2 de Octubre de 2014
Abr
22

Hentai Story 87: Inmoralidades entre amigas

Categorías: , , , ,

Neigi e Igiju se llevan bien desde pequeñas. Sus familias se conocen desde hace tiempo y entre ambas hay cordialidad, como buenas vecinas.

Igiju fue a casa de Neigi, para ir juntas al centro comercial a ver ropa para el invierno, que ya estaba expuesta en los escaparates de varias tiendas del centro comercial. La madre de Neigi abrió la puerta, y al preguntar Igiju por Neigi, su madre respondió:

-Se está bañando, terminará en seguida.

-¿Puedo esperarla en su habitación? Así sabrá que estoy ya aquí.

-Claro.

Igiju fue a la habitación de paredes color naranja y gris de su amiga Neigi, viendo que el ordenador estaba encendido, y en la pantalla había una carpeta abierta con el nombre de"VIDEOS", viendose un listado de videos con letras como nombres:"A","B","C","C+A"...

Neigi, estoy aquí, no tardes!

-¡Enseguida salgo! Sólo me queda vestirme.

-Vale.

Intrigada por saber el contenido de los videos, al no verse nada más que una letra con nombre, Igiju decide pinchar en uno con la letra"I". El reproductor de video comienza a abrirse, y de pronto, aparece Neigi en la imágen, desnuda de cintura para arriba, con lo que parecen trés penes u órganos sexuales masculinos, cerca de sus bocas y pechos, comenzando ella a agitar dos de dichos penes, mientras que el tercero es lamido en su parte delantera con especial deleite y placer. Afortunadamente, el sonido estaba apagado, ya que los altavoces no estaban encendidos, para alivio de Igiju. Las mejillas de Igiju se comenzaron a enrojecer viendo a su amiga entregada con pasión a aquellos trés miembros viriles, y algo de humedad comenzó a empapar sus delicadas braguitas blancas, hasta que el ruido de la puerta del baño hizo volver a la realidad a la muchacha, cerrando el video abierto.

-Dime, ¿Es un buen conjunto?

-C-cla-cla-claro.

-¿Te ocurre algo?

-Solo es... nervios por... la ropa que habrá expuesta.

-¡Sí, la moda de invierno nos espera!

Así, Igiju y Neigi estuvieron mirando escaparates, e Igiju pudo ver como su amiga se probaba algunas camisas y algunas faldas largas, pudiendo ver las braguitas de color grisaceo que llevaba bajo sus pantalones, mientras que Igiju declinó probarse ropa, debido a lo húmeda que estaba por aquel video. Igiju ignoraba aún lo que era el sexo, y ver a Neigi, tan formal, tan tranquila y relajada, haciendo esas cosas... la chocaba. Tras despedirse de Neigi y su madre, Igiju fue con celeridad a su casa, y tras advertir a su padre, su madre y a su hermana pequeña que ya había llegado a casa, fue al baño con urgencia, ya que había algo que requería sentarse en el baño... y no era algo fisiológico: sus braguitas estaban muy mojadas, y se sentía incómoda... y con una picazón rara en sus labios vaginales. Aquella imagen de su amiga con los miembros de trés chicos la estaba torturando entre sus piernas, y atendiendo a la picazón, comenzó a usar sus dedos en su sexo, solo que imaginándose que era ella, y no Neigi, la que acariciaba y lamía desnuda de cintura para arriba, los penes de aquellos hombres. Entre ellas no había secretos, pero lo de los videos... eso lo desconocía. Finalmente, su labor con sus dedos dió sus frutos, e Igiju supo lo que era su primer orgasmo via masturbación, soltando un buen chorro de flujos vaginales, amén de notar sus pezones algo más duros que cuando hace frío. Tras salir del baño, Igiju se sentía... bien.

Tras descubrir lo que era masturbarse, Igiju aprovechaba cualquier oportunidad para tocarse su sexo, siempre con aquellas imágenes de ese video en mente: en los aseos del instituto, en el baño de casa, en algun baño cercano al trén o en el centro comercial... todo con tal de soltar jugos vaginales a pleno chorro, o suficiente para sentir sus dedos empapados en ellos, sin despertar sospecha alguna en Neigi. Un día, Igiju recibió la llamada de Neigi:

-Igiju, ¿Podrías venir a verme? Necesitaba hablarte de una cosa.

