16 de Julio de 2018
Jul
15

Juegos de mi infancia: Diddy Kong Racing

 

Dado que en la anterior reseña decidí abrir la ventana de mis recuerdos de mi niñez, ¿Por que no seguir recordando aquellos tiempos tan felices? Los buenos años de tu vida en la que la mayor de tus preocupaciones era conseguir el personaje oculto de tal juego o no perderte el último capítulo de Digimon. Siempre que vuelvo atrás y me dan esta clase de venazos nostálgicos dignos del programa de la Maria Teresa Campos se me vienen a la mente muchos juegos que marcaron mi infancia. Pero solo uno se me viene a la cabeza cuando oigo gilipolleces como: "El juego de conducción más original e innovador fue Mario Kart 64" Más que venírseme cosas a la cabeza se me calienta más que una olla a presión. Si estos imbéciles llegasen a jugar al fantástico Diddy Kong Racing sabrían que su queridísimo juego de Karts no le llega ni a la suela del zapato. Este si que fue el juego de carreras más rompedor de la época y uno de los que guardo más gratos recuerdos. ¿Queréis saber por qué? Pues seguid leyendo:

 

 

HE AQUÍ LOS INICIOS DEL BARÓN ROJO  

 

Un centenar de cosas tenía este juego que le convertían en el mejor de conducción de la gran Nintendo 64 y que superaban infinitamente al Mario Kart 64. La primera de ellas era la más evidente: Sus vehículos. Mientras la peña estaba que no cagaba con los Karts de Mario y compañía, yo ya me estaba divirtiendo de lo lindo conduciendo hovercrafts y avionetas en este juego con mis amigos. Este fue el primer juego de carreras de la Nintendo 64 que no nos limitaba a conducir solamente Karts, sino que también nos permitía pilotar desde aerodeslizadores hasta volar con una pequeña avioneta. ¡Volar, volar joder! Era el primer juego que nos dejaba recorrernos los circuitos volando sin tocar el suelo. Tio era magnifico estar pilotando con tu avioneta mientras los demás te miraban envidiosos desde el suelo con sus Karts... Cada vez que los adelantabas era un "¡Hasta la vista pringaos!" en toda regla. Y ya con el aerodeslizador ni os cuento... Era una jodida pasada el ver como con solo darle un poco al gas, ya el cacharo salía a toda pastilla y se deslizaba como un trapo sobre suelo recién encerado.

 

¡CUIDADO, QUE ME SALPICAS!  

 

Pero eso si, elegir un vehículo distinto no era solo por diversión, que también, pero había que saber escoger y hacerlo cuidadosamente teniendo en cuenta el circuito que íbamos a recorrer. Cada vehículo tenía sus puntos fuertes y sus flaquezas y teníamos que saberlos manejar con maestría para garantizarnos la victoría. Por ejemplo, el aerodeslizador era muy rápido e ideal para circuitos de agua, pero en tierra se resbalaba mucho con cada giro y era muy fácil perder el control. Y con el avión aunque teníamos la ventaja de ir por aire y no tener que preocuparnos de pegárnosla con algún muro de una curva mal tomada, teníamos que estar todo el día tomando atajos y powerups de turbo al ser uno de los vehículos más lentos del juego a pesar de ser muy maniobrable. Y algunos circuitos nos obligaban a utilizar determinado vehículo debido a su particular forma. Como Hot Top Volcano (Uno de mis circuitos favoritos) en el que el circuito se encontraba en el interior de un volcán hasta los topes de lava y allí no podías utilizar un coche obviamente. A menos que tengas un buen seguro, claro... O los circuitos de la zona de la playa, los cuales eran prácticamente circuitos marítimos con pocos o casi ningún tramo  en donde pudieras pisar tierra firme. Amigo, correr esos circuitos con el hovercraft era tan divertído y frenético que te pensabas que era una de las mejores carreras del juego de motos de agua Wave Race 64. Era una pasada...

 

¡VALE, VALE! VAMOS A INTERCAMBIAR LOS DATOS DEL SEGURO...  

 

Aunque las mecánicas del juego bebían directamente del clásico de Karts de Mario, (Todo hay que decirlo) como los powerups para adelantar y eliminar a tus competidores de la carrera como turbos, o misiles seguidores (Casi que eso es menos ridículo que una concha seguidora...) tenía muchísimas más novedades aparte de los vehículos que le hacía destacar de entre el resto de juegos de conducción de la Nintendo 64, que no eran pocos. Cualquiera diría que fue la plataforma predilecta para este género... Aparte de los clásicos modos carrera, contrarreloj y torneo, los de Rare incorporaron un modo de juego jamas visto antes en un juego de estas características, algo que en mi opinión cambió bastante la manera en que se iban a tratar los juegos de conducción en los años venideros y generaciones próximas. El modo "Aventura".

 

 

VEAMOS QUE HAY EN LA PUERTA NÚMERO 2. ¿O PREFIERE EL CONCURSANTE LA CAJA MISTERIOSA?

