1 de Noviembre de 2014
Feb
27

Análisis: Tropico 4

-
Ah, el maravilloso mundo de los City Builders, ese curioso subgénero de los RTS en los que simplemente debemos gestionar una a priori pequeña comunidad, con recursos muy limitados, y hacer que esta prospere. No hay enemigo alguno a batir, excepto los contratiempos que impidan el progreso de nuestro pueblo.
-
Tropico 4
-
Tropico 4 -para los amigos también conocido como Imagina ser dictador- es el cuarto capítulo de la famosa saga homónima de juegos de este entretenido género. Lo cierto es que, a grandes rasgos, podría ser considerado un Tropico 3 mucho más pulido, con leves mejoras gráficas, y unas poquitas características nuevas.  
-
Pasad a este análisis si queréis saber más sobre este juego. Ayayayayayayayay, es ese ritmo tropical... 
-

-
Historia/Argumento: Ambientado en los años 50, el argumento de este título nos mete en el pellejo de El Presidente, un personaje que puede ser tanto uno creado por nosotros mismos, como uno real de entre muchos personajes históricos que han tenido relevancia en Sudamérica y Centroamérica, como Fidel Castro, Ernesto "Che" Guevara, Augusto Pinochet, o Evita Perón.
-
Como presidente personalizado, podemos escoger ciertos rasgos que nos caractericen (origen, ascenso al poder, habilidades) y cumplir el sueño de nuestro personaje de hacer de Trópico la nación más próspera de la tierra. Para tal fin, deberemos comerciar y negociar con otras grandes regiones y bloques de poder como la Unión Soviética, Estados Unidos, China, Oriente Medio, y Europa. 
-

-
Gráficos: Apartado gráfico sólido, y con un nivel de detalle que casi roza la enfermedad. Incluso en la versión de consola, la resolución de las texturas es ridículamente alta, algo que salta a la vista cuando hacemos zoom al máximo y podemos ver perfectamente todo tipo de carteles y letreros en nuestra pequeña ciudad.
-
Tropico 4
-
El juego usa en todo momento una cámara tipo vista de pájaro, y podemos rotarla y editar el ángulo de elevación de la misma, así como hacer zoom, como se acaba de decir. El mundo del juego es bastante colorido, recreando de lujo la estética caribeña tanto en la arquitectura de los edificios como en la geografía isleña.
-
Algunos efectos climáticos y lumínicos están bastante logrados, y son perfectamente creíbles. La interfaz del juego se organiza en no pocas pestañas, y tenemos acceso a todo tipo de datos de interés, gráficos, y similares, de forma que no se nos escape ni un sólo dato importante.
-
Pero lo mejor de todo es, sin duda, la estabilidad lograda con el motor del juego. Puede llegar a haber multitud de ciudadanos y vehículos en movimiento, junto con otros efectos visuales y la tasa de frames ni lo nota. Por no hablar del cómico efecto que se produce cuando nos movemos en el tiempo a cámara rápida. 
-
Gráficos: 8
-

-
Sonido: El juego está completamente doblado al castellano, y el trabajo realizado es sobresaliente. Mientras que muchos de los personajes más allegados del Presidente hablan en un perfecto castellano, otros personajes como los habitantes de Trópico hablan con un marcado acento cubano, y los personajes del extranjero hablan con el acento típico-tópico que siempre se presupone que tienen.
-
Los efectos sonoros cumplen, y la banda sonora, con música caribeña típica, bastante alegre, lo borda. En definitiva, un apartado sonoro bastante sólido.
-
Sonido: 9
-

