24 de Marzo de 2017
Feb
12

Análisis: XCOM: Enemy Unknown

-
Si no os he hablado antes de este juego ha sido porque no lo he pillado de salida. Me estoy volviendo un gordopecero a un ritmo alarmante, y eso se traduce en muchos juegos a precios ridiculérrimos. También se traduce en volverse un completo judío a la hora de adquirir nuevos títulos para consola. Aunque este XCOM salió en Octubre del año pasado a los típicos sesenta euretes, no ha sido hasta hace un par de semanas que me decidí a hacerme con él, esta vez a mitad de precio. Así, sí.
-
De izquierda a derecha: Coronel Juáncar "KingOfSpace" de Borbón, Teniente Adolf "Herr Führer" Hitler, Capitana Judith "Judía" Rosenberg, Recluta Paquete #236 y Recluta Rubia de Bote #12
-
Me sorprende el hecho de haber oido poco o más bien nada de este juegaco, reboot de UFO: Enemy Unknown, que tiene ya unos cuantos añitos. En lugar de ceñirme a aspectos técnicos del juego, en esta ocasión prefiero contaros las hazañas y peripecias del Korps de la muerte de Slugger Maxman, también conocido como el proyecto XCOM.
-
En los años previos a la formación del proyecto, aparecieron numerosos reportes de actividad paranormal y personas que desaparecían misteriosamente. A los gobiernos de no pocos países esto empezó a olerles a chamusquina, y decidieron no escatimar en todo tipo de recursos (dinero, soldados, científicos, ingenieros) para detener lo que a posteriori se revelaría como actividad extraterrestre en nuestro propio planeta. De esta forma nació XCOM. Para los corticos, eXtraterrestrial COMbat unit.
-
Durante las primeras fases de la invasión alienígena, todo era risas y fiesta. Desperdiciábamos el capital que el Consejo de Naciones temerosamente nos iba cediendo en equipamiento que realmente no necesitábamos. Qué coño, os seré sinceros. Putas. Nos lo gastábamos todo en cocaína y putas. De hecho, durante un par de meses llegó a haber incluso déficit, y para paliar esto, tuvimos que hacer que la Dra. Vahlen, la persona al cargo del personal de los laboratorios, tuviese que prostituirse en los niveles inferiores de la base XCOM en un habitáculo que habilitamos específicamente para esto, con sus luces de neón para crear ambiente y todo. Aunque varios de los clientes se quejaron de que el generador de elerio que había en la estancia contigua hacía demasiado ruido, y otros tantos tuvieron un gatillazo extremo. Quizá los voluntarios de los laboratorios psiónicos que estaban justo encima estaban juguetones ese día.
-
I CAN SEE THRU THE INFINITY
-
Menos mal que durante estas primeras fases de la invasión sólo nos atacaron sectoides y hombres delgados, que son unos alienígenas tan enclenques que se mueren prácticamente con mirarles mal. Eso sí, durante varios encuentros con estos invasores extraterrestres, sufrimos numerosísimas pérdidas de reclutas paquetes que fueron usados como carne de cañón para que otros soldados de mayor rango como el por aquel entonces Cabo Juáncar "KingOfSpace" I de Borbón pudiese sobrevivir al combate. La administración del proyecto fue tan pésima durante los primeros meses, que México y los Estados Unidos decidieron dejar de financiar XCOM. Nunca sabré si fue por mi pésima gestión o porque los alienígenas se infiltraron en las altas esferas del gobierno de dichos países, algo que siempre he sospechado teniendo en cuenta la capacidad de control mental que poseen algunas especies de aliens que nos encontramos.
-
Sea como fuere, el proyecto continuó. Y esta vez con más éxito. Aparecían nuevos peligros por todo el globo, cada vez se denunciaban abducciones con más frecuencia y la brutalidad con la que atacaban los extraterrestres era cada vez mayor. Pero nosotros íbamos equipándonos y preparándonos para lo que se nos avecinaba cada vez de una forma mucho más eficiente. Al margen de realizar autopsias a los cadáveres hallados durante anteriores encontronazos con estos xenomorfos, también conseguimos realizar ingeniería inversa a todo su equipo y hacer que nuestras propias tropas usasen las armas de los aliens contra sus creadores. Siempre me gustó eso de ponerle un puntito de ironía a la situación. Una situación que, por momentos, parecía que se nos escapaba de las manos. 
-
También llegaron nuevos reclutas. Reclutas que, con el paso del tiempo y con la experiencia adquirida misión tras misión, se convertirían en auténticas bestias salvajes. El azote de los alienígenas. Un ejemplo es el del Coronel William F. Guile, alias "El Guille". Un francotirador al cual equipamos con una armadura arcángel y que dispensó justicia intergaláctica a diestro y siniestro en todas las misiones en las que participó. Con un prejuicio extremo, y una puntería aún mayor. Otro caso es fue el del Capitán Benito "Benny" Hill, un soldado de asalto que lamentablemente murió durante un ataque de terror alienígena en Río de Janeiro. El mote y el apellido fueron seleccionados adrede; pues este soldado repartió terror y pánico entre los aliens a una velocidad endiablada, convirtiéndose en un verdadero azote para estos. Hasta que fue rodeado por tres crisálidas que lo ensartaron vilmente con sus afilados apéndices. Al menos sirvió como cebo para que KingOfSpace reventase a los tres abyectos seres con un misil perforante.
-
No, no le vas a dar. Los putos números mienten, eso es realmente un 0%
-
Los muchachos participaron en muchas misiones. La ingente cantidad de situaciones en las que el pronóstico era muy desfavorable, y siendo generosos, forjó el carácter aguerrido de todos y cada uno de los hombres y mujeres que lucharon por nuestro planeta. Los convirtió en hermanos de batalla. Salvadores de nuestra especie. Qué demonios, si el simple hecho de sobrevivir a un encontronazo con los aliens ya convertía al soldado más cobarde en un veterano de guerra endurecido.
-
No negaré que muchos buenos hombres y mujeres han caído durante este primer contacto con los alienígenas. Algunos incluso de forma estúpida, por subestimar demasiado al enemigo. Pero todos ellos serán recordados en un monumento que hemos dedicado para tal efecto. Un monumento que es mucho más grande de lo que debería. Y tened presente que me siento culpable por completo de todas y cada una de las muertes que ha habido en el equipo, y tendré que vivir con esa carga durante el resto de mis días. Puedo vivir con ello porque todo fue por un bien mayor. O al menos es como racionalizo todo esto para no sucumbir a la disonancia cognitiva. Aunque los propios muchachos sabían el riesgo que había cuando se alistaron en la rama militar de XCOM, no dejo de pensar en que podrían estar vivos si yo no hubiese sido tan inepto dando órdenes.
-
Nota: 10
-
0

3 Comentarios:

Tiene pinta de ser droga de

Tiene pinta de ser droga de la buena aunque parece que es muy dificil. ¿Hay que estar muy curtido o simplemente echarle paciencia? Y mira que lo dic e ajedrecista xD.

...

@Rafil: Es un FF Tactics rejugable, jodido, y cabrón; con fases de estrategia y gestión de recursos en la base XCOM entre misión y misión. ¡Ah! Y la banda sonora la ha compuesto Michael McCann.

Es un juegazo

Digno sucesor del original de Microprose, que también me he jartao de jugar. Y para mí, el X-Com original es de los mejores juegos de PC de la historia.