22 de Enero de 2018
Oct
13

Juegos de mi infancia: 1080 Snowboarding

 

Retomamos mi venazo nostálgico para volver con otro de los juegos que más jugué cuando era un chaval. Que eso no tiene por qué significar que estuviera encantado con él. Podría decirse que esta es una de las excepciones que váis a ver en esta sección. Digamos que con este juego tenía una relación de amor/odio. Me gustaba jugarlo pero al mísmo tiempo me desesperaba como ningún otro. Era de esos clásicos juegos de la Nintendo 64 con el que acababas con ampollas de las gordas en la palma de tu mano. Uno de los juegos a los que más dediqué mi tiempo. Unas veces por gusto y otras por pasármelo de una puta vez y quitármelo de encima. Un via crucis personal pero que al mísmo tiempo me daba gusto recorrer. Asi que como sarna con gusto no pica os reseñaré otro juegazo que merece ser recordado:

 

SI NO OISTE HABLAR DE JUEGOS COMO ESTE EN SU DÍA, DEBÍSTE PASAR EL COLEGIO EN UNA GALAXIA BASTANTE LEJANA..

 

Todavía recuerdo cuando me compré este juego. Fue un regalazo de Navidades en una época en donde la nieve y deslizarse por ella estaba más de moda que nunca. Eran los años en los que estalló el gran Boom de los juegos de Snowboarding. Donde deslizarse montaña abajo en una tabla era la tendencia del momentoy teníamos juegos de esta índole hasta en la sopa. Sagas como "Cool Boarders" eran tan populares como la macarena, en el cole no se hablaba de otra cosa y eso que ya nos habíamos chupado ya hasta 4 entregas de la franquicia. En las salas recreativas había várias juegos de Esquí o Snow con reproducciones bastante curradas de tablas de Snow o de Esquí con sus bastones y todo el tinglao y parecía que a todo el mundo le volvía loco hacer el gilipollas delante de la gente subiéndose a esos aparatos moviéndose como si tuvieran lombrices en el culo. Si, fue un año muy raro... 

 

ESTE TAMPOCO ESTABA MAL. MUY ARCADE Y SENCILLITO, DABA GUSTO JUGARLO.

 

Yo no era un extraño con esto de echar carreras montaña abajo con una tabla. Ya había probado el excelente "Snowboard Kids" también de la Nintendo 64, un juego muy arcade y sencillito que consistía simplemente en echar una carrera contra 8 jugadores y ganarla. Todo ello con powerups e items especiales para sacar ventaja o perjudicar a tus contrincantes como misiles, truenos, turbo... Era un Mario Kart pero en Snowboarding. Asi que tras el buen sabor de boca que me dejó, decidí probar suerte con uno de los que consideraban el mejor juego de Snow de la época. Un añito después debajo del arbol ya lo tenía. Que ilusionado se me veía... Uno no podría imaginarse lo que me estaba a punto de pasar...

Una de las torturas más deliciosas de mi infancia, eso es lo que estaba a punto de ocurrirme. El horror más dulce. No es que el juego fuera malo ni nada de eso. Estabamos ante un juego de calidad en todos los aspectos. Lo que ocurre es que fue uno de los juegos más difíciles a los que me había enfentado. La curva de dificultad del juego (Por no decir que era una jodida cuesta arriba desde el principio) parecía haber sido ideada por el más sádico de los programadores o diseñadores. Un autentico desafio a la destreza y sobretodo a la paciencia de una persona. Pero antes de desilusionaros un poco, pasemos a los puntos positivos. Los aspectos que hacen que este juego sea uno de los mejores.  

 

EL NIVEL DE DETALLE EN TODOS LOS ASPECTOS ERA APABULLANTE 

Para empezar los gráficos eran impresionantes. Todo el conjunto del juego estaba cuidado hasta el más mínimo detalle. El nivel de calidad gráfica era apabullante para la época, pues podíamos notar como todo lo que envuelve al juego lo habían representado con mucha delicadeza. Cada vez que nos deslizábamos montaña abajo notabamos ese nivel de calidad en cada uno de los impresionantes niveles que componían el juego. Tan pronto estabamos deslizando por un típico pueblecito de montaña con sus casitas y sus lagos helados (por donde también nos podíamos deslizar), como tan pronto acabamos corriendo por la ladera de una inhospita montaña cubierta hasta los topes de nieve que te llega hasta las rodillas y no ves la tabla, en pleno atardecer viendo como todo el ambiente está envuelto de un precioso color sepia por los típicos efectos de luz. O luego correr en otra montaña en plena noche y con una tormenta de nieve de tres pares de cojones sobre tu cabeza. El juego te hacía sentir que el clima y el horario influían mucho en tu forma de correr, afectando a tu visibilidad, velocidad punta... No era lo mísmo correr en un pueblo en una soleada mañana que en la cima de una montaña de noche con una tormenta.

 

DESLIZANDOTE POR LA MONTAÑA EN UN PRECIOSO ATARDECER. GRAFICAZOS COMO ESTOS SOLO LOS PODÍA OFRECER LA N64

 

Y, hablando de efectos, algunos tan insignificantes como ver que la tabla dibuja de forma perfecta una línea en la nieve mientras te deslizas, o ver como suelta una enorme humareda blanca cada vez que pegas un salto en  por zonas muy cubiertas de nive, o las "chispitas" que ves que saltan al deslizarte por un lago helado, efectos como esos te dejaban maravillado. Todo con un aspecto general limpio y pulido. En ningún momento veías algún pixel feucho o dientes de sierra por algún lado, todo ello a una tasa de frames tan fluida como un riachuelo. Uno solo podía alabar el trabajazo que habían hecho con los graficos de este juego. Al lado de este título, sus más directos competidores como "Cool boarders" se quedaban en pañales.

 

EN EL MODO "CONTEST" TENÍAS QUE PASAR POR BANDERITAS COMO EN EL ESQUÍ PROFESIONAL

 

Pero no solo en gráficos brillaba este juego, este titulo era completísimo en lo que a modos de juego se refiere. No solo consistía en correr y pasarse cada nivel llegando el primero, eso solo era un modo de juego. También teníamos el modo "Trick Attack", el típico modo en el que teníamos que ganar puntos haciendo las mejores acrobacias y trucos con la tabla para batir la puntuación record y seguir avanzando de nivel.  También teníamos el modo "Contest" que se basaba en lo mísmo que en el modo anterior de sumar puntos para alcanzar las mejores puntuaciones pero con la salvedad de que no se basaba en hacer trucos con la tabla sino en pasar de forma correcta un determinado numero de banderines repartidos por todo el nivel. Algo así como los que tienen que pasar en esquí de competición. Era un modo curiosete y muy jodidillo que junto con el modo de trucos te picaba a jugar más de forma que no soltabas el juego hasta que te lo pasabas del todo.

 

PODÍAS ELEGIR DESDE EL PERSONAJE HASTA LA TABLA, TODOS ELLOS CON DIFERENTES CARACTERÍSTICAS Y ATRIBUTOS

 

También se podía jugar al modo "Training" para practicar trucos y demás, teniendo la posibilidad de dsbloquear un Half pipe y hasta un rampa de un estadio indoor para practicar los trucos que te diera la gana cuando quieras. Si ya nos hartábamos de jugar contra la consola, podíamos correr contra un colega en el modo "Vs player". Y ahí no acababa la cosa, pues las opciones de juego te dejaban elegir de todo. Desde el personaje (Todos con sus puntos fuertes y débiles) hasta con la tabla con la que vas a correr, todas ellas reproducciones reales de tablas de verdad con sus licencias y de distintos colores y diseños pero con características únicas que las diferenciaban. Por todos estos multiples modos de juego, opciones y montones de cosas más tenías juego para rato y podíamos hartarnos de tanto Snow. Así es como debería ser un juego de Snowboarding, bien completito. 

 

TE TENÍAS QUE ACOSTUMBRAR A VER ESTA PANTALLA DE MUERTE Y A VOLVER A EMPEZAR DESDE EL PRINCIPIO. AUNQUE TE SENTARA COMO UNA PATADA EN LOS COJONES...

 

Pero no todo era bonito y de color de rosas. El juego tenía bastantes aspectos negativos que ponían a prueba la paciencia de uno para completárselo. Aspectos no necesáriamente del todo negativos pero si relacionados con su excesiva dificultad, (Por no decir demencial) que hacía que te entrara pavor jugarlo de vez en cuando. En primer lugar, aquí no podemos hacer saltitos, piruetas y trucos con la tabla como un loco tanto como queramos. Este juego se diferenciaba del resto en que poseíamos una barra de Daños en el extremo superior izquierdo de la pantalla que teníamos que vigilar. Pues si nos metiamos demasiadas tortas y llenábamos la barra, nuestro personaje la palmaba y perdíamos la carrera. Aunque esto puede que no os asuste demasiado, con deciros que tenéis un un número muy limitado de intentos para toda la competición (3 para ser exactos) sin posibilidad de reponer o ganar alguno, si daba el caso de que los gastabais todos, tendríais que repetir la competición desde el principio. La hijaputada del més, ¿verdad? Seguro que con esto se os empieza a salir el buñuelo del culo.

 



O PERDÍAS O TE MATABAS, ESA ERA LA REALIDAD DE ESTE JUEGO...

 

Y no es moco de pavo esto de los daños y las escasas intentonas pues era muy fácil cagarla de plano en este juego. Sobretodo por una cosa en particular que os explicaré. No se si a este juego lo quisieron hacer extremadamente realísta o alguna que otra mierda pero el caso es que cada vez que saltabas, tenías que calcular la caida milimétricamente porque de caer un poco desnivelado, hostión asegurado. Hacer un salto con trucos era jugar a la ruleta rusa porque tu personaje podía caerse y hacerse daño a la mínima oportunidad. De manera que llegar vivo a la meta y encima el primero era muchas veces un milagro. Y esto era la mísma canción para todos los modos de juego que jugases. Si se te acaban los reintentos tanto en el modo de trucos, como en el modo de carrera, o el modo de las banderitas, a repetirlo todo desde el principio. A veces parecía que avanzabas con paso de cangrejo. Imaginaros lo desquiciado que puede acabar un crio de 9 años de tanto reintentar...Si, así acabé yo...

Y por si fuera poco, los contrincantes de la consola eran de todo menos fáciles y pasivos. Los muy cabrones por muy rápido que fueras y por muchos atajos que cogieras siempre iban un metro por detras de ti, y con suerte... Los muy hijos de puta eran como los coches de policía de los GTA o los Driver: Por muy lentos que los pinten, cuando están detras de tí iran a la jodida velocidad de la luz. Y encima tratan de empujarte y derribarte cada vez que se les presentase la ocasión. Esto era un desafio a la paciencia y a los nervios para un crio en su momento. Que putas que lo pasé completando este juego. Mejor no entro en detalles de lo que hice en las últimas pantallas en las que tenía que correr contra un fantasma de color dorado en una montaña conocida como "Deadly Fall", pero fijo que con el nombre os hacéis una idea de lo que pasé...

 

COMO DIJE, LOS NIVELES ERAN MUY CHULOS, SI LLEGABAS A VERLOS CON VIDA... UN GRAN JUEGO SI, PERO QUE TE EXIGÍA LA PACIENCIA DE UN SANTO...

 

En resumidas cuentas lo que quiero decir es que, aunque es un gran juego y una de las joyazas más infravaloradas de la Nintendo 64, hay que tener en cuenta que por muy bueno y completo que fuese y que por muy cuidado que esté, lo principal es dejar que la gente lo disfrute y no hacerla desesperar con él. No me malinterpretéis, es uno de los mejores juegos de la N64, de los mejores de Snowboarding y lo sigue siendo a día a de hoy. Pero para mi ha sido como el equivalente a: " El tormento y el extasis" de mi infancia. Si lo encontráis por una tienda de coleccionísmo a buen precio, os animo a que le déis una oportunidad. Eso si, armaros de paciencia y de ansiolíticos para completarlo. Solo unos pocos monjes budístas han completado este juego en calma sin llegar a destrozar el mobiliario de su alrededor o tomarla con el televisior. Estáis advertidos colegas.

 

Bueno, os dejo con una de las canciones del juego. Canciones que tienen el dudoso honor de ser una de las bandas sonoras más raras que he esuchado en mi vida. Algo así como música Techno pero cuando la escucháis tras haberos pasado un huevo con las pirulas... Canciones que parecen interpretadas por músicos fumados con una cantante hasta el culo de Vodka:

Para ver este video es necesario tener JavaScript activado y el plugin Flash instalado en el navegador.

 

 

 

Y aquí termina mi reseña. Espero que os haya gustado. Comentad. Un Saludo a todos. 

 

0

3 Comentarios:

Es un juego interesante

Jajaja, no había escuchado hablar de este juego... pasaría mi infancia en una galaxia aparte xDDD Aunque sí que me vicié (y bastante, para que negarlo) a un juego algo más simple, con gráficos más simplones y en vez de tener snowboarders tenías esquiadores. El juego consistía en bajar una montaña esquivando obstáculos y realizando bien la prueba. El problema era que si no te estampabas (de forma divertida, eso si XDD) contra una piedra-árbol-montículo de nieve tocapelotas, aparecía un Yeti a toda hostia y te comía! Lo jodido era que si esquivabas al primer Yeti varias veces...empezaban a aparecer sus compañeros de caza hasta que, te mataban a lo bestia xDDDD Si el juego tenía final...nunca lo llegué a ver...pero me descojoné de lo lindo suicidando al pobre esquiador xD Saludos!

Respuestas:

@miquiprince: Creo que se cual dices. Era uno en el que tenías que bajar la montaña esquivando pedruscos, pinos y un Big foot que te perseguía. ¿No sería este por casualidad?:

Para ver este video es necesario tener JavaScript activado y el plugin Flash instalado en el navegador.

Fijo que sería hilarante ver como las leyes de la lógica y la realidad se iban a la mierda al estar un Yeti detrás de tu culo...XD Pero seguro que al igual que conmigo y ese juego, te armaste de paciencia para intentar completarlo. Deberían beatificarnos por juegos como estos macho...XD

 

Hostia...pues si no se

Hostia...pues si no se parece muchísimo es el mismo juego XDDD Aunque yo lo jugaba en una "versión piratilla" que me pasaba mi tío junto a otros tantos juegos xDDD Me lo conseguí pasar varias veces...pero joder como corría el oso-yeti-cosa amorfa xDDD