-
Jugabilidad: A nivel jugable, Tropico 4 se mantiene prácticamente inalterado con respecto al anterior capítulo de la saga. Es decir, nosotros somos El Presidente, y debemos gestionar nuestra pequeña isla tropical como mejor nos parezca. Las posibilidades son virtualmente infinitas, podemos ser desde liberales empedernidos, hasta líderes comunistas puros, o crueles dictadores.
-
Tropico 4
-
Hay un modo campaña que consta de veinte misiones distintas, en el que básicamente debemos cumplir una serie de tareas y objetivos para completar cada misión. Estas tareas suelen ser construir ciertos tipos de edificios, o exportar o importar algún tipo de producto específico a la isla.
-
Al margen del modo campaña, en el que la victoria queda delimitada por una serie de objetivos cumplidos hasta pasar en el siguiente mapa, en el modo de partida libre no hay modo alguno de ganar. Como todo político que se precie, nuestro objetivo es simplemente permanecer al poder todo el tiempo que sea posible, para ello realizando todo tipo de tareas, algunas de ellas de dudosa moralidad. Y también podemos chupar del bote, pues podemos desviar fondos de las arcas del estado a nuestra cuenta en Suiza.
-
Podemos construir edificios de toda índole, viviendas, fábricas, lugares de ocio y turismo, sitios para desarrollar la industria isleña... Los recursos son limitados y muy preciados, de modo que debemos invertir con sapiencia y siempre teniendo en cuenta las necesidades de nuestros ciudadanos. Si sus necesidades no se ven cubiertas, la felicidad general de la población caerá en picado, lo que puede dar lugar a disturbios, e incluso a golpes de estado por parte de rebeldes antisistema
-
Tropico 4
-
Como líder omnipresente y casi omnipotente, podemos promulgar todo tipo de decretos y leyes que tendrán distintos efectos en la isla, en la población, y en su desarrollo. Mientras que algunos de ellos son permanentes, otros podrán ser cancelados en todo momento. Podemos, por ejemplo, hacer que sea carnaval durante tres años en la isla, con la consiguiente inyección de dinero que supondrá el considerable aumento de visitas de turistas... aunque por otra lado, la tasa de criminalidad aumentará. 
-
La clave está en saber adaptarse a las necesidades tanto del pueblo como propias. Porque como dijo Darwin, no sobrevive ni el más fuerte ni el más inteligente, sino el que mejor se adapta. A veces, si nos vemos muy escasos de dinero, deberemos tomar varias medidas impopulares entre la población pero necesarias para salir de la crisis, como pedir ayuda humanitaria, reducir los salarios de los trabajadores, o aumentar los alquileres de las viviendas. 
-
También debemos saber cuidar nuestras relaciones exteriores con otras potencias. Estas son la URSS, EEUU, China, Europa y Oriente Medio. Mientras que las que más nos conviene tener contentas son las dos primeras -si las relaciones con cualquiera de estas dos superpotencias mundiales están bajo mínimos podrán incluso invadir nuestra isla con fuerzas militares; amén de que prestar ayuda económica "desinteresada" a la isla- también es una buena idea mantener buenas relaciones con las otras tres potencias. Entre otras cosas, porque pueden darnos de lado mediante embargos internacionales, y pueden hacer que nuestra economía caiga en picado.
-
Tropico 4 
-
Cada cierto tiempo, habrá elecciones. Podremos ofrecerles elecciones libres al pueblo, y nuestro porcentaje de votos será directamente proporcional al afecto que nos tenga el pueblo. Aunque, si así lo queremos, podemos permanecer en el poder mediante métodos poco éticos, como el infame pucherazo -amañar las elecciones- o simplemente decidir que no las haya, y quedarnos en el cargo por cojones. Además, ciertos eventos épico-absurdos le dan bastante vidilla al juego y hacen que cada partida sea bastante distinta a la anterior. Una serie de catástrofes puede azotar a la isla, como tsunamis, erupciones volcánicas, huracanes, o invasiones de mimos. Y esto último va completamente en serio.
-
Al margen de la campaña, tenemos también un modo libre en el que podemos modificar todo tipo de parámetros para generar una isla aleatoria, su tamaño, su número de yacimientos de mineral, lo propensa que es la gente a rebelarse contra el sistema, la aleatoriedad del clima... todo, vaya. TODO. Incluso un modo Dios en el que tendremos dinero ilimitado y podremos construir a nuestro antojo de forma relajada. 
-
En resumen: la libertad que nos da el juego para jugar con una isla y con sus gentes es bastante enorme, mucho más grande en este sentido que la que nos brinda cualquier juego del género sandbox
-
Jugabilidad: 8,5
-

