17 de Agosto de 2018
Sep
20

The Wire. Solo una opinión.

The Wire. Solo una opinión (y spoilers en los videos, off course...)

Aviso: si has visto, la que ha sido considerada por muchos como “la mejor serie de la historia de la televisión” y has sido capaz de apreciarla como tal, o cuanto menos, como una serie excelente, felicidades. Si tú caso es justo el contrario y esta entrada te anima a echarle un vistazo, con el resultado de que acabas considerando mi criterio similar al de un chimpancé gafapasta  snob no lo lamentare y solo me cabra esperar a que en algún otro momento quieras darle una oportunidad.

The Wire es una serie de televisión producida por HBO de 2002 a 2008 que abarca un total de 5 temporadas, un drama policiaco centrado en una línea argumental que sin dejar nunca de tener un núcleo central,  el trafico de drogas y sus efectos  a todos los niveles (económico, político y social), narra la vida y el trabajo de policías y delincuentes, lo que constituye un punto de partida, para, sin abandonar nunca la categoría de serie policial, centrarse temporada tras temporada en una cara distinta de la ciudad de Baltimore. Con una habilidad y maestría de aquellas que consiguen al centrarse en una historia local extraer rasgos, personalidades y tramas que son al mismo tiempo cotidianas y universales.

Pero no quiero que esta entrada sea una mera compilación de datos extraídos de la wikipedia y posiblemente si ya conoces The Wire y has leído algún artículo de Enric González, Carlos Boyero u otros periodistas y críticos de cine y televisión conocerás de sobra todo el increíble compendio de alabanzas, comentarios laudatorios y críticas favorables a una serie que en mi caso me descubrió la excelente factoría de ficción que es HBO (no, “Los Soprano” nunca me cautivo, aunque en mi descargo he de decir que solo vi breves instantes de algún episodio suelto y al azar). Solo me cabe repetir algunas observaciones leídas que permanecieron en mi memoria y años después, cuando por fin me decidí a visionar la serie, se confirmaron.

Lenta pero absorbente, coral, The Wire rezuma en muchas ocasiones un realismo sucio capaz de transmitir no solo el drama de la acción, entendiéndola como tal como al suceso que sucede en cada escena, sino también la rutina, mezquindades, grandeza o simplemente cotidianeidad del trabajo policial y sus miserias, por poner un ejemplo. Con un lenguaje sin demasiadas estridencias y en la que no abundan los momentos frenéticos y trepidantes a los que con demasiada frecuencia se le exige a la ficción televisiva de rápido consumo y baja calidad. Mi  humilde opinión, es que es, sin dejar de ser una visión personal de los guionistas sobre temas que se han repetido una y otra vez a lo largo de la literatura y el cine (el poder, el sexo, las ambiciones profesionales,  relaciones humanas en definitiva) consigue mostrarse como una radiografía de una sociedad contemporánea. Una sociedad habitada por personajes que son juzgados al mismo tiempo con una dureza y compasión terribles, sin dejar de girar en torno al rol que se nos presentan.

Con rasgos  que son terriblemente diferentes a los que nos muestran la mayor parte de las series policiacas televisivas, lejos de lo que se ha llamado “el videoclip CSI”, que en sus “spin offs” consisten en la vieja fórmula del capitulo autoconclusivo, donde los superpolicias vencen al mal gracias a su excesivamente privilegiado intelecto mientras suena una canción tecno-pop de fondo, o como la terriblemente, terriblemente mala “Bones”, donde al laboratorio de ciencia ficción se le suman unas interpretaciones tan acartonadas e inexpresivas de su pareja protagonista que me llevan a imaginar en mis fantasías más oscuras e inquietantes que estoy a punto de clavarle una estaca a David  “Ángel” Boreanaz por su crimen de lesa majestad contra la interpretación…

Como conclusión y perdón por este breve e inevitable desahogo fuera de lugar diré simplemente que en The Wire encontré el valor como para plasmar de una manera radicalmente diferente demasiados comportamientos profundamente estereotipados que nos vienen de la televisión y el cine estadounidenses. Y el que más me llamo la atención fue el relativo al sexo.

Y es que los personajes principales viven su sexualidad de una manera tan alejada de las típicas fantasías masculinas y femeninas “hollywoodienses”, sin terminar acabando siendo automáticamente castigados por el destino o la sociedad por su comportamiento. En The Wire una infidelidad no deja ser considerada como una infidelidad, la orientación sexual un aspecto importante en la vida de cada individuo y existen la lujuria, el engaño y el amor que se mezclan e interrumpen de manera constante. Pero se obvian tantas reglas “no escritas” que se nos han inculcado, ya sean puritanas, románticas o sencillamente maniqueas que una acción no tiene, como sucede en la vida real, una consecuencia inevitable y trágica (o hermosa y salvadora), producto de la típica confusión entre un sistema moral y ético y lo que sucede en el día y día. O por decirlo de otra manera, es una realidad (pues cada ficción es una realidad única  y esta de entre las disponibles se acerca más que otras a la existente fuera de la pantalla) poliédrica, en la cual son nuestros hábitos más que elecciones trascendentes con música de violines al fondo los que determinan nuestro día a día, sin quedar al mismo tiempo retratados como meros animales de costumbres.
 
Para ver este video es necesario tener JavaScript activado y el plugin Flash instalado en el navegador.
"Fuck Fuck fuck scene..." No, no es la escena de sexo en la que estabas pensando pero no negaras que no tiene merito tanto "fuck"
 
Tampoco se puede negar que se visita durante las escenas sexuales o los comportamientos que demuestran los personajes lugares o visiones comunes que son, en la mayor parte de las ocasiones, ciertos. En el sexo se mezcla el amor, los sentimientos, la promiscuidad, el dinero, los prejuicios, la inconsciencia, la ambición  etcétera y tal cantidad combinaciones que es difícil no encontrar un ejemplo de una u otra cosa y  The Wire, con su ritmo lento pero imparable puede tomarse, sin tener la intención de serlo, como un compendio, extenso y entretenido de este aspecto básico y fundamental de la naturaleza humana.
 
Para ver este video es necesario tener JavaScript activado y el plugin Flash instalado en el navegador.

Sexo y boxeo en The Wire. Sin miedo a escenas interraciales no siendo una pelicula x...

¡Gracias por tú lectura!

P.D: Y solo puedo recomendar verla en V.O. con subtítulos.
0