20 de Abril de 2014
Ene
3

El miedo como forma de entretenimiento

El miedo es algo que siempre ha estado presente en el ser humano desde sus orígenes y que sigue formando parte de nuestras vidas hasta el día de hoy, y lo seguirá haciendo. Solemos temer a todo aquello que nos es desconocido y que no podemos explicar, aquello que creemos que nos puede hacer daño de una u otra forma. En sí, el miedo podría considerase un mecanismo de defensa natural para asegurar nuestra existencia y mantenernos alejados de cualquier peligro posible. Pero resulta más que irónico que, aunque sintamos miedo de muchas cosas, a la vez nos guste esa sensación recorriendo nuestro cuerpo de arriba a bajo. Concebimos formas de entretenimiento para crear ese efecto en nosotros; libros, películas, juegos de video o la típica casa embrujada en un parque de diversiones y puede que alguna más que me deje en el tintero. 

 

Miles de historias de fantasmas o espectros abundan en nuestras ciudades o pueblos, pasadas de generación en generación, de padres a hijos, hasta formar parte de nuestro folclore. Existen incluso muchas versiones de una misma leyenda con pequeñas variaciones aquí y allá dependiendo del lugar de origen; La llorona es una de las más conocidas y recurrentes, siendo la historia de una forma en un país y de otra forma en otro, pero siempre con ciertas similitudes que dejan entrever un mismo punto de partida entre todas y cada una de estas. Aunque ciertamente resulta casi imposible saber a ciencia cierta el lugar exacto en donde se originó la historia por primera vez. En la ciudad en la que vivo, Bogotá, existen muchos relatos de apariciones fantasmales, de gente que ha visto, oído sentido o experimentado esto y aquello. Y si hay un sector en dicha ciudad que es muy conocido por esta clase de historias, es la Candelaria. Este sector colonial representa el pasado de Bogotá, la parte más antigua de la ciudad, o sea, lugar idóneo para dar con este tipo de relatos que abundan por sus calles y en sus viejas casas. Todo un viaje al pasado, sin duda. Plagado de crónicas que a más de uno le puede robar el sueño en las frías noches capitalinas. Y para los más valientes, algunos de estos caserones ofrecen hospedaje en los que suelen alojarse más que nada turistas.

 

Por otra parte, en internet podemos encontrar incontable cantidad de relatos en páginas dedicadas completamente al miedo; creepypastas, historias de asesinos en serie, leyendas y demás. Yo soy un asiduo a las primeras, lo reconozco. Y es que por la red de redes pululan creepypastas realmente muy bien elaborados que pueden llegar a ponerte los pelos de punta y que son dignas de la más retorcidamente humana. Hay algunas que ya son muy famosas a la par que antiguas, una que otra relacionada con videojuegos, como por ejemplo: Pokémon, Zelda o Sonic, etc. 

Y ya que hablo de videojuegos, adentrémonos un poco dentro de este mundo, en el que tampoco podían faltar, como no, propuestas destinadas a causar terror en quienes osen poner sus manos en ellas. Quizá la saga más conocida, aunque no la más terrorífica, sea Silent Hill (Resident Evil podrá ser más popular, pero el miedo que puede llegar a causar es muy superficial, en mi opinión), una franquicia que tuvo su primera entrega a finales de la década de los noventas, animada por el éxito que supuso Resident Evil por aquel entonces, y bien podríamos decir que Silent Hill nació bajo su alargada sombra. Pero no tardó mucho en desmarcarse por completo de esta, ya que el juego apostaba por un tipo de terror muy distinto al de Capcom, uno que apenas insinuaba y que jugaba no sólo con la mente del protagonista, sino también con la tuya. El sonido ambiental era otra de sus grandes características, el ruido que resonaba en nuestros oídos nos hacía helar la sangre al instante y que temiéramos de aquello que podía estar escondiéndose en la oscuridad y esto, en conjunto con los escalofriantes escenarios que teníamos que visitar y la sublime banda sonora, compuesta por Akira Yamaoka, componían una excelente propuesta que ha día de hoy es muy recordada por quienes lo llegaron a terminar y que sigue despertando el mismo miedo que despertó en su momento. Si aún no lo has probado ¿qué esperas? Silent Hill te está esperando… 

Silent Hill no es ni mucho menos la única franquicia que ha sabido jugar de semejante forma con el miedo, muchas otras existen. Pero, en mi opinión, si tiene el mérito de haber sido la primera en crear una experiencia videojueguíl que te hiciera temer de todo aquello que desconoces y que sabes, instintiva o conscientemente, que te puede hacer daño.

