14 de Diciembre de 2018
Ene
12

Análisis: Singularity

 
-
Singularity fue uno de los grandes tapados de 2010, simple y llanamente por no ser un Call of Duty wannabe, un clon más. Su mayor pecado, por así decirlo, fue el querer tener personalidad propia y no limitarse a ser una mera copia barata.
Singularity 
-
Este FPS de Raven Software (Quake 4, Wolfenstein) tiene una campaña cojonuda, con un multijugador bastante entretenido a la par que original. Es un juego de corte muy similar a Bioshock, pero sin ser tan cansinamente pedante.
-
Si queréis pasar al análisis, no olvidéis enfundaros vuestro Dispositivo de Manipulación Temporal antes de pinchar en "Leer más".
-

-
Historia/Argumento: Año 2010. Un pulso electromagnético proveniente de la isla de Katorga-12, al este de Rusia, daña y derriba un satélite espía del gobierno norteamericano. Temiendo un segundo Chernóbil, los EEUU mandan a un grupo de soldados, incluyendo al jugador, encarnando al capitán Nathaniel Renko. Al llegar, un segundo pulso derriba su helicóptero, y este se estrella en la isla.
-
Renko empieza a saltar en el tiempo entre 2010 y 1955, fecha en la que un suceso desastroso causó una singularidad que desgarró el mismísimo tejido del tiempo. Allí consigue salvar a un hombre herido, en un incendio en unos laboratorios. Un segundo hombre le advierte de no hacerlo, pero Renko hace caso omiso. Al volver de nuevo al presente mediante otro salto, descubre que el hombre que salvó, Demichev, domina el mundo con puño de hierro, como el Canciller Supremo
-
Investigando más a fondo, y gracias al DMT (Dispositivo de Manipulación Temporal), Renko deberá corregir el curso de la historia. 

-
Gráficos: Apartado gráfico notable, en el que destaca un diseño horrendo y original de criaturas, y un modelado más que correcto de los personajes; amén de un buen uso de la iluminación.
-
Singularity 
-
Las armas, todas ellas ficticias, poseen un diseño de corte sci-fi, dado que todas representan una "realidad alternativa", aunque no son demasiado estrafalarias ni se salen de las armas habituales en los FPS (escopeta, revólver, rifle de asalto, rifle de francotirador...).
-
Los saltos en el tiempo hacen que podamos visitar dos versiones muy distintas de algunos escenarios, una en pleno apogeo en 1955, y otras con los escenarios devastados en 2010. 
-
En general, el apartado técnico mantiene un nivel de notable alto, si bien es cierto que no alcanza el nivel de los considerados paradigmas de una factura visual sobresaliente, como Gears of War 2 o Uncharted 2. 
Gráficos: 8
-

-
Sonido: El juego está completamente doblado al castellano, y la labor realizada en este campo es bastante buena. Los efectos sonoros rayan a gran nivel, especialmente los sonidos emitidos por las acongojantes criaturas, que harán que peguemos algún que otro salto si no somos lo suficientemente precavidos.
-
Se le puede echar en cara el hecho de que lamentablemente la música sea bastante genérica y que pase algo desapercibida; aunque este apartado en conjunto es notable.
Sonido: 7
-

