana y no le rinde cuentas a nadie y las situaciones tan tronchantes a las que se enfrenta a lo largo de la cinta, muchas veces llegas a pensar que esta es una cinta de comedia disfrazada de drama. Y ambos géneros tan distintos los logra combinar de una forma excelente.

¿Queréis ejemplos? ¿Pues qué os parece cuando Woodrof intenta pasar por la frontera de México toneladas de drogas disfrazado de cura y alegando que son de autoconsumo? O cuando se encuentra por primera vez en el Hospital con un Travesti y le dice que no quiere a una “Campanilla” en su habitación? Por no hablar de cuando el muy cabrón les hace un calvo a la Administración de Alimentos y Drogas por sus santos cojones. Toda la película es un absoluto despolle gracias a la personalidad tan bestia y descarada de Woodrow.

 

 

Y también lo es gracias a la increíble interpretación de Jared Leto como Rayon, el transexual compañero de negocios de Woodrof en el Dallas Buyers Club. Compañero con el que al final entrelaza una gran amistad. La química que hay entre los dos personajes es impresionante y genial. Imaginaros las situaciones tan hilarantes que pueden tener una prostituta transexual y travestida y un paleto homofóbico y retrógrado como Woodrof. 

Dios, todavía me estoy descojonando al acordarme de cuando Woodrof le apuntaba con una pistola en los huevos a Rayon, alegando que podía hacerle ese cambio de sexo que tanto quería “De la forma Tradicional” Es un despolle tras otro y podría tirarme hablando de escenas como esa todo el día, pero no quiero arruinaros la película. A donde voy es que la pareja Leto-McConaughey es responsable de los momentos más hilarantes de toda la cinta. Pero a la vez también es responsable de los más reflexivos y dramáticos que se nos presentan en la película. Ya que su amistad es la piedra angular por la que Woodrof cambia su opinión respecto a los Gays, los respeta y se solidariza con ellos. En resumen, es una pareja tan divertida y cómica como profunda y reflexiva.

 

 

Y ya entrando a comentar el potencial reflexivo que tiene esta película, lo cierto es que te invita a profundizar sobre varios temas a la vez y los presenta de una forma muy clara e inteligente, sin llegar a pisarse ninguno entre tantos que plantea. No digo que esto sea nuevo, pero me conmueve el ver como la película haya planteado tantas problemáticas tan variopintas a la vez sin que llegue a resultar caótico y consiguiendo el desarrollarlas plenamente sin liar al espectador. Problemáticas reales que han sido la característica de la sociedad en los años 80.

Ya desde el minuto 1 se nos presenta el problema del SIDA. El pánico social y moral que planteaba una enfermedad que en ese momento era desconocida y de la que no se sabía mucho de cómo se contraía. De cómo al enfermo de de Sida, le precede una muerte y vacio social atroz en el que todas las personas y amigos en los que más confiaba se van alejando poco a poco de él, como si se tratara de un leproso altamente contagioso. Esto lo vivimos de primera mano desde la perspectiva de Woodrof. En donde sus compañeros de trabajo y de los que entonces creía que eran “sus amigos” no quieren saber nada de él, como si tuviera la peste bubónica…

 

 

Y al mismo tiempo también se nos presenta el problema social que vivió la comunidad gay en los 80. El miedo y rechazo social que tuvo que soportar al ver como se les colgó el San Benito de ser los responsables directos de la propagación de la peligrosa enfermedad inmunológica. No en vano se la llegó a llamar “La Peste Gay” Transformando a los Homosexuales en los nuevos parias de la sociedad del siglo XX.

Y, aunque estadísticamente no era del todo falso, era una barbaridad ver como en aquellos años, al contraer el Sida ya te colgaban la etiqueta de “Maricón” de por vida, aun siendo completamente heterosexual (Cosa que le ocurrió a Woodrof) Y viceversa: El que el hecho de que ser homosexual, con eso ya te colgaban la etiqueta de enfermo de Sida y te convertías en lo más próximo a un leproso al que nadie quería se quería acercar… Es interesante ver como esta película te hace profundizar sobre cómo la sociedad reaccionaba tan patéticamente ante lo que fue una pandemia: Con pánico, señalando con el dedo, estigmatizando y haciendo el vacio. Como si no hubiéramos aprendido ni evolucionado nada desde el siglo XII.

