20 de Abril de 2014
Sep
18

Django, desencadenado, o como zumbarse una peli perfecta asi, sin venir a cuento.

Categorías: 
Peliculón, en serio, muy buena. Me la recomendó un amigo para reseñarla y gracias, me ha encantado. En un principio parece que ésto viene siendo como la de Malditos Bastardos, que era una peli de judios matando nazis, usease ¡Revanchismo Power! ¡Ahora os jodéis vosotros! ¡Mua ha ha, soy super maduro!, solo que esta vez va de esclavos negros matando blanquitos en el oeste.

Pero más allá de esa primera impresión, es una historia de heroismo legendario, buen hacer, personajes épicos y fortaleza mental superpuesta a la poco pragmática sensiblería que inunda las pantallas hoy en dia. Salvo los ultimos 35 minutos que son para coger a Tarantino y ponerle a comer donuts hasta que termine de reventar.

 

Argumento:

Érase una vez un esclavo llamado Django, que iba encadenado en un convoy con sus colegas hasta que vino un amable señor a comprarle para que le ayude en una misión de cazarrecompensas. Lo que parece que va a ser el argumento principal, resulta ser solo la excusa para comenzar la busqueda de su adorable esposa, vendida por separado. Asi se resumen dos horas y cuarentaycinco minutos que se hacen cortos, pero no hace falta mas, resulta increible que con dos protagonistas y tan pocos objetivos el feo de Quentin sea capaz de llenar tanto fotograma. Para ello se sirve de sus tres grandes bazas, violencia, dialéctica y un sentido del humor tan negro como sus protagonistas, más incluso, por que negros de verdad está visto que en yanquilandia apenas quedan.

 Estilazo...

Personajes:

El esclavo y su dueño/amigo, el doctor Schultz, son personajes protagonistas hoy en dia prácticamente prohibidos en la industria actual del entretenimiento. Inteligentes, capaces, efectivos y rebosantes de determinación. Y lo que es casi mas escaso, Django no es asi desde el principio, pues a lo largo de su viaje y con la compañia y consejo del doctor pasa de ser un sumiso esclavo inseguro a un chulito que deja a todos con el culo torcido, pero esta transformación se antoja demasiado repentina y fuera de plano y al final parece más bipolaridad que evolución, pero bueno, tampoco se puede pedir todo en esta vida.

Un héroe siempre viene con un plan, y recordarnos eso a estas alturas de corrupción hollywoodiense hace olvidar los pequeños fallitos de exposición.

Por si fuera poco, los villanos de esta película también parecen sacados del cine de hace treinta años, una panda de histriónicos dubitativos que son fuente de humor a la par de diana de pistolero. 

Tremendo actorazo.          

Lejos de sus peliculas corales de clones psicológicos verborreicos, cada uno de los personajes principales, secundarios y decorativos tiene su propia personalidad y chiste interno. Parece que con los años el cineasta ha ganado en algo mas que en kilos y fealdad.

Lo unico criticable en estos protagonistas es su falta de moralidad, que en un principio no se echa de menos ni se antoja necesaria mientras se muevan dentro de la ley y de lo que ésta considera justo... pero entonces es cuando Quentin tras llenar el cubo de leche cual vaca experta, le mete una patada y lo manda todo a la mierda en forma de explosión ética injustificada. Pero bueno, dejando el doloroso final de lado el feazo nos pone sobre la mesa un plantel muy por encima de nada que pueda verse en Pulp Fiction.

 

El racismo:

 Adorabilérrima

Aqui es donde más hay que rascar. Casi toda la pelicula gira en torno al tema de la esclavitud y la posición de los negros en la antigua yanquilandia algodonera, y cae primero en el racismo de plantarnos ante una sociedad de blanquitos ridículos facilmente impresionables ante la idea de ver un negro haciendo cualquier cosa impropia, rollo principe de Bel Air. Vale, cierto, seguramente asi era la historia. Paletos ricachones que enarbolando la frenología tratan a los negros como subhumanos cuando entre los propios blancos se encuentran alimañas que no sirven ni para vocalizar... pero he aqui la coña.

