24 de Septiembre de 2018
Ene
30

Et in Arcadia ego, el secreto

Al sur de Francia, en una colina, se encuentra el pequeño pueblo de Rennes-le-Château. Y fue en este lugar donde las brumas de la religión y las teorías de la conspiración se unieron para crear un misterio que aún hoy, siglos después, sigue fascinando y pide a gritos una respuesta. Parece mentira que un lugar tan pequeño sea considerado un lugar sagrado, escondite de tesoros ocultos y un enigma que se resiste a ser develado.

Torre de Magdala en la imagen incrustada

En 1885, un sacerdote llegó al pueblo. Su nombre era Francois-Bérenger Saunière (no es coincidencia que sea el mismo apellido del curador del Museo del Louvre en El Código Davinci), y su vida en el lugar transcurrió sin ningún tipo de sobresaltos. En ese tiempo era un joven con grandes inquietudes y le tomaba sabor a los estudios de la historia de la región. Pasaba mucho tiempo revisando los archivos antiguos del pueblo.

Corría el año de 1891 y la vieja iglesia donde daba sus sermones requería algunos arreglos por lo que decidió echar andar sus planes para hacer reparaciones. Mientras hacía los menesteres necesarios, encontró en una de las columnas del altar cuatro pergaminos con una escritura críptica que le interesó sobremanera, por lo que decidió descifrarla.

Dos de los documentos hablaban de linajes de sangre, pero los otros dos tenían mensajes en latín. En uno de ellos encontró que el código era sumamente simple, pero el otro era muy complejo. Éste último lo envió, junto con los demás, a Emile Hoffet, prestigioso lingüista y criptólogo.

Bérenger Saunière fue enviado a París donde se la pasó muy bien. Atendió fiestas de sociedad y bailes durante su estadía. Cuando el mensaje fue descifrado esto es lo que se encontró:

Pastora, ninguna tentación que Poussin, Teniers guardan la clave; paz 681. Por las cruces del caballo de Dios, completó o destruyó este demonio del guardián a medio día. Manzanas azules.

El otro mensaje era del mismo tipo:

Para Dagoberto II, rey, y a Sión pertenece este tesoro y él está allí muerto”.

Resolviendo el acertijo

Por lo que sucedió posteriormente, era obvio hasta para el más obtuso de los investigadores que Saunière pudo descifrar el mensaje y es plausible que haya tomado en cuenta el texto: Poussin, Teniers guardan la clave”. Antes de retornar al pueblo, compró tres reproducciones cuyos originales se exhibían en el Louvre; una de ellas era “Los pastores de Arcadia” (Les bergers d'Arcadie), en la cual muestra el pueblo de Rennes-le-Château al fondo. Su autor era Nicolás Poussin (1594–1665). Del mismo modo, adquirió otra reproducción, pero esta vez de David Teniers ¿el joven? (1610-1690). El otro cuadro por el que pagó, sigue siendo un misterio de qué trataba o su autor.

En los cuadros de Poussin y Teniers se puede leer el mensaje que encabeza este artículo: “Et in Arcadia ego”, mostrado sobre una gran lápida rodeada por pastores. Ya en casa, Saunière empezó una labor de investigación titánica. ¿Qué era lo que buscaba específicamente? Sólo él lo sabía. Lo que sí es cierto es que en el cementerio de la iglesia encontró una tumba con un mensaje que era un perfecto anagrama de aquél que se lee en los cuadros.

Es sólo a partir de este momento que la vida de Saunière dio un giro de 380 grados. De pobre pasó a carecer de problemas de dinero. Más aún, se convirtió en un personaje tan influyente que el mismo archiduque de Austria Francisco José lo visitó en su hogar. Se dice que el papa se codeaba con él. ¿Qué fue lo que sucedió? ¿Cómo es que un cura con una economía que sólo le daba para comer, de pronto se convierte en un adinerado potentado? Con parte de su dinero mandó edificar un castillo que se bautizó con el nombre de Torre de Magdala (después veremos el porqué de este nombre) y una residencia a la que nombró Villa Bethania. Saunière tomó como pasatiempo la filatelia, pero curiosamente, los sellos siempre portaban la efigie de los miembros de las casas reales.

Un dato verdaderamente desconcertante es que nuestro querido cura ordenó colocar en la puerta de la iglesia el texto “Terribilis est locus iste” en cuya base se encuentra lo que parece ser una mitra papal.

Foto cortesía de Mariano Tomatis

 

Todo iba como miel sobre hojuelas hasta que llegó la fecha 17 de enero de 1911. Ese día, Saunière cayó fulminado por una enfermedad que no pudo ser curada por los médicos de la época. Lo verdaderamente raro es que el día 12, su ama de llaves, María Denarnaud había encargado un féretro para su amo. ¿Sabía Saunière de su destino fatal? Pero otra curiosidad es que el 17 de enero es también la fecha del fallecimiento del Marqués de Hautpoul. Esa misma fecha es el día de la festividad de San Sulpicio, día muy apreciado por Saunière.

Cinco días después, Francois-Bérenger Saunière falleció. Una leyenda cuenta que el sacerdote que fue a darle la extrema unción, entró a la recámara del párroco agonizante para escuchar su confesión. Minutos después, el hombre de Dios salió del lugar visiblemente alterado, temblando y sudando. ¿Qué habrá escuchado como para ponerlo así? Eso es materia de especulación aún en estos días.

Saunière fue enterrado previa ceremonia en la Torre de Magdala. Lo sentaron en un trono, ataviado con una extraña túnica muy costosa y adornada. Las personas que atendieron el velorio se hallaban igualmente vestidas. Para muchos estudiosos, esa ceremonia es un anacronismo si tomamos en cuenta que ocurrió a principios del siglo XX.

Secreto llevado a la tumba

En 1946, María Denarnaud vendió la Villa Bethania. Tiempo después, la buena mujer falleció y hasta la tumba fue a dar el secreto, que permitió a su amo lograr una riqueza inexplicable, y que ella también guardaba.

Estas dos muertes dejaron muchos misterios sin explicar. Uno de ellos, aunque no el principal, fue el interés que Saunière tenía por el cuadro de Poussin. Acerca de este pintor el Abad Louis Fouquet dijo en 1656: Ciertas cosas te darán a través de Monsieur Poussin, ventajas que incluso a un rey le sería muy difícil conseguir para sí mismo, y las cuales es posible que nadie más vuelva a redescubrir en los siglos por venir. Cosas que nada, en estos tiempos, puede traer mejor fortuna ni siquiera igual”.

Sea cual fuera el secreto dentro del cuadro de Poussin y que se abrazaba en el texto “Et in Arcadia ego” hubo un hecho que llamó la atención. Hasta la fecha en que se demolió en 1988, había una tumba con la misma inscripción ubicada en la provincia de Arques. Lo raro es que era un sepulcro vacío y en uno de los bloques laterales aparecía el texto de marras.

Posibles soluciones al enigma

Et in Arcadia ego” se traduce literalmente por "También yo en la Arcadia (estoy)",o "Incluso en Arcadia (estoy) yo". La interpretación sería: "Yo, la muerte, reino incluso en la Arcadia". Sin embargo, Andre Felibien, el biógrafo de Poussin, afirmó que el verdadero sentido de la frase es que "la persona enterrada en esta tumba ha vivido en la Arcadia"; en otras palabras, que "ellos también en un tiempo disfrutaron de los placeres de la vida sobre la tierra". Se considera normalmente que la interpretación correcta es la primera. De cualquier forma, el sentimiento pretendía establecer un contraste irónico al representar la sombra de la muerte por encima del usual entretenimiento y alegría que se supone que disfrutaban las ninfas y demás habitantes de Arcadia. Tradicionalmente, se considera un símbolo de la caducidad de la vida, incluso en sus momentos más idílicos.

Muchos conspiranóicos creen que la frase es un anagrama de esta otra: “I tego arcana dei” (¡Aléjate! Yo oculto los secretos de Dios). ¿Pero de qué secretos se habla? Es en este momento en que la trama se complica y han salido muchas personas con la supuesta solución al acertijo. Muchas de estas “soluciones” han sido de lo más descabellado que no merecen la pena ser tratadas aquí. Sin embargo, hay una teoría sacada a la luz por los investigadores Michael Baigent, Richard Leigh y Henry Lincoln.

Estos investigadores creen firmemente que la clave a todo el misterio está en la posesión del Santo Grial, secreto que, según ciertas personas, también conocían los Caballeros del Temple. Un secreto tan terrible que provocó la caída y aniquilación de la Órden. Recordemos que los Templarios fueron acusados de brujería, sodomía y practicar ritos herejes. Fueron Baigent, Leigh y Lincoln quienes durante sus indagaciones se toparon con la existencia de la sociedad secreta llamada el priorato de Sión, la que como buen maestro de títeres, estaría moviendo los hilos del destino de del occidente europeo durante los últimos 15 siglos.

