22 de Julio de 2014
Mar
8

Una verdad más detrás de Lost Odyssey

Categorías: 
 Tal y como prometí hoy voy a hablar por fin de este título. He pensado muchas cosas, y le he dado vueltas a muchas ideas estos últimos días. Afrontar hablar del juego que has esperado durante tanto tiempo es algo bastante difícil, y he de admitir que la cosa no invita precisamente a la objetividad. Por eso voy a hacer algo distinto. Voy a dejar a un lado cualquier atisbo de crítica analítica (si lo hiciera ¡qué original sería!, ¿no?) y lo que quiero es profundizar, si es que es esa la palabra adecuada, desde un enfoque diferente, un enfoque que quizás no te anime a dilucidar si nos encontramos ante una obra maestra o un juego pasable, pero tampoco es eso lo que busco. Lo que haré es más bien un ejercicio que pretende transmitir, sin más, simplemente transmitir una experiencia más en torno a un "simple" juego. Quizás sea demasiado ambicioso para mi, pero dejadme que haga un intento al menos. Si pincháis en "leer más" y le dais una oportunidad puede que hasta os sorprenda...

Kaim contra su destino...
 
 La espera se ha hecho eterna. Puede que no hasta el punto de ser melancólica, puesto que las tardes de lluvia en este seco invierno han escaseado, y las gotas de agua no han tocado su melodía en mis ventanas. Sin embargo puede que ni con la mayor de las tormentas mi vista se hubiera apartado de la única ventana que en ese momento me importaba. Solo una señal, una breve noticia convertida en escalofrío en mi columna vertebral me ha devuelto al mundo real. Un pequeño objeto, en una pequeña y alejada tienda, estaba esperando compartir su magia conmigo.

 Es increíble como se recuerdan algunos momentos. No recuerdo que comí aquel día, no recuerdo como llegué a la tienda ni como volví de ella. Sin embargo recuerdo perfectamente la primera vez que cogí algo tan aparentemente trivial como un videojuego con mis manos. Y recuerdo como en mi mente el sutil tacto de un simple plástico ya conseguía inspirar en mi los mil años de soledad de un personaje de ficción como si, aunque solo fuera por una pequeña fracción de tiempo, ambos compartieramos algo de la aflicción de quien le falta algo en su vida. Si, estaba cada vez más seguro de que lo que aquella leve sonrisa me entregaba era algo más que una caja y unos discos, aunque sus ojos delataran el insignificante gesto de la rutina.

 Lo había visto antes. Lo había visto muchas veces antes. Pero la sensación de saber que lo que ves ahora es real es muy distinta. Son esos minutos iniciales en los que tu imaginación se dispara y por un momento eres capaz de presentir que algo grande se avecina. Casi sin darte cuenta le has abierto las puertas de tu mente, y el mundo que se ha creado para ti es capaz de arrastrarte hacia sus entrañas, devorarte poco a poco, hasta que ya no puedes escapar de la nueva realidad. El fluir de las horas pierde su sentido. Estás irremediablemente dentro, y ya no vas a poder salir.

 El silencio de Kaim es el mismo silencio con el que observas la gente, las calles, los bosques y las montañas. Si alguna vez has comprendido el significado de la soledad, llegas a entender el porqué de esas miradas esquivas que buscan el suelo, o porqué tu semblante parece decir que odias todo lo que te rodea. Sin embargo esta vez tendremos que acompañar nuestra amarga existencia sin final con otros que como tu también han sustentado la misma pesada carga del destino, a sabiendas de que tal vez compartirla no la va a hacer más liviana. A tu lado también caminan esos otros, aquellos cuya vida deben disfrutar intensamente durante el suspiro que dura, y que también han decidido compartir contigo una odisea que irremediablemente conduce a enfrentarse con los más profundos y dolorosos recuerdos, enterrados en la inmensidad de la memoria de quien ha vivido demasiado, y con los infinitos temores de un futuro que puede no tener fin, aterrado con la idea de que puede que cuando los días acaben y todo esté sumido en la oscuridad, tu estarás allí, solo.

 Presintiendo que te acercas a tu destino, y hambriento de respuestas, se suceden sin cesar las mismas preguntas que Kaim se formula al unísono contigo ¿Quién soy y porqué estoy aquí? ¿Porqué estoy condenado a errar por el mundo eternamente sin un hogar al que volver? ¿Merece la pena arriesgarlo todo por algo que tarde o temprano dejarás atrás? Al cabo de un rato te das cuenta que las preguntas has empezado a formularlas tu mismo. Has caído en el dulce letargo de los mil años de sueños, y una lágrima acusatoria que cae por tu mejilla es la prueba irrefutable de ello. Durante tu viaje, cada recuerdo, cada persona, cada pregunta y cada respuesta irán desenvolviendo poco a poco una profunda historia personal, una gran odisea que estaba perdida, y que finalmente ha sido hallada.


 Quiero que me perdonéis un poco por la exageración literaria del texto. Al final he pensado que el mejor homenaje a un juego cargado de extraordinarios relatos es otro, aunque sea con una letra más humilde. Sin embargo quiero que comprendáis que esto no está escrito única y exclusivamente inspirado por un videojuego. Cada persona es un mundo de emociones, y ya sea por fortuna o por desgracia, en esta vida hay muchas personas y cosas por las que reír y llorar, solo que esta vez le ha tocado en suerte a Lost Odyssey, el cual, si me permitís decirlo y aunque sea para decir una sola cosa del juego, cuenta con los ingredientes esenciales para emocionar, si te dejas llevar, claro... Gracias por haber leído hasta el final.
5
Valoración media: 5 (2 votos)

4 Comentarios:

Muy buena entrada pokino

Está muy currada y muy interesante esta entrada pokino me ha gustado jeje

PD: Aun no me pasé el puto aguila xD

vaya, hombre...

No jodas... jijiji... yo lo tuve que intentar 4 veces, pero ya te dije que me "sacrifiqué, subí un par de niveles, y se acabó el problema. Salud!

Te has lucido :D

Te ha quedado excelente el texto Pokino ;)

Me gusto como lo has explicado.

Muy currado, me dan ganas de

Muy currado, me dan ganas de pillarlo xD