23 de Octubre de 2017
Ago
19

Homenaje a los herederos de S.o.t.N. (Parte 1)

Amigos, llevo tiempo queriendo rendir un justo homenaje a una de mis sagas favoritas, y en concreto a los capítulos aparecidos en consolas portátiles. Me refiero más concretamente a la saga Castlevania, de Konami, y a los capítulos aparecidos en consolas portátiles que, producidos por el genial Koji Igarashi, siguieron la estela de aquella obra maestra que fue el Castlevania Symphony of the Night, juego que renovó la saga y marcó su camino para gran parte de su futuro. Pero si genial era el SotN no menos geniales fueron estos capítulos para consolas portátiles que le sucedieron y que siguieron su espíritu y sus bases jugables. Dejaremos de lado pues los capítulos tridimensionales aparecidos en PS2 para centrarnos en los capítulos en 2D aparecidos en Gameboy Advance primero y luego en Nintendo DS.

Esta es la primera entrega de este homenaje a los herederos de SotN, dedicada a la trilogía aparecida en GBA. ¿Me acompañáis al castillo de Drácula? ¡Vamos con ello!


 
Castlevania: Circle of the Moon (2001)

La sucesora de la mítica Gameboy, la flamante nueva portátil de 32 bits de Nintendo llegó a Europa acompañada de un nuevo capítulo de la saga Castlevania. En nuestro continente perdió la coletilla “Circle of the moon” para llamarse tan solo “Castlevania”, pero cualquier aficionado sabe cuál era su nombre completo. Lanzado en junio de 2001, el juego seguía los pasos del aclamado SotN. ¿Cómo no hacerlo cuando había sido un rotundo éxito de crítica y uno de los juegos más queridos de Playstation entre los usuarios?
 
 
 
De nuevo teníamos, pues, un extenso mapeado para ir descubriendo, caminos imposibles de tomar, habilidades que adquiríamos y que nos permitían pasar por aquel camino que nos dejamos a la entrada del castillo. Volvían también para darle profundidad al juego los elementos de RPG, con subida de niveles, armas, accesorios, atributos... La novedad jugable la teníamos en el DSS (Dual Setup Sistem Cards), es decir, cartas que recogíamos por el mapa o dejadas por los enemigos y que activábamos para beneficiarnos de efectos mágicos. Además se podían combinar dando lugar a muchísimas posibilidades, lo que hacía del sistema de juego algo profundo y divertidísimo.
 
 

La música, como siempre en la saga, volaba a un nivel altísimo. En cuanto a los gráficos es cierto que quizás hoy puedan parecer algo pobres, sobretodo viendo el nivel que la saga aún había de alcanzar en esta pequeña consola, pero en su día estaban a un nivel bastante alto. Tenía momentos en que la dificultad se disparaba, siendo un juego bastante complicado de terminar al 100 %. Este aspecto es lo que más critican algunos, pero todos sabemos que esa es parte de la gracia de un Castlevania 2D (aunque es cierto que a veces la curva de dificultad da saltos considerables). Un pequeño pero fue que llegase en inglés (como el resto de la trilogía en GBA), pero en general fue un comienzo espectacular. Obtuvo una calificación de 9 en Meristation, y aquí os dejo el enlace al análisis por si queréis leer más sobre él. Yo os recomiendo que, si podéis, lo juguéis, bien en alguna GBA (lo ideal) o en algún emulador si no os es posible. Vale mucho la pena.


 
Castlevania: Harmony of Dissonance (2002)

Estaba claro que las 2D sentaban a la saga vampírica de maravilla, y dado que en esa época era complicado vender juegos 2D en las consolas domésticas, (a muchos les parecía un atraso, gran estupidez) la saga Castlevania siguió sin complejos su camino en la portátil de Nintendo. Así nos llegaba en septiembre de 2002 el segundo capítulo para GBA, subtitulado “Harmony of Dissonance”.
 
