18 de Septiembre de 2014
Mayo
9

Crónicas Etílicas (I)

Categorías: , ,
-
Después de haber prometido por activa y por pasiva que iba a escribir esta entrada, aquí la tenéis. ¿El motivo de la tardanza? Que he necesitado más de una sesión, y de dos, con Doc Warren Vidic y su Animus. Con lo bien que se estaba jugando al Kinect, cagontó
-
Veamos... ¿por dónde comienzo? Ah, sí. Por el principio sería lo suyo, ¿no? Todo empezó este sábado pasado, en el cual decidí salir junto con mi hermanísima, dos de sus amiguísimas, y uno de mis compañerísimos de piso de cuyos nombres no puedo -ni quiero- acordarme. El objetivo de la misión era elaborar a posteriori un informe veraz y riguroso sobre el submundo de la noche almeriense. Dicho informe es el cutretexto que estáis leyendo ahora.
-
En primer lugar, decidimos ir a un Burrikín para papear por lo que estaba por venir. Después de habernos puesto las botas con no se qué mierda supuestamente hecha con pollo -cuando era más que evidente que sabía a carne humana-, de haberle explicado con detenimiento a la amiguísima de mi hermanísima lo que es el dinero infinito y Tropico 4, y de haber mirado con una cara de pederastas exagerada a los niños del local, salimos de él.
-
Al inicio de nuestra particular misión, y de camino hacia el objetivo, vemos a un psicópata con un brechón en la cabeza y sangrando como un cerdaco. Seems legit, pensé. La primera parada era en las Cuatro Calles, celebérrimo lugar almeriense para ponerse ciego tanto por sustancias depresivas del sistema nervioso como por la posibilidad de que te lluevan frostias -de Kellogg's- por todos sitios si miras mal a alguien. Fuimos a recoger a otra amiguísima de mi hermanísima a la cual la dejó el novio mediante una cápsula de desembarco de los Marines Espaciales. O al menos eso recuerdo.
-
Después de habernos reunido, de dimes y didetes, y de jijí-jajá-madremíacómoestálazorritaesadelescote decidimos entrar en uno de los locales aledaños al lugar del impacto. Nuestra primera parada es en un local llamado... ¿Lupián? ¿Lupión? Bah, su puta madre. El ambiente es regulero tirando a bueno, no hay mucha gente por lo que puedes avanzar por dentro del propio local sin tener que ir apartando al resto de homínidos a lo Assassin's Creed. El problema es que las hembras que hay son feas tirando a cardos borriqueros, y eso teniendo en cuenta que la iluminación del omega bareto era baja tirando a nula. Suerte que uno está curtido y no sale de casa sin sus gafas de visión nocturna. Piensa en verde, dicen. 
-
Cada uno de los miembros del grupaco se pide una birra, y nos ponemos a lo nuestro, de cháchara. Echan por un televisor enooooorme videoclips del año de la polca, en los que salen energúmenos variados dejando entrever que sufren de trisomía. Lo más gracioso del asunto es que todos los que están en el local miran al monitor atentamente, como si se tratase de algún tipo de adoctrinamiento.  
-
Me giro y veo a un mongoloide con el que tengo algunas asignaturas en común. Está en la esquina más oscura del bareto con una tipa dándose el lote. En cuanto tengo ángulo de visión veo que la tipa en cuestión es más bien tirando a tipo de lo fea que es... algo por otra parte normal, es a lo máximo a lo que podemos aspirar los estudiantes de ingeniería informática.
-
Me giro y sigo a lo mío, a meditar con mi birra. En esto que entran dos lesbianas que están la hostia de buenas y se ponen en la barra. Lo más curioso del asunto es que tienen corte de pelo y look sospechosamente similar. ¿Incesto? Joder, sí. ¿Que cómo sé que son lesbianas? A saber: entran cogiditas de la mano, una de ellas tiene como fondo de pantalla en el móvil una foto de ellas dos morreándose... por no decir de esa aura de furia vikinga y esa mirada de ira homicida a lo camionero que tienen las lesbianas. Lo más gracioso del asunto era que yo de vez en cuando miraba a los lados para ver quién había por detrás, y una de las bolleras supongo que se sentiría atacada porque pensaría que estaba mirándolas a ellas, con cómico resultado. 
