23 de Abril de 2014

Perros de caza. El blog del Sr. Rubio

 

Ficha Técnica:

-Título original: Repo Men

-País de orígen: EEUU

-Año: 2010

-Dirección: Miguel Sapchnick

-Producción: Scott Stuber

-Guión: Eric Garcia y Garrett Lerner

-Fotografía: Enrique Chediak

-Edición: Richard Francis-Bruce

-Música: Marco Beltrami

-Reparto: Jude Law, Forest Withaker, Liev Schreiber, Arice Braga y Carice Van Houten

 

Muy buenas compañeros. Hoy quisiera compartir con vosotros otra cinta de ciencia-ficción de los últimos años que se ha convertido en una de mis favoritas. Justo por las mismas razones que una película de ciencia-ficción puede convertirse en una gran película dentro de su género: Nos muestra un futuro interesante que nos hace reflexionar, nos hace preguntarnos cosas, nos hace filosofar un poco, pero sin olvidarse de que tiene un público que entretener y cuya atención debe captar. En resumen, una película con dosis de acción y reflexión a partes iguales.

En este caso me gustaría hablaros de Repo Men, genial película del año 2010 que, no será perfecta y tendrá sus fallos, pero desarrolla diversos temas tan bien y de forma tan reflexiva, que la convierten en una de las mejores en su campo. Así que sin más preámbulos, pasemos a reseñarla:

 

Con esta otra pregunta os invito a reflexionar sobre uno de los temas de la industria que más me ha hecho que me retorciera los sesos buscándole la lógica. La pasada generación, a excepción de muy pocas nuevas IPs, ha sido indudablemente la generación de las secuelas, de las franquicias, de las sagas interminables y algo me dice que la nueva va a serlo también.

Y a cada segunda, tercera o sexagésima parte que sale al mercado, siempre se abre el debate acerca de esa misma pregunta. ¿Trae algo nuevo y original a la palestra o es más de lo mismo? Una polémica totalmente comprensible, pues siempre esperamos algo de innovación a cada nueva entrega. La cosa ya empieza a desmadrarse cuando hay gente que considera que un juego o secuela con poca innovación es una auténtica mierda. Cuando se es tan extremista con esas cuestiones, uno empieza a cuestionarse la validez de este criterio. Así que colegas, si no os importa, me gustaría compartir mis pensamientos sobre ello. Allá va:

 

Bueno, basta de entradas de quejas y demás lloriqueos. No hay nada mejor para recuperar el ánimo que estrenar una reluciente nueva arma en nuestra Armería. Es como esa maravillosa sensación de estrenar un juego nuevo recién desprecintado en el que hasta el olor a plástico impoluto, ese “olor a nuevo” te parece fascinante. Pues a mí me pasa lo mismo con cada nueva  y reluciente herramienta para la destrucción que pasa por aquí. Pero basta de enrollarse, vamos al lio.

Me las daré mucho de entusiasta de los shooters clásicos, reseñando muchas armas inolvidables de shooters de los 90, pero acabo de darme cuenta, de que me he dejado una en particular, de un shooter particularmente cojonudo que marcó un hito en los 90: Duke Nukem 3D. Un juegazo que demostró el lado fascinante y glamuroso que tenía el ser un cabrón políticamente incorrecto, mujeriego, cachas, estereotípico y über-macho mientras matabas alienígenas. Un juegazo cuya arma que vamos a reseñar a continuación, nos demostró que El Tamaño SI Importa.

 

EL RAYO REDUCTOR:   

 

Si, tal y como lo estáis leyendo. La Sexta 3, el único canal de cine variado de toda la TV (Y el único canal que merecía la pena de toda la TV) cesará su emisión junto con otros muchos canales de la TDT el próximo 6 de mayo. ¡Esto es un puto ultraje! Y todo se lo debemos a nuestro fantástico y justo gobierno. Gracias a una ley del Tribunal Supremo, el único canal decente de la televisión española dentro de menos de un mes se habrá esfumado. Lo siento, pero me va a ser difícil expresar mi total desacuerdo con esta decisión sin cagarme en la puta calavera de unos o de otros…Menuda puta semanita llevo… Bueno, analicemos detenidamente el por qué de esta situación, el por qué esta decisión es una completa subnormalidad.

