23 de Noviembre de 2014
Mar
22

Infiernos Viables 03:

Categorías: 

Hola a todos/as:

Infiernos Viables abre sus puertas a todos/as aquellos/as que quieran ver los sufrimientos y las torturas que esperan a gente que haya cometido en vida alguna vil maldad o crímen, fuera castigado o no. En ésta ocasión, los/as pecadores/as que tienen que padecer su infierno particular son nada más y nada menos que...

... LOS/AS RATEROS/AS:

Para empezar, aquellos y aquellas que hayan robado para subsistir en vida, recorren un pasillo lleno de gente, personas, o lo más parecido a personas, que recuerdan a aquellas a las que robaron, que van despojándoles de lo que residualmente son las ropas que llevaban cuando fallecieron, dejándolos/as desnudos/as, y viendo impotentes como una vez así, la gente del pasillo sale corriendo lejos del alcance de aquellos/as que se decidan a seguirles.

Si el/la ratero/a sale persiguiendo a los del pasillo y corre durante un buen rato, al pararse, se encontrará en algún lugar familiar para él o ella, y recibirá una herida de fuego o arma blanca en función del arma que usara para robar a alguien a quien matara previamente. El lugar va cambiando en función de la herida recibida (suelen ser escenarios donde el ratero o la ratera matasen a su víctima...) y si bien comienzan las transiciones a ritmo lento, poco a poco se van acelerando hasta ser un bucle casi infinito.

Una palmada suena, y el/la ratero/a se encuentra en una especie de tribunal donde la silla en la que tiene que declarar es una especie de silla eléctrica, que supuestamente se pone en marcha si quien está sentado/a en dicha silla dice algo contrario a su naturaleza de ladron/a. Según lo que haya robado, el martillo del juez o jueza sera de mayor o menor valor, y por si no fuera suficiente, otro/a ratero/a hace de la defensa, siendo machacado fisica o verbalmente por uno o varios demonios, que tienen derecho a insultar o ultrajar a quien esté en la silla. Descargas cada dos por trés en un juicio que parece interminable, llevando al sufrido o sufrida a una tortura sin final... hasta que ven algo en el suelo.

Si alguno/a ve algo en el suelo, suele ser algo que sea de su predilección robar, como un rastro o sendero que lleva al ladrón o ladrona hacia la meta, una gran cantidad de dinero, joyas, o lo que robase en vida. Varios demonios les incitan a seguir la senda, pero la senda se va estrechando cada vez más, y más, y más... y si alguno/o alguna llega al final, todo el botín prometido... se deshace nada más tocarlo, volviendo a aparecer en otro extremo, incitando de nuevo con otra nueva senda, a ir por ello.

0

1 Comentario:

bastante cruel, mas lo

bastante cruel, mas lo seria colocar los tesoros mas grandes delante de el y cortarle las manos

semper fi

SC