-
Suerte que salimos del bareto antes de que las camioneras me partiesen la boca -y yo les partiría gustosamente otra cosa- y nos dirigimos a otro de los locales aledaños, este se llama Porrón. Este local está jodidamente repleto de gentucilla variada. Por primera vez en lo que va de noche arrepiéntome de no haberme traido un táser para abrirme paso entre la masa canificada.
-
En cuanto encontramos un sitio relativamente libre y en el que hay algo de oxígeno decidimos acampar en él. Mientras el resto del grupaco se etiliza aún más, yo me limito a ver uno de los monitores en el que echan un episodio de Beavis y Butt-Head. Concretamente, el del gran Cornholio. Aunque no se oye un pijo, yo me descojonaba igualmente sólo por ver los dibujos sin audio. A posteriori echaron varios episodios de Madres Adolescentes y de otra serie de dibujos animados llamada Crash Canyon, que por el diseño de los personajes diría que es el enésimo spin-off/protopseudosecuela de Padre de Familia, aunque por lo visto no es de Seth McFarlane.
-
Como dije antes, yo no necesito etilizarme más. Con una simple birra pillo el punto. Es la hostia esto de medicarse, eh. Soy barato a la hora de salir. Con una sola cerveza ya voy con ese molesto motion blur en el HUD.
-
Escaneando a la muchedumbre canificada me doy cuenta también de que hay otro retardado con el que coincido en otras asignaturas y otro tipejo con el que coincidí un año en bachillerato. Genial, la noche mejora por momentos. Cuando quiero darme cuenta, al grupo se nos acoplan dos tíos aleatorios. Al primero de ellos lo llamaré el calvo psicópata del Battlefield 3, y al otro el enano gay bailarín. 
-
Pero me sorprendió aún más el virtuosismo que poseía en el noble arte del zorreo una de las amiguísimas de mi hermanísima. Concretamente, la que supuestamente tenía novio. Vamos, lo que viene siendo un claro caso TODAS PUTAS menos mi madre y mis hermanas. 
-
El calvo del Battlefield 3 era un tío que bien podría ser el doble de Vin Diesel o de Don Limpio en las escenas de riesgo. Nos instaba a mí y a mi compañerísimo de piso a que nos zumbásemos a toda tía en un radio de 20 metros, diciéndonos cosas como "¿Ves a esa? ¡TÍRATELA! ¡Y A ESA TAMBIÉN!" Según este personaje -ingeniero agrónomo además, se sacó el carné del colegio de ingenieros y todo, menudo crack- al final de la noche lo único que cuenta es si has follado o no. Y él, que iba de killer, de fucker, decía que la última vez que copuló fue hace más de dos meses. Negro, please. Que Slugger D. Maxman lleva sólo dos semanas sin copular. La clave no está en actuar como un macho alfa; sino en serlo.
-
En otro orden de asuntos, el enano gay bailarín se dedicaba a bailar al ritmo que le parecía la canción que sonaba en ese preciso instante. Sí, sí. Lo típico de que te ríes de él y piensa que te ríes con él. Antes de que me violasen el ano y para evitarlo tuviese que hacerle el uppercut del mismísimo Richter Belmont del Castlevania: Symphony of the Night, decidimos que es hora de emigrar de ese tugurio.
-
Mientras que las zorripilinguis de mi grupillo deciden irse al local que está justo enfrente del anterior, denominado Alambique, mi compañerísimo de piso y yo decidimos quedarnos en la calle tras contemplar horrorizados que el susodicho Alambique es un local repleto de gayazos extremos por todas partes y de niggerjews jewniggers.
-
Durante la hora y media que pasamos en la calle creo que puedo decir sin miedo a equivocarme que nos lo pasamos infinitamente mejor que estas estúpidas dentro del pub este de mierda. Durante el tiempo que pasamos en la calle hubo una sucesión de eventos a cada cual más surrealista.
-
A saber: hubo una pelea; muchas chonis gritando, botellas volando y una masa muy cabreada en contra de unos tres o cuatro mongoloides que tuvieron que salir por patas si no querían que les dejasen el ojal como un bebedero de patos, o peor.
