10 de Diciembre de 2018
Mar
25

Frente a Frente 23:

Saludos y bienvenidos/as a una nueva entrega de Frente a Frente:

Gracias al comentario de Tidus 7, tenemos resultado del combate entre dos colosos como son Dexter y Nobita, del cual os cuento su desenlace definitivo:

"Con la excusa de ayudar al tierno y sorprendido infante, Dexter acompaña al perdido Nobita por las calles de la ciudad, y aprovechando la oscuridad de uno de los tramos, golpea y mata al muchacho, haciendo un singular conteo, ya que según el forense homicida, aún quedan unos cuantos Nobita por matar"

Y de éste combate pasamos a otro, uno en el que hay personajes de Marvel y de Capcom de por medio, pero desconozoco si se han enfrentado antes en alguno de los crossovers que la companía japonesa suele realizar. Por parte de Capcom tenemos a una luchadora que debutó en el ya lejano Super Street Fighter II, y que en la primera adaptación de Street Fighter a imagen real, fue interpretada por la cantante y actriz ocasional Kylie Minogue (recientemente considera por los ingleses como la mujer que mejor culo tiene, lo cual no esta nada mal para la edad que tiene...), mientras que por parte de Marvel, tenemos a un personaje que fue elegido por el guionista de turno, como heraldo del mismísimo Galáctus durante un tiempo (ya se sabe, nada suele ser eterno, ni siquiera en los cómics de superhéroes...). Ante todos/as vosotros/as, os presento el combate entre...

CAMMY vs TERRAX:

Galáctus está harto de su heraldo. Si bien en un princípio se sentía agradado con el carácter beligerante de Terrax, esperaba que su heraldo aprendiese a obedecer y a ser leal a él, sin rebelarse en su contra. A diferencia de su primer y mejor heraldo, Terrax se convirtió en el carnicero heraldo que siempre buscaba la más mínima debilidad de su amo, dispuesto a matarle a la más mínima ocasión. Su última intentona fue la gota que colmó el vaso del Devorador de Mundos.

Terrax, ya no serás mi heraldo nunca más! Te destierro a permanecer en un planeta donde aprenderás a comportarte como un verdadero heraldo lo haría, así es la palabra del poderoso Galáctus.

Con un parpadeo y sin escuchar apenas una palabra de súplica, Galáctus expulsa de su navemundo a Terrax, enviándolo a un planeta que él conoce bien, y que es, por ahora, el único planeta que se le ha resistido a ser devorado: la Tierra.

Noche estrellada en Inglaterra, y a Cammy le ha tocado estar de guardia en una de las torretas de vigilancia de la base militar donde está, contando los días para participar en un conocido torneo de lucha callejera, donde gente de Japón, China e incluso España, participa. Prismáticos en ristre, la soldado de rubios cabellos y larga coleta observa como en el cielo, algo brillante comienza a descender y a crecer conforme vá descendiendo. Tal es la velocidad de la estrella fugaz, que antes de dar parte a la central, la torre de vigilancia comienza a romperse por cuatro sítios, teniendo ella fortuna de no sufrir graves heridas por la caida y los cascotes. Vehículos de emergencia hospitalaria van a donde se encontraba el puesto de vigilancia, convertido en un gran crater con restos de la torre cerca. Cammy se pone de pie a duras penas, observando el crater, y para cuando llegan los sanitarios, ella desciende por el crater buscando el origen de tamaño destrozo encontrando para su sorpresa, una forma humanoide inconsciente en su centro. Varios punteros láser señalan a la forma humanoide, que como si de un bello durmiente se tratase, se despierta.

-¡Apártese, señorita, fuego a discrección!

Cammy se tira al suelo mientras oye cientos de disparos contra ese ser humanoide que se mueve de manera inmune a los impactos de bala, acercándose a los que disparan para no sólo romperles el arma, sino para partirlos en pedazos también con sus propias manos. Ni siquiera los disparos desde larga distancia hacen mella en la rocosa fachada del misterioso ser, al que la británica ve como una fuerza imparable, o como los alemanes dicen, un"Juggernaut".

-¡Maldito seas, Galáctus, maldito seas por enviarme a éste primitivo planeta lleno de seres indignos!

La soldado se levanta despacio, pero no escapa a la mirada del misterioso ser a prueba de balas.

-¡Tú! ¿Eres la persona que estaba al mando de éstos pedazos de carne muerta? No son rivales para mí, para Terrax.

Comprendiendo parte de lo que dice, Cammy habla con él:

-No era su responsable, sino una compañera. Estoy desarmada.

Terrax la examina y se relame, ya que una de las cosas que más le gusta, es la lucha cuerpo a cuerpo, ya que su hacha la tiene Galáctus.

-Peléa, a ver si tú me das más cansancio que tus compañeros.

Sorprendida ante la oportunidad que le dá la criatura, Cammy se prepara para luchar cuerpo a cuerpo contra ese ser del espacio mientras los helicópteros del ejército británico sobrevuelan el lugar aportando luz al escenario de la lucha. Con la agilidad algo mermada, la muchacha esquiva como buenamente puede las acometidas de Terrax, pero no puede evitar que la agarre de una pierna, la lanza al aire y la golpea en un costado con todas sus fuerzas, rompiéndola dos costillas y tumbarla en el suelo. La cara de decepción del extraterrestre es evidente, hasta que ve que la humana se levanta pese al tremendo dolor que sufre.

¿GANARÁ CAMMY? ¿LO LOGRARÁ TERRAX? VOSOTROS TENÉIS LA SOLUCIÓN, Y SI NÓ, LA DECIDIRÉ YO, EA.

 

0