-¡LA CAJA, LA CAJA! 

 

Si, como lo estáis leyendo chavales. Los de Rare tuvieron los huevos de incluir un modo aventura al uso en un juego de coches. Un modo aventura que nada tiene que envidiar al Super Mario 64. Era lo mísmito que el Super Mario pero con coches: Teníamos una gran zona donde podíamos movernos libremente dividida en varias partes en las que se encontraban várias puertas que nos conducian a carreras del mísmo modo que los cuadros nos conducían a nuevos niveles en el Super Mario 64. Si queríamos avanzar en la historia no solo debíamos ganar todas las carreras de cada zona, sino también conseguir unas monedas con el símbolo de la nintendo 64 que hacían el rol de las estrellas doradas del Super Mario. Una vez las conseguíamos todas, nos tocaba enfrentarnos al jefe de la zona. Que siempre resultaba ser un mastodonte más grande que un chalet adosado y con una cara que hacía parecer a Max Payne un tipo risueño... ¿Y como nos enfrentábamos a él? ¿En un épico duelo a espada? ¿Un deathmatch a lo Unreal Tournament? ¡Que va, eso es demasiado moderno! Mejor a una carrera al estilo clásico 1 contra 1. El primero que llegara a la línea de meta ganaba.  

 

ESTOO... ¿Y NO PREFIERES QUE ECHEMOS UN PARCHÍS, MEJOR?  

 

Clásico pero efectivo. Eso si, para nada fácil. Que los muy hijos de puta no jugaban límpio. Todavía recuerdo el primer jefe de final de zona. Un jodido Triceratops que si te acercábas lo más mínimo a él, te daba tal placaje que te paraba el coche y cuando querías remontar, él ya se encontraba en el quinto coño a punto de pasar la línea de meta. Aparte de que te estabas enfrentando con una bírria de coche contra un monstruo que medía más que un jodido bloque de pisos, el muy cabrón hacía todo lo posible por entorpecerte y sacarte de la carretera.

Guardo muchos momentos desesperantes de estas carreras contra jefes finales. Son de esos clásicos momentos irritantes "Made in Nintendo" que hacen arrancarte el cuero cabelludo desde la raiz hasta quedarte como André Agassi de la desesperación. De esos momentos tan agradables que nos brindaba  la compañía nipona en los que cuando los llegas a superar, acabas dándote cuenta de que tienes toda la mano y el dedo pulgar lleno de callos y el más mínimo roce te hace ver las estrellas... Gracias Nintendo, de verdad. Gracias por haber intentado dejarme un muñón por mano derecha de pequeño...

 

 

LA ESTRATEGIA GANADORA ERA SIEMPRE VER LO QUE HACÍA TU COLEGA EN LA OTRA PARTE LA PANTALLA... 

 

Pero dejando a un lado estos clásicos momentos insoportables de la gran N. Había que decir que era un no parar. Siempre el juego te invitaba a jugar más, a explorar todos los mundos y zonas, y completar absolutamente todo para ver el gran final. Tenía algo que te enganchaba hasta el final. Una sensación de progreso que nuna se había experimentado antes en un juego de carreras. Para mi fue una de las experiencias más largas e interesantes para un jugador en lo que a juegos de conducción se refiere. Y luego si ya nos cansábamos del modo aventura, siempre podríamos irnos a correr alguno de los cientos de circuitos que habíamos desbloqueado solo o con hasta 4 amigos a pantalla partida.

Joder, cuanto se echa de menos esos piques entre colegas de a ver quien llega a lanzarle más cohetes al otro o quien le pegaba más hostias al otro con el coche... Lo de ganar la carrera ya se había convertido en algo secundário...XD Joder, si hasta había veces en las que nos mirábamos en plan Robert de Niro para decirle a nuestro colega que esto no quedaba así y que nos veríamos las caras el fin de semana que viene. Jamas Diddy, Banjo, Conker y compañía habían levantado tanto suspense y tensión...XD

 

 

AVISO: SE HAN DETECTADO ATASCOS Y RETENCIONES POR ACCIDENTES RELACIONADOS CON DINOSAURIOS EN LA NACIONAL 1.

POR FAVOR CIRCULEN CON PRECAUCIÓN.  

 

Poco más que decir de este juegazo. Solo decir que hasta hace poco me enteré de que había una versión del clásico de la N64 en la Nintendo DS. No se si estará a la altura del original o si incluira algunas novedades, pero desde luego es una oportunidad única para revivir esta joya de los juegos de conducción y mucho más fácil que tener que encontrar una N64 y el juego. Así que si por un casual os lo encontráis dadle una oportunidad, seguro que os lo pasais como críos con este juegazo. Mira, yo he desenpolvado mi vieja N64 solo por este juego. Bueno, y por el Goldeneye y el Perfect Dark también... Todo hay que decirlo... Os dejo con dos las canciones del juego que más resuenan en mi cabeza:

 

Para ver este video es necesario tener JavaScript activado y el plugin Flash instalado en el navegador.

