17 de Diciembre de 2017
Nov
18

Primer contacto con Super Mario 3D Land

Amigos, hace tiempo que esperaba una novedad de peso para sacar partido a mi 3DS, por lo que tenía muchas ganas de echarle el guante encima a lo que venía en esta recta final del año, es decir, a Super Mario 3D Land y al Mario Kart 7. Pues bien, ahora que tengo el primero de ellos en mis manos y he podido jugar un buen rato os comento cuáles son mis primeras impresiones con el retorno del fontanero a las 3 dimensiones. Esto, por tanto, no es un análisis, algo que no puedo hacer habiendo probado solo las primeras horas con el título. Se trara de unas primeras impresiones, que en la mayoría de los casos suelen ser suficientes para ver por dónde va un juego, cuáles son sus bondades y de qué pie cojea. Vamos allá.

 

Esta vez Nintendo nos sorprende con una historia totalmente novedosa. Parece que el malvado Bowser ha raptado a la princesa Peach y, por lo que se intuye en un primer momento, nosotros vamos a tener que rescatarla recorriendo fases hasta llegar a ella. Como digo una historia que sorprenderá a cualquiera, llena de giros y acontecimientos inesperados. Conviene estar muy atentos para no perderse detalles de la trama, pues se hace bastante confusa con tanto personaje y cambios de bando. Estaría bien que Nintendo editase alguna base de datos sobre la historia como hizo Konami con la Metal Gear Data Base para que no nos perdamos. Este párrafo, como supondréis, es pura ironía de principio a fin. Pero bueno, Mario es quien es, y a un juego así no le hace falta más historia que la que tiene, ¿no creéis?

Las impresiones que me deja este título habiendo jugado unas horas son similares a las que pueden leerse en revistas y páginas especializadas. Vamos con sus bondades.

El juego es un Mario, con todo lo que ello conlleva. Hereda un sistema de control pulido tras varias entregas en Wii y una mecánica llena de posibilidades y que, sobretodo, explota la jugabilidad pura como pocos. Un plataformas puro, vamos. Gráficamente luce a un gran nivel. Con las 3D activadas se ven menos dientes de sierra que en otros títulos de 3DS, y en general los gráficos son comparables a los que vemos en un Mario Galaxy, aunque a veces algunos escenarios parezcan un pelín vacíos. Además incluye una nueva modalidad de 3D, y ahora podemos elegir entre que la profundidad se muestre hacia dentro de la pantalla (como en los juegos que habían aparecido hasta ahora) o hacia afuera, de forma similar a lo que solemos ver en el cine. Los nuevos trajes como siempre añaden variación a la jugabilidad, que podemos decir que sigue siendo excelente, aunque no esté al nivel de otros juegos de Mario en 3D. En general sus bondades podemos resumirlas en una frase: es un juego de aventuras de Mario, y por tanto es un juegazo. Pero tiene también puntos negativos. Vamos a verlos.

 

El punto negativo que me ha parecido más destacable es, como indicaba la prensa especializada, la baja dificultad del juego. Porque decir baja es ser generosos, el juego es un paseo en el que los enemigos no se amontonan, se te enseña claramente dónde están muchas cosas, las monedas especiales están a la vista y muchas veces cuando vas sobre plataformas que se mueven las monedas vienen solas a ti. A mí esto la verdad es que me cabrea un poco. Mario Galaxy empezaba suave, pero luego tenía su reto, especialmente si querías completar los desafíos de los cometas y otros elementos secundarios. Los New Super Mario tienen un primer mundo sencillo, pero a partir del segundo es fácil perder vidas, y las monedas especiales complican mucho la aventura. Sin embargo este juego es, como digo, un paseo. Nintendo afirma que al terminar la aventura se le puede dar una segunda vuelta al juego con una dificultad ya seria, pero a mí esto no me parece solución. ¿No podían haber dado desde el principio la opción de elegir dos niveles de dificultad para saltarse el paseo que supone la primera vuelta a las fases? ¿Por qué para jugar al juego con una dificultad aceptable tengo que verlo primero todo, haciendo que por otra parte la segunda vez resulte poco sorprendente? No entiendo por qué esa obsesión con facilitar tanto las cosas. ¿Para atraer nuevos jugadores? Los nuevos jugadores serán novatos, pero no mancos, joer.

Por otro lado, y siguiendo con lo negativo, el diseño de los niveles resulta menos abierto que el que vemos en los Galaxy, por ejemplo. Aquí, pese a ser en 3D es más lineal, y eso da una sensación un poco raro. Si hablamos de sensaciones quizás podemos decir que se nota en este juego una precipitación por parte del equipo, unas prisas que han provocado que el título no llegue al nivel al que estaban las últimas aventuras de Mario. Galaxy explotó una gran idea, el 2 la amplió con muchas cosas que seguramente no se pudieron incluir en el primero, los New Super Mario de Wii y DS fueron la vuelta por todo lo grande a las 2D tras muchos años y con nuevas ideas, incluyendo el multijugador, pero en el caso del Mario que nos ocupa parece que ha faltado un poco de inspiración, que se ha hecho porque se tenía que hacer y punto. Es la sensación que da.

 

De todas maneras, aún estando menos inspirado que capítulos anteriores y sin alcanzar la grandeza de estos, Super Mario 3D Land es un juego sobresaliente, porque parte de una base muy buena y pulida durante generaciones. Pudiera parecer que todo lo malo que he dicho es un gran lastre. Me pasa siempre, que me explayo demasiado en lo malo, pero realmente no debemos quedarnos con esa idea. Este juego sigue siendo excelente y es el primer grande de 3DS, el primero que justifica la compra de la consola. Es un Mario, y por tanto pese a no ser el más inspirado de los últimos tiempos sigue estando muy por encima del resto de plataformas del mercado actual (con permiso del excelente Rayman Origins, cuya demo me ha fascinado). Yo voy a seguir disfrutando de él, y cuando le pegue las dos vueltas y vea realmente si existe reto tras terminarlo por primera vez quizás le haga un análisis más exhaustivo y completo. ¡Un saludo, amigos!

 

0