Dichos blanquitos nos presentan a los negros como una raza sumisa, incapaz y poco inteligente, y por otro lado nos presentan a Django y a su mujer como un hombre inteligente y capaz (uno entre diezmil, dicen) y una rebelde insumisa respectivamente... pero Tarantino, hijo, que cabrón que eres... ¿¿justo tenías que usar de actores a dos mulatos?? ¿Acaso tiene excusa que los dos negros mas guays que son la refutación de los pensamientos racistas planteados tienen que ser precisamente los dos actores menos negros de toda la película? ¿Pero tu que estás insinuando, colega? Por dios, si tengo compañeros de trabajo blancos que son mas negros que esos dos juntos (si, Ivan, va por tu novia). Ains... esto es como comer sano para vivir mejor y luego tirarse por la ventana. Si, soy asi de puntillosito, es lo que hay. Pero bueno, si eres igual de racista por los dos lados supongo que acabas siendo políticamente correcto, solo que habiéndote desahogado. Bien jugado, feazo, bien jugado.

 

Narrativa, final y conclusiones:

 

Estamos ante una pelicula increiblemente bien contada, sobretodo si tenemos en cuenta que en nigun momento se apoya en tramas secundarias para mantener el flow, asi me gusta. Si con Pulp Fiction ya se pasó por el forro a los teóricos del cine que tan claro tienen como contar historias, en esta les mete otra puya colosal al tenernos delante de los dos mismos personajes durante casi el doble que dura cualquier otra cinta, sin que en ningun momento decaiga el interés. Para colmo (salvo el inefable final) basa los puntos de mayor tensión en la dialéctica y las de acción en las transiciones. El mundo al revés también funciona.

Si la pelicula acabase cuando tiene que acabar (sin animo de espoilear) con un puñetero gesto de educación, habría tenido uno de los mejores finales del cine, despues de una sublime escena de puro diálogo sin apenas sangre de por medio, pero con una tensión muy por encima de cualquier ensalada de tiros y explosiones a los que nos tienen tan acostumbrados. Pero está claro que Quentin Tarantino sigue sin ser perfecto y hace lo mismo que Woody Allen con su hija adoptiva. Tanto trabajo para luego ponerla a cuatro patas y joderlo todo. Toda la contención, toda la dialéctica, todo ese respeto por la legalidad caballeresca... booom. Y para colmo pasándose por el forro cualquier coherencia ética dejando de lado que los blancos solo por ser blancos tampoco hay que coserlos a tiros.

Django se quita la cabeza después de Schultz y todo a la mierda... y encima dos veces. Cuando parece que la cosa puede coger un poco de cordura Tarantino literalmente se vuela por los aires desaprovechando la segunda oportunidad que se da a si mismo para acabar la peli con el mismo espíritu con el que la condujo durante las mas de dos horas anteriores. Hombre horrible, como has podido...

 Pero bueno, mi consejo es ver la peli con una botella de alcohol o sustancia similar al lado. Primero disfrutarás del buen hacer guionista de este genio intermitente, y despues de dos horas estarás lo suficientemente cocido como para disfrutar del final, que aunque sea incoherente, como escena de acción en dos tiempos hay que reconocer que es impagable, con chistes de negros de suburbio incluidos (ese caballo...).

Sangrienta, inteligente, divertida, larga y sorprendente, por un puto apretón de manos no es perfecta, pero es mi opinión, mira la peli y forma la tuya.

Kalepoints: 9

Feminazipoints: 0

Coherenciapoints: 7'5, el verdadero Doctor nunca habría hecho eso.

 El bueno, el feo y el malo, tres en uno.

Venga, reconóceme, te reto dos veces...

 

 

PD: La esclava florero del vestido dorado se teletransporta, me encantan esos detallitos.
0

1 Comentario:

Mi novia no es negra,

Mi novia no es negra, desgraciao Evil or Very Mad Sólo oscurita, lo que pasa es que tú eres un p**o vampiro de los de Corpúsculo: amanecer parte comemeloshuevos Cool

Muy buena la reseña de la película, hay cosas en las que no estoy del todo de acuerdo, algo normal también ya que somos dos tíos con visiones de las cosas muy diferentes (quizá por eso somos amigüitos ;D). Pero sobre todo, porque con Tarantino me cuesta ser imparcial. El toque que le da a todo su trabajo hace que una vez que empieza la película no me pueda levantar ni para ir al baño. Y esos diálogos...el de Bill con Beatrix Kiddo en Kill Bill V.2, la primera secuencia de Reservoir Dogs hablando de Like a Virgin, el de Jules Winfield con Ringo al final de Pulp Fiction...joder ésta última escena es apoteósica, y la música...pffffff

Para ver este video es necesario tener JavaScript activado y el plugin Flash instalado en el navegador.

Bueno, que me lío. Muchas gracias por la reseña. Si quieres una película mala para darle tralla: PROMETHEUS