-
Jugabilidad: Singularity es un FPS a caballo entre uno moderno y uno de los de la vieja escuela. Moderno por el arsenal ci-fi pseudorealista que pone a nuestra disposición, y de la vieja escuela por el hecho de que algunos de los enemigos a los que nos enfrentamos son criaturas que desafían toda lógica, muy a lo Doom.
-
Singularity 
-
Misión tras misión debemos aniquilar a todo lo que se nos ponga por delante, ya sean Spetsnaz, soldados rusos en los cincuenta, u otras criaturas como los Zeks o las Garrapatas de E-99. 
-
Una de las piedras angulares de la jugabilidad es el uso que se le da al DMT. Este dispositivo, aparte de poder ser usado para revertir o acelerar el tiempo tanto en seres vivos como en objetos inanimados; nos permite manipular elementos del escenario y cogerlos para usarlos como arma, muy a lo Gravity Gun de Half-Life 2. 
-
Entre los poderes del DMT tenemos un potente impulso que hace las veces de ataque de melé, o la posibilidad de envejecer a algunos enemigos hasta convertirlos en cenizas.
Singularity 
-
El juego también nos presenta ese leve componente RPG mediante tiendas en la que podemos gastar el E-99 que encontremos durante la aventura. Podemos comprar tanto mejoras para las armas, como mejoras para el propio DMT. No hay dinero suficiente como para mejorar todo, por lo que deberemos escoger con sapiencia qué actualizaciones comprar.
-
Ciertos enemigos son más vulnerables a los ataques con según qué armas, por lo que escoger la adecuada en cada momento se hace algo difícil, teniendo en cuenta que sólo podemos portar dos armas en todo momento. Aunque si nos vemos apurados, siempre podemos usar el DMT. Este usa su propio combustible, y se regenera progresivamente con el tiempo, aunque de manera muy lenta para evitar su abuso. 
-
Usando al DMT, revirtiendo u acelerando el flujo del tiempo en objetos, amén de transportando otros, podemos resolver sencillos puzzles que obstaculizan nuestro avance.
Singularity 
-
El multijugador es bastante curioso, porque lejos de limitarse al típico Deathmatch entre americanos y soviéticos, nos propone lo mismo pero sustituyendo a los americanos por las criaturas que nos encontramos durante el juego. Así, un equipo estará compuesto por las fuerzas de defensa de Katorga-12, y otro por las criaturas fruto de la Singularidad
-
En el bando humano tenemos distintas clases a elegir, con habilidades sobrehumanas como la teleportación. En el bando de las criaturas, podemos seleccionar distintas, todas y cada una con un cometido diferente. El trabajo en equipo es esencial, independientemente de en qué facción estemos, ya que cada clase/criatura tiene un rol específico (apoyo mediante fuego pesado, ataque rápido...) 
-
Hay un par de modos de juego en el multiplayer, que son Criaturas contra Soldados (Team Deathmatch) y Exterminio, en el que los humanos deberán ir capturando varios puntos de control a lo largo del mapa, mientras que las criaturas deberán defenderlos a toda costa para prevenir su erradicación.  
Jugabilidad: 8
-

-
Diversión/Otros: Podemos completar la campaña en el nivel difícil en apenas doce horas. Como alicientes para la rejugabilidad tenemos el hecho de que hay cuatro finales distintos, si bien es cierto que todos ellos se seleccionan prácticamente en la recta final del juego mediante una toma de decisiones bastante sencillita.
-
Singularity 
-
Realmente el juego no se hace muy difícil -salvo ciertas secciones- una vez conocemos el modus operandi de todos y cada uno de los enemigos. No hay ningún tipo de escena -salvo la introductoria y la final- y todo lo vemos desde el punto de vista de Renko. Por los escenarios hay, además, grabadoras, pintadas y notas que dejan los personajes, que nos ayudan a entender mejor el argumento, a los personajes y sus motivaciones.
-
El argumento a mí me pareció acojonantemente bueno, tanto la puesta en escena como el desarrollo, y lo cierto es que los finales distintos que hay sí que suponen una recompensa para con el jugador. Al menos dos de ellos. 
-
Una pena que el multijugador no estuviese muy transitado, y algún que otro modo más no habría estado de más. Aunque el principal reclamo de este título sea la campaña, lo cierto es que el multijugador son todo buenas ideas. Mal llevadas a cabo y desaprovechadas, eso sí. 
Singularity 
-
No obstante, pese a no tener ningún tipo de opciones multijugador a nivel local o pantalla partida amén de otro tipo de defectos menores, Singularity es un señor juegazo.
Diversión/Otros: 9
-

-
Nota Final: (8 + 7 + 8 + 9)/4= 8
-
Conclusión: Singularity es un shooter distinto, original, y con personalidad propia, si bien es cierto que toma elementos prestados de otros títulos como por ejemplo Bioshock. Haciendo uso de una narrativa poco convencional, Singularity nos mantendrá pegados al mando hasta el término de la aventura, e incluso más.
-
5
Valoración media: 5 (3 votos)

3 Comentarios:

Otro que no deja de decir

Otro que no deja de decir bondades de este juego... No, si al final os voy a hacer caso y voy a pillármelo, o pillárselo al xuloputas Very Happy.

La verdad es que tiene buena pinta y todo lo que sea algo de innovación en un FPS como es lo del control del tiempo siempre será bienvenido.

Singularity

Hola, hace poco que lo jugué y opino, como tú, que fué uno de los tapados de 2010.

Muy buen análisis con el que coincido en todo (el modo online no lo probé) y también recomiendo a todos el darle una oportunidad, que ahora se puede comprar nuevo por 15 euros.

...

@Rikku: Pues ahora tiene que estar baratico baratico. Lo cierto es que yo me llevé una grata sorpresa. Fue uno de esos juegos que vi seminuevos, del que no tenía ni puta idea, y me arriesgué al pillármelo. De vez en cuando hago eso, pillarme algo que esté tirado de precio sin haber leído o saber nada de él, para llevarme sorpresitas, tanto para bien como para mal.
 
No hice una mala elección, visto lo visto.