-
Entretanto, un tío, al cual llamaremos "tío de los insultos aleatorios e inaudibles" se pone a insultar a una distancia preventiva al portero del Alambique, señalándole y esputando insultos entre dientes. Mientras tanto, el portero no le hacía mucho caso. De vez en cuando le miraba de reojo, como con ganas de lanzarse hacia este despojo social en forma de puño. Al tío de los insultos aleatorios se le une el tío de la brecha con el que nos cruzamos al principio de la noche, esta vez con la camisa perdida de sangre y un apósito bastante gordo donde la herida. Y el tío como si nada, bebiéndose una birra. Una vez se hubieron reunido, se fueron.
-
También se nos acopló al lado un gilipollas que iba hasta el culo de alcohol y que se puso a potar incontroladamente, con cómico resultado. Y es que, amigos, el truco de salir a beber es que, aún habiendo bebido, bebe menos que los demás. Así te ríes de ellos, y no al revés
-
Al ratín sale del Alambique un segurata/barman viejuno con coleta, al cual decido bautizar como Master Miller. Al hijoputa sólo le faltaban las gafas de sol. Otro tío que deambulaba por las cercanías tenía también un parecido bastante razonable con Jackie Estacado. ¿Qué coño es esto, la noche gamer o qué? También había un cabronazo que se parecía a uno de La Hora Chanante.
-
También me encontré con una amiga, y su amiga. Esta amiga de mi amiga me tocó un pezón a través de la camiseta, como quien no quiere la cosa. ¡Así, sin invitarme antes a una copa ni nada! ¡Ni que yo fuese una cualquiera, una facilona! 
-
Pero sin duda, lo más jocoso de la noche fue un tiparraco al que llamaré Australopiteco por su simiesca forma de andar y su parecido físico con Ron Perlman. Este Australopiteco se dedicó toda la puta noche a entrar y salir del Alambique; unas veces solo, otras veces acompañado con otro tío o con otra tía que no le iba a la zaga en cuanto a belleza y a la que convenientemente bautizamos Australopiteca.
-
Mi compañerísimo de piso y yo dedujimos que este tipo estaba sacándose un logro. El logro dice tal que así: "En la misma sesión, entra y sal 30 veces del Alambique estando como mínimo 5 minutos fuera y 5 dentro en cada iteración"
-
Nos pusimos a contar las veces que llevaba entrando y saliendo. Obviamente no desde el número 1, sino desde la 25. Supusimos que el tipo llevaba desde la noche anterior entrando y saliendo. De vez en cuando se ponía a hablar con el segurata de la puerta, suponemos que para que mantuviese abierto el server un poquito más.  
-
Cuando finalmente era la número 30, el cabroncete se hacía de rogar en la puerta. Lo típico que se hace, remolonear cuando tienes el logro a punto de caramelo. Se puso de nuevo a hablar con el segurata un ratito y luego entró con otro tío, suponemos que para ayudarle a boostear el logrito de marras. 
-
Una vez salió, el compañerísimo de piso y yo gritamos al unísono: "¡LOGRO! ¡LOGRO!" El Australopiteco salió con andares victoriosos y se puso a hablar otro ratito con el segurata, suponemos que para decirle cosas como "qué puto logro tan jodido, macho" y "que os jodan, Stallion83 y Dr HErB Gudaria, que soy el primero del mundo en sacarse este puto logro". 
-
Al poco de hacerse este buen hombre su logro, las zorripilinguis ya se cansaron de hacer el monguer en el club y decidimos irnos ya a nuestro puto piso. Y por el camino el compañerísimo de piso y yo íbamos cantando temas variados sustituyendo las notas por "Miau". Entre ellos, el de Metal Gear Solid, o el de Desafío Total.
-
Ende
-
Imagen convenientemente shopeada para evitar posibles demandas. De izquierda a derecha: Amiguísima de mi hermanísima (I), mi hermanísima -nótese el lacito en el pelo-, amiguísima de mi hermanísima (II), Slugger D. Maxman, y mi compañerísimo de piso
-
4
Valoración media: 4 (4 votos)

