20 de Abril de 2014
Feb
20

Análisis de Soul Calibur V (ps3-xbox360)

Categorías: ,

Llegó Soul Calibur V y, con él, una nueva oportunidad de sumergirnos en una historia de espadas y almas que, en esta ocasión, promete bastante renovación, tanto en plantilla como en conceptos jugables. Veamos que es lo que nos ofrece:

Soul Calibur V de inicio busca ser un punto y aparte en la serie. Buscando captar nuevos jugadores u ofrecer algo nuevo a los jugadores veteranos, el primer cambio que nos entra por los ojos es la configuración de la plantilla. Se mantienen rostros míticos como Ivy, Mitsurugi o Maxi pero se incluyen caras nuevas como Viola o Patroklos para dar nuevos aires a la franquicia.

No obstante es una renovación engañosa. Es cierto que personajes como Taki han desaparecido, pero solo para ser sustituidos por otros personajes físicamente parecidos y con una jugabilidad, sino idéntica, si muy similar. Así tenemos a los retoños de algunos personajes antiguos (recordemos que la historia se desarrolla 17 años después de la anterior entrega), así como nuevas versiones de algunos personajes. De esta manera la revolución no parece tanto cuando nos damos cuenta de que, realmente son tres las caras nuevas (cuatro si contamos con Ezio).

No obstante no tiene porque ser algo negativo. Acostumbrados como estamos a que en Namco Bandai no se atrevan a modificar sus plantillas de una entrega a otra, esto es lo máximo que les podemos pedir y, al menos se agradece el intento. Por otro lado gráficamente el juego cumple de sobra. En apariencia puede no parecer mejor que el de la cuarta entrega, especialmente si vemos fotos, pero los personajes han ganado en detalle y, especialmente los escenarios, lucen mucho mejor en esta entrega, con mejores juegos de luces, más detalles y amplitud general.

Donde si podemos decir que el juego ha cambiado bastante es en los conceptos jugables. A primera vista y para los no iniciados puede parecer que se juega igual que soul calibur iv, pero nada más lejos de la realidad. La incorporación de la barra gauge aporta suficientes cambios como para tener que aprender y adaptar nuestro estilo a esta nueva configuración. Por un lado se traen de vuelta desde la primera entrega (Soul blade) los critical Edge, movimientos espectaculares y dañinos que consumen el 100% de nuestra barra de gauge (esta sube hasta el 200%). Similares a los super combos de otros juegos son movimientos dañinos pero que consumen demasiado como para tirarlos sin asegurar.

La barra también sirve para ejecutar los parries y otros movimientos nuevos de evasión y defensa contra los rivales por lo que tenemos que llevar un perfecto control de la misma si queremos tener siempre oportunidades de contraatacar y devolver golpes al rival. De esta manera aumentan los movimientos defensivos de cara a castigar las repeticiones de ataques y los golpes lanzados al aire por lanzar.

No obstante requiere práctica y horas para aprender y mecanizar todas estas técnicas. Podemos jugar sin usarlas pero estaríamos desaprovechando el 50% de las opciones de nuestro personaje para ganar. Otros aspectos que continúan en la saga son los ring outs que nos obligan a girar por el escenario o empujar al rival para acabar rápidamente la pelea.

Los escenarios no solo posibilitan el ring out sino que algunos cuentan con varias fases que se pasa al llegar normalmente al round decisivo para uno de los dos jugadores. Suelos que se rompen, paso del día a la noche, etc… son efectos más que vistosos e interesantes que hacen los enfrentamientos más dinámicos y vistosos para el que observa el combate sin jugar.

Vemos que, jugablemente cumple con todas las expectativas, pero, ¿Qué ofrece para el jugador solitario u online?. En este aspecto el juego no está tan cuidado como otros del género.

Por un lado tenemos el modo historia. Un modo que dura aproximadamente hora y media y en el que vamos luchando contra ciertos rivales mientras se muestra el hilo principal del juego con los hermanos protagonistas. Personalmente la historia me parece aburrida, forzada en muchos casos hasta el punto de que estás deseando acabarla lo antes posible.

Se cuenta mediante cinemáticas (las menos) y dibujos estáticos con texto que no aportan mucho la verdad. Sin duda no es un modo que repitamos ni que nos deje un gran sabor de boca. Para compensar se han incluido otros modos individuales como las almas legendarias, donde vamos enfrentándonos a personajes míticos de la saga con un nivel de dificultad creciente. Básicamente es un modo survival, curioso, pero que tampoco ofrece muchas posibilidades.

El modo arcade es un modo en el que tenemos que derrotar a seis luchadores e intentar batir nuestro mejor tiempo. No ofrece finales para cada uno de los personajes por lo que, los que esperen un modo que les obligue a completarlo con todo el roster, que se vayan olvidando, la única historia o escenas del juego las veremos en el modo historia.

Por otro lado tenemos el combate rápido en el que, pese a lo que el nombre pueda sugerir, se trata de ir ganando a oponentes para ir coleccionando títulos que luego podemos usar en nuestra ficha de jugador. Los rivales siguen el esquema que inventó Virtua fighter 5 con diferentes rangos y aspectos personalizados. En este modo podemos encontrar personajes ocultos para desbloquear. Porque no todos los personajes están disponibles desde el inicio. Podemos desbloquear todos subiendo de nivel pero también finalizando el modo historia o derrotándolos en los otros modos.

