21 de Agosto de 2018
Abr
4

El Intruso: Día Primero

 

Ya llega el fin de semana, faltan tan sólo 2 horas para que cierre la tienda y pueda irme a casa a asearme y ponerme cómodo con mis zapatillas. Podré cenar algo caliente que tengo mucha hambre y después me pondré a jugar un rato a alguno de mis juegos preferidos.

¡Vaya! ¡Qué sorpresa! Mi amigo Manolico acaba de entrar por la puerta.

Después de un largo rato hablando me convencen él y los que van acompañándolo de que esta noche cierre un poco antes que nos vamos a ir juntos todos a Torrevieja de marcha.

Como veo que tiene mucha ilusión, no quiero defraudarlo y le prometo que voy a cerrar media hora antes, o sea, a las 8 y media.

Se van por donde han venido y me quedo sólo en la tienda con mis clientes.

El tiempo ha pasado muy rápido y ya es la hora de cerrar.

Cojo mis cosas y bajo la persiana.

Ahora me voy a casa a ducharme para salir cuanto antes para Torrevieja.

Ya me he vestido y estoy preparado para la juerga.

Me bajo del piso y me dirijo a la puerta de mi tienda que es en donde hemos quedado.

Yo y un amigo estamos ya allí esperando a que lleguen los que tanta prisa tenían por salir.

Son las 9 de la noche y allí nos encontramos los dos, mi amigo Ángel y un servidor.

Mientras hablamos no nos damos cuenta del tiempo pasando.

Por fin, un coche nos recoge y nos lleva a casa de Manolico para irnos por fin a Torrevieja.

El coche para en la puerta y nos quedamos dentro sin salir a la espera de que salga del interior de su vivienda.

Miro el reloj y no me creo lo que veo.

Son las 9:30, hemos perdido ya 30 minutos.

¿Para eso me hacen cerrar media hora antes?

Seguimos a la espectativa. Ya no se nos ocurre ningún tema de conversación pues la espera se está haciendo eterna.

Miro el reloj y me asusto al constatar que ya son las 10 de la noche.

Mi amigo Ángel me empieza a recriminar la tardanza de mi otra pandilla.

Por fin, el conductor se mete en el coche y nos dice que primero tiene que ir a su casa y luego nos vamos a Torre para esperarlos allí.

Nos cuenta que el motivo de la tardanza es que Manolico está esperando a su madre para que le de la ropa para vestirse.

Me quedo alucinado, es como un niño pequeño al que todo hay que dárselo hecho.

El coche se pone en marcha y nos lleva a su cubil.

Gracias a Dios, allí la espera no es superior de 15 minutos.

Entre unas cosas y otras la llegada a Torrevieja se produce aproximadamente a las 11 de la noche.

El conductor saca las llaves del piso de Manolico y nos subimos arriba a esperarlos.

Entre risas y más conversación pasamos la noche a la espera de que lleguen pronto los que me han obligado a cerrar media hora antes para poder salir temprano.

Son las 12 de la noche y por fin escuchamos el sonido familiar de un coche aparcando.

En cuanto entra por la puerta se las canto.

El puro que le echo es de órdago pero como siempre, le da igual.

Después del desconcierto inicial que ha supuesto mi enfado, algunos se ponen a jugar a la consola a juegos de esos de “pin pan te dao, pin pum mas matao”.

Parece que no tienen prisa por cenar y yo llevo más de dos horas con el estómago rugiendo.

Uno que gracias a Dios resulta ser más decidido que los demás, coge las llaves de su coche y hace un pequeña lista de la comida que tiene que traer.

Si sigo más tiempo entre tanto imbécil me va a dar algo así que me voy con él y con Ángel a por la cena.

La cosa está muy difícil ya que está casi todo cerrado y acabamos comprando en un Burguer de esos que no cierra hasta las 3 y media.

Llegamos de vuelta al piso y están todos sin arreglar, ni duchar y jugando a la consola a los típicos jequecitos esos de adolescentes que tanto les gustan a mis colegas.

Se ve que el aroma de la comida despierta otros instintos salvajes en esa gente pues al instante están todos sentados a la mesa.

Yo ya he acabado de cenar y me siento desesperado.

Creo que ha sido un error el juntarme con estos retrasados inútiles.

Mi gozo en un pozo al descubrir el verdadero sentido de la expresión ”Vámonos de marcha” de esta chusma desesperante.

Yo pensaba en salir de copas, ligar un poco, etc.