8 Comentarios:

(Lunarevelen se prepara

(Lunarevelen se prepara para hacer algo que nunca pensó que haría: chupapollear, del vocablo chupapollismo. Se humedece los labios, se pone de rodillas, y comienza a escribir dicho comentario con intención de comerle el falo a Max Slug, bloguilmente hablando)

Tio, de verdad, estas entradas me desaniman. Te leo, y pienso: "Joder, yo nunca escribiré así de bien", así que me quitas las ganas de seguir escribiendo. Me alegras por leer algo de tan suma calidad, pero por otro lado me desalegras. Lo que más me sorprende es que alguien te ha puesto una sola estrella, seguramente será alguna de esas lesbianas. 

Un saludo, y espero que salgas más veces por ahí para contárnoslo en entradas como esta.

(Lunarevelen limpia su teclado, el cual ha quedado lleno de semen virtual de Max Slug. ¿Lo pillas? Te he hecho la mamada bloguil con el teclado, porque con el teclado escribo el comentario.... Va, déjalo) 

...

@Lunarevelen: Aunque te agradezco el comentario, no creo que esto esté tan bien escrito, eh. Mira que leo y releo lo que escribo, pero sigue pareciéndome ponzoña, no sé por qué. Quizá me autoboicotee de forma inconsciente para mejorar día a día, dado que soy un perfeccionista de mierda.

Dios, la última foto...

Dios, la última foto... mira que la entrada en general está entretenida, pero ese broche de oro es supremo xD Por cierto, no me deja loguearme, soy el único?

-TiGrEtóN-

La entrada me encanta a parte de ser muy entretenida está muy , muy bién escrita , yo también salí alguna noche por Almería capital y también por Adra y Roquetas , lo que más curioso me resulta esque cuando sales se supone que de marcha , todo lo comparas con algún personaje de cine o de videojuegos , una de 3 , o eres muy friki o estás en la edad del pavo , o tu iteligencia llega a límites que yo nunca alcanzaría , un saludo y aunque no sirvan para nada 5 estrellas de esas fantasmas de las mías

Joder, que LOLazo de

Joder, que LOLazo de entrada LMAO

Pues me ha gustado muy mucho, además de que como te han dicho esta muy bien escrita y narrada (el momento logro En la misma sesión, entra y sal 30 veces del Alambique estando como mínimo 5 minutos fuera y 5 dentro en cada iteración es muy friki y desternillante xD

5 merecidisimas ;)

Aproposito: "el truco de salir a beber es que, aún habiendo bebido, bebe menos que los demás. Así te ríes de ellos, y no al revés..." Si, yo hago lo mismo Very Happy

...

@Alukita: ¿Me estás nombrando virreina?
 
@Ivan0886: Habrá que salir más para escribir más relatos erótico-festivos de estos... 

-TiGrEtóN-

jejejeje

El chopeo brutal

La juerga también.

Si las que yo he tenido hubiesen sido tan surrealistas. Solo hubo una que recuerdo y fue de viaje en Lanzarote. Una noche para recordar xD

¡Saludos!