30 de Julio de 2014

No es más que un juego, blog de Motenai

Lo traslado desde mi blog personal, por tratar en cierto modo de forma transversal el tema de los videojuegos.

Hoy tenía pensado escribir sobre otra cosa, importante para mis intereses y que trata acerca de mi escasa capacidad autocrítica, motivada seguramente por haber pasado demasiado tiempo solo. Es algo a lo que le tengo que dar algunas vueltas y que seguramente traerá consecuencias. Pero eso será otro día.

Ayer saltaba la noticia - me llamaba mi padre al respecto - sobre el accidente sufrido por el avión de Spanair en la pista de la T4 de Barajas. Naturalmente la cifra de muertos fue creciendo a lo largo de las horas hasta estabilizarse en 153 fallecidos y 19 heridos de distinta consideración, la mayoría de pronóstico muy grave, grave o reservado. La más leve tiene una fractura abierta de una pierna. Por lo visto, el reactor izquierdo de la aeronave prendió en llamas al despegar tras explosionar, precipitando de nuevo el aparato al suelo. En teoría, cuando el avión ya ha iniciado el despegue, con la fuerza de un solo motor es capaz de despegar igualmente y permitir un aterrizaje de emergencia; eso significa que la explosión tuvo que ser lo suficientemente fuerte como para descompensar el avión y / o averiar los sistemas de control y de seguridad que evitaron poder controlarlo de nuevo para volver al aeropuerto.

A pesar de que siempre hay algún listo que se cree que el resto del mundo no tiene vida social, hasta gente como un servidor ha podido cogerse un par de semanas de vacaciones desde semana santa del año pasado. Entre diversos asuntos personales y familiares, la verdad es que me he pasado demasiado tiempo encerrado en casa, en la oficina y en el hospital. En casa con más gusto que en el hospital, todo hay que decirlo.

Actualmente me encuentro en Almería pasando unos días excepcionalmente bien acompañado, aprovechando para descansar de todo y de casi todos. Me he traído deberes vacacionales, sin embargo, que nada tienen que ver con aquellos cuadernos Santillana (como decía mi amiga Anabel en su blog) que la mayoría - por la juventud que hay en MeriStation - no recordará. Uno de los dos textos de estas vacaciones ya está entregado, en referencia al impresiones del nuevo pseudo-clon de Heroes of Might & Magic y que se llama King's Bounty. No está mal, habrá que ver qué ofrece el producto final. El segundo, aprovechando que llegan los juegos olímpicos, es untal Summer Athletics que estoy acabando de redactar el análisis y que mañana maquetaré. Es un título de esos de jugabilidad de la "vieja escuela" que sin embargo no me ha convencido en absoluto, por así decirlo. Digamos que es divertido durante muy poco rato, demasiado poco.

Este fin de semana, antes de marchar de vacaciones, David y yo teníamos una cuenta pendiente desde hace ahora aproximadamente un año: Rainbow Six Vegas 2, caza del terrorista, dificultad realista. Estos shooters de tipo táctico (cada vez más shooters, cada vez menos tácticos) siempre me enganchan, tienen un no-se-qué.

Recuerdo perfectamente el primer Rainbow de nueva generación y era mucho más difícil que este. Las misiones de caza del terrorista en su máxima dificultad requerían repetirlas una y otra vez recordando en qué lugar estaban los enemigos - aunque de vez en cuando cambiaban su ubicación - y cómo debía encararse el combate.

Esto lleva al mismo discurso de siempre: de cómo ha cambiado la dificultad en los videojuegos. Hoy terminar uno resulta mucho más accesible que hace algunos años, en los que  sí era necesaria un poco de habilidad a los mandos para ver los títulos finales de crédito. Hoy nanay. Los dos últimos juegos que he terminado, además, no han ofrecido nada del otro jueves en este aspecto.

No es que sea un defensor a ultranza de los juegos frustrantemente imposibles pero la realidad es que la imaginación para complicar el progreso en un videojuego se ha limitado a lo siguiente: mayor cantidad de vida de los enemigos, mayor puntería a la hora de dispararte o más cantidad de daño que recibes por los mismos golpes. O tal vez menos tiempo para acabar una fase. Nada de actitudes más inteligentes o que te expriman más los sesos. Eso es ciertamente decepcionante.

Hoy lo he visto de nuevo, no sabía qué cara poner. No es la primera vez que lo comento y seguramente tampoco la última. Todo el mundo creo que conoce el videojuego de Ubisoft "Assassin's Creed". Juego polémico desde muchos frentes pero divertido en cualquier caso, con numerosas escenas de violencia generosa y explícita - aunque sin gore - que causan el deleite en nosotros, los jugadores "adultos". Está etiquetado con un +16 en PEGI.

Pues hoy lo he visto en manos de un niño de unos 8 años. El padre le ha preguntado cual quería y ha dicho que ese, el del asesino. El juego ha pasado por las manos de dos vendedores de la tienda especializada - chico y chica - y por las del padre antes de llegar a las del niño. Y nadie ha dicho nada. No he podido evitarlo y he advertido al padre de la forma más cortés que he podido del contenido del juego, muy de rebote y sin dar a entender que me estaba metiendo donde no me llaman (hábil en la mayoría de cosas no soy, pero en la argumentación me defiendo xD)... pero ni así. "Ya, bueno, es lo que tienen los niños que les gustan las cosas así, de matar".

