23 de Octubre de 2018
Ago
16

Momentos estelares de los videojuegos: Combatir en la Batalla de Hoth y escapar de la base Eco

 

Bienvenidos de nuevo a una nueva entrega de los momentos estelares de los videojuegos. Aquellos momentazos que dejaron huella tanto en vuestra retina como en vuestra memoria, momentos que hacen que hasta el juego más tranquilo del mundo se torne espectacular y frenético por unos instantes. Momentos en los que la ambientación, la situación en la que nos encontramos o los problemas a los que nos tengámos que enfrentar hacen que nos agarremos al sofá como si nos fuera la vida en ello. Esta entrega va a ser la primera en inaugurar un momentazo de un juego de Star Wars. Si, he jugado a juegos de Star Wars, quien no me crea, que lea mis rankings... Concretamente hoy vamos a rememorar los 2 primeros niveles del fantástico juego de acción y aventura: "Star Wars: Shadows of the Empire". Un juego en el que tan pronto estabas masacrando pelotones de Stormtroopers imperiales a base de dispararles con tu blaster en la cara desde una perpectiva de shooter en tercera persona, como te encontrabas a bordo de una nave espacial liándote a derribar naves enemigas mientras te das un tranquilo paseo por un campo de asteroides. Un gran juego de la franquicia galáctica que fue enormemente infravalorado en su día.  Pero pasemos a lo que más interesa. Seguramente vosotros os estáis muriendo de calor ahora mísmo con  temperaturas que rozan los 40ºC  y necesitaréis algo para refrescaros. Pues bien: ¿Que os parece una refrescante jornada en el planeta helado de Hoth? Pues en eso consiten estos 2 niveles. Pillaros el plumas y el forro polar que ayá vamos:

 

 

 

 

 

Nada más poner el cartucho de la Nintendo 64, después de la clásica secuencia de introducción como las de  cualquier película de la saga que nos narraba el contexto en que nos encontrábamos en la historia, concretamente al comienzo de la "Parte V: El imperio contraataca", Y tras una interesane secuencia de video inicial que nos aclaraba el argumento de una forma original al estílo novela grafica nos metíamos de lleno en la acción. Éramos Dash Rendar, contrabandísta y viejo amigo de Han Solo que se dejo caer por la base Eco para dar suministros y echar una mano a los rebeldes. Pues tras esa introducción y después de pasar la pantalla de presentación al pulsar START nos dirigiamos a la pantalla de seleccionar nivel y comprobábamos que íbamos a meternos de cabeza en la juerga porque el primer nivel que íbamos a jugar no era nada más y nada menos que la Batalla de Hoth.

 

 

 

Para ver este video es necesario tener JavaScript activado y el plugin Flash instalado en el navegador.

 

Tras seleccionar el primer nivel, ¡voila! ya estábamos a bordo de un Snowspeeder combatiendo junto a las fuerzas rebeldes con el objetivo de ganar tiempo para que se evacue la base Eco y que todos los transportes de tropas y personal puedan escapar a lugar seguro. En menos que canta un gallo ya formábamos parte de una de las más épicas y recordadas batallas de la saga Star Wars. El primer nivel sencillamente consitía en pilotar nuestro Snowspeeder al más puro estílo "Rogue Squadron" y cargarse todos los vehículos blindados imperiales de la zona antes de que consiguieran acercarse lo suficiente para poder alcanzar el generador de escudo que protegía la base. Nuestro objetivo principal era proteger ese generador de escudo a toda costa. El nivel consitía en cuatro fases o "Stages", todas ellas escalonadas, que iban desde vehículos enemigos endebles y fáciles de destruir como los dróides de reconocimiento imperiales, pasando por los bípedos resistentes AT-ST en la segunda fase hasta llegar a los casí indestructibles AT-AT, que eran unos jodidos tanques con patas. Pero lo realmente jodido es que en cada una de las fases, los vehículos enemigos de toda clase iban aumentando como si de un modo horda se tratase a modo de refuerzos. Pudiendo ver en la fase 2 AT-ST con un par de droides de reconocimiento imperial a sus flancos por cada uno que nos encontrábamos. Esto no suponía ningun problema, los AT-ST y los droides de reconocimiento caían como moscas bajo el fuego de nuestros cañones blaster. Ahora bien, el auténtico problema venía cuando llegábamos a la fase cuatro donde nos encontrábamos un panorama en el que veíamos más hierro y blindaje que nieve en el mapeado... Vehículos AT-AT por todas partes escoltados por cuatro AT-ST, dos por cada uno de sus flancos y encima teníamos a los droides de reconocimiento como moscas cojoneras disparándonos todo el santo día evitando que nos retirásemos del fuego enemigo durante un tiempo.