 

 

Pero sin duda el tema más interesante y el que más invita a reflexionar es el tema de las compañías farmacéuticas. El cómo esta panda de hijos de puta codiciosos ven esta nueva enfermedad como un negocio y una mina de oro que hay que explotar. Es interesante a la par que desgarrador ver como estos cabrones se aprovechan de la desesperación de los enfermos y les cobran los medicamentos para combatir la enfermedad a precio de oro. Medicamentos cuya eficacia contra el virus no está probada y que solo sirven para comprobar si es que de verdad funcionan o no.

Dejándonos claro que, lo que en realidad quieren las farmacéuticas es usar a los enfermos de Sida como sujetos de prueba y conejillos de índias, mientras les espolean y les quitan hasta el último céntimo. Y encima con todo el amparo de la ley, pues estas farmacéuticas se respaldan bajo las leyes del gobierno de los EEUU, usandolas como arma para monopolizar la industria farmacéutica y así no tener ninguna competencia que les impida jugar con las vidas de la gente a favor del todopoderoso Dólar. Pero lo que más me impresionó es que esta película esboza un problema que está de total actualidad aún a día de hoy. El derecho a querer tratar tu enfermedad, sin que te desbalijen por ello.

Y para concluir he de decir que hice condenadamente bien en verla en Versión Original. No tengo nada en contra del doblaje (Es más, soy un defensor a ultranza de él a toda costa) pero he de admitir que gracias a la VO pude presenciar de primera mano la magistral interpretación de McConaughey como Woodrof. Verle bordando ese acento y actitud de paleto sureño a la perfección, mientras se marca escenas dramáticas y desgarradoras al mismo tiempo es algo que en la versión doblada no puedes disfrutar. Es algo que el actor de doblaje podrá emular, pero jamás lo podrá interpretar. Algo por lo que McConaughey se ha merecido con todo su derecho el Oscar.

 

 

En resumen, una película cuyo humor negro, espíritu burro y macarra, nos sacará una buena sonrisa, pero que al mismo tiempo también nos invitara a reflexionar continuamente de una forma inteligente, elaborada y bien desarrollada. Y encima todo ello redondeado por las mejores interpretaciones de Matthey McConaughey y Jared Leto hasta la fecha. Yo no sé vosotros, pero una cinta que hace que me descojone, pero al mismo tiempo consigue hacerme reflexionar sobre problemas sociales, enfermedades, el respeto, la dignidad, la libertad sexual y la comprensión no puede ser otra cosa que una gran película.

NOTA: 9

 

 

Bueno, esto es todo por hoy. Espero que hayáis disfrutado con la crítica. Un Saludo a todos.

 

5
Valoración media: 5 (1 voto)

6 Comentarios:

Paleto con Sidote

Esta película no me llamaba la atención, quizá por la poca publicidad que se le ha dado en España o porque pongo poco interés en lo último que sale en la cartelera últimamente. A excepción de 300: El Origen de un Imperio, que la fuí a ver el día del estreno, por supuesto. Te la recomiendo. Menos seria que la primera, pero con mucha sangre, testosterona y Eva Green. O dios, Eva Green...

Pero después de leer tu entrada has despertado mi curiosidad, mamoncete. Pese a que también soy un pelín cafre, no tengo nada en contra de los dramones siempre y cuando sean buenos. Además me encanta el humor negro, es lo mas maravilloso del mundo.

Otra cosa, ¿Sigue todavía en el cine esta peli?, porque recuerdo haberla visto anunciada pero no me he percatado de si salió hace tiempo, si ha salido ya o puede que ni si quiera la hayan traído aún. No se, ni idea.

Sobre lo de mirar pelis en versión original, no me parece mal. Si la peli me gusta mucho a veces la llego a ver en ambas versiones. Salvo si la peli es japo. Si es japo se ve en japo y punto. Que buenos son los japos joder xD

 

¡Un saludo!

