21 de Septiembre de 2017
Sep
20

Películas: El amor tiene dos caras

 

Hay películas más o menos viejas que cuando las ves te das cuenta de la diferencia que hay de calidad entre el cine clásico y el moderno.

El cine de hoy en casi su totalidad es cine para idiotas, chusma que no sabe apreciar lo bueno.

Cuando me paro a conversar con algunos de mis amigos me quedo alucinado al conocer sus gustos en cine.

Sobre todo cuando me dicen cual es su película favorita.

Alguno ha llegado a nombrarme Terminator 2 o La Roca como las películas de sus vidas.

¿No es triste?

¿Tú crees que puedo tomar yo en serio las declaraciones de personas con tan poco nivel intelectual?

No me extraña que la bazofia de videojuegos de hoy en día triunfe tal y como son.

Espectáculo visual por encima del argumento o la interpretación.

Sangre, explosiones, chicas sexys, Dolby Surround, Pantallas Súper FullHD.

Pero que queda del cine bueno, de las películas que son capaces de conmovernos.

El otro día estuve hablando con otro conocido que me decía que el cine para él era como jugar a los crucigramas, sólo veía películas que tenían un mensaje escondido con una única interpretación posible.

Me parece igual de patético.

Pero bueno, cada uno a lo suyo.

Está claro que todos tenemos un gusto diferente.

Sin embargo, eso no quita que haya una manera eficaz de conocer cuando una película es un bodrio o es una gran película.

A mí de vez en cuando también me apetece visionar un largometraje con mucha acción y de alto contenido violento.

Bueno, a lo que íbamos:

Anoche estuve viendo con mi novia esta gran película que me pareció sorprendentemente maravillosa.

Cada diálogo, cada palabra o expresión, cada escena, cada situación.

Es una película que reúne ella sola más argumento inteligente y emocional coherente que todas las películas que he visto en los últimos 3 años.

 

Si no me creéis dejad que os cuente un poco el argumento:

Gregory, un atractivo profesor universitario bastante friky de las matemáticas que está cansado del sexo inventa una teoría que se basa en que el fracaso de la mayoría de las parejas es por que se abandonan a las prácticas sexuales dejando de lado por completo la amistad, el diálogo, y la conexión cultural e intelectual.

El hombre, pone un anuncio para encontrar una pareja que se preste a su experimento.

De todas las mujeres, se queda finalmente con una que sabe no le va a atraer sexualmente.

Pero las cosas se complican.

Rose, decide una noche romper el acuerdo matrimonial de “No al Sexo” y lo pone entre la espada y la pared.

Ya no cuento más.

La película es una comedia romántica en el que se ven entrelazados diversos factores y diferentes protagonistas.

   - Una anciana que echa de menos su juventud en la que era de las mujeres más hermosas.

  - Una preciosidad recién casada que no soporta a su marido que llega a ser demasiado pegajoso.

   - Una relación mal terminada que aún deja entrever sentimientos ocultos.

  - Una chica que descubre que su marido la quiere por tener un aspecto poco agradable.

La película tiene unos diálogos ricos y muy entretenidos que a mí por lo menos me han hecho vibrar y disfrutar.

Si tienes curiosidad de saber cómo eran las grandes películas de amor de antes te animo a verla.

Te aseguro que no te defraudará.

Para ver este video es necesario tener JavaScript activado y el plugin Flash instalado en el navegador.

SNABISCH 25 Aniversario

0