De puta madre tío. Tú sabrás.

Se me ocurrió escribir esta entrada mientras conducía por la autopista y leía uno de esos carteles luminosos que ponen mensajes del estilo "coche averiado" o semejantes. Hace algún tiempo hicieron una prueba piloto con otro tipo de contenidos y la verdad es que caló, con lo que ahora están repitiendo. El mensaje consiste en indicar en varios idiomas el número de muertos y heridos graves por accidente de tráfico en Catalunya hasta el momento.

Por ejemplo, el lunes se leía: "En Catalunya, 175 muertos y 730 graves". El martes la cifra cambió a 178 muertos; el miércoles era de 179 y hoy, al venir, era de 183. Aunque es cierto que en verano aumenta el riesgo de accidentes porque también aumenta el número de desplazamientos, todavía nos quedan una operación retorno de julio, una operación salida de agosto, otra operación retorno de agosto, el puente del 11 se septiembre, el de todos los santos, la constitución y la purísima y por supuesto las navidades. Seguramente llegaremos a la cifra de un muerto al día, más o menos, y 5 heridos graves.
Jul
30

Deberes de un pR0

Categorías: 

Hay cosas que un pR0 nunca debe tener pendiente. Este viernes está previsto solventar algunas de ellas.

Por ejemplo, es indigno que Rainbow Six Vegas 2 en su modo de juego "Caza del terrorista" no figure como terminado en su dificultad realista, que es a la que se debe jugar.

He bajado el pack de mapas de Army of Two, con lo que Dalton debe caer en menos de 40 segundos (impossible con el tonto de la IA por compañero) y las dos últimas misiones deben hacerse en profesional. Y de paso, molaría que el otro personaje matara a alguien de vez en cuando, que en una misión acabamos con 92 - 10 de muertes.

Por lo menos el otro miembro de la facción pR0 ya ha vuelto de vacaciones - con lo difícil que es encontrar un BUEN jugador hoy en día - y cuento con un KsK para poner las cosas en su sitio en los juegos arriba mencionados. No hay nada que se nos resista. Y punto.

Jul
29

Kudos por Devil May Cry 4

Categorías: 

Acabo de comprobar en mi lista de amigos que AdriVilla tiene Devil May Cry 4 con 1000 puntos. Eso significa que por lo menos se ha pasado el juego 6 veces y obteniendo la máxima calificación en todas las misiones.

Si eso está conseguido legítimamente (y espero que sí o le quito de mi lista de amigos rápidamente xD) hay que darle kudos. Supongo que Devil May Cry 4 conserva un nivel de dificultad parecido a entregas anteriores, con lo que sobreentiendo que estamos hablando de un jugador muy hábil. Como de estos cada día abundan menos, hay que felicitarle.

Y Dios bajó de los cielos y le dijo a Motenai: "Felicitarás a AdriVilla por sus extraordinarias habilidades a los mandos con DMC4". Y Motenai felicitó a AdriVilla y todos se regocijaron.

Jul
28

Army of Two (que trata sobre el juego de EA)

Categorías: 

Actualmente me encuentro disfrutando de uno de esos títulos que me encantan. Puede que no aporten nada realmente fresco ni sean la panacea en ninguno de los sentidos, pero se dejan dsifrutar.

Desde la época de Double Dragon - y ya han pasado algunos años - siempre me han chiflado los juegos que te permiten confrontarlos en cooperativo. Normalmente me acompaña alguno de mis dos grandes partenaires: KsK_Konde, todo un KSK y eso ya habla por sí solo, o Vander, un pR0 al igual que yo. Juntos hemos conseguido salvar los mayores retos que nos ha puesto por delante un videojuego y, muy importante, con Vander como pareja jamás hemos sido vencidos por ningún equipo que nos haya retado. Oportunidades ha habido, obviamente, y siempre mantenemos la puerta abierta a aquellos que se atrevan a lanzar el guante al suelo. Porque morderán el polvo como los demás.

Army of Two está pensado precisamente para eso, para disputarse en cooperativo. Jugarlo solo tiene menos encanto, como también hacerlo con alguien al que no conoces de nada a través de internet, aunque eso también tiene su punto. Estoy al borde de terminarlo en el máximo nivel de dificultad que me permite al empezar y, cuando acabe, lo pondré al tope a ver qué tiene que ofrecerme de bueno.

Si alguien se anima a ser mi pareja, ya sabe donde encontrarme.

Ayer, afortunadamente parece que por última vez en unos meses, emitieron Operación Triunfo. La "gran final". Operación Triunfo es, en teoría, un concurso de intérpretes musicales en el que una serie de concursantes compiten entre sí para averiguar, trámite nominaciones del jurado y tras el veredicto de la audiencia, quien es el mejor de todos ellos. Durante un número determinado de días, los componentes del elenco conviven en una academia creada para tal ocasión donde reciben formación a todos los niveles: musical, técnica, física, coreográfica, teatral...

El programa, convertido por Telecinco en un pseudo-reality con los que ya tiene experiencia, lo conduce Jesús Vázquez, destacado icono del movimiento de liberación homosexual (por lo que ha recibido grandes e importantes premios) y ex-presentador del también magazine musical "La quinta marcha".