 

 

Como os he dicho, los AT-AT eran putos tanques con patas y tenían un blindaje demasiado fuerte y grueso como para estar disparándoles con los cañones blaster. Podíamos destruirlos de esa manera, pero nos tiraríamos todo el día disparándoles y era demasiado peligroso hacer una pasada justo enfrente de el, ya que los cañones de su boca eran tan potentes que con solo dos impactos nos podían derribar. Y si a esto le sumábamos su fuerte escolta, hacer una pasada para bombardeo era jugarse la vida tontamente (Aunque nos la podía sudar completamente dado que empezábamos con tres o cuatro...) Por lo que la mejor estratégia era eliminar sus escolta blindada primero y despues hacer exactamente lo que hacen en la película: Volar bajo, a la altura de sus patas y utilizar los arpones y cables de remolque que tenía nuestra nave para enredarle las patas, hacerle caer e inmobilizarle. El truco consistía en volar alrededor de las patas hasta que apareciese el mensaje: "Fire Tow cable!". Ese era el momento para presionar el gatillo del mando, el botón Z creo recordar, y disparar el cable. Debíamos hacerlo con cuidado y precisión ya que en el nivel normal, el número de cables era limitado. Tres vueltecitas alrededor de las patas del mastodonte de hierro y este caería como un tronco recién talado y como recompensa nos ganaríamos un "Challenge Point": Puntos que nos otorgaba el juego si realizábamos determinadas acciones o encontrábamos ciertos iconos y al reunir cierta cantidad de estos nos recompensaban con una jugosa lista de trucos. Una vez eliminado el último AT-AT, veíamos una secuencia de video en la que el generador de escudo estallaba en mil pedazos, era el momento de salir cagando leches....

 

 

 

 

Para ver este video es necesario tener JavaScript activado y el plugin Flash instalado en el navegador.

 

Pero no todo se había acabado, la batalla tal vez, pero aún nos tocaba la parte más difícil y emocionante: Escapar de la base Eco. Ese era el segundo nivel. Comenzábamos en uno de los hangares principales de la base, junto al Snowspeeder que antes pilotábamos. Y ahí estaba nuestro personaje, Dash Rendar, cargando su blaster de mano preparado para volar cascos de soldados imperiales. Nuetro objetivo principal: Poner en marcha los generadores de emergéncia de la base para abrir las puertas de seguridad que conducían al otro lado de la base, donde estaba nuestra nave, el "Outrider" y escapar de allí antes de que los imperiales nos capturen y nos convirtámos en las putitas de Vader... Lo que no entiendo es por qué el jodido SnowSpeeder no puede ser como el resto de las naves de combate y saltar a la velocidad luz. Para combatir en la superfície de un planeta se puede, pero para ir al espacio y saltar a la velocidad de la luz para escapar no se puede. Tienes que aterrizar y buscar una nave que si lo haga. ¡Tocate los cojones! Una nave cojonuda para los ataques de evasión y fuga, desde luego que si....Y para colmo llegar hasta nuestra nave no iba a ser nada fácil. La base estaba repleta de soldados imperiales de asalto con el dedo del gatillo bien flojo... Y encima la base estaría repleta de enemigos, si, pero lo que es de aliados ni uno. Estaba desierta completamente. Por lo que se ve, éramos los últimos que quedaban allí....¡De puta madre! Solos, sin ninguna clase de cobertura o refuerzos y con medio ejército imperial tras nuestras cabezas, La cosa mejora por momentos.....

 

 

¡NO ME DEJÉIS AQUÍ! ¡ESPERADME, HIJOS DE PUTA!