 

Misma base jugable del castillo laberíntico con una nueva historia. En esta ocasión, además, llegados a cierto punto del juego el castillo se dividía en 2, castillo A y B, y la mecánica nos obligaba a pasar de uno a otro a través de portales para poder avanzar, pues el camino que estaba bloqueado en el A quizás estaba libre en el B. El juego mejoraba en muchos aspectos al capítulo anterior. En materia de gráficos el salto fue importante, ya que en esta entrega se mostraban enemigos más grandes en pantalla y muchos más detalles, convirtiéndose sin duda en uno de los juegos con mejores gráficos que habían de aparecer en el catálogo de la consola. Otra cosa que mejoraba era la curva de dificultad. Seguía presentando cierta complicación, como no podía ser de otra forma, pero no teníamos que sufrir esos picos de dificultad que a veces nos sorprendían en Circle of the Moon. Pero pese a todo a muchos no les pareció que superase a su antecesor, pues algunos elementos presentaron algo más de polémica.
 
 

En primer lugar el sistema de magias de las cartas fue sustituido por otro más simple basado en encontrar libros mágicos que, combinados con las distintas armas, les otorgaban nuevos poderes. Ciertamente el sistema del capítulo anterior tenía más posibilidades y más profundidad, pero tampoco podemos decir que el juego quedase cojo, seguía siendo un juego con más chicha que la mayoría del género. Sin embargo, el elemento que sí decepcionó a la mayoría (me incluyo) es la música. Podemos decir que en materia musical HoD es un tropiezo en la saga. Melodías difíciles de recordar, malsonantes,  y con efectos de sonido estridentes. Cierto que el chip de sonido de una GBA no debía ser la gran maravilla, pero se habían conseguido resultados muy buenos (el capítulo anterior, por ejemplo).Resulta extraño saber que la música es de la misma compositora que creó SotN y que aún habría de crear la música de futuros capítulos con bandas sonoras geniales. ¿Por qué la música de este capítulo es entonces tan fea? Yo tengo mi teoría. Quizás siguiendo el subtítulo del juego (la harmonía de la disonancia), buscaron experimentar un poco con la música y crear melodías más atípicas, con efectos de sonido más chillones, y alejarse así de lo que solían hacer.
 
En todo caso por estos pequeños detalles no terminó de encumbrarse como el Castlevania definitivo para GBA. Meristation le otorgó un 8,5, aunque he visto notas más altas en otras webs. Os dejo aquí el enlace al análisis por si queréis saber más. En todo caso se trata de otro juego sobresaliente, otra maravilla que os recomiendo jugar. Pero había margen para mejorar, por lo que Konami aún habría de regalarnos una nueva joya, el fantástico cierre de su trilogía en la portátil de 32 bits.


 
Castlevania: Aria of Sorrow (2003)

Cuando un juego es muy muy largo, con una jugabilidad adictiva, profunda y llena de posibilidades, unos gráficos que llevan al máximo a una consola y una música simplemente genial… ¿qué tenemos? Pues para mí quizás el mejor juego del catálogo de GBA. Esto es personal, lo sé, pero para mí es simple y llanamente así. Konami volvía en 2003 a regalar a los poseedores de una GBA un último capítulo de la saga vampírica que mejoraba en todo a sus antecesores, alcanzando prácticamente la perfección, su subtítulo era “Aria of sorrow”.
 
 

El argumento nos situaba curiosamente en el año 2035, y nos alejaba de la estirpe de los Belmont para ponernos en la piel de Soma Cruz, joven universitario que, tras pasar el umbral de un templo junto con su amiga Mina en una noche de eclipse lunar, terminaba transportado al castillo de Drácula. Allí se enterará de que él es el heredero del poder de Drácula y deberá detener al líder de un culto que tiene como intención absorber el poder de Drácula para sí mismo. 

La principal novedad del sistema de juego consistía en la nueva forma de acceder a las magias y utilizarlas, y se convertía en uno de los puntos fuertes del juego. Esta vez el protagonista era capaz de absorber el alma de los enemigos, y con ella adquirir las habilidades de éstos para realizar ataques, invocar criaturas que nos ayudasen (familiares) o realizar movimientos nuevos. La gracia de esto residía en que había que patearse el castillo y matar enemigos de todas las clases para conseguir todas las almas y poder probar sus efectos, aunque claro está, no era necesario tenerlas todas para superar la aventura. Un sistema genial, divertido y con muchísimas posibilidades, tanto es así que sería de nuevo la base jugable del siguiente capítulo, del que hablaré en el segundo volumen de este homenaje. Pero sigamos con Aria of Sorrow.
 
