19 de Julio de 2018
Jul
25

Dobladores Ilustres 07:

Hola a todos/as:

Ésta nueva entrega de DOBLADORES ILUSTRES, es una entrega muy especial, ya que el doblador del cual os voy a hablar, ya no se encuentra entre nosotros. Hace algo más de 10 años que murió, y creí oportuno rendirle tributo y homenaje escribiéndole una carta hablando sobre él y sus doblajes, algunos muy célebres y populares en su momento. Muchos le recordaréis por oirle en la boca de un personaje amarillo que vive en Springfield, al que dobló y dirigió el doblaje hasta su muerte. Él fue la voz de Homer Simpson cuando Los Simpson salieron de aquel show de Tracey Ullman. Os hablo de...

CARLOS REVILLA, IN MEMORIAN (1933-2000):

Admirado Carlos:

Seguro que estarás desde ahí arriba, viendo cómo cada vez hay más y mejores dobladores que siguen tu estela y sendero que les dejaste desde hace muchos años, cuando viste que el doblaje era el mejor empleo que se podía tener, y el más divertido que pudiera llegar a ser. Quien iba a decirte cuando estudiabas medicina, que ibas a dedicarte a doblador... pero eran otros tiempos, tiempos donde se salía del hambre y la miseria que venían de años de guerra civil que viviste cuando tenías tan sólo 3 años. Años de calamidades y penas que tu familia solventaba como bien podía, llegando a proporcionarte una educación que te llevaría lejos, como ya dije antes, a la medicina.

Sin embargo, aquello no te gustaba, y algo despertó en tí tu verdadera vocación: el doblaje. La cadena SER, la emisora de entónces, necesitaba actores de reparto para sus seriales, y tu voz, muy grave, destacaba sobremanera. Hiciste las pruebas... y te aceptaron, sumergiéndote en un mundo de voces que dan vida a la gente, ya fuera en la radio o en el cine. Compaginaste los seriales con las películas, llegando a poner en una más de una voz, personajes pequeños, poco conocidos o de enjundia.

Fuiste de todo y para todos, incluso redoblaste films cuyos doblajes parecían más viejos que los films que habían doblado. Eras la voz que nos introducías en mundos de hace un millón de tiempo que no veíamos, eras la voz que nos invitabas a evadirnos en horas de fantasías y mundos inimaginables... hasta que la televisión abrió sus puertas para tí. Fuiste la voz de aquel Matt el Viajero que enviaba a su sobrino Gobo, postales del mundo que había más allá de Fraguel Rock, contando las extrañas costumbres de aquellos seres estrafalarios. Nadie recordaba que doblaste a Dean Martin o a Donald Sutherland: para los niños eras la voz de Matt.

Sin embargo, la televisión te dió tus dos mayores momentos de gloria, siendo el primero de ellos el doblaje de algo impensable hace mucho tiempo. Doblar personas era dificil, pese a que parezca fácil, pero... ¿Vehículos? Impensable. Muchos no quisieron hacer lo que hiciste, pero tu lo hiciste... y lo lograste, diste personalidad a algo que no podía tenerla, diste vida a algo que friamente no podía tenerla, y diste ilusión y fantasía a muchos niños y niñas que veían por televisión las andanzas de Michael Knight, un hombre que no existía en un mundo lleno de peligros. Ni doblar a Robert Mitchum o Robert Duvall era más divertido que poner la voz a K. I. T. T. , el ordenador de un Coche Fantástico que atraía las audiencias de aquellos años donde TVE era la reina sin canales que pudieran competir contra ella. Tú eras el socio que todos queríamos tener, ese coche que llamábamos con nuestros relojes de pega para que viniera a recogernos, y la voz que algún día oigamos recopilada en un GPS actual. Tal era la fama adquirida, que llegaron a entrevistarte y a mostrar tu faz.

Diste tu voz a Stewart Granger, a Vincent Price, James Mason, el fallecido Paul Naschy, Dennis Weaver, aquel hombre de los seis millones de dólares... e incluso redoblaste a Humphrey Bogart y James Stewart. Truffat tampoco escapó a tu voz, ni siquiera Bill Cosby o Michael Caine. Robert Englund tuvo tu voz antes de ser aquel hombre del saco con garra en vez de mano, Ozzy Osbourne, e incluso Frank Oz contó con ella. Pusiste tu voz a gente colosal, tremendamente popular... pero España entera te conocía por ser la voz de ese pontiac negro con matrícula KNIGHT

Eras la voz de gente secundaria en films importantes... y las televisiones privadas desembarcaban. Telecinco fue el primer canal privado que se fijó en tu voz, y te hizo una oferta que no pudiste rechazar: ser el director del doblaje de una serie donde un millonario blanco adoptaba a dos niños negros, provocando en su famila diferentes roces. Mientras ARNOLD era el gracioso, tú eras su padrastro, el Sr. Drummond. ¿Una premonición? ¿Una advertencia? Quien sabe, pero mientras salías en Twin Peaks, Melrose Place o en Sensación de Vivir, te llegaba desde la 2 una oferta para dirigir el doblaje de una serie de animación considerada como"Los Picapiedra de los 90".

Aceptaste sin saber donde te metías, siendo el cabeza de familia y alguna que otra voz más, hasta que completaste el plantél. Tus dotes como director de doblaje dieron sus frutos, provocando subidas de audiencia de la 2, leves, pero llamativas. Tu Homer Simpson gustaba más y más hasta que Antena 3 consiguió los derechos de emisión de la serie... y aquello fue un boom sin precedentes: audiencias millonarias antes del telediario, e incluso un fenómeno que podría calificar de..."post mortem": la serie gana más audiencia cuando sale uno de tus capítulos como Homer.

Todos te recuerdan como alguien divertido, dentro y fuera de la sala de doblaje. Tu labor en ella hizo que ganaras un premio de los creadores de la serie, siendo reconocido como el mejor doblaje de Los Simpson en europa. Ahí queda eso. Además, siempre puedes presumir de haber puesto voz hasta al Tío Gilito o a Jack Lemmon. Lástima de infarto al corazón que te llevó de nosotros para siempre, dejándonos huérfanos a todos y todas de una voz muy grave como la tuya. Puede que tu cuerpo no viva, pero tu voz siempre lo estará, ya sea en Homer o en K. I. T. T. o en aquel intrépido tío de Gobo. Eras un hombre humilde con voz soberana. Grande por tu sencillez, colosal por hacer fácil lo dificil.

Con mucho cariño y respeto, Momone.

5
Valoración media: 5 (2 votos)

3 Comentarios:

Una voz que nunca olvidaré.

Una voz que nunca olvidaré. Muchos no distinguen la nueva voz de Homer de la de Carlos, pero yo lo noto al instante. Fantástica voz, fantástico trabajo y una de las más importantes razones por las que Los Simpsons son ya una leyenda de éste país y una serie me marcó, no solo en mi infancia sino durante toda la vida.

SAN CARLOS

Buen artículo, me ha gustado mucho :D

buen articulo. no conozco su

buen articulo. no conozco su trabajo previo a los simpsons pero he de decir que en esta última su trabajo no me parece bueno en absoluto, especialmente al ser el responsable de cambiar frases miticas (eat my shorts...) por otras mucho menos graciosas o cambios de nombres, etc... no obstante su carrera ha sido larga y muy productiva desde luego