 

Bueno, hoy me he despertado con esa maravillosa sensación en la que te das cuentas de que tienes todas tus obligaciones y responsabilidades tranquilas y puedes tener la mente despejada. Por lo que hoy toca ocuparla con otra de mis divagaciones eternas acerca de mi afición predilecta. Hoy quisiera reflexionar un poco sobre la historia y los videojuegos.  Una relación difícil en la que ninguno parece llevar los pantalones. Y un tema en el que nadie parece ponerse de acuerdo. Especialmente tras la  sarta de gilipolleces que estoy oyendo últimamente acerca de cómo tiene que ser un buen argumento para un juego actual. Así que dejémonos de historias y zambullámonos de lleno en el tema:

 

Se le ha dicho de todo. Desde ser una copia burda del Uncharted, hasta decir que ha perdido toda la esencia de la saga Tomb Raider. Unos lo adoran y otros lo odian con toda su alma. (Y luego el juego se ha vendido como churros…) Y navegando entre estas aguas turbulentas me hayo  yo. El que le importan una mierda todo eso y sencillamente se limita a disfrutar del juego. Que prácticamente es lo único que importa. Y tengo que confesaros que este ha sido uno de los últimos títulos con los que mejor me lo he pasado. Ha sido una delicia el jugarlo de principio a fin. ¿Queréis saber por qué? Bueno, solo si os interesa y eso... No os estoy obligando a nada... Pues seguid leyendo y tal... ¡Que leáis mi reseña, coño!:

Tras echarle muchas horas al nuevo Tomb Raider y ver como Lara poseía habilidades sobrehumanas como fabricar AKs a base de tuercas y huesos de animales, comprendí que Lara había alcanzado un nivel superior. Había alcanzado el grado de "Manitas NVL: MACGYVER"

Y de ahí nació esta pequeña sobrada de video. Disfrutad: 

Para ver este video es necesario tener JavaScript activado y el plugin Flash instalado en el navegador.



 

Tras el vacío existencial que me supuso el terminar Breaking Bad, no había encontrado ninguna serie cuya tensión, personajes y trama igualara a la genial serie de Gilligan. Tras tantas series policíacas que todo Cristo conocía, aún no había encontrado ninguna que nos mostrara el trabajo real de un policía. Tras tantas series que atestiguaban llevar el suspense  como estandarte, muchas han suspendido a la hora de llamarme la atención. Hasta ahora…

True Detective ha sabido como captar mi atención en todos los ámbitos en los que se puede cautivar a un espectador: Trama, desarrollo, personajes, ambientación, cinematografía... Y todo ello desde la temporada 1. Algo de lo que no pueden presumir muchas serie por buenas que sean, y una cualidad loable teniendo en cuenta el nivel que ostentan las series actuales. Así que, si queréis saber las razones de por qué esta serie es grande y merece vuestra atención, pues seguid leyendo:

 

Hoy toca resucitar otra de mis secciones clásicas con otra habilidad tan útil como fascinante. Nacida de una de las mejores entregas del caballero oscuro en el mundo de los videojuegos, ha acabado convirtiéndose en un elemento común y habilidad básica de cualquier juego de acción y aventura de esta generación. Una habilidad que con el paso de los años y los juegos en la que la implementan, ha pasado de ser un recurso útil a ser prácticamente un “Resuelve problemas” universal. Así que ¡mucho  ojo! Que hoy nos toca echar un vistazo a una de las habilidades que siempre nos ha aportado una gran visión de conjunto:

Mar
23

Crítica: Dallas Buyers Club

 

-Ficha Técnica

-País de orígen: E.E.U.U.

-Año: 2013

-Dirección: Jean Marc Vallée

-Producción: Robbie Brenner, Nathan Ross, Rachel Rothman

-Guión: Craig Borten y Melisa Wallack

-Fotografía: Yves Bélanger

-Edición: John Mac MacMurphy y Martin Pensa

-Reparto: Mattew McConaughey, Jared Leto, Jennifer Garner

 

Tras perderme otro peliculón como fue “El Lobo de Wall Street” hace unos meses, estaba claro que no me podía perder  la otra gran película de los Óscar de este año. Así que el otro día me dio el venazo ultragafapasta  y me fui a ver Dallas Buyers Club en Versión Original subtitulada (Dios, eso ha sonado más Hipster todavía…) y tengo que confesaros algo.

No soy un tío al que le gustan los dramones. La verdad, no soporto las típicas películas que tratan de sacarte la lagrimilla fácil para poder sonsacar los Óscar más fácilmente a los de la academia. Son prepotentes y ya es todo un topicazo. Pero Dallas Buyers Club se ha convertido en una de las mejores películas que he visto este año. No solo porque es un dramón que me ha cautivado, sino que ha sido uno de los pocos que ha conseguido hacerme reír y hacerme reflexionar a partes iguales. De los que consiguen entretenerte y sacar tu lado más reflexivo de forma ecuánime. Y todo ello acompañado con una de las mejores interpretaciones que se ha marcado Matthey McConaughey.  Si queréis saber por qué, seguid leyendo: