20 de Enero de 2018
Feb
24

Especial "Jet Set Radio"

Categorías: , , ,

 

Dreamcast fue y es recordada por todos como una consola que pudo presumir durante su corto período de vida de grandes títulos, videojuegos que fueron auténticas obras maestras para la época, rebosantes de originalidad y geniales en su concepto y jugabilidad. Jet Set Radio fue uno de ellos, sin lugar a dudas un juego innovador , con una técnica prácticamente nunca antes vista, el uso del cell-shading consiguió generar un atractivo especial, algo que ya todos conocemos y que hemos visto en muchos juegos aparecidos a posteriori. Los gráficos parecían dibujos manga, como si de un cómic se tratara, sus bordes estaban contorneados con gruesas líneas negras que marcaban perfectamente la silueta de todos los objetos. Antes apenas habíamos visto algo parecido a esto en juegos como Fear Effect o algún otro, aunque sin llegar al nivel de Jet Set Radio. Sin duda alguna, podemos dar ese mérito al juego de Smilebit, la desarrolladora responsable, y es que el cell-shading hizo su primera aparición gracias a éste juego, quizá fue algo experimental en parte para aportar aire fresco al apartado gráfico de la época, donde todos utilizaban prácticamente las mismas técnicas gráficas.

El hecho de ser un juego de pintadas, graffitis, acrobacias y demás quizá lo convertía en el candidato perfecto para implementar dicha técnica. El resultado fue espectacular ya que muchos nos vimos inmediatamente atrapados por esa estética urbana y colorista que destilaba el juego, era como estar jugando en una película de dibujos animados, algo sin duda que lo hizo único desde que en 1999 se anunciara su desarrollo en el Tokyo Game Show.

 

Jet Set Radio no sólo tuvo su punto fuerte en su aspecto visual, era un juego con personalidad propia y carisma, con unos personajes muy dinámicos y simpáticos, me atrevería a decir que casi un título adelantado a su tiempo,algo que como todos sabemos, sucede en muy pocas ocasiones, donde todos los juegos parecen repetitivos y poco originales, siguen las mismas premisas y siempre aparecen los mismos héroes y villanos.

En mitad de toda esa monotonía fue donde brilló la innovación de Jet Set Radio.Era muy palpable percibir a tan sólo los primeros segundos de la intro, que estábamos ante algo especial, distinto y que sería muy pero que muy divertido. Sobretodo enfocando una aventura a una realidad social: el fenómeno socio-cultural del graffiti.

Aquellos expertos en materia, los llamados writers o grafiteros, seguramente estarían muy identificados con el juego de Smilebit, ya que refleja cercanamente la realidad del movimiento hip hop y su contribución en las últimas décadas al desarrollo del graffiti, sobre todo cuando las cosas empezaron a ponerse feas. Los pros y los contras de su repercusión social son patentes en el juego de Sega que refleja a golpe de polígono lo clandestino e ilegal de este acto, casi considerado por muchos vandálico. 

Así que tan pronto como controlemos a nuestro personaje y empecemos a marcar nuestro territorio con nuestras pintadas, la pasma nos perseguirá e intentará detenernos a toda costa, quizá esa sensación de anonimato y de manifestarse o hacer algo prohibido fue sin duda un factor excitante para la época, en contra de lo que las autoridades pretendían conseguir, provocaron que se extendiera aún más e incluso que llegará a otros países.Pero Tenemos que viajar atrás en el tiempo para poner en antecedentes la historia del graffiti. Para conocer algo más de los inicios de este "arte clandestino y callejero". Todas estas historias cobraron vida en el New York de los 60 y 70.

 

El movimiento Hip Hop apareció a finales de los años 70, el mayor movimiento artístico y cultural representate del graffiti, para el Hip Hop el graffiti es su anagrama, su logo de presentación, su identidad. Su música se compuso de versos y poesías cantados a ritmo de breakbeat, ( un golpe rítmico en bucle para forma una pieza instrumental ) quien lo baila es el b-boy, éste baila el breakin´dance, el baile asociado al breakbeat y  quien lo canta es el MC´s, quién con el micrófono rapea, quién lo toca es el Dj ( quien emplea esos bucles y loops ) y por último y quién lo pinta es el Writer. Las bandas y grupos que se formaban tenía todos estos integrantes, cada uno representando por separado su función y con el líder al mando del grupo, que solía ser quien destacaba entre los demás. 

Estas bandas callejeras se formaron fundamentalmente como reclamo para hacerse más fuertes. cuanto más integrantes tuviera la banda más probabilidades de fama tendrían, ya que serían capaces de dibujar por más lugares y más cantidad de graffitis, y como tal, ser más reconocidos que otros. También la aparición de drogas como el crack contribuyo a empeorar el desarrollo del graffiti en aquellos años.

Con este movimiento el graffiti cobró una connotación quizá más negativa que positiva para la imagen social, ya que los grupos solían estar enfrentados y existía una rivalidad más competente y agresiva.  Aún así para el writer realizar su obra siempre ha sido su mayor satisfacción y ha buscado destacar por encima de cualquier otra, en ese sentido el hip hop sirvió de gran aliciente, la masiva proliferación de graffitis siempre fue un efecto positivo, estaban por todos los sitios y dio lugar a que sus escritores se esforzarán por resaltar y crear algo verdaderamente original, artístico y bello, con grandes mensajes que reflejaban los sentimientos de la adolescencia, la rebeldía, la protesta, el inconformismo, la libertad de expresión.

Pero para cuando apareciera la gran influencia del Hip Hop el graffiti ya tenía su fuerza y su estilo propio. Desde los años sesenta hasta la actualidad ha sido un fenómeno en constante evolución, una lucha por la superación entre artistas. Un movimiento que siempre ha tenido repercusión en una sociedad cambiante.

Los primeros jóvenes que empezaban a firmar en paredes pretendían darse a conocer mediante un apodo, firmaban por todos lados con un rotulador de tinta permanente, era como dejar su huella, su marca,  algo que casi  todos hemos hecho alguna vez, y que erróneamente siempre se confunde como graffiti, sin embargo no puede entenderse como tal, muchas veces vemos pintadas por las calles de cualquier ciudad, todos los días seguiréis viéndolas, firmas, garabatos, letras sin más, sin apenas ningún estilo artístico, también frases o lemas de carácter político- social. Es pues, importante entender y diferenciar estas pintadas callejeras con el arte del graffiti, pues el graffiti es más que una pintada en cualquier muro, lleva un mensaje y un trabajo artístico de gran sutileza, una serie de requisitos, algo a veces contradictorios, como un anonimato, un lenguaje expresivo y  a la vez una necesidad de ser "escuchado", de ser visto, de hecho es su razón de ser.

 

Durante estos comienzos Taki183 fue el autor a quien se le atribuye la primera firma conocida, el primer "tag", en su adolescencia trabajó de mensajero en Nueva York y se dedicaba a plasmar su apodo allá por donde fuera. Se hizo tan popular que pronto todos los jóvenes empezaron a imitarle, se vieron atrapados por está repentina moda y plasmaron sus firmas. Eran los primeros síntomas de una nueva forma de vida para muchos, un arte urbano, una nueva forma de libre expresión que desgraciadamente pronto fue mal vista y censurada ante los ojos de la crítica social. 

En estos inicios, cuando todo se empezaba a llenar de garabatos en las paredes, el metro, en trenes, edificios, mobiliario y un largo etcétera, aquellos que querían dejar su impronta y su nombre para que todos lo vieran, se dieron cuenta que habían perdido exclusividad. Ya no había ningún tag que destacara por encima de otro, todos parecían lo mismo y se perdió el efecto de impacto. Para ello entonces muchos artistas empezaron a cambiar sus firmas en el intento de innovar y destacar, Diseñaron letras con formas más trabajadas, buscaban plasmar algo diferente con que sorprender en medio del bombardeo de tags que se había producido, las firmas se empezaban a definir entonces con estilo propio, aparecieron artistas que marcaron el precedente en esta técnica, diseñando todo tipo de letras, los primeros contornos llamados Tags con outline, perfilaban las firmas con una fina línea de diferente color, las Bubble Letters, el Broadway Elegant, las Block letters, la Brooklyn, los Throw ups, un estilo rápido impuesto casi para el bombardeo y por  la situación de tensión con las autoridades, la persecución de estos actos ilegales hizo que los writers se las ingeniasen con éste estilo para firmar más rápido. Es una firma sin reparar mucho en su diseño ni estilo. 

Finalmente entre todo este amasijo de diversos estilos, y el afán de superación unos de otros, se originó el más extendido y complejo de todos, el Wild Style ( el estilo salvaje ) es quizá el estilo más complicado de todos y el más  versátil y dinámico en su composición, con letras casi que pierden su forma y todo tipo de iconografía. Con todo esto sobre la mesa los artistas comenzaron su particular cruzada, la guerra de estilos fue la inminente consecuencia de todo éste gran arsenal de diseño que aquellos adolescentes habían impuesto en la ciudad, el metro de Nueva York fue la imagen histórica de aquella época , sus vagones se convirtieron en grandes lienzos para dar rienda suelta a la imaginación y empezar la batalla, y fue durante estos años que se crearon las más impresionantes y bellas obras.

 

Ya no se trataba sólo de bombardear para conseguir fama, el estilo y la calidad del gráfifiti así como su lenguaje comunicativo había tomado el relevo y era el factor más decisivo para alcanzar el estatus dentro de la comunidad.

La historia del graffiti no deja a nadie indiferente, pues se ha convertido sin duda en un fenómeno que nos rodea, siempre en vanguardia ,el máximo exponente del street art, una libre representación de la libertad de expresión que aunque a escondidas y perseguida sucede paradójicamente en el lugar de todos y de nadie; la calle. 

De vuelta a Jet Set Radio y tras entender la cultura del graffiti, encontraremos ahora sentido a muchas de las situaciones que el juego proyecta. Sin olvidarnos claro está de las influencias del skating y el rolling, ya que nos desplazaremos en todo momento sobre patines con los que recorrer todas las calles de la ciudad en busca del mejor lugar para estampar nuestra obra. Con ellos sin duda seremos capaces de llegar a sitios inaccesibles de otra manera y por supuesto de esquivar la persecución policial, deslizándonos por barandillas, bordes y tejados. haciendo piruetas y todo tipo de acrobacias.

Nos presentaban al principio del juego a nuestra banda, los Gg´s. Un loco pinchadiscos de radio, Dj Professor K, se encarga a ritmo de beat, funky y hip hop, entre otros, de contarnos lo que está sucediendo en las calles de su ciudad. Una guerra de bandas que no ha hecho más que comenzar y donde nosotros seremos protagonista.

Estás diferentes bandas custodian zonas de la ciudad, luchan diariamente por distinguirse de otras y marcar su territorio, pero sobretodo por ganar popularidad.

 

El graffiti es su arma y deberemos enfrentarnos a duelo con sus líderes para conseguir que se unan a nuestra banda. Se hacen llamar Noise Tanks, Poison Jam y las Love Shocker, todos con una reputación envidiable para un novato como nosotros, así que, no nos pondrán las cosas fáciles. El sistema de juego era bastante sencillo, teníamos un mapa que consultar, con objetivos marcados y una flecha en nuestra pantalla que nos indicaba la dirección a seguir hasta llegar al objetivo. 

