31 de Octubre de 2014
Jun
10

Los espartanos, Leónidas, y sus 300 en las Termópilas

A raíz del espléndido aporte de Shaiyia sobre la violencia, y el debate generado, he querido hacer este aporte a modo de amalgama. Un resumen de un hecho histórico que, pese a que todos lo hemos estudiado en la escuela, no ha sido hasta la reciente película de 300 que ha llamado la atención de la gente. Entiéndase la gente como bulto.

No siempre hemos visto la violencia de la misma forma. En la Esparta del S. V a.C. encontramos una sociedad que estaba organizada entorno a ella, y a ellos les debemos la cultura que tenemos.

Los pueblos griegos contemporáneos no comprendían del todo a los espartanos. Decían que Esparta era la ciudad-estado con más libertad de Grecia y, a la vez, la menos libre. Si entendemos espartano como ciudadano, como hombre libre, éstos compartían con los griegos la democracia, llevada al extremo militar. Todos eran iguales, todos tenían los mismos derechos y obligaciones. Principalmente, ligados a la ciudad.

Hay que entender que en aquél mundo tan distinto, los pueblos eran sometidos por tiranos, dictadores de todo tipo, eran arrastrados a guerras que no les importaban lo más mínimo. Pero en Grecia, las personas eran el Estado. Ellos decidían. Eso les llevo a tener un sentimiento patriótico muy superior al de cualquier pueblo contemporáneo. En Esparta, como tantas otras cosas, esto se llevó al extremo.

Su ciudad era un "ente" superior, que debía perdurar, y había que defender con la vida. ¿Cómo se hacía? Educando a la gente para ello. La gogé era la EGB espartana. Se llevaban a los críos con 6 años, y hasta los 20 se les educaba en comunidad. Se les enseñaba historia, filosofía, música... Pero, sobretodo, se ejercitaban. Debían pasar por un trato extremo, cuyo resultado debían ser hombres fuertes, valientes, y que amaran Esparta por encima de todo. Pasaban hambre, debían robar, tenían una túnica al año sin manto alguno, eran sometidos a azotes, para aprender a dominarse, controlar el dolor y mostrar entereza. Siglos después, con una sociedad decadente, los romanos se divertían viendo tales muestras de salvajismo, ya carentes de sentido.

 

Las mujeres espartanas debían ser fuertes también, incluso se ejercitaban especialmente durante el embarazo, creyendo que el crío saldría más apto para la ciudad. De no serlo, se le sacrificaba. No era extraño que una espartana se acostara con el marido de otra, con el beneplácito de los cónyuges. Siempre, claro está, que ese otro espartano fuera lo suficientemente fuerte como para, de quedar embarazada, el hijo fuera igual o mejor que el de su marido legítimo. Las espartanas tenían tal condición física, que competían en las pruebas con los hombres, cosa nada bien vista en las demás ciudades.

Así pues, en esa época Esparta se encontraba en su cenit. La máxima expresión de una sociedad militar (los empleos los solían desempeñar los esclavos, a diferencia del resto de Grecia, quedando los espartanos como militares puros), el mejor ejército del mundo, de hecho. En el momento justo y el lugar adecuado.

 

Pero de nada sirve hablar de las Termópilas sin un contexto.

Darío I gobernaba el Imperio Persa. Dentro de él, en el extremo occidental, había ciudades griegas desde hacía siglos. Por motivos económicos, estas ciudades se rebelaron, pidiendo apoyo a Grecia. Sólo Atenas se lo concedió. La sublevación fue sofocada, pero a Darío I le molestó la intromisión ateniense, y años después se dispuso a dar un escarmiento.

40.000 efectivos se dispusieron en Maratón. La llanura permitía que el ejército persa pudiera movilizar la caballería, a pesar de estar rodeada de zona montañosa, y que la tropa pudiera luchar adecuadamente. La tropa persa llevaba armadura ligera, o carecía de ella y tenían armas cortas.