GRACIAS HERMANO

Gracias, me has provocado el venaso y ahora metoca verla si, por que si, verga tremendo analisis te acabas de lanzar amigo, pero es que la verdad no se puede tapar, las mejores actuaciones de Matthey McConaughey y Jared Leto hasta la fecha. Por cierto que te parece una reseña sobre ¿Que hacer en un apocalipsis zombie? o reseñas sobre los artitas marciales mas grandes que ha habido; no se, es una sugerencia.

Respuestas:

@CLAUSART: Practicamente no se le dió ninguna publicidad. Lo único que he visto ha sido 3 o 4 carteles en las paradas del Bús y yá... Ni trailers ni nada...Luego se preguntarán por qué la gente no va al cine. La secuela de 300 me quedé con las ganas de verla porque pensaba que iba a ser muy inferior a la original, pero creo que has comentado argumentos de peso para ir a verla... LMAO  Dallas Buyers Club lleva en cartel como una semana, asi que yo diría que te apresures. Porque pelis buenas como estas suelen durar menos de dos telediários en favor de que pongan la típica peli de animación para niñatos en todas las putas salas...

@Luis: No solo las interpretaciones de los protas es lo mejor de la peli, también su humor negro bestia y bien complementado con buenos toques de drama. De los Artistas Marciales no sabría decirte... Pelis "De Chinos" solo me he visto una de cada actor y eso con suerte... Ya sabes, las típicas de Bruce Lee y Jackie Chan que echan por la tele. Quizá me lo piense.

@Honorat79: Más razón no puedes tener. Matthew se lo curró. Y la película es sencillamente una buena combinación de biopic dramático con humor negro.

@LoganKeller: Es una visión muy pesimista de la humanidad, pero por desgracia en mayor medida aciertas de pleno. Siempre que la humanidad se ha enfrentado a algo que no entiende, siempre tratará de alejarlo lo máximo posible en favor de satisfacer su cobarde instinto de conservación en lugar de tratar de comprender lo que ocurre. Y respecto a ESE susodicho tostón sobrevaloradísimo, solo te digo una cosa: NI DE PUTA COÑA! Elaine de Seinfield lo ejemplifica mejor que yo: 

Para ver este video es necesario tener JavaScript activado y el plugin Flash instalado en el navegador.

@FCRenton: Entre la incrieble representación que se marcan Matthew y Leto, la evolución de los personajes, el humor negro y ese espíritu documental que te narra en primera persona como fue el problema del Sida en los 80, creo que se ha ganado todas las papeletas para ser una de las mejores películas del año. Y eso que solo acabamos de empezar.    

EL.

El otro dia fui a verla, y me encanto un peliculon, Mattew McConaughey se merece el oscar que le dieron, incluso le hubiera dado alguno mas, una pelicula muy recomendable, soy honorat79 he tenido problemas con el login, un saludo.

Un apunte

La humanidad no ha aprendido nada desde el pleistoceno. Ni aprenderá. Es algo cíclico. Tendemos a odiar lo que no comprendemos o es diferente. Y ojo, que no digo que ahora todo sea amor, paz y aceptar por cojones todo. Vive y deja vivir.

En mi caso la comunidad gay me la pela. Personalmente pienso que es una subnormalada tener un día del orgullo gay, al igual que es una estupidez el día del orgullo friki o del gamer. Ahora resultará que me tengo que definir por mis hobbys o gustos sexuales. Tengo dos amigos gays, uno bisexual y los tres creen que vestirse con tacones lo único que se consigue es que la gente los vea precisamente, como diferentes, pero para mal.

La película no creo que la vea. No me llama la atención, pero hoyga, me alegro de que la disfrutase. Ahora, ten cojones de ver El Paciente Inglés (No vale dormirse)

Taluego

Las actuaciones de Leto y

Las actuaciones de Leto y Matew Macgonadfa (inserte aqui bien el nombre) son excelentes, se merecen todos los premios que recibieron, y la verdad la pelicula es muy interesante ver la evolucion de los personajes, me gusto porque plasma todo lo mas "real"posible, sin escenas ridiculas y exajeradas sin sentido tipo Lo Imposible..., pero la pelicula te muestra lo dificil que es vivir con esa condicion y tambien con los prejuicios, se llega a conectar con los personajes. A mi me gusto mucho, aunque me dejo un poco frio el final.