 

El séptimo arte es, seguramente, el medio de entretenimiento que más nos ha brindado momentos terroríficos con grandes películas que han marcado un antes y un después en la historia del cine de terror. Ejemplos tenemos muchos: El exorcista (No es de mis favoritas, pero no le restaré la importancia que ha tenido esta cinta), El Resplandor, con una actuación impagable de Jack Nicholson, esta cinta que ha sido parodiada incluso en Los Simpsons, en uno de sus especiales de Halloween. También Halloween, ¿quién no conoce a Michael Myers? Un psicópata asesino de sangre fría y sin escrúpulos a la hora de matar de las formas más dolorosas y violentas posibles, Chucky, aunque hoy día me da risa, en su momento me llegó a causar miedo y es innegable que se ha convertido en todo un clásico dentro del género.

 

Actualmente un referente en el cine de terror suelen ser las películas asiáticas, con un terror del que incluso bebió en parte el antes mencionado Silent Hill, y que también cuenta con cintas que se han convertido en clásicos instantáneos: The Eye, The Grudge, The Ring, etc.… Ha sido tanto el éxito que han significado que han contado con remakes, inferiores en calidad, eso sí, provenientes de la llamada meca del cine, Hollywood. El único pero que le encuentro a estas películas, es que después de haber visto varias, todas te comienzan a parecer iguales… Otro tipo de películas que actualmente son muy populares, son esas que son grabadas en forma de falso documental y que tienen como propósito mostrarte todo lo que ves en pantalla como algo que realmente sucedió. Por tanto, con esto se intenta que el espectador sienta un miedo muy real también al tener la sensación de que lo que se está viendo es tan real como tú o como yo. Hoy por hoy existen muchas propuestas de este tipo, tales como REC, Actividad Paranormal, El diario de los muertos, Grave Encounters. Pero si vamos a los orígenes, tendríamos que ir al año 1994, cuando se estrenó La Bruja de Blair y que supuso todo un revuelo al presentar los hechos acontecidos en la cinta como algo verídico. No fueron pocos los que llegaron a creer que todo era cierto, pues así se promocionó la cinta en aquel entonces.

 

¿Alguien ha dicho Saw? Sí, bueno, odio este tipo de películas, donde por lo general se busca crear la sensación miedo e incomodidad a partir de barbáricas torturas. Terror del fácil en mi opinión. Aunque no sea partidario ni simpatizante de este tipo de cintas, debo reconocer el hecho de que Saw popularizó este tipo de películas, fue toda una legión de largometrajes inspirados por esta las que le suigieron, e incluso esta misma se vio prostituida hasta el cansancio, ofreciendo una y otra vez lo mismo entrega tras entrega hasta que no se pudo explotar más.

 

Como podemos ver, el miedo es algo que ha estado ligado al ser humano por naturaleza, y este ha sabido usarlo para su propio deleite y entretenimiento a lo largo de la historia de nuestra especie. ¿Es enfermizo? Quizás. ¿Divertido? Definitivamente…  

Hasta aquí va la entrada de hoy, no quiero explayarme más de lo debido. Hasta la próxima y un saludo a todos.

 

5
Valoración media: 5 (1 voto)

2 Comentarios:

@ Sr Gato

A mi me dio miedo... cuando no regresaba Gamefilia a fines del mes pasado ! Very Happy

Me gustó la entrada; saludos y 5* !

JOder, pedazo de articulo,

JOder, pedazo de articulo, !enhorabuena!