24 de Mayo de 2017
Oct
5

Grandes personajes de Ficción: Jack Ryan

 

Tras el reciente fallecimiento de Tom Clancy,  uno de los mejores autores de novelas sobre espionaje y tensión política en mi humilde opinión, creo que sería más que justo dedicarle un sentido homenaje a la gran obra que nos ha dedicado en vida. Y no me parece mejor forma para hacerlo que resucitar mí abandonada sección de personajes de ficción, recordando uno de los mejores y más elaborados personajes que salió de su gran mente: Jack Ryan. Protagonista de la gran mayoría de sus novelas, este ha sido uno de los héroes más interesantes y a la vez más característicos de los valores e ideales que el autor quería transmitir en las novelas. Seguid leyendo si os interesa saber más de él:

 

 

 

 

Jack Ryan, nacido en Baltimore en 1950 y criado en una familia con fuertes ideales patrióticos y militares (su padre luchó en las Ardenas durante la 2ªGM) no tardó en seguir la tradición familiar y se enroló en el cuerpo de marines. Llegando a tener una carrera bastante prolífica en el cuerpo, hasta alcanzar el grado de Teniente. Pero desgraciadamente esa carrera se vio truncada al sufrir un accidente de helicóptero durante unas maniobras que le dejó con problemas de espalda y cuya lenta recuperación le hicieron desistir de volver a servir en el cuerpo de marines.

Pero gracias a unos contactos y amigos de la familia, a Ryan se le ofreció un puesto de consultor administrativo en las oficinas de inteligencia. Fue entonces cuando Ryan se convirtió en lo que todos conocemos ahora: En analista de la CIA. Y teniendo en cuenta los años en los que decidió meterse en “la granja”, en pleno apogeo de la Guerra Fría, el hombre tuvo trabajo para aburrir. Dedicándose en cuerpo y alma a asesorar a agentes de campo en operaciones encubiertas y ayudar a intervenir a grupos antiterroristas sin que las tensiones geopolíticas se caldeen.

Ryan simplemente es un analista de la CIA, no es un superespía que se infiltra en territorio enemigo en una peligrosa misión para salvar al mundo. Es la directa contraparte de todo lo que nos ha mostrado las novelas y películas de James Bond. Es solo se dedica a analizar con sumo detalle la situación política de cada región del mundo en un momento de la historia en el que hasta tirarse en pedo podía desencadenar una guerra mundial.

 

 

Pero eso no significa que no se haya metido en el fuego cruzado. En más de una ocasión Ryan ha tenido las agallas de meterse directamente en el fregao y de encargarse de resolver la situación él solito. Podría decirse que el también ha salvado el mundo en múltiples ocasiones pero de formas mucho más sutiles que con Martinis agitados y pistolas silenciadas. Como un espía de verdad.

Su primera hazaña reseñable la encontramos en una de las primeras novelas de Tom Clancy, “La Caza del Octubre Rojo.” Ambientada en el punto más caliente de la Guerra Fría, Ryan, con un par de cojones, deja la mesa de despacho para pasarse directamente a la acción y ayuda a la detención de un submarino ruso renegado, armado con misiles nucleares y a punto de desencadenar una guerra mundial. No si antes desenmascarar más juegos de espías rusos de la KGB y turbios chanchullos desde las sombras.

 

 

 

Y si eso no os parecía suficiente, en “Juego de Patriotas” él solito llega a poner en jaque a toda la IRA cuando atentan contra su familia. A riesgo de citar frases topicazo de trailers de pelis de acción diré  que “Se metieron con la familia del tipo equivocado”. Pues no solo llega a diezmar a los terroristas de la IRA, sino que gracias a sus acciones conjuntas con la CIA y el SAS británico, logra frustrar el intento de asesinato del secretario de estado de Irlanda del norte.

Podéis tildarle de burócrata, oficinista o todo lo que querías pero no cabe duda de que Ryan es un hombre de acción. Poniéndose a repartir hostias como panes a quien haga falta y cuando haga falta. Sus valerosas acciones le han ganado más de un ascenso en la CIA, llegándose a convertir en “Peligro Inminente” en el director en funciones de la CIA. ¿Su primer trabajo como jefe? Desarticular una de las más peligrosas redes de narcotráfico de Colombia.