 

 

Y CON ESTA NOS PONIAMOS A CANTAR TODO EL RATO: "LA MANICURA AL CURA" XD

LO SE, ESTÁBAMOS MUY DESQUICIADOS DE PEQUEÑOS.... 

Para ver este video es necesario tener JavaScript activado y el plugin Flash instalado en el navegador.

 

 

 

Espero que os haya gustado esta reseña. Comentad. Un Saludo a todos.  

 

 

0

4 Comentarios:

Qué grandes recuerdos de

Qué grandes recuerdos de este juego y sobre todo por los momentos frustrantes que comentas. Las trampas de los jefes te hacían acordarte de la madre de todos los desarrolladores. ¡Ese dragón saliendo prácticamente antes de que empezara la cuenta atrás! O el primer Wizpig que si no hacías tres vueltas perfectas era imposible ganar. Días y días escuchando el mítico "You can't beat me". Aparte de esto, los retos de monedas y quedar primero. Te obligaban a desviarte de la ruta óptima, te adelantaba todo cristo y encima tenías que quedar primero. Y de este me queda una espinita clavada. Jamás conseguí desbloquear al reloj. Me quedaba 3 carreras donde ganarle y era imposible. La versión de DS la he probado y no me motiva demasiado. Está bastante capada, perdiendo dificultad y los retos de monedas. Un saludo! PD. No eres el único que cantaba manicura!

Tuve la oportunidad de

Tuve la oportunidad de jugarlo en DS ya que yo pecador, me lo perdí en su momento.

La verdad es que cuando jugue todos los Mario Karts y juegos por el estilo se me hicieron una mierda en comparación con el extenso toque de aventura que tenía el juego de Rare.

Buena entrada y veo que sigues teniendo buenos gustos (aunque tu admiración por Halo sigue siendo inaceptableEvil or Very Mad).

Saludos y sigue asi macho.

Respuestas:

@Supernova: ¡Joder es verdad!. Que no solo tenías que coger la monedas sino que también debías ganar la carrera para progresar en la aventura... Dios, entre eso y los jefes no se como no quedé enloquecido con el puto juego..XD Pero bueno es lo que dices tu comparándolo con la versión de DS. Si no te dan un desafío bestial, pues casualizan el juego y lo convierten un paseo por el parque para críos... Siempre pasa lo mísmo. O se pasan o  se quedan cortos. Pero uno a estas alturas empieza a echar de menos sentirse tan desafiado como entonces. Eso quiere decir mucho de la actual generación. Y hablando de la música. Seguro que habrá por ahí algun disco de cánticos de los monjes franciscanos a base de las canciones de este juego...XD

@Rafil56: Es que una vez pruebas un juego tan enorme, sus competidores se te quedan cortos. Si es que cuando los Rare se dedicaban a sacar juegos de la N64 en lugar de gilipolleces para el Kinect, o como los llamo yo, "Motion-mierdas", solo parían obras maestras. Pues lo creas o no, antes era un hater de aupa con los Halo. Pero reconozco que tienen sus virtudes al tener una historia y campañas muy elaboradas, un arsenal original variado y una dificultad muy desafiante para mi gusto. Eso si, te estoy hablando del modo un jugador. Que para jugar con una panda de niñatos-rata, imbéciles y picaos, para eso tengo los COD...

@Thefly007: Cuestión de gustos amigo. Yo la verdad es que prefería el Diddy por ser mucho más variado y completo. A decir verdad el Mario Kart 64 se quedaba pequeño al lado de esta joya. Pero también es cierto que cuando subían mis amigos, les apetecía más jugar al Mario Kart. Supongo que debía ser porque este era más de "píllalo y juega" sin complicaciones. Aunque cuando les puse los Hovercrafts y las avionetas, mandaron a la mierda el Mario Kart y no se despegaban de este. Pero es lo de siempre, cuestion de gustos. En aquellos años elegir entre estos dos juegos era como elegir entre el Ketchup y el Katchup. Y luego llegó la mostaza del Crash Team Racing y nos complicó más la cena...XD

Gracias por vuestros comentarios. Un Saludo.

Siento disentir, yo he

Siento disentir, yo he jugado tanto Mario Kart 64 como Diddy Kong Racing a fondo... y me gusta mucho mas el primero. Si, los gráficos del primero eran mas chungos (era de los primeros juegos de la N64 que salieron), y no tenia overcrafs ni aviones, ¿pero quien los necesita teniendo mejor diseño de circuitos, musica mas carísmática y muchos mejores Items? Prefiero que me tiren un caparazon antes que un cohete, la verdad. El modo aventura ni me iba ni me venia. En general es buen juego, pero entre mis amigos siempre se quedó atras estando Mario Kart 64, que también le ganaba de goleada en los modos batalla.