Visto el plantel, Atenas pidió ayuda a Esparta, que se la concedió con tres días de retraso por estar de fiestas. Con el enemigo a las puertas, como el que dice, los atenienses se dirigieron a la batalla con 12.000 hombres.

Movilizar un ejército como el persa era complicado, ya que estaba dividido por las regiones a las que pertenecía la tropa, a fin de evitar confusiones o disputas. El terreno no era el suyo, desconocían al adversario... Los griegos dispusieron la batalla desde una colina. Reforzaron los flancos y dejaron el centro del grupo con los hoplitas, que se protegían con sus corazas y escudos. Iniciaron el descenso ganando velocidad. Los persas mandaron su nube de flechas, y los griegos siguieron avanzando, aún más rápido, cuesta abajo, protegidos por los escudos. Cuando la distancia era ya corta, la carrera fue a toda velocidad, rompiendo con el impacto la formación defensiva persa. Contraatacaron estos con la caballería por el centro, pero los flancos reforzados de los griegos los dejaron rodeados de lanzas que, ancladas en el suelo, acababan con sus monturas.

¿Resultado? 6.000 bajas persas y menos de 200 griegas. La espantada fue natural, y Darío dio por zanjada la disputa. Le pillaba demasiado lejos como para ir a buscarse problemas. Los griegos, por si acaso, mandaron un mensajero a Atenas, para que prepararan las defensas mientras el pequeño ejército regresaba. Ya sabéis cómo sigue.

Tres días después, los espartanos se presentan en Maratón, encontrándose una llanura llena de cadáveres de los dos bandos, ya que los griegos, prudentes en regresar a Atenas lo antes posible, ni siquiera habían enterrado a los suyos.

Las ciudades quedaron profundamente conmovidas por el intento de invasión, y Esparta y Atenas formaron un pacto de unión frente a enemigos externos. Así acabó la Primera Guerra Médica.

Años después, Jerjes, hijo de Darío I, controlaba un territorio enorme, y culturalmente dispar. Eran tantas las religiones, y tan contradictorias, que intentó unificarlas proclamándose él mismo Dios, para evitar guerras internas. Podrá uno compartir la solución o no, pero desde luego es una solución.

 

La espina se ve que se hereda de padres a hijos, y Jerjes mandó emisarios pidiendo tierra y agua. Los espartanos, tan majos ellos, los arrojaron a un pozo, acción que les reprocharon los ciudadanos griegos. Intentado poner paz, mandaron ellos a dos emisarios a Persia, para que Jerjes los matara. El rey persa les dijo que no sería él culpable de ese crimen, ni Esparta se libraría con ello de su deshonra. Mucho más civilizado que nuestros amigos rabiosos...

El 480 aC se pone en marcha la apisonadora persa, con unos 250.000 efectivos, mucho mejor equipados. El mayor ejército jamás visto.

A contrarreloj, los griegos organizan la defensa. Esparta y Atenas visitan al Oráculo, que les niega el permiso para ir a la guerra. Vale. Vuelven a ir. Se lo vuelven a negar. Bueeeeno... Van de nuevo y... ¡Oh! No saben qué significa lo que el Oráculo les dice. Suficiente.

Los atenienses "legalizan" masivamente a esclavos para mandarlos inmediatamente a filas (LMAO) o ponerlos a trabajar en los astilleros. Los espartanos... Bueno, los espartanos estaban de fiesta. Frustrado, Leónidas parte con su guardia, 300 hoplitas con descendencia masculina. Armados con espada corta al hombro, su gran escudo de bronce, de 1 metro de diámetro, casco de bronce, perneras de bronce, coraza de lino y bronce. Decide defender las Termópilas, un paso estrecho dónde la inferioridad numérica no contara, y tener ventaja sobre la caballería. La falange funcionaría perfectamente.

Le acompañaban, bajo su mando, otros 1.000 soldados griegos, más una buena colección de esclavos, que llevaban la carga, alimentos, se encargaban del campamento... En total, menos de 4.000.