 

Por si no estaba claro que éramos los últimos en quedar con vida allí, justo después de pasar el primer hangar donde dejamos nuestro Speeder, vemos como el Halcón Milenário despega y Han y la tropa se dan el piro sin despedirse ni nada... Tan solo dejándonos como regalo toda una escuadra de Snowtroopers para nosotros solitos como regalo de despedida.... Solo les faltaba decir por una ventanilla: "¡Ahí te pudras, pringao!"  porque nos habían dejado bien jodidos... No quedaba ni una sola puta nave restante en los hangares... Todo cristo había hecho el mutis por el foro antes que nosotros y nos había dejado con un público hostil... Menos mal que teníamos nuestro Blaster con munición recargable para lidiar con el público... Al final pudímos salir airosos de escena y con la crítica unánime, los muertos son los únicos críticos que se ponen de acuerdo en su postura... Pero aún no habíamos hecho ni la mitad del camino... Todavía quedaba un largo trecho hasta el hangar donde estaba nuestra nave...

 

HORA DE SOLTAR LAS MASCOTITAS...

 

A ENCENDER LOS PLOMOS TOCA, ¿QUIEN COÑO SE HAN CREIDO QUE SOY, EL ELECTRICISTA?

 

Pero no toda nuestra senda a la libertad iba a ser cuesta arriba, podíamos aprovechar nuestro entorno a nuestro favor y poder ahorrarnos munición. De una manera muy original y sangrienta y, por lo tanto, divertida. En uno de los incontables pasillos de la laberíntica base, se encontraban 2 habitaciones con jaulas en las que se retenían a "Wampas" (Como una especie de enormes monstruos de la nieve con aspecto de bigfoot que aparecen en el principio de "El imperio contraataca" para quien no lo sepa...). Un tío lísto podía liberar a los Wampas y hacerles la vida imposible a las tropas imperiales con estos bicharracos. Una vez damos a los interruptores para abrir las celdas. ¡Comienza la matanza! Los Wampas arremeten contra todo lo que pillan por delante y se cargan a pelotones enteros de imperiales como si estuvieran espantando moscardones... Aunque debíamos tener cuidado de no ponernos en su camino o  seremos nosotros sus víctimas... Pero lo mejor viene después, cuando no quedan ya enemigos, ¡los Wampas luchan entre ellos! Dejándonos el  Wampa superviviente de la carnicería a punto de caramelo para darle el tiro de grácia.. Y después de toda esa gloriosa masacre que hemos presenciado, tan solo tenemos que dirigirnos tranquilamente por el pasillo sobre una bonita alfombra roja y llena de cadáveres al ascensor que conduce al segundo nivel de la base sin sobresaltos ni interrupciones desagradables... Pero la verdadera recompensa se encontraba tras esas celdas. Dentro de ellas se había várias cajas de munición especial llamada "Seeker"que transformaba nuestro blaster en un pequeño lanzacohetes de proyectiles dirigidos. Las tornas empezaban a cambiar....Una vez llegábamos a la sala de los generadores de emergéncia y los activábamos, las puertas hacia los hangares donde estaba nuestra nave se habían abierto y el camino a nuestra libertad estaba tan cerca que podáimos olerlo...

 

 

BIEN, LA NAVE ESTA AL OTRO LADO. ¡OH JOOODEEER...!  

 

Para ver este video es necesario tener JavaScript activado y el plugin Flash instalado en el navegador.

 

Tan solo teníamos que atravesar una zona que, a priori estaba vacía de enemigos. No había ningún problema. que iluso fui yo...Justo cuando creía que nada peor iba a pasar, el puto suelo se resquebraja bajo mis pies, una grieta más grande que un agujero negro aparece de repente y se hacía cada vez mayor mientras los cimientos de la base se tambaleaban. Había que correr lo más rápido posible a uno de los extremos si no quería practicar la caida libre. Al final, el fácil y despejado corredor a la puerta de salida del hangar se convirtió en una peligrosa gruta digna de un capítulo de "Al filo de lo imposible" que tuve atravesar de puntillas por el límite entre la pared y el más grande de los avísmos. Cuando al final llegamos al otro extremo del corredor, ya creyendo que todo había acabado, nos aparece enfrente de nosotros ¡Un Puto AT-ST! Joder y parecían pequeñitos cuando pilotaba el speeder... Ahora, la cosa era bien diferente: "Hombre Vs Vehículo blindado de asalto más grande que un puto rascacielos" bien diferente y bien jodida que estaba la cosa.... Pero teníamos una carta que jugaba a nuestro favor: Los proyectiles "Seeker", los cohetes que encontramos en las celdas de los Wampas. con eso podíamos hacerle algo más que cosquillas... Además de que teníamos un item de invencibilidad temporal en uno de los extremos del hangar convertido a arena de batalla. Con mucha munición Seeker, reflejos para esquivar sus disparos y pisotones y mucha paciencia logramos que cayera ese mastodonte metálico. Solo faltaban unos metros para alcanzar nuestra preciada nave...       