 

 

Pero cuando la cosa se lía y el equipo de asalto es capturado por los narcotraficantes, Jack decide irse él solito, junto con un equipo de operaciones en cubiertas (Los futuros Rainbow Six) a Colombia a rescatarles. Que huevos. Ryan siempre ha demostrado en las novelas ser un tipo con agallas al que no le teme a nada. Un hombre en el que su deber y lealtad está por encima de sus miedos. Un auténtico modelo a seguir y un patriota.

Pero no os engañéis, cuando hablo de patriota no me refiero a que es un hombre al que el amor por su país le llega a cegar tanto que no ve sus fallos y sus injusticias. Al contrario, Ryan es el primero en denunciar las incongruencias y fallos de “El perfecto sistema político norteamericano” llegando en incontables veces a desenmascarar tramas de corrupción política y a trincar a varias manzanas podridas de la CIA y el gobierno con las manos en la masa.

 

 

Tanto es así, que llegó incluso a enfrentarse al mismísimo presidente de los Estados Unidos por ser un imbécil incompetente tras sus acciones en “Peligro inminente”.  Tuvo los huevos de insultar al hombre más poderoso del mundo y salir de rositas. Este tío es Dios, simple y llanamente. Es un puto Dios con dos petroleros por cojones.

Y un hombre con tanta convicción y agallas solo aspirar a lo más alto. Y así fue.  En novelas posteriores, Ryan llegó a convertirse en el Presidente de los Estados Unidos. El puto presidente de los Estados Unidos. Una carrera así no la habría conseguido en los marines…

 

 

Aunque bien es cierto que los detractores  de las novelas de Clancy han tildado a su personaje estrella de ser un boy scout amante de la acción, que siempre se mete donde no le llaman y muy de: “America Fuck Yeah!” En parte tienen razón, pero también es cierto que muchos de los líos en los que se ve en vuelto es porque está en la típica situación de John McClane: “El tío equivocado, en el momento y lugar equivocados”. Y aparte, salvar el mundo 4 veces seguidas también implica meterse donde no te llaman y ensuciarse las manos de vez en cuando.   

Un gran personaje con una moral férrea digno de respeto al que se ha llevado en varias ocasiones a la gran pantalla. La primera vez que le veríamos en los cines fue en 1990 en “La Caza del octubre Rojo” de la mano de Alec Baldwin con una fantástica interpretación. Y en los años siguientes, Harrison Ford le tomaría el relevo a Baldwin en 2 ocasiones interpretando a Ryan en “Juego de Patriotas” y “Peligro Inminente” y finalmente Ben Affleck en la precuela “Pánico Nuclear”.  Aunque Baldwin se marca una cojonuda interpretación, Harrison Ford es quien se lleva el oro. Que parece que nació para interpretar ese personaje. Le viene como anillo al dedo y tanto es así que la primera imagen que siempre que nombro a Ryan, me viene a la cabeza Harrison Ford. Y vosotros, ¿Con quién os quedáis?

 

 

Sea quien sea el que le interprete, lo cierto es que es uno de los más interesantes personajes de las novelas de espionaje desde James Bond. Solo me queda agradecer al genio de Clancy  por haber creado tan fantásticas novelas y por haber puesto las bases argumentales para tan tremendos videojuegos de espionaje y acción como las sagas Splinter Cell, Rainbow Six  o Ghost Recon.  D.E.P Genio, te lo has ganado!

 

 

Espero que hayáis disfrutado con esta reseña. Un Saludo.

5
Valoración media: 5 (1 voto)

2 Comentarios:

Precisamente mi abuela me

Precisamente mi abuela me regaló algunos libros que tenía y no utlizaba y uno era el de juego de patriotas, solo llevo el principio pero tremendo arranque!, es lo que dices, perspectivas distintas de abordar los conflictos y pocos tiroteos pero realistas y acojonantes que da gusto.

un saludo!

Respuestas:

@STRELOK: A que ahora te ha enganchao, ¿Eh?. Si es que nadie mejor como Clancy para saber lo que es de verdad la tensión política y el espionaje de verdad en épocas en las que hasta tirarse un pedo podía desatar un conflicto internacional...