 

Para complicar algo más las cosas y transmitir cierto nerviosismo, todo se desarrolla a modo de time attack, o sea, disponemos de una cantidad limitada de tiempo para cumplir con nuestro acometido, siempre pintar un graffiti, de mayor o menor dificultad dependiendo de su tamaño, marcando tejados, paredes, escaparates...y para ello obviamente necesitábamos de los famosos botes de sprays, de diversos tipos, unos para recuperar salud, solían ser los de color rojo, y el resto tenían que ver como tal, con la tinta y su capacidad, los amarillos equivalen a una unidad de bote de spray y los azules multiplicaban por cinco. A la hora de estampar un graffiti, se añadió un complemento para poder diseñar los nuestros propios, un editor bastante completo con el que podíamos crear nuestra particular tag y luego verla estampada en el juego. Una sensación muy gratificante para el jugador. Sin duda un gran acierto.

Otro punto fuerte del juego fue la increíble sensación de persecución, cuando las cosas se complicaban mucho, casi como a modo grand theft auto la policía hacía acto de presencia para pisar nuestros talones, a medida que vayamos avanzando en la aventura serán capaces de desplegar toda su fuerza con tal de reducirnos. brigadas especiales, coches, motos, helicópteros e incluso hasta tanques invadirán las calles en nuestra búsqueda y captura.

Todo esto resultaba tan atractivo que el juego de Sega conseguía atraparte inmediatamente. Una magnifica jugabilidad y libertad en el escenario, sumado a su colorido aspecto gráfico y su excepcional banda sonora, combinando muchos estilos, y todo esto con la opción del selector a 60 Hz de aquella época. Poco más podíamos pedir a Jet Set Radio que no tuviera. No era perfecto, pero casi, con algunos leves problemas de popping o bajadas de framerate, que aparecían únicamente en contadas ocasiones sin llegar a resultar molestas.

 

Para mí hay un gran hueco en cada una de mis colecciones actuales de videojuegos, siempre tuve la esperanza de que esa saga, tras Jet Set Radio Future, resurgiera y volviera a nuestros días con un merecedor sucesor, de que ocupara finalmente el hueco reservado desde hace tanto. Quizá algún día. 

5
Valoración media: 5 (5 votos)

4 Comentarios:

O_o

Pedazo de entrada, muy bien detallada. Me he entretenido mucho con la explicación del arte del graffiti. Me han entrado ganas de probar el juego, tiene una pinta estupenda, me mola su rollo, su frescura y su dinamismo. Si además la banda sonora cumple pues mejor. A ver si se atreven a sacar una nueva entrega de Jet Set Radio, yo sin duda la compraría. Aún sin haber jugado nunca, por lo descrito, creo que me encantaría.

5 estrellazas por la magnífica entrada.

Graffiti

Definitivamnete no sabes hacer articulos normales. Esa informacion sobre el graffiti y la cultura hip hop ha sido un añadido genial. En cuanto al juego, es parte del catalogo de mi recientemente ( si ,recientemente) adquirida Dreamcast, y debo concordar que es genial en su ejecucion jugable y aspecto grafico. Aunque la lucha contra el conometro estresa un poco.

Mil aplausos y 5 estrellas bien merecidas.

Portada El Bosque Dormido.

Una de las joyas más grandes de Dreamcast, y que pudimos volver a disfrutar en XBOX, y con cosas mejoradas (como el editor de grafitis ^^)

Ya no solo por ser el primer cell shading, sino por la increible jugabilidad, como tu muy bien has dicho, la sensación de ser perseguido en algunos momentos es brutal, el patinar de esa forma tan frenetica y saltar de un lado a otro, uno de los juegos más adictivos que he jugado nunca.

Hasta le dediqué un recordada a en mi blog del aprecio que tengo al titulo ^^

5 estrellas y mini portada.

 

Solo pude jugar un poco a

Solo pude jugar un poco a la primera entrega en la Dreamcast de un conocido, y aunque desde aquella experiencia han pasado muuuchos años, sigo guardando un gran recuerdo. Seguramente esta gran entrada tuya me anime a buscarla, dado que es una de esas espinitas que tengo por no haber podido disfrutarla más en profundidad.

Saludos! ;)