20 de Septiembre de 2017
Nov
22

Recomendación OBJETIVA de serie: Breaking Bad

 

Si, ya lo sé, llego con unos cuantos meses de retraso. Pero uno tiene que ver la serie de cabo a rabo para poder llegar a analizarla o recomendarla. Es lógico, ¿No? Y antes de que paséis de esta reseña como de la mierda, os advierto que esto no va a ser otra puta recomendación sin argumento ni razón alguna en plan: “TIENES QUE VER ESTA SERIE” como ya os habrán hecho vuestros amigos, conocidos, familiares y prácticamente cualquier ser de la faz de la Tierra...

Aquí nos vamos a dejar el “vendemotísmo” aparte para intentar analizar esta serie desde un punto de vista objetivo y crítico. Revisando sus puntos fuertes y débiles, para que los últimos en juzgarla y deliberar sobre ella seáis vosotros. Así que, si queréis saber lo que opino honestamente de ella, pues seguid leyendo:

 

 

 

Breaking Bad, la que ha sido calificada como “La mejor serie de todos los tiempos”,  no es perfecta.  A mi parecer tiene sus fallos y sus malas tácticas. E incluso podría decir que no estoy conforme con mucha de las estructuras y maniobras narrativas que se han sucedido en las 5 temporadas. Pero con todo eso, es una de las mejores series que he visto en años. Primero vamos a empezar con los puntos negativos y luego ya veremos cómo os muestro los excelentes y magistrales puntos de esta serie sin tratar de vendérosla vilmente.  Mierda, no va a ser fácil...

Entre las cosas de las que no estoy conforme, lo primero siempre ha sido la estructura de los episodios.  Su leitmotiv es exactamente el mismo durante las 5 temporadas: Episodios de 45 minutos donde la primera media es pura paja y los últimos 15 minutos se sucede un cliffhanger del tamaño de un petrolero para mantenerte en vilo y pendiente del siguiente episodio. Y así es durante todas las temporadas: 30 minutos de metraje mundano, e incluso me atrevería a decir aburrido y tedioso, para luego en los 15 minutos finales meternos tal sobredosis de tensión que a nuestro corazón le sucederían 4 infartos seguidos y asegurarse así espectadores para el siguiente episodio o varias camas llenas en la UCI del hospital más cercano.

 

 

Esto es una táctica zafia, rastrera, miserable….Pero ¡Funciona!  Gracias a esto la serie me ha mantenido en vilo y con el corazón en un puño desde el primer capítulo hasta el último. Y la verdad, si hay una serie que sea capaz de mantenerte igual de expectante a lo largo de 5 largas temporadas sin acusar síntomas de desgaste, es digna de elogio.

 Y no puedo negar que han sabido llevar esta dramatización y tensión de forma magistral durante toda la vida útil de la serie. Así es el corazón de Breaking Bad: De mal en peor, salir de un marrón para caer en otro de proporciones épicas y con tal tensión que se podría cortar con un cuchillo. Ninguna otra serie ha conseguido que estuviera pendiente de la pantalla durante tanto tiempo sin llegar a cansarme, al César lo que es del César.

 

 

En segundo lugar, veamos los personajes. La verdad es que os tengo que confesar que al comienzo de la serie los protagonistas no me resultaron interesantes en absoluto. Walter White al principio no era más que un aburrido profesor y padre de familia, vamos que seguía siendo  “El Padre de Malcom” y Jesse Pinkman no era más que un niñato imbécil que se creía un gánster y Dios, lo molesto que era… Es más, para mí los personajes más interesantes y carismáticos de la serie han sido siempre los secundarios. Saul Goodman, por ejemplo, es de mis personajes favoritos, un abogado criminalista que más bien es un criminal de carrera. Un profesional mordaz y sardónico que en más de una ocasión nos sacará una sonrisa siendo el baluarte del humor negro de la serie. O Mike Ehrmantraut, el puto Señor Lobo y solucionador de problemas de la serie que suda cojones y puro carisma por los 4 costados.  

 

 

Eso era lo primero que pensaba, que los verdaderos protagonistas carismáticos eran los secundarios. Hasta que la serie se iba desarrollando y evolucionando. Pues los protagonistas iban evolucionando paulatinamente con ella y cambiando drásticamente según venían los acontecimientos de la serie.. Poco a poco veíamos como ese niñato descerebrado de Jesse se iba convirtiendo en un hombre maduro que pensaba antes de actuar y se convertía en el personaje más querido de la serie. Y poco a poco veíamos como Walther White pasaba de ser ese inocente profesor de química a convertirse en una mezcla perfecta entre un puto Dios y Tony Montana.  Frases antológicas como “Yo soy el peligro” o “Di mi nombre” hacen que se te vuelva el culo pepsicola…. Y que reconozcas inmediatamente a un auténtico BadAss al que no debes joder.