La táctica era desesperada. Los griegos confiaban en que los espartanos aguantaran en las Termópilas, mientras que la flota ateniense cerraría el paso a la persa en el estrecho de Eubea (unas 200 naves contra 4.000), impidiendo la llegada a Atenas y, consecuentemente, al resto de Grecia. Una vez ahí, detenidos los persas, ¿qué harían los griegos? Ni ellos lo sabían. La cuestión era hacer algo.

Jerjes estaba totalmente confundido. La ridícula flota que navegaba en círculos no podía ser la resistencia naval. Debía haber naves ocultas tras el estrecho y, si hacía pasar sus barcos en fila, perdería la superioridad numérica siendo presa fácil de esa "flota fantasma". Por otro lado, en el paso se encontraba con una situación casi idéntica, pero por tierra. Al fin, días después mirándose los unos a los otros, se decidió a lanzarse por tierra. Conocéis el resultado.

 

Choque tras choque, sus hombres caían a manos de los griegos. El chivatazo del paso posterior le dio al hombre un merecido respiro. Leónidas, al conocer la traición, mandó a sus hombres en retirada, quedándose él a defender el paso. Sin embargo, no fueron pocos los espartanos y griegos que se quedaron a su lado.

Sorpresivamente, pese a estar rodeados en las Termópilas, los persas no conseguían doblegar a los griegos. Harto, Jerjes mandó a los arqueros que, oleada tras oleada, terminaron con la resistencia. Quiso exhibir el cadáver de Leónidas, abatido por las flechas para reforzar la decaída moral de su ejército, pero nadie quería ni acercarse.

La batalla naval se presentó frente a Salamina. Los ágiles barcos griegos envolvieron a las torpes naves persas, que acabaron chocando entre ellas, yéndose a pique. Jerjes desistió, y dejó a un minado ejército con la moral por los suelos al mando de varios generales, regresando él a Persia.

En Platea, un reunificado ejército griego plantó cara al apocado monstruo persa por última vez. Se acabó la Segunda Guerra Médica.

 

Leonidas fue enterrado con honores, dejando los griegos una placa en el paso que reza: «Extranjero, informa a los espartanos que aquí yacemos obedeciendo a sus preceptos».

La derrota con los años fue reinventándose, convirtiéndose en el gran ejemplo de heroísmo, de la tarea imposible, del sacrificio por el bien mayor. La derrota se convirtió en victoria.

En resumen, las diferencias con la película son evidentes (y lógicas). No eran tan buenos los espartanos, tan malos los persas, tan tiranos los unos ni libertarios los otros, tan cobardes (¡ni mucho menos!) el resto de los griegos. Curioso pensar que en parte debemos nuestra cultura a un pueblo que, de existir ahora (mmmm.... ¿los nazis?) abominaríamos de ellos. Paradojas de la historia.

(Ya se que faltan islas en el mapa y tal, pero no tenía ganas de dibujarlas :P) 

5
Valoración media: 5 (5 votos)

12 Comentarios:

¡Una clase de historia

¡Una clase de historia magistral! Me huelo que Rikku se pasará por aquí por razones obvias... Que sepas que no puedo dar medallas retro a artículos de historia pero si puediese te la daría.

Esta historia em recuerda los samuráis, que todos los freaks consideraban nobles, buenas personas... nada mas lejos de la realidad (Quien se haya molestado en informarse sabe de lo que hablo).

¡5 estrellazas for you! 

Muy buen repaso

Sólo una puntualización. Y es que hay que diferenciar entre ciudadano espartano (ciudadano completamente libre) y los metecos, o habitantes en regimen de semi-esclavitud que formaban casi el 75% de la población total de la región de Tesalia (creo, lo digo de memoria). De esta forma, los ciudadanos espartanos se podían dedicar en cuerpo y alma al arte de la guerra, tanto mujeres como hombres, en las condiciones que has descrito. No por ello, se les debe considerar actualmente unos "nazis" ya que a ellos se debe en realidad la primera constitución de derechos, la de Dracón, en Grecia, que decía que todos los ciudadanos eran iguales ante la ley (ciudadanos, ojo, no metecos).

Por otro lado, la tan cacareada democracia ateniense se basaba en la "casta" de ciudadanos libres de la ciudad, y el resto de los trabajos lo tenían que realizar los esclavos, también ateniense, siendo la proporción de hombres libres-no libres muy similar a la espartana, salvo que aquí no había medias tintas: eran esclavos y punto. A esto se le añade el hecho de que los esclavos atenienses no eran extranjeros conquistados como en época romana, sino que en la gran mayoría de las ocasiones, eran hombres que habían sido libres y se habían endeudado hasta el extremo de perder su libertad, así que de cuna de la civilización nanai. Es más, los romanos también abominaban de este sistema de esclavitud por deuda ya que ellos consideraban una aberración contra natura el esclavizar a tus propios conciudadanos.

Lo dicho, ni unos eran unos santos ni los otros eran demonios.

P.D.: Logan, que sepas que te la estas jugando, yogurin-Rappel!

Joer, ya estoy recibiendo

Joer, ya estoy recibiendo amenazas por parte de Rikku, esta va a acabar llamando a Los Miami xDDD (No recuerdo que una chorrada de la prensa rosa diese tanto juego)

PD: Por mi culpa la mitad de los posts de Gamefilia se estan convirtiendo en un chat Crying or Very sad

- (Conciencia de loga): ¿Pero es que te importa?

- NO

- (conciencia de Logan): Pues eso...

 

Y encima abusas de Wesker

Y encima abusas de Wesker,... y pensar que fui yo quien te enseñó el camino de la Fuerza, uy no, de Umbrella en flash...

P.D.: Te perdono porque me gusta tu firma Very Happy

Jeje, pues no has visto

Jeje, pues no has visto nada, tengo que subir a tutubo (Youtube) un flash que ripee en MPG parodiando a lo animal a RE xD

PD: Vaaa Psycotic, ya nos vamos xD 

Pedazo entrada te has

Pedazo entrada te has currado!! Como dije, quiero explayarme, asi que si me permites ahora solo te pongo una mini medalla:

 
5 estrellas, y la promesa de que mañana cuando termine el maldito examen de ciencias te pondré un mini tocho, bwahahahaha. 

 

Rikku, o más... Espartanos

Rikku, o más... Espartanos espartanos, se supone que llegaron a ser 8.000 en máxima plenitud. Las contínuas guerras hicieron decrecer la población. Luego estaban los semilibres, y luego los siervos, que no eran esclavos. Los esclavos digamos que eran propiedad personal, y los siervos eran del Estado. Estos llegaron a alcanzar la cifra de 200.000.

Como la diferencia era tan grande, los espartanos solían atormentarlos, acobardarlos, matarlos, declararles la guerra... Así intentaban evitar rebeliones. De forma lamentable, a modo de selectividad, al finalizar la gogé debían infiltrarse de noche en un poblado de siervos, y matar a todos los que pudieran...

A este tipo de cosas me refiero con nazis, de forma demagógica (tan extraña en mí Razz) y salvando las distancias. Los atenienses no es que fueran la fiesta, a mí lo que me encanta de ellos es el ostracismo, quizá la idiotez democrática más loca LMAO. Pero nos guste o no, es la cuna de la civilización. Al menos de la nuestra. Claro que luego fue creciendo, educándose, madurando, hasta llegar a nuestros días, que tampoco es que sean la leche.

Ya imagino que sabrás todo esto (y montañas de cosas más!Very Happy), pero en un tema tan largo, he intentado resumir varios aspectos, que se viera (aunque muy superficialmente) como eran los espartanos, los atenienses y los persas, para darle un contexto. Lo bonito cuando lees historia es que realmente nadie ha tenido nunca la razón absoluta. Lo triste es que las cosas se repiten una y otra vez.

Logan, hablad lo que queráis Evil or Very Mad no me importa Evil or Very Mad tranquilo Evil or Very Mad 

Very HappyVery HappyVery HappyVery HappyVery HappyVery HappyVery Happy Ha sido cachondo el pique este. He pillado la mitad, pero es cachondo Very Happy

Shaiyia, ¿¿¿qué haces leyendo esto si tienes un examen??? Espero que te vaya muy bien!

Como te dije, este aporte se me ocurrió mientras discutíamos de aquello. Simplemente es un ejemplo de que las cosas cambian, que lo que ahora vemos de una forma no lo hemos visto siempre así (ni siquiera ahora se ven las cosas igual en todo el mundo), y probablemente no lo haremos en el futuro. Quizá ponga uno más reflexivo, pero me da algo de pereza, la verdad... Razz

Si algo nos enseña la historia

Si algo nos enseña la historia precisamente es que somos tan redomadamente estúpidos que siempre tropezamos con la misma piedra (la frase "la Historia está condenada a repetirse" es la forma políticamente correcta de lo que he dicho), y que la Historia la escriben los vencedores.

Por eso, cuando estudias Historia, el mejor consejo que te pueden dar es que seas crítico con las fuentes, porque suelen ser partidistas de un bando u otro, como se ve en el caso de Nerón y Tácito, que lo retrata como un monstruo, cuando en realidad el pueblo llano lo adoraba (el incendio no está probado que fuera provocado).

Muy mal

Lo siento, pero como buen manchego, deberias saber que los unicos espartanos que existen en la historia esta semana son estos XD

¡Manchego...!

¡...Manchego lo serás tú! Very Happy Yo soy polaco. Charnego, que decimos aquí, porque mi madre sí es manchega... Aunque en Catalunya solo son catalanes al 100% los políticos. ¡Menos Montilla, claro!Very Happy

La verdd es que la sociedad

La verdd es que la sociedad espartana es una de las que más interés me han suscitado siempre, tanto por su "clasificación" social, como por su forma de vida, especialmente cuando hablamos de la educación y las mujeres.

Teniendo en cuenta como eran vistas en el resto de territorios, que en Esparta tuvieran una visión así de la mujer es, cuando menos, curioso.

Luego están cosas como estas - "al finalizar la gogé debían infiltrarse de noche en un poblado de siervos, y matar a todos los que pudieran..." Tanto amar a la patria para no valorar como se deberí a sus ciudadanos...otro ejemplo de contradicciones bastante interesante.

En cuanto a la violencia, está claro que a lo largo de la historia ha sido una de las grandes protagonistas, amén de ser el medio más usado por todas y cada una de las civilizaciones. Pero hoy día, que se supone somos "civilizados" (epocas también lo pensaban, supongo que todos pecamos de egocentricos) el tratar la violencia como algo lícito para conseguir según que cosas no debería ser parte de la educación. En las escuelas gracias a Dios ya no damos latigazos a los niños (aunque con algunos me quedo con las ganas X''D) y se les intenta formar para solucionar los problemas de forma dialogada y mediante habilidades sociales en torno a esto, pero si la sociedad aún hoy ve la violencia como un medio, mal vamos. Y es algo tan socialmente arraigado que ni siquiera nos damos cuenta.

Bueno, iba a extenderme más, pero no quiero ser redundante, asi que aquí lo dejo :D

Magnifico aporte, me encanta la historia :) 

triste triste triste...

pero que triste que una entrada tan currada como esta se quede en apenas 100 visitillas y otras de mierda vayan por 7500! 

En fin, muy bueno todo lo escrito y 5 stars.

Viendo la pelicula de 300 solo podia pensar: seran los buenos y todo lo que quieran pero son nazis nazis nazis, pero que muy nazis!, hai leonidas!