21 de Octubre de 2018
Ago
30

El veneno del comic vuelve a recorrer mis venas

Tras un tiempo en el que me mantuve alejado de los héroes que me acompañaron durante muchos años al indagar en el mundo del manga me doy cuenta de que como Spiderman y compañía no hay nadie.

El detonante estaba en el kiosko. Coleccionable de los mejores arcos argumentales de Marvel (que además abría con mi lanzarredes favorito) y otro con las grandes aventuras del caballero oscuro: Batman. Como si de un flashback a lo Lost se tratara, volvieron a mí las mañanas de sábado echadas en buscar las novedades en mi tienda de comics favorita, recabando en montones de comics antiguos por si encontraba algún "incunable", de tardes veraniegas tirado en el suelo echando a volar mi imaginación gracias a unos supertipos (y supertipas) que destilaban carisma.

Valores como la responsabilidad (Spiderman), el compañerismo (X-Men), el afán de superación (Daredevil), la justicia (Batman) y la solidaridad y el sacrificio (el especial de los héroes Marvel cuando la desgracia del 11-s no tiene precio) me han sido transmitidos gracias a las creaciones de la Casa de las Ideas (y también de DC Comics, aunque no he sido seguidor tan intenso de esta casa).

Valores que parecen no tener hoy día valor alguno ( a más de un niñato le vendría bien leer - si es que saben - una de estas "cosas que leen los frikis") pero que seguro que a muchos de nosotros nos han marcado.

Nos han marcado y nos seguirán marcando, porque esto no es sólo un entretenimiento de niños pequeños, detrás de estas páginas se esconden historias maduras, problemas personales, crítica social, incluso filosofía. Pero claro, si nos quedamos sólo con lo banal, con el músculo y las poses nose puede disfrutar al máximo de las obras de genios como Stan Lee o Frank Miller.

Vamos, que volverán esas mañanas de sábado echadas en la tienda de comics (y más ahora que veo cada vez más cerca conducir el coche), esas tardes, esas emociones, esos rebuscar en los bolsillos para comprar lo máximo posible... esa nostalgia. Sí. Me gustan los comics. Y qué.

Tras esta entrada nostálgica y en cierto modo reivindicativaos os dejo, que tengo que seguir con "Spiderman: vuelta a casa" (pero hay que ver qué bien puesto está el nombre). Espero que hayáis disfrutado leyendo.

Saludos y ¡Excelsior!

5
Valoración media: 5 (2 votos)

3 Comentarios:

yo también me hago la "cole" del coleccionable de batman...

....Cool

La verdad es que estos coleccionables son una buena manera de hacerse con las mejores entregas de personajes ya consagrados de este mundillo. La de batman, por ejemplo, empieza tirándo la casa por la ventana con el año uno de Miller. Y si eso no es talento artístico...

5*; ¡saludos!

@ Ketor

Me gustó la entrada, porque al ser yo también un fan de las historias de los cómics, recuerdo cuando era pequeño y leía las historias de los grandes superhéroes que nos enseñaban que al final el bien se sobreponía al mal.

Aunque cuando publicaron la muerte de Superman, y la historia de cuando a Batman lo dejan inválido, vaya que cambio en eso de que a los superhéroes no les pasaba nada.

 En fin, 5 *.

Saludos,

Prologuer

Ya somos dos

Esa coleccion de Batman de Planeta a mi tambien me parece tremenda. Ese año uno... ummm