Junto a estos modos está el imprescindible modo training, bastante completo y, no cabe duda, que el más útil de todos para aprender a jugar y controlar a nuestros personajes. La ficha de jugador de la que he hablado antes no es más que una serie de estadísticas del jugador (personajes más usados, ratio victorias-derrotas) en la que ver todos nuestros números y configurar con un mensaje de texto y una imagen de cara a los modos online.

Estos están bien organizados pero pueden llegar a ser muy confusos al principio. Tenemos combates por ranking y partidas de jugador en las que buscar rivales con bastantes condiciones como zona del mundo, idioma, chat de voz o conexión. Junto a estos modos ya estándar de los juegos de lucha encontramos una serie de lobbies gigantes donde reunirse por zonas. Por un lado elegimos el continente, y luego vemos lobbies nombrados como las ciudades más importantes (capitales) de cada país.

De esta manera podemos encontrar gente para jugar, pero no solo eso. Podemos chatear, ver sus estadísticas, añadir jugadores como rivales para encontrarlos luego más fácilmente o descargar repeticiones de nuestros combates para estudiarlos. Sin duda es muy completo aunque la interfaz de estos puntos de encuentro no facilita mucho las cosas.

Dispuesto como un tablero gigante donde somos cartas, normalmente tardaremos un rato en comprobar quien está libre, quien está jugando y cuales son los datos de los jugadores que nos interesan. Es un buen sistema pero requiere tiempo. Estos puntos de encuentro no están hechos para partidas rápidas, para ello están las otras opciones.

Mención aparte el modo de creación de personajes. Retomando las cosas donde las dejaron en la anterior entrega, este modo ha mejorado incluyendo más opciones de personalización y alternativas pudiendo crear todo tipo de personajes. No obstante para poder contar con todas las opciones abiertas hay que ir jugando al juego para desbloquear nuevos objetos u opciones. Al menos se ha eliminado la opción de comprar el equipamiento como en la cuarta entrega, algo que hacía que luchásemos en ocasiones solo para conseguir dinero sin primar la diversión en el proceso.

Por último hay que hablar de uno de los aspectos que siempre son sobresalientes en esta saga: la música. Los efectos de sonido continúan en la línea de siempre, no hay grandes innovaciones en este apartado, y la banda sonara raya a un gran nivel. Con temas épicos en su mayoría nos sumergen en los combates y nos incitan a combatir con lo mejor que tengamos dentro, o a jugar con inteligencia con algunas melodías más tranquilas y sosegadas.

Existe la posibilidad de elegir el tema que suena en cada escenario desde las opciones y, como sucedió con la anterior entrega, los chicos de Namco Bandai ponen a la venta como dlc las melodías de entregas anteriores para incluirlas en este juego. Para el que quiera es una opción más, pero, viendo las composiciones del juego, realmente no hace falta.

En definitiva, tenemos un juego que puede entusiasmar o decepcionar a partes iguales según lo que se espere de él. Si lo que buscamos es un juego de lucha para jugar mayoritariamente en solitario, scv lamentablemente no tiene opciones al respecto para entretenernos mucho tiempo. Un pobre modo historia y modos muy simples y repetitivos.

Si lo que buscamos es un juego completo, para profundizar y jugar online o en compañía offline encontramos una gran entrega de la saga, la mejor de las últimas sin lugar a dudas, con un sistema de juego madurado y más estrategia que antes y con muchas opciones para darnos infinitas horas de juego y aprendizaje.

Soul calibur V es uno de esos juegos que un amante de los figting games no debe dejar pasar. Aunque no pretendamos que sea nuestro juego de lucha de cabecera es un juego importante dentro de la escena y que nos ofrecerá más de lo que pagamos por él.

5
Valoración media: 5 (4 votos)

5 Comentarios:

Muy buen

Muy buen análisis.

Además, estamos de acuerdo prácticamente en todo. Tenía ganas de ver qué opinabas sobre este juego...

Personalmente, me ha encantado todo lo que rezuma a Soul Blade en esta entrega. Todo cuanto se ha añadido ha sido para dotarlo de una grandiosa profundidad.

Saludos!!!

Se ve bien pero no me

Se ve bien pero no me convencé mucho por lo de las bajas posibilidades single-player. Buen análisis.

Voya esperarme a ver que tal

Voya esperarme a ver que tal como está la cosa estos son capaces de vendernos las campañas en DLC.

segun he leido decepciona

segun he leido decepciona bastante, lo poseo y lo probare a ver que tal, pero desde ya voy prevenido

semper fi

SC

Soul & Sword

Me gustan las novedades jugables de la barra, como los supers y los parries, y a nivel jugable parece estar a nivel de las otras entregas. Y el editor de personajes es impresionante. No paro de de encontrar fotos de reproducciones de toda clase de personajes en el editor

Por otro lado, no me ha gustado nada la poca atencion a los modos single-player y a la historia, dos elementos que siempre fueron importantes en esta serie