29 de Julio de 2014
Mayo
21

Adicto a los videojuegos

Categorías: , ,

 

Hola, me llamo Federico y soy un adicto a los videojuegos.

Tres días, tres malditos días son los que han pasado desde que fui a mi primera sesión con el psiquiatra que me está tratando la adicción a los videojuegos que tengo desde pequeño.

Tres horribles y eternos días en los que encima coincidiendo con mis vacaciones he empezado con la terapia que según él va a atajar todos mis problemas de golpe.

Pero ¿Qué hago yo con tanto tiempo libre?

 

Detrás de mi tengo cientos de juegos sobre estanterías a las que me niego a mirar para no caer en la tentación.

El doctor ha dicho que nada de jugar pero menos que me relacione con gente que me haga caer fácilmente en la tentación.

Así que he cortado también con mis amigos.

Son todos iguales que yo: adictos a los videojuegos.

El teléfono sonó ayer por la tarde y me negué a cogerlo ya que era Manolico para hablar conmigo de las últimas noticias que salen en Internet sobre la WiiU.

Pero no, me mantuve firme y no se lo cogí.

Debo evitar las situaciones peligrosas.

Mi mente ha de estar despejada y pendiente de otros asuntos.

Vaya mierda, hoy empieza el E3 y aquí estoy delante del ordenador escribiendo estas líneas y a un solo paso de meterme a Meristation para ver las últimas noticias.

No, no debo hacerlo.

Creo que me voy a marchar de casa para no estar tan cerca del ordenador.

Me lavanto de la silla y salgo de la habitación disparado.

Me voy a dar una vuelta por el centro comercial a ver si viendo escaparates se me pasa.

Cuando llego a la entrada del recinto mis ojos contemplan a un bomboncito que está saliendo.

Maldita sea, lleva un bolsa en la que pone “Game”.

Joder, va a ser más difícil de lo que nunca hubiese imaginado.

Me doy la vuelta y rodeo el centro comercial para entrar por la parte de atrás.

Así tampoco pasaré junto a la puerta de GAME que es la primera tienda de todo el centro.

Voy caminando con la vista cabizbaja e intentando limpiar mi mente de pensamientos impuros.

¿Y si me meto en el cine?

Sí, eso es lo que voy a hacer.

Hago cola y compro la entrada y con un cartucho de palomitas espero a que empiece la película.

Pero lo que empieza no es el film sino un maldito anuncio sobre el último juego de Sony PS3.

¡Vaya mierda!

Cierro los ojos y me tapo los oídos.

Imagino que los que estén a mi lado estarán flipando con mi actitud.

Pero no importa, tengo que ser fuerte y actuar en consecuencia sin tener en cuenta lo que piensen los que están a mi lado.

 

Creo que ya está terminado el anuncio.

Abro los ojos y vuelvo a maldecir.

En esta ocasión está saliendo un anuncio de 360.

¿Pero qué clase de película van a dar?

¡Si era de acción!

Avergonzdo y para evitar que mis ojos se distraigan con las impactantes imágenes que son proyectadas me levanto de mi sitio y me dirijo a los servicios.

Aún así sigo escuchado el sonido.

Esto es una tortura.

Cuando por fin parece que está empezando la película vuelvo a mi sitio ignorando a los que me observan.

La película empieza bien, unos jóvenes hablando en su habitación.

¡Maldita sea!, son frikis y están jugando a un videojuego.

¿Pero es que esto no se va a acabar?

 

Cabreado, abandono la sala y me voy a buscar tiendas de zapatos que es lo que más me va a relajar.

Necesito unas nuevas playeras que las que llevo están muy desgastadas.

Voy mirando los escaparates y de repente me tropiezo cara a cara con un póster en el cristal que anuncia la salida inminente de un nuevo videojuego.

¿Qué clase de tienda es esta?

¡No estaba antes aquí!

Resulta que han abierto una nueva tienda de videojuegos y me acabo de dar de narices con ella.

Mis ojos están atrapados por el colorido y el diseño del póster que me llama.

No puedo marcharme.

Siento una imperiosa necesidad de entrar para conocer las características de este juego que desconozco y que tiene toda la pinta de ser el que yo he deseado toda mi vida.

Y eso sólo mirando el póster.

Esos colores, esas tías buenas que acompañan a un sujeto armado hasta los dientes con las armas más modernas y mortíferas que puedan existir.

No, tengo que vencer a la tentación.

Mis pies se alejan del cristal pero mi cerebro sigue pegado a él.

Nunca había tenido un día tan malo.

Cuando empiezo a darme cuenta estoy ya dentro de la tienda con el juego en la mano.

 

Voy leyendo las líneas del argumento y las características.

Nuevo motor 3D Untreal Gengine versión 4K con resolución Full HD Extra.

Nuevo modo de vídeo Interlacer From Misiion con más de 4 millones de misiones para un solo jugador.

Cooperativo de hasta 15 billones de jugadores simultáneos que se pueden hasta escupir en la cara.

De regalo con el juego va un código que te añade nuevas fases, trajes y armamento más sofisticado.

Y a los primeros 50 compradores se les regala una camiseta, un póster como el que estaba viendo en el escaparate y una figura de una tía buenorra.

Con la cara palída y sudando del deseo me echo la mano a la cartera.

Díos mío no, ¡noooooooooooo!

¡He olvidado el dinero!

 

3
Valoración media: 3 (3 votos)

4 Comentarios:

gñe

Pero.... si ha olvidado el dinero, como ha comprado la entrada? =S

Respuesta

¿Es que tengo que explicarlo to?
Con la calderilla que llevaba en el sapato.

¡YA SALIO EL TETRIS DELUXE

¡YA SALIO EL TETRIS DELUXE WARFARE EDITION! que por las caracteristicas que pones no puede ser otro XD.

gñe

Pues ya puede ser un zapatón de payaso, porque si tiene que llevar ahí calderilla para pagarse el cine con lo que cuesta ahora...