 

 

Al fin habíamos llegado. Ahí estaba nuestra nave, con la rampa bajada, interior bien perfumado, lista para subir. Con todos nuestros sistemas y nuestro androide copiloto listos para zarpar, pero todavía quedaba otra sorpresa. Una peuqeña escuadra de Stormtroopers se había colado en la nave esperándonos para darnos una cálida bienvenida y de paso una emboscada. Cosa que podía ser fatal si íbamos escasos de Salud tras la lucha contra el AT-ST. Pero tan pronto como les dábamos boleto y alcanzábamos la cabina, nuestro pasaje por la base infernal había terminado. Habíamos ayudado a los rebeldes a combatir y escapar, agradeciendonoslo dejándonos tirados en la base.... Habiamos  burlado a  casi todo un ejército imperial y habíamos conseguido escapar de un infierno helado. Si esto no es epicidad y grandes hazañas, entonces yo no entiendo de esto....

 

 

Bueno, hasta aquí la reseña de hoy. Comenten/Puntuen. Un Saludo a todos.

 

5
Valoración media: 5 (4 votos)

6 Comentarios:

JODER SERGIO COM OS T OCURRE

JODER SERGIO COM OS T OCURRE TENER TANTO RATO EL ARTICULO EN CONSTRUCCION ,DEBERIA DARTE VERGUENZA.

No me había fijado hasta

No me había fijado hasta hoy, pero... tu bloque lateral de secciones mola la ostia LMAO

Juer...es uno de los grandes

Juer...es uno de los grandes momentos de los videojuegos...aunque coincido con el primer comentario xDDD Mucho tiempo en construcción xDD

Un saludo!
Miquiprince 

Eso también lo dije en su dia...

JOOODEEERRR!!!! UN PUTO AT-ST LMAO Aunque yo les tenia más miedo a los malditos Wampas. Un gran juego con una buena historia alternativa donde nosotros hacíamos el trabajo sucio de la alianza Very Happy  Con unos acojonantes 3D por allá entonces acompañado siempre por la magistral bso de las pelis. Le falló el control, un apartado de que te acordabas de la familia de alguien cuando te tenias que enfrentar al jefe de capitulo.

Si quieres revivir esos momentos y encima a mano de los protas de las pelis...la saga Rogue Squadron es tu hamija Very Happy

 

Un saludo y 5*

 

Aleee, ya sabia yo que todo

Aleee, ya sabia yo que todo no podia ser tan bonito...
No me gusta Star Wars, ni he jugado al juego, ni conocia la batalla, ni na de na. Vamos, pleno xDDDDD

Eso sí, la entrada tremenda como siempre y la chorradita del cable me ha encantado xD

Un saludo!!! ;)

Respuestas:

@Tidus 7: Me alegra que seas tan observador y que te guste el nuevo diseño del bloque...

@miquiprince: Pecisamente el tío del primer comentario es un colega mío que subió a casa justo cuando estaba haciendo la entrada....Claro, mientras estábamos de parranda, no pude retomar la entrada hasta bien entrada la noche. Y encima el muy cabrón tiene los huevos de decirme que llevo mucho tiempo....Tener amigos para esto...XD

@ivanete84: A mi también los Wampas me acojonaban un poco la verdad. De un solo zarpazo podía quitar 30 de vida... Para mi este juego es uno de los mejores de Star Wars y unos gráficos impresionantes para la época como tu bien has dicho. Pero el esquema de controles... Tela.... Sufrías en silencio cuando tenías que apuntar con el blaster manualmente o en acciones tan sencillas como desplazarse lateralmente...

@Bojan: Se nos acabó la racha de coincidencias pronto amigos mío.. Todoe era muy bonito pero no podía durar... ¿Pero entonces no has visto ninguna peli de Star Wars? Madre mía, estoy con un pagano.... XD

Gracias por vuestros comentarios. Un Saludo.