18 de Octubre de 2018
Dic
4

Lo hijos españoles de G. Falcone y P. Borsellino: La paciencia honrada del búnker (I)

       Esta es una historia real. Por lo tanto, me siento obligado a hacer un poco de biógrafo, de introducir la vida del hombre a tratar, sobre el que girarán los futuros acontecimientos que seguiré narrando. Extraído del libro "Cosas de la Cosa Nostra", así se conoce al juez Falcone:

 

      El juez Giovanni Falcone nació el 8 de mayo de 1939 en el seno de una familia de la bursguesía palemitana que residía en el centro histórico de la capital siciliana. Allí creció respirando la misma atmósfera de clientelismo, favores, extorsión y tacitismo en la que se formaron muchos de los hombres a los que se vería obligado a interrogar y encarcelar a lo largo ede su carrera judicial. Esta carrera judicial, pues, y el éxito con que completó algunos de los procesos más importantes en la lucha contra la criminalidad organizada en Italia arraigaban en la familiaridad que compartía con sus enemigos por los códigos y sobreentendidos mafiosos, por las señales y los silencios, y que le permitió investigar el fenómeno mafioso con una acuidad en ingenio sin parangón.

       Después de sus primeras experiencias profesionales en Lentini y TRapani, fue trasladado a Palermo tras el atentado contra el juz Cesare Terranova. Su actividad en la capital le fue progresivamente concienciando de la necesidad de acometer investigaciones patrimoniales y bancarias que completasen una visión orgánica de la Cosa Nostra -su funcionamiento, enlaces, jerarquía- para llevar a buen puerto indagaciones que no pocas veces terminaban con un verredicto absoluto.

 

      Soy integrante de un grupo de trabajo e investigación. Tratamos en torno a la Cosa Nostra, más en concreto sobre la vida y trabajo de Giovanni Falcone y Paolo Borsellino. Tenemos como pilar de apoyo principal el libro ya mencionado "Cosas de la Cosa Nostra", escrito por Marcelle Padovani, consta de una serie de entrevistas al juez Falcone articuladas entre marzo y junio de 1991, está dividida en seis capitulos, dispuestos como otros tantos círculos concéntricos en torno al núcleo de problema-mafia: el Estado. Me remitiré a él en numerosas ocasiones, al igual que muchos otros artículos y opiniones. Antes de nada, no haré muchas más menciones a nosotros como entidades personales o nombres, somos un todo que trabaja en conjunto. Está completamente desvinculado de este blog, es una cuestión propia, así que muchas opiniones se verán desde mi punto de vista. Os iré introduciendo no solo en la vida de la mafia si no también en un método de trabajo. Intentaré hacer las narraciones lo más amenas posibles pero sin caer en vulgarismos. El ritmo de las publicaciones está sujeto a mi tiempo libre, del poco que pueda disponer.

     Antes de meternos en materia, paciencia. "La paciencia honrada del búnker" como titulo este inicio. El juez Falcone vivió durante 11 años encerrado entre oficinas, en su búnker del tribunal de Palermo, con sistema de vigilancia las 24 horas del día, haciendo el recorrido de su casa a la oficina en su Alfa Romeo blindado y con la escolta. Abnegado al trabajo y al esfuerzo, símbolo casi perdido de una costumbre extraña. La mayoría de nosotros no estamos habituados ni si quiera tenemos una voluntad de concentrarnos, de olvidarnos del mundo en la preparación del desarrollo y conocimiento. Mencionando a Heidegger "...caen en un ansia enfermiza de lecturas y en un saberlo todo sin saber nada bien. Falta la compresión genuina del trabajo dientífico y, por ello, una fuerza efectiva de perseverar, de renuncia y de auténtica iniciativa."

      Para aquellos lectores que tengan la paciencia de perderse entre estas lineas le dejaré dos artículos para leer. 

El maestro de escuela y aquel niño.

Heidegger y el correo electrónico.

 

En este proyecto llevo conmigo una libreta donde anoto en forma de diario mis ideas y experiencias, en algunos momentos pondré aquí algunas secciones o partes. Para ser la primera entrada dejaré esto, que alguno se vaya introduciendo y espero que permanezcais atentos a una nueva entrada.

0