Lo normal que hacen las personas normales cuando se juntan con sus amigos.

Terminamos todos de cenar y la mitad se van corriendo a jugar a la consola.

Yo no puedo más y le propongo a Ángel el marcharnos de ese antro de locos y salir de fiesta por nuestra cuenta.

Se alegra más que yo de haber tenido tal brillante idea.

Miro el reloj y veo que son más de la 1:30 de la madrugada.

El último recuerdo que tengo de aquella noche es de 2 o 3 subnormales (y perdón) discutiendo para ver quien es el primero que se va a duchar.

Ángel sale por la puerta y lo último que les digo a mis queridísimos amigos es:

 

¡Que os den por culo!

 

¿Tiene rostro la estupidez?

(Pincha aquí para averiguarlo) 

5
Valoración media: 5 (1 voto)

3 Comentarios:

-Si es un relato->

-Si es un relato-> interesante, a ver cómo lo continúas.

-Si es cierto-> eres gilipollas. ¿Que porqué? Pues por varios motivos:

+Faltarle el respeto a tus amigos. Si son tus amigos de verdad ya deberías conocerles y saber cómo respiran. Si (como dices "El puro que le echo es de órdago pero como siempre, le da igual." presupongo que no es la primera vez que eso sucede) sabes que esto pasa y no bajas de la burra, la culpa no es suya sino tuya.

+En relación con lo anterior, te quejas de que jueguen a la consola y no salgan directamente. Yo pregunto, ¿a dónde pretendes salir a las 12 y media 1, a sabiendas de que los locales no empiezan a tener gente hasta las dos o tres de la mañana? 

+¿Estar en casa a la 1 te parece tarde? Hoy en día cada vez se tarda más en salir de fiesta. Tengo quedado con mis colegas a las 10, cenado en una hora y luego estar haciendo el memo en mi casa hasta la 1:30 sin prisa ninguna, aún teniendo varios que ducharse y vestirse. Y sí, hablo en días laborales (teniendo clase a las 9 de la mañana al día siguiente) y saliendo varios de ellos hasta las 5:30-6 de la mañana o mismo llendo a clase de reeenganche.

Mi mami no me deja salir

Mi mami no me deja salir despues de las 10 Embarassed

Basta de bromas tontas. Pues hombre, estas con tu banda, diviertete con ellos si son tus amigos, aqui mas que nada es quedarse de ver en el lugar donde sera la fiesta, bueno, mas que fiesta, una convivencia.

llamame como quieras, pero una vez nos quedamos hasta las 5 am jugando Smash XDDDDDDDDD y me parecio normal.

Normal es una palabra que en realidad no me parece que este bien dicha, todos los momentos que pasas con tus amigos y dependiendo de que amigos es diferente, pero hagas lo que hagas te la pasas de puta madre porque son tus amigos, así que si esto es verdad, supongo que amigos tuyos no son.

Pero si es un relato, me parece tremendo.

Saludos

En Torrevieja los Pubs

En Torrevieja los Pubs cerraban a las 3 y media.

Me llevaron con la promesa de que me lo iba a pasar bien. Esto es: mujeres y alcohol por un tubo. No quedarme pegado a una pantalla una noche de viernes.

Entre las 3 de la tarde que yo como y las 12 de la noche hay 9 horas con el estómago vacío.

Invité a un amigo que odia las consolas y me hicieron quedar mal.

Ellos deben respetarme a mí tanto como yo a ellos. Si saben que odio los juegos de lucha no deberían pasar toda la noche jugando a esas burradas. Por lo menos poner algún título que a mi me llame la atención.

Si me dicen que cierre temprano, esto es media hora menos de venta que suele ser la más fuerte porque es cuando la gente termina de trabajar, cumple con tu parte del plan.

Son mis amigos "entre comillas" cuando de verdad se portan bien.

Aparecieron a la hora de cerrar los Pubs. Estupendo para ir de marcha.

Una cosa es la marcha y otra el vicio. Y a mí, jamás se me ocurriría ir de vicio con ellos porque conozco sus gustos y son completamente contrarios a los míos. Otra cosa es que me mintieran proponiéndome un plan que no fueron capaces de cumplir.

Yo distingo perfectamnte la diferencia entre amigos con los que se tienen muchas cosas en común y colegas con los que es menos la relación.

Aún así, les tengo cariño y de vez en cuando salgo a cenar con ellos pero nada más.

Cuando me hablan de vicio, salgo corriendo.