15 de Diciembre de 2018
Mar
19

Killer7 | Objetivo 00: Ángel

Empezamos a darle a Killer7. El primer nivel, el prólogo, es una introducción in medias res. En mitad del fregao, vaya. Poco a poco iréis sabiendo más sobre la trama de este estupendástico videojuego. 
-
Para ver este video es necesario tener JavaScript activado y el plugin Flash instalado en el navegador.
-
5
Valoración media: 5 (1 voto)

2 Comentarios:

Que cosa mas bizarramente bella

Algo que admiro de Suda51 es que es un tipo que hace lo que le canten las pelotas en sus juegos y encima se da el lujo de vender esas idas de olla

Este juego lo tengo en lista de pendiente desde hace anhos. me gusto como explicaste mas o menos como venia la mano con la historia, la idea de 7 asesinos en 1 me encanta,  y esos graficos minimalistas ni que decir. Lo que no se si me llegue a convencer tanto en la jugabilidad en si, pareciera que es lo que menos trabajaron a la hora de hacer el juego, quiza hasta lo hicieron asi a proposito quien sabe.

 En fin excelente gameplay y 5*

...

@Kazuhira: Gracias por tu comentario. Si quieres leer el análisis que hice del juego (me encantó Y MUCHO), puedes leerlo haciendo clic aquí. Sobre lo de la jugabilidad excesivamente guiada y «sobre raíles», es una de las lecturas del juego. La trama a grandes rasgos es un choque de culturas entre Japón y los EEUU, cosa que ya verás si ves los dos siguientes vídeos, que serán del capítulo uno, llamado «Atardecer», o «Puesta de sol». Japón es la tierra del sol naciente, por lo que puedes imaginar por dónde van los tiros.
 
La cosa está en que la trama sirve como una inversión de la jugabilidad, pues mientras que en el argumento los EEUU forzaron la democracia en Japón en la Segunda Guerra Mundial (la democracia siempre está vista como el sistema político que es la epítome de la libertad del ciudadano), el gameplay es más bien lineal y prefijado. Y esto curiosamente hizo que la mayor parte del público norteamericano no terminase el juego, o acabase odiándolo precisamente por esta falta de libertad. Curioso, ¿eh?