 

Como ya he dicho la música dejaba de lado los experimentos de Harmony of Dissonance para volver a darnos lo que se esperaba en un Castlevania, melodías pegadizas y unos efectos de sonido cuidados que conseguían una banda sonora perfecta para acompañar esta aventura. Gráficamente no hubo un salto tan grande como el que vimos entre el primer y el segundo capítulo, pero sí que teníamos unas animaciones más cuidadas y unos personajes y entornos menos pixelados, a la vez que se mantenía el nivel de detalle y la grandiosidad de algunos enemigos, especialmente los jefes finales de cada zona. 

El resultado del conjunto es un juego brutal para tratarse de una consolita de 32 bits. Si tenemos que buscarle alguna pega para evitar puntuarlo con un 10 podríamos decir que llegó una vez más en inglés, que la mecánica de la exploración del castillo ya no era precisamente una novedad (aunque se mantenía y se mantiene fresca si se hacen las cosas así de bien) y que la duración seguía sin ser tan alta como en SotN, pero aún así yo no lo puntuaría con menos de un 9,5. Obtuvo una calificación de 9 en el análisis Meristation que podéis leer pinchando aquí, y su éxito de crítica y entre los usuarios no dejaron dudas a Konami de qué debían hacer con la saga en la próxima consola de Nintendo.  Por eso, este capítulo tendría el inusual honor de tener una secuela que retomaría personajes y sistema de juego, “Castlevania: Dawn of Sorrow”. Pero esa es otra historia, de otra consola y para una próxima entrega de este homenaje.
 

 
Hasta aquí, como digo, la primera de las dos entregas de este homenaje a los herederos de SotN. Hemos recordado la genial trilogía aparecida en GBA, y dejamos para la segunda la no menos genial trilogía aparecida en NDS, con la que Konami siguió más al pie de la letra la línea jugable en unos capítulos y se atrevió con innovaciones en otros. Dentro de un par de días volveré con la segunda entrega, hasta entonces cuidaos de los vampiros y os animo a desempolvar vuestras GBA o tirar de emulador para disfrutar de unos juegazos como pocas veces se han hecho. ¡Un mordisquito en el cuello, amigos!

5
Valoración media: 5 (3 votos)

7 Comentarios:

Froggermaster

Uno de mi sagas favortias y una de las mejores en los videojuegos, lamentablemente algo infravalorada desde los tiempos de SoTN

Saludos!

Desde que Sotn sentara la

Desde que Sotn sentara la base de los "Metroidvanias" cada nueva entrega es una maravilla, de los tres de Game Boy el que mas me gusto fue el segundo, pero vamos, son los 3 una pasada.

99RedPotions

Dios que saquen ya uno

Dios que saquen ya uno nuevo, que el ecclesia no me hizo mucha gracia. Gran entrada.

El único al que he jugado

El único al que he jugado en profundidad es el Aria of Sorrow, y me parece una jodida maravilla. No solo de lo mejor de la consola, sino de lo mejor de la última década, no digo más.

Unos aficionados lo tradujeron al español, lo que hace que además podamos disfrutar de su argumento.

Excelente entrada master, a

Excelente entrada master, a espera de la 2da Semper fi SC

Muy buena entrada. Nunca he

Muy buena entrada. Nunca he sido fan de los Castlevania pese a lo mucho que disfruto de los Metroid en 2D, mas publicaciones como esta me dan ganas de brindarle una segunda oportunidad a la saga. 

En breves me paso por la segunda parte ^^ 

Entrada Imprescindible

Por realizar una completísima entrada sobre la saga SotN en consolas portatiles, dando a conocer titulos de la saga que algunos seguidores puede no conozcan, esta es una entrada imprescindible.