21 de Octubre de 2018
Mayo
27

Genio del Mal 02:

Saludos:

Bienvenidos/as a Genio del Mal, sección donde os explicaré las claves que hay que ver o descubrir en un buen villano o malvado, que les distinga de otros similares. Si en la anterior entrega os hablé de la importancia de tener un buen nombre para ser considerado importante, hoy os hablaré de algo esencial para ser un villano digno de consideración: un rostro poco agraciado o imperfecto en demasía, sin llegar a fealdad extrema.

No es dificil recordar el rostro del que fuera canciller supremo Palpatine tras convertirse en el Emperador, o los rasgos de Bizarro, el enemigo de Superman que bien podría ser su reverso tenebroso, o al Baron Ashler o Infierno en Mazinger Z, que tenía un lado femenino y otro másculino formando un solo ser. Pueden ser rasgos de fealdad extrema, o cicatrices que afecten a parte del rostro, obligándoles a llevar máscara o casco, como los casos de Victor Von Muerte o el Barón Zemo, aunque si bien en el caso de Zemo, es por llegar a pegarse la cara con un adhesivo de su invención que le hace llevarla para evitar exhibir su rostro deformado.

Por lo general, raramente el villano o la villana suele ser mas guapo/a que la heroina, salvo que se quiera llevar al personaje a un grado de ambiguedad rayano en el antiheroismo o doble bando, un comodin que guionistas aprovechan para llevar a los personajes al terreno que les interese en ese momento. Draco Malfoy, por su pelo rubio, parece más guapo que Harry Potter, y en ocasiones, la Reina Duende rezuma más morbo que Jean Grey, sin olvidarnos de Emma Frost, que de villana con algo de atractivo ha pasado a ser casi un putón heróico.

Sin embargo, uno de los casos más sangrantes de villano destrozado, podría ser Wade Wilson, más conocido por éstos lares como Masacre: mercenario bocazas y con un cancer semiterminal, Wade se somete a unas pruebas en el departamento H canadiense, para ver si es capaz de convertirse en un nuevo Arma X, colocándole el genotipo de un mutante con factor de curación que ya pasó por ello antes, y al que metieron a lo vivo adamantium en su esqueleto y garras de hueso. ¿Resultado? Curarse, se cura, pero su rostro... no es capaz de regenerarse pese a su factor curativo adquirido. Otros ejemplos de villanos jodidos por su rostro los tenemos en Juicio Final, Apocalípsis, Onslaught, Veneno (durante su etapa de Edward Brock, feo como pocos...), Carroña, Jason Phillip Macendale en su etapa como Demoduende (es lo que tiene hacer pactos con el Señor de los Demonios, que te deja como aquello de lo que querías tener el poder...), Karma (imaginaos una cría más gorda que Paquirrin, con el poder mutante de poseer a cualquier persona, corrompida por el Rey Sombra...), Lex Luthor y su calvicie, Killer Croc, el grotesco Pingüino (al menos, durante la etapa post BATMAN VUELVE, donde en la serie de animación se veía al personaje como un clon del que hiciera DeVito...) o Thanos, y esa barbilla arrugada similar a los Skrulls.

En otros villanos, su fealdad era acorde a la de sus apodos villanescos: El Doctor Octopus tenía facciones de alguien regordete e intelectualoide, mientras que el Buitre reflejaba en su rostro rasgos similares a los del ave a quien representaba. Dos Caras tiene medio lado bien, y medio lado deformado, el Juggernaut oculta su rostro tras un casco que le da representación de lo que es, alguien fuerte y poderoso, sin olvidarnos de Hyde o Solomon Grundy, remedos de clásicos literarios de novelas como El Extraño caso del Dr. Jekyl & Mr. Hyde o Frankenstein respectivamente. Los Klingons, antaños malos de Star Trek, se convirtieron en benignos en posteriores entregas, pero claro, había otros seres más grotescos, y por ende, con más motivos para desconfiar, como los Ferengi o los Borg.

En resumen, si se tiene una fealdad más o menos evidente, y se sabe rentabilizar, tenemos una clave para convertirnos en un buen villano de postín, aunque te deje una sonrisa eterna en la cara, como al Joker.

5
Valoración media: 5 (1 voto)

2 Comentarios:

La verdad es que, tonta de

La verdad es que, tonta de mí, nunca le había dado un papel tan determinante a la fealdad de los personajes XD.

Ahora ya sé que es lo que seré de mayor, no hay duda. Gracias por el consejo XD

 

Y ahora también en serio, me ha hecho gracia la entrada, simple, sencilla pero muy verdadera. Buen razonamiento. Buena entrada y 5*.

 

PD: Siento no estar leyendo blogs últimamente, a ver si me reactivo. 

@ momone

Pues no sabía que traducían a Víctor Von Doom como Víctor Von Muerte.

Y el Joker, la cara de villano por excelencia, seguro.

Saludos !