Muchos se preguntarán, si han estado leyendo hasta aquí, si hay muchas sociedades secretas, ¿qué hace al Priorato de Sión tan poderoso como para poder poner y reemplazar presidentes, reyes e incluso papas? Lo que se sabe hasta hoy, y esto es otra teoría de conspiración, es que al Priorato tiene como meta establecer en cada uno de los países del mundo monarcas. Pero no cualquier reyecito, tiene que ser uno que sea descendiente por línea directa de la Dinastía de los Merovingios.

Sangreal

¿Pero qué tienen que ver los Merovingios en todo esto? Seguimos con los conspiranóicos: existe la posibilidad de que el secreto oculto en Rennes-le-Château y que fuera descubierto por los Templarios, primero; y los del Priorato de Sión, después, tenga que ver con la prueba de que Jesucristo no murió en la cruz, sino que sobrevivió, sanó de sus heridas y llegó a tener una hija con María Magdalena (Magdalena significaque reside o nació en Magdala, un paraje de la antigua Palestina citado en el Nuevo Testamento y en el Talmud. Se dice que María Magdalena nació en esa localidad). La palabra Magdalena es parecida a Nazareno (nacido en Nazaret), ambos términos son gentilicios. No extraña ha estas alturas que Saunière haya bautizado una torre con el nombre de Magdala, lugar donde nació María, la esposa de Jesús.

También hay que tomar en cuenta, como lo menciona Dan Brown, que las palabras “Santo Grial” esconden una deformación de la palabra Sangreal, o sea Sangre Real, refiriéndose al linaje de Jesucristo. Es por esta razón que se piensa que entre nosotros se halla caminando uno de sus descendientes y que el Priorato de Sión se ha echado a cuestas la misión de encontrarlo. Nadie está en posición de saber si esto sucederá o no en el futuro inmediato y si será para bien o para mal, sin embargo debemos confiar en que algún día la verdad, por más bizarra y turbia que parezca, salga finalmente a la luz.

Esta entrada está dedicada al buen Alfredo Hernández

-

5
Valoración media: 5 (3 votos)

3 Comentarios:

Esto me recuerda...

Allá por la época en que el "Código Da'Vinci" ya era un exitazo y "Angeles y Demonios" iba por la misma ruta y todo el mundo estaba más que maniaco con la confabulación de la que trataba el primero y existieron casi infinidad de libros queriendo robar un poco de la fama de Dan Brown recuerdo haber conseguido un libro de "investigación seria", y lo digo porque realmente eso era.

 ¿Qué tiene que ver con tu entrada? Habla justamente de los mismos detalles que mencionas y las extrañas concidencias, hace por ahí una mayor investigación de varios sucesos más acontecidos en la citada localidad y que traen reminicencias del libro de Brown, es algo interesante y espero volverlo a encontrar entre la caja de libros para pasarte el nombre de este si es que así lo gustas.

Realmente buena entrada, felicidades.

Yo he estado allí.

Lo cierto es que Rennes-le-chateau es (y en su dia supongo que también) un pueblecito con aliciente cero para el turismo, el típico pueblo lleno de ancianos y gatos... salvo por su iglesia y la Torre Magadala. Aquí te dejo una de las fotos que le hice:

 

 

Puede parecer pequeña, y lo es, pero en comparación con el resto del pueblo resalta mucho. Como la iglesia. Si la torre es un elemento extraño, la iglesia no se queda atrás. Imaginate la típica ermita de pueblo en la que apenas caben 10 feligreses apretados, decorada de la forma más hortera y barroca posible, con columnas decoradas con demonios y todo. 

El enigma es cómo Saunier, un simple cura de pueblo, consiguió la pequeña fortuna para hacer esto y qué tenía en su poder para "chantajear" a la curia y codearse con ella.

Me creo más bien poco la teoría de Brown/sangre real. Yo creo que lo que se encontró Saunier estaba a lo mejor relacionado con los cátaros, ya que en esa hay una fuerte presencia de los mismos (hay muchos castillos en pocos kilometros cuadrados).

Una entrada muy

Una entrada muy interesante, como comentan por aquí arriba me ha recordado a ese... ¿2005? leyendo El Código Da Vinci, con toda su teoría conspiranoica a cuestas... muy interesante.

Me ha hecho  mucha gracia la expresión "dio un giro de 380 grados", no veas si giró! XD

Te dejo 5*, vaya señor curro te has dado para hacer semejante entrada, te felicito :)