-
Diversión/Otros: La campaña del juego consta de veinte misiones, y podemos tirarnos perfectamente un par de horas por cada misión, por lo que haced una simple regla de tres y tendréis una duración estimada en horas.
-
Tropico 4 
-
El grado de abstracción que he llegado a sentir jugando a este juego es impresionante. Es uno de esos juegos a los que empiezas a jugar a las cuatro de la tarde, y sin darte cuenta se te hacen las diez de la noche. Y lo cierto es que empezar con una población pequeñita, e ir progresivamente construyendo mientras haces felices a tus ciudadanos, es una recompensa bastante grata. Pocos juegos saben transmitirte que realmente estás obrando bien para con otras personas.
-
La libertad que el juego nos da para hacer sencillamente lo que nos dé la real gana es enorme. También es jodidamente épico dar rienda suelta a nuestros más bajos instintos, y comportarnos como un auténtico megalómano, cerrando fronteras, declarando la ley marcial, simulando "accidentes" entre elementos disidentes de nuestra sociedad perfecta, poniendo sueldos de mierda y alquileres por las nubes, y acallando protestas pacíficas enviando directamente al ejército como crueles y sanguinarios dictadores. 
-
El sentido del humor es también una de las señas de identidad de la saga Trópico. Desde las múltiples parodias y caricaturas a conocidos personajes de la esfera geopolítica mundial, hasta las jocosas descripciones y situaciones que pueden llegar a suceder. Todo con un tono claramente paródico y satírico.
-
Tropico 4
-
No obstante, no es oro lo que reluce, y la mayor pega de este juego es que prácticamente podría ser una expansión del título anterior, Tropico 3. Apenas innova nada con respecto a este videojuego, y lo cierto es que los que poseyesen dicho título no tienen muchos motivos para hacerse con esta cuarta entrega. 
-
Diversión/Otros: 7,5
-

-
Nota Final: (8 + 9 + 8,5 + 7,5)/4= 8,2
-
Conclusión: Tropico 4 es una entrega continuista -demasiado quizá- aunque lo cierto es que todos los amantes del género de los City Builder tienen una cita obligada con El Presidente. Es un juego muy recomendable y, sobre todo, muy divertido, con un abanico de posibilidades insultantemente amplio. 
-
4
Valoración media: 4 (2 votos)

5 Comentarios:

¡Buen trabajo!. Ami este

¡Buen trabajo!. Ami este juego me ha proporcionado bastantes horas de diversión, como mucha gente sabe. El poder crear tu isla, tu gente y hacerlo todo perfecto es una recompensa en si misma. Pero entonces te invaden los mimos, el Che secuestra a tu tucán, o peor, sufres el ataque de unos ninjas chinos (los japos son demasiado caros). Ligrim

Tropico

Por lo que he podido ver, realmente parece mas una expansión del Trópico 3. Supongo que eso todavía lo califica como un buen juego, pero sinceramente se podrían haber esforzado mas.

Pregunta, ¿cual

Pregunta, ¿cual recomiendas? ¿SimCity, Civilization o Tropico? http://gernemoma.blogspot.com/

...

@nenañiño: Si he de elegir entre Tropico o SimCity, me quedo con el primero, de calle. Civilization es de otro género distinto, estrategia por turnos sin más, en los que hay unas condiciones de victoria para ganar a tus rivales. En los City Builder no hay condición de victoria alguna, lo más típico suele ser mantenerse al mando el máximo tiempo posible o hacer prosperar una civilización o comunidad. 

Bueno, es que del genero

Bueno, es que del genero City Builder solo he probado SimCity, y el otro que conozco es Tropico, pero no lo he jugado. Gracias por la recomendación de igual manera, esa acotación sobre el genero al que pertenece Civ me hacia falta. Un saludo! http://gernemoma.blogspot.com/