24 de Abril de 2014
Abr
25

Infiernos Viables 07

Categorías: ,

Saludos a todos/as:

Infiernos Viables abre su sendero para aquellos/as pecadores, indeseables, indecentes, gente que en vida haya cometido las mayores atrocidades habidas y por haber, como los que van a sufrir hoy las torturas que esperan a...

... LOS/AS GORRONES/AS:

Para empezar, los/as gorrones/as deben recorrer un largo trecho mientras caen del cielo, o de la parte más alta de las cuevas del Infierno, todo tipo de objetos, casualmente objetos que en vida, pidieron a gente y que luego jamás devolvieron a sus legítimos dueños. No importa de que tamaño fuera el objeto, que sea lo que sea, acabará cayendo, quien sabe si golpeando o no a alguno/a.

Si todo sale según lo previsto, la acción cambia a las paredes y mobiliario típico de un hospital, concretamente, un quirófano exageradamente grande, donde quien está en la camilla tumbado/a es el/la gorrón/a. Con unas gradas improvisadas, demonios vestidos de doctores y enfermeras de quirófano, se acercan al gorrón/a pidiéndole/a si les puede prestar alguna parte de su cuerpo, que luego se la devuelven, para luego vía motosierra o podadoras, o guadañas (todo sea con tal de dar espectáculo...), sacar el organo o extremidad que hayan solicitado. Intestinos, corazón palpitante, pulmones, cerebro, piernas enteras... todo vale y si hay sufrimiento, mejor todavía. Además, cuanta más repulsión provoque en el gorrón/a, mejor, ya que eso en las gradas genera cánticos de"¡Otro, otro!"o"¡Arráncala la otra teta, que quiero la que tienes en la mano!".

Tras varias sesiones de"Operación", la cosa cambia hacia una mesa de comedor, concretamente de la casa donde viviera el gorrón o la gorrona, donde dicho personaje esta en una bandeja, servido como si fuera un alimento en la mesa. Versiones deformadas u obscenas de gente a la pidieron todo tipo de favores se acercan hacia ellos/as con un plato y un cuchillo, cortándolas o cortándoles en trocitos que se llevan a la boca devorándolos de manera asquerosa y repugnante, para luego vomitar o escupir el trozo. Para mayor diversión, alguien le da por orinar encima, pero lejos de ser orina, es simplemente ácido en estado puro, disolviendo parte de la esencia vital del gorrón/a.

Pero sin duda, lo mejor, es cuando son llevados a una especie de reclinatorio, parecido a los que usan en las Iglesias cuando hay boda de por medio, y con cadenas, son unidos a esos reclinatorios, donde son colocados cartelitos que ponen"NO PAGAN CON DINERO, PAGAN CON CARNE". Miles, tal vez cientos de miles de degenerados/as, acuden con rapidez y no pocas ganas, para someter al gorrón/a a todo tipo de vejaciones sexuales non stop, sin prisa pero sin pausa, a lo que hay que añadir, a modo de crueldad extrema, imágenes que los demonios ponen de familiares que para saldar lo que los gorrones o las gorronas hayan dejado en prenda en vida, usan su cuerpo para saldar dichas deudas, y si no, pues los demonios se..."encargarían"de ello.

0