Esto es cambio psicológico en su más pura esencia. Y eso es lo genial de la serie. Vince Giliigan y compañía lo sabían desde el principio y su intención era crear personajes que cambiasen y evolucionasen capítulo a capítulo hasta convertirse en completos desconocidos de ellos mismos y completas instituciones en lo que a creación de personajes se refiere. Poco a poco cada personaje va evolucionando como la vida misma hasta convertirse en un jodido parangón en el arte de la “BadAssería." Eso es nada menos que impresionante.

 

 

También tengo que quitarme el sombrero ante el congruente ritmo que ha llevado la serie. Yendo cada situación de mal en peor, si, pero respetando la lógica y la cohesión en todo momento. En todo lo que dura la serie, no veremos situaciones fantasmales ni  “Jumping The Sark” en ningún momento. Aparte de que también la serie está aderezada con un aire de fatalismo irremediable y teoría del caos que me ha encantado sobremanera. Una teoría fatalista del caos que nos alecciona en todo momento de que cualquier acción tiene su consecuencia. En la serie hasta la más mínima acción puede acarrear  consecuencias descomunales  que usualmente pueden acabar en tragedia, tal y como la vida misma. Los que sepáis que significa “El osito de peluche rosa de la piscina” sabréis de sobra de lo que estoy hablando.

Y para terminar decir que esta serie tiene el inusual honor de ser la que ostenta uno de los mejores finales de temporada que he visto en mi vida. Un final de temporada Concluso, de los que no dejan cabos sueltos y, para variar un poco con la tendencia de la serie, un final tranquilo. Para mí el final de la cuarta temporada ha sido de los mejores finales de temporada que jamás hay visto.

 

 

 

Así que ¿Al final qué? ¿Os recomiendo o no la serie? ABSOLUTAMENTE. Si estáis hartos de series que no llegan a ninguna parte, de personajes estáticos que no evolucionan ni un ápice y de argumentos insípidos que no os dicen nada, tenéis que verla. En esta tendréis su directo opuesto: Personajes que evolucionan constantemente hasta convertirse en los amos del cotarro, tensión que te deja con el corazón en un puño, secundarios y villanos carismáticos a más no poder… Ya os he dicho 1001 razones para verla. Así que, si sois de los que todavía no ha caído en el boca a boca o la presión popular, bien hecho. Porque ahora al menos al leer esto, tendréis unas razones de peso para animaros a verla. Mierda, al final he acabado vendiéndoos la moto a base de bien… No objetividad crítica ni pollas en vinagre, al final he caido como todos los demás ante esta gran serie...  Pero, ¡Qué demonios! Esta serie lo merece.

 

 

Bueno, espero que hayáis disfrutado con la reseña. Un Saludo a todos.

 

5
Valoración media: 5 (2 votos)

3 Comentarios:

Con la temporada 5 empezada

Con la temporada 5 empezada ayer, estoy de acuerdo en todo excepto... lo de finales de temporada. Dios mío, que el único "tranquilo" es el de la cuarta, los de las tres primeras son un "mírate como empieza la siguiente o muere" (Tuco haciendo lo que hace delante de Walter, osito sin saber quienes están enfrente de la casa de Walt, "el tiro" de la tercera...). Pero vamos, seriaza.

PUES.

Pues de momento no me he puesto a verla solo sigo dos series en television, pero algun dia le echare un vistazo aunque tarde pero la vere, ya tienes las respuestas de tu comentario en mi blog, un saludo.

Respuestas:

@Suditeh: A eso me refería, que el final de la cuarta es tan tranquilo y concluso que se agradece sobremanera y acaba convirtiéndose en uno de los mejores finales de temporada que he visto. Con solo esas dos palabras: HE GANADO, ya tienes el mejor final de temporada de toda la puta historia.

@honorat79: Hombre, esta es la típica serie que te absorbe tanto que ocupa toda tu mente. Asi que siempre es recomendable versela cuando ya hayas terminado otras series. Y respondiendo a tu comentário de tu blog: ¡Mamón! ¿Ya has probado la Xbox One? ¡Pues ya estas tardando en contar todo lo que ofrece y si es tan buena como dicen! XD