31 de Agosto de 2014
Nov
17

Konami y yo: Typhoon

Para ver este video es necesario tener JavaScript activado y el plugin Flash instalado en el navegador.

Era bastante tarde, yo diría que más bien de noche, pasadas las 10.

Mi hermano me llamó y me dijo que lo acompañara a un sitio.

Yo no tenía ni idea de a donde me iba a llevar.

Lo cierto es que no caminamos mucho, a unas pocas manzanas de casa nos metimos en un Pub en el que yo no había estado nunca pues no soy muy amigo de estos locales.

Se dirigió a buscar al dueño al que resultó que yo también conocía, su viejo amigo Nacho.

Se pusieron a hablar maravillas de una recreativa que habían traído nueva y que creían que yo debía de ver.

En un rincón apartado bajo la luz de las máquinas de dardos, se encontraba una solitaria recreativa.

Nacho, me llevó hasta ella y me regaló una partida para que probara lo que ellos consideraban como una máquina impresionante.

Al principio no entendí bien lo que salía en la pantalla.

Una horda de enemigos se abatía sobre mí viniendo desde abajo.

Entonces comprendí lo que pasaba, me encontraba en un avión que descendía en picado disparando y esquivando a mis enemigos y al final del camino se observaba un portaaviones dando vueltas.

Es la cosa más espectacular que he vivido en toda mi vida en una máquina recreativa.

Lo cierto es que los gráficos del juego no me impresionaron mucho y las fases de desarrollo vertical tampoco fueron muy especiales.

Pero ese momento cayendo en picado y disparando sobre un portaaviones se me quedó marcado para siempre.

0