19 de Abril de 2014
Nov
11

Jpod, un videojuego en libro

Los que estamos inmersos en el mundo del saber hacen sus propósitos de año nuevo en septiembre. No es mera casualidad, simplemente es que estamos acostumbrados desde que somos unos mocosos a que otro curso significa, prácticamente, año nuevo.

Este punto de partida es algo que me enseñó mi madre y lo cumplo a rajatabla. Este pasado mes de septiembre me propuse leerme un libro al mes cueste lo que cueste y aunque no sacase tiempo; el periodista, antes que leerse un libro, debe leerse un periódico, es una máxima universal -y si a eso le sumamos que me dedico al sector tecnológico/videojuego, el trabajo de informarme es doble-. Dicho esto, me leía cuatro o cinco libros al año, y normalmente en verano. Pero este año -curso académico- quería cambiar.

Llevo tres meses y tres libros: “Brida” de Paulo Coehlo; “Sakamura, Corrales y los muertos rientes” de Pablo Tusset -risas y más risas con este libro-; y por último “Jpod”, de Douglas Coupland y volumen al que voy a dedicar este post.

Este libro llegó a mí gracias a una recomendación de mi colega Bob Morate, importante trabajador de una empresa japonesa ‘muuuuy’ importante y cuyo nombre no voy a decir porque después le petan el culo por temas de confidencialidad. Dicho esto, buscaba un libro basado en el mundo de los videojuegos que no fuese el clásico Mondo Pixel de John Tones -que, por cierto, en breve sale su tercer volumen- y me topé con éste.

Nunca había leído a Douglas Coupland a pesar de que cuente con novelas importantes dentro del mundo geek (mi mundo) como Generación X o la más importante, Microsiervos. Su estilo es desenfadado y explícito, lejos de la narrativa habitual, hecho que provocó cierto recelo en mí en un comienzo. Empecé a leerlo y ese estilo me echó para atrás un par de semanas pero dije: “qué coño, vamos a darle una segundad oportunidad, mi novia lleva ya tres, el libro se merece dos”.

Magia

Desde este momento el libro me encantó y me vi reflejado en la vida de esos geeks de mierda que trabajan en el desarrollo de un videojuego para una gran multinacional. Y como bien sabemos todos los que trabajamos en este sector, estos pobres programadores -de mierda claro- están sujetos a las normas de marketing para que el juego venda en todo momento, unas normas que son infumables y que condicionan todo lo que vayan a realizar.

Los programadores se ven inmersos en un desarrollo que en absoluto les gusta a la vez que llevan sus vidas diarias, haciendo especial hincapié en Ethan, el prota de la obra que al más puro estilo narrador omnisciente- aunque no tenga ni idea de nada-, nos cuenta su vida y la de los demás (que no tienen desperdicio; todos con toque geek). Me han enamorado parte de los diálogos donde se hace mención a videojuegos míticos de los ochenta, noventa, Siglo XXI, plataformas de consolas, etc., así como las situaciones tan inverosímiles que se producen.

Además de este libro, el cual os recomiendo y no quiero destriparos porque da giros bruscos prácticamente en cada capítulo y sería difícil contaros más en una sinopsis sin revelaros parte del argumento, Jpod (nombre que viene por el apellido de los seis protagonistas de la obra; todos empiezan por J) también cuenta con una serie de televisión, que en breve veré, y que ha triunfado en EE.UU, al menos sus primeros episodios.

Lo dicho, que leáis Jpod y también el libro de mi colega de profesión Mondo Pixel, ya que estamos.

5
Valoración media: 5 (1 voto)

2 Comentarios:

Um, pinta muy bien, a ver si

Um, pinta muy bien, a ver si cae como regalo de navidad ^^

Eso sí, es uno solo o es una saga de libros sobre lo mismo? (Jpod digo) 

Sólo uno pero engancha.

Sólo uno pero engancha. Dale una oportunidad! ;)