-¿No me la puedes decir por teléfono?

-No, necesito que vengas.

-Vale.

Tras avisar de su salida a sus padres, Igiju se dirige a la casa de Neigi, a la que se accede tras cruzar la calle y encontrar la puerta con el nº1 encima. Después de dar dos toques, la puerta se abre, encontrando a Neigi en ella.

-Hola, Igiju, acompáñame a mi cuarto.

-Vale. ¿De qué querías hablarme?

-Te lo diré en mi cuarto.

-Bueno.

Igiju acompaña a su amiga a su cuarto, y para su sorpresa, encuentra trés chicos, de pie, y en calzoncillos, poniendo la cara de Igiju roja cual tomate. El ordenador estaba encendido, y la carpeta de"VIDEOS", abierta.

Como aquél día.

-Viste un video mío con ellos, ¿verdad? Eso explicaría algunas cosas.

-Neigi, yo...

-Vamos, no tienes por qué avergonzarte por haberlo visto. Ví que en la carpeta había señalado un video, y deduje que no fui yo, ya que era uno que pone"I", como la primera inicial de tu nombre.

-Neigi...

De manera audaz, la chica metía la mano por debajo de las braguitas de Igiju, comprobando que su sexo estaba de nuevo empapado sus braguitas, y comenzó a usar sus dedos en el sexo de su amiga.

-Por favor, Neigi, no...

-Venga, los chicos están aquí. ¿No quieres conocerlos... de verdad? Mucho mejores que un mero video.

Los trés muchachos comienzan a quitarse calzoncillos, desvelando trés penes de erección visible y apetecible para cualquier dama, y la dama se comienza a quitar su camisa y su sujetador, dejando al descubierto unos menudos pechos, con pezones duritos y listos para chupar o lamer, a diferencia del tamaño de pecho de Neigi, algo más grande. Neigi, sentada en la silla que usa para su ordenador, tiene a Igiju sentada en una de sus rodillas, con los dedos entrando y saliendo de su sexo, notando en sus muslos una humedad creciente. Los chicos acercan sus penes a la acariciada chica, y ella comienza a imitar a Neigi, haciendo movimientos similares, por no decir iguales, a los que su amiga hacía en el video.

-Vaya, Igiju, veo que no se te da mal.

La chica estaba nerviosa, ya que nunca estuvo con un chico... y ahora, está con trés, notándose en cómo agitaba a dos sus penes, mientras no podía disimular una cara como de asco mientras pasaba la lengua a la punta del otro. Sin embargo, no parecía quejarse del sobo que estaba teniendo por parte de ellos en lo que a sus pechos se refiere, ya que entre los trés, se los masajeaban. Neigi seguía acariciándola, pero la gustaba sentir tamaña dureza en sus manos... que ya ni se acordaba de esos dedos entrando y saliendo de ella.

-Chica, creo que voy a...

Uno de los chicos comienza a soltar de su pene un chorro de esperma que cubre parte de la cara y pecho de Igiju, y el que ella lamía se comienza a colocar en el lugar donde el otro soltó su semen, para ser acariciado. El otro chico al que acariciaba también, comienza a soltar en el otro pecho y vientre, aunque su esperma no fuera tan visible como el del anterior... y finalmente, el que falta consigue correrse en cara y parte del pelo de la chica... pero no termina todo, ya que por la excitación, la chica comienza a soltar, sin dedos de Neigi dentro, chorros de jugos vaginales, que manchan buena parte del suelo.

-Uff... ha sido algo...

-Impresionante, muy impresionante.

Neigi besó en la boca a Igiju... y la chica, ni se inmutó.

Con el tiempo, y tras conocer..."en profundidad", lo que es el sexo, Igiju comenzó a tener, como Neigi, una carpeta de"VIDEOS", solo que subdidida en dos, ya que una pone"YO", y la